elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

LEER


Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mar Jul 06, 2004 19:39    Asunto: LEER Responder citando

Leer, en un principio, es descodificar un código, en la mayoría de los casos lingüístico, y sistematizar su contenido en el cerebro para interpretar un mensaje. Así leemos el prospecto de un medicamento, el número de piso por el que va el ascensor, etc. Lenguaje denotativo. Pero cuando el código se vuelve arte, esto es ,Literatura, la lengua pasa a usarse, tanto por el autor como por el lector, de una manera especial. Lenguaje connotativo. La función poética del lenguaje, Jakobson. Es entonces cuando leer ya no es descodificar un código lingüístico. O es eso pero unido a algo más.

¿Cómo lees tú?
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Jul 08, 2004 06:36    Asunto: Responder citando

Una de las mejores formas de aprender a leer es el ejercicio contínuo del comentario de textos, leer con lapìz y papel cerca. ¿Les interesa?

Ultima edición por DELLWOOD el Vie Jul 09, 2004 18:47, editado 1 vez
Volver arriba
abi
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 12 Ago 2003
Mensajes: 1203
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Vie Jul 09, 2004 13:41    Asunto: Responder citando

Bueno, creo que lenguaje connotativo y denotativo deben ir siempre juntos, talvez en distintas proporciones. Talvez el denotativo sea más aislable en ciertas circunstancias o tipos de texto.
Me pareció interesante lo que decís sobre el comentario de textos como ejercicio para aprender a leer. Me parece una forma de evitar una lectura vacía o fácilmente olvidable.
Quiero decir, uno más difícilmente olvida algo sobre lo que ha trabajado, es otro tipo de atención, otro nivel de interés.
Mi problema es que no tengo demasiada formación literaria, me encanta leer, desde que aprendí creo que no he parado nunca, aunque hay épocas y épocas, la lectura es tan fascinante; y también el análisis de las obras y del lenguaje, me gusta mucho todo eso, pero como decía, al faltarme el profundizar en esa formación, muchas veces encuentro problemas al intentar una crítica o un comentario, porque no puedo pasar (exagerando)del me gusta o no me gusta.
Es una falencia que me molesta bastante.
Creo que es muy útil.

Lindo tu foro DELLWOOD, felicidades.
Volver arriba
PK2
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 28 May 2001
Mensajes: 6049
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Vie Jul 09, 2004 15:08    Asunto: Responder citando

Mi más querida maestra de Castellano en tiempos de colegio, me decía que ella reconocía cuando una biblioteca era de verdada amada, porque casi todos sus libros tenían anotaciones a lápiz en los márgenes de sus páginas.

Yo fui cultor de esa forma de leer cuando más joven. Hoy leo mucho menos (a mi pesar) y por consiguiente, también anoto menos.

De todas formas me gustaria conocer como entiende DELLWOOD esto de leer y anotar.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Jul 11, 2004 08:39    Asunto: Responder citando

Permíteme decirte, PK2, que tu querida profesora, hasta cierto punto, estaba más bien equivocada. Una biblioteca de verdad amada no es la que presenta anotaciones marginales, pues esas anotaciones, primero, pueden ser de un contenido idiota, segundo, pueden ser extremadamente molestas por despistadoras en el momento de las relecturas, tercero, ponen de manifiesto que tu profesora ignoraba la existencia y manejo de fichas, mucho más prácticas a todos los niveles, y cuarto, que una biblioteca verdaderamente amada no sólo lo es por usada, que también, sino por conservada, principalmente de la humedad, además de ordenada, o lo que es lo mismo, catalogada.

De todas formas, cuando yo hablaba de leer con lápiz y papel no me refería a anotaciones propiamente dichas. (Aunque en esas páginas finales y en blanco en que se nos informa, por ejemplo, de la fecha de impresión del libro, puedes anotar palabras que tuviste que buscar en un diccionario, aclaraciones culturales sobre ciertos episodios que tuviste que apuntalar e incluso esbozos de crítica impresionista. Anotar en las páginas finales soluciona el problema de molestias ulteriores desparramándose por los márgenes.)

Cuando hablaba de leer con lápiz y papel, y como ya dije en otro mensaje, hablaba del comentario de textos literarios, una disciplina seudocientífica que disecciona un fragmento o una obra completa para lograr un conocimiento profundo del arte literario. En principio puede parecer un ejercicio más bien de filólogos que de lectores, pero sin embargo en algunos planes de estudio llamémosles modernoides se sustituyó el tradicional estudio escolar de la literatura, meramente enciclopédico, por uno basado no sólo en el discernimiento entre épocas, movimientos, autores y obras, sino también en el reconocimiento de recursos literarios propios de un autor como vía de profundización en la obra. Este ejercicio implica con la pràctica un conocimiento intrínseco de lo que es el arte en literatura, aunque también es aplicable a otras asignaturas, como la Historia misma, que puedes conocer no por una sincrónica sucesión de epígrafes generales sino a través del análisis de textos de historiadores. Por supuesto, el análisis de textos históricos supone una metodología distinta a la de los textos literarios, lo mismo que el comentario de una diapositiva en clase de Historia del Arte tiene su propia disciplina- Un bachillerato en Humanidades puede estudiarse completamente a través de textos auténticos, y de hecho, hoy por hoy, es la forma más conveniente de adiestrar al alumno en una serie de actitudes investigadoras y críticas que favorecerán su preparación para los estudios superiores.

A mi modo de ver, el lector medio, aficionado a la lectura por un mero placer lúdico, puede disfrutar mucho más de la literatura en general si consigue autodisciplinarse en no sólo mirar un libro en busca de pasar el rato viendo lo que esta persona me dice sino también estando atento a todos los recursos utilizados, llave que abre la puerta de perspectivas nuevas en el mensaje y, por tanto, un mayor disfrute, por no decir ya nada de lo que poco a poco el lector puede ir moviéndose sobre su propia aventura intelectual.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Jul 11, 2004 08:47    Asunto: Responder citando

Un comentario de texto es, en esencia, responder a unas preguntas.
Qué es el texto, quien lo escribió, cuándo lo escribió.
Qué me cuenta.
Cómo me lo cuenta.

Reconozco que, como todo, nadie nace sabiendo, que como todo, requiere paciencia para adquirir un mínimo de destreza tanto en la capacidad de observación como en la de expopsición. Pero todo es ponerse y saber que los libros están aquí para que aprendamos a través de ellos.

Hace tiempo, una compañera con dioficultades en el comentario de texto me pidió ayuda y le redacté una guía que ahora copio y pego para que la use quien quiera, si quisiere...Podríamos utilizarla para hacer comentarios on line. Antes de lo que cabe imaginar, verías resultados.

.................................................................................
FASES DEL COMENTARIO DE TEXTO


LECTURA, COMPRENSIÓN Y BORRADOR
Leer con atención todