elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Apócrifo Legítimo



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
Venus
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 29 Ago 2000
Mensajes: 62
Ubicación: El jardín de las Hespérides

MensajePublicado: Vie Dic 01, 2000 12:09    Asunto: Apócrifo Legítimo Responder citando

CUENTO INTERACTIVO, APOCRIFO LEGITIMO,
SIN TITULO, PARA CORTE Y CORRECCION
DE ESTE PRESTIGIOSO TALLER


Nunca supuse que alguna vez conocería aquel sitio, y menos aún, que llegaría a comprobar la real existencia de uno de sus personajes.

No conocí a Beatriz. Tampoco visité aquella misteriosa casa de la calle Garay, a la cual, cada treinta de abril, mi amigo Jorge Luis llegaba para conmemorar el cumpleaños de su amada muerta.

Siempre sospeché que todo era un invento de su imaginación. Tal vez por eso jamás creí en la existencia del padre de Beatriz, ni en la de su primo, Carlos, aquel que en repetidos aniversarios vanamente eróticos, le fue entregando a JotaEle graduales confidencias, relacionadas con su farragoso talento literario.


Recuerdo cómo le gustaba contar y repetir y volver a contar aquella desopilante historia. Describía con detalles precisos, aunque siempre diferentes, la abarrotada salita donde estaban las fotografías de Beatriz V. de perfil, en colores. Beatriz en su primera comunión; Beatriz montando un caballo bayo, en unas vacaciones en las serranías de Córdoba; Beatriz el día de su boda; Beatriz con el conejo que le regaló Villegas; Beatriz de cuerpo entero, ya divorciada, en el aeropuerto, el día que viajó a Montevideo y pereció en el accidente aéreo.

Con su delicado sentido del humor, a veces triste, Jorge Luis, me relataba cómo en aquellos macabros aniversarios, fue enredándose en las ideas tan pomposas como ineptas del famoso primo de Beatriz, a quien luego tuve la desdicha de llegar a conocer.

Muchos creen que Jorge Luis murió, tal vez, por el supremo malestar que le causó saberse de alguna forma cómplice, de los mamotretos literarios del primo de su adorada difunta.
También sé que mucho le dolió no haber recibido el merecido premio. La tarde que falleció allá lejos, lloré sobre una copa de coñac, recé uno de sus poemas y decidí olvidar, al menos por un tiempo, esa historia del sótano, un extraño mundo y la escalera.


Años después, una mañana, recorriendo sitios y nuevas páginas, por simple casualidad del destino, descubrí aquel letrero: La Librería Virtual.

Traspasé con cierta timidez el amplio portal, e ingresé a una inmensidad para mí desconocida. Me topé de inmediato con altísimos, vastos estantes colmados de libros. Se me antojó estar en una catedral infinita, y como en un flash deja vu, supuse que había accedido a los archivos akáshicos. Allí estaba almacenado todo el conocimiento, los acontecimientos, experiencias y sentimientos protagonizados por todos los seres vivos a través de la historia.

Me encontraba entonces en el éter de gafiro de los cabalistas, en medio de la luz astral de los ocultistas, en el éter reflector de los rosacruces. Como diría Pierre A. Riffard, en el mismo "Cielo de los Bienaventurados" o parte más elevada de los cielos, habitada por los dioses. Algo me recordaba a una primera letra del alfabeto de la lengua sagrada.

De pronto me encontré en un angosto pasillo espejado que desembocaba en una barullenta y concurrida sala. Era el tribunal de los debates. Allí se discutía sobre el hombre eterno, la dieta macrobiótica, el catastrofismo, la pauspermia, los ardores de la pasión, la existencia de Numinor, el alcanfor, el Nuevo Mundo Enamorado -de Fourier, la canción de Ur, las posibilidades de Dios, la ignorancia ilimitada y la locura más descocada.

Estaba por proponer - un poco por impresionar- la posibilidad de crear una lengua nueva, suceptible de alcanzar la Inteligencia en el espacio galáctico. Pensaba aludir -siempre para impresionar- a aquella tentativa ambiciosa de Lovecraft, de crear un mito "que sea comprensible, incluso para los cerebros vaporosos de las nebulosas espirales", cuando de pronto, vociferando en medio de la multitud, descubrí al primo de Beatriz.

Lo reconocí porque estaba refiriéndose en forma pomposa a sus poco novedosos escritos. Con aire fanfarrón se pavoneaba de las maravillas expuestas, a simple vista, je je, en su Canto-prólogo de un poema-cuento en el que estaba trabajando hacía diez y seis años, sin bullanga ensordecedora, siempre apoyado en esos dos báculos que se llamaban la soledad y el exilio.

Explicaba con solecismos arrogantes, que primero abría las compuertas de la imaginación. Luego procuraba evitar la influencia evidente en sus líneas -según lo aseguraba él- de Poe y de Borges. Y por último, abundaba en hipérboles todas favorables a su pluma, en las que no faltaban la pintoresca digresión ni el gallardo apóstrofe.

Mis escritos - decía- son a todas luces interesantes. Granjean el aplauso del catedrático, de la webmaster, del helenista, de la exigente crítica, del académico, de los "foráneos", cuando no de los eruditos a la violeta.

En silencio fui corroborando su identidad, a medida que escribía textos nada memorables, que siempre obtenían su auto aprobación y auto comentario profuso. Su trabajo no estaba en la literatura, estaba en la invención de razones para que sus escritos fueran admirables, dignos de los mayores elogios y los más encumbrados premios.

El sitio hubiera sido un paraíso sin la presencia de aquel forofo de sí mismo. Comprendí el fastidio que había causado a Jorge Luis, y decidí quedarme para estudiar de cerca aquel caso único en su parlada mediocridad.

Cierto día lo escuché decir que sólo el temor de crearse un ejército de enemigos, implacables y poderosos, lo disuadió de seguir adelante con la dirección, jefatura de redacción, gerencia financiera y márketing del proyecto de una revista cadáver que él mismo se encargó de enterrar. Fue su principio de insultante ostentación verbal, lo que motivó el fracaso de aquella única buena idea que se le había ocurrido

Tiempo después, saturada de las majaderías de aquel jactancioso bodoque, tomé distancia para curiosear los escondidos rincones de tan magnífico sitio.

Fue así como descubrí la Factoría de los Sueños y las Letras. La esperanza de haberla descubierto antes que nadie, me fue aplastada de un porrazo. De nuevo y en el centro del taller, se había instalado el primo de Beatriz V. De pesadas carpetas de horribles colores, de plástico no biodegradable, extraía trozos, saldos y retazos de su versatilidad literaria del todo insignificante.

(continuará)
Este cuento es interactivo.
Cualquier parecido con la realidad es puro fatalidad.



[Este mensaje ha sido editado por Venus (editado 01 Diciembre 2000).]

[Este mensaje ha sido editado por Venus (editado 01 Diciembre 2000).]
Volver arriba
Caronte35
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 08 Feb 2000
Mensajes: 1574
Ubicación: La Estigia y el rio Aqueronte tambien.

MensajePublicado: Vie Dic 01, 2000 15:08    Asunto: Vacío Responder citando

Interesante. Muy interesante su relato. Muy bien tratados los personajes, muy bien "psicologiados".

Muy llamativa, tambien, la personalidad del primo de Beatriz. Aunque eso si: me parece que no lo ha sabido usted describir del todo bien. Me refiero a lo psicologico, no a lo "psicodelico". Ademas, es obvio que la exageracion no ha sido mas que... un recurso mas.

Y en cuanto a mitos, permitame decirle que el barquero nunco supo nada, pero nada, sobre la incompresion. El, justo hacia su trabajo y ya.

Por lo demas, narra usted bien, aunque eso si: adjetiviza usted demasiado aunque los adjetivos que utilazara para el primo de Beatriz, no hayan sido los mas felices de su caso.

Gusta su relato.

Continuelo, por favor.

Atentamente,

Ivan.
Volver arriba
el_enamorado
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 17 Nov 2000
Mensajes: 49
Ubicación: Bahia Blanca (Argentina) y/o Southampton (Inglaterra)

MensajePublicado: Vie Dic 01, 2000 15:23    Asunto: Vacío Responder citando

No es por ser un aguafiestas ni un destruye mitos pero creo, si mi memoria no me falla, que el relato de Afrodita esta inspirado en EL ALEPH de J.L.B.


------------------
EL ENAMORADO

Volver arriba
piririta
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 18 Dic 2000
Mensajes: 89

MensajePublicado: Lun Ene 08, 2001 14:18    Asunto: Vacío Responder citando

Hubieras puesto las tres partes juntas porque andar buscando los pedazos es una inomodidad. Se parece a Rayuela en eso. Por lo demás está gracioso y comprensible. No tanto, algunas palabras son extrañas para mi.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1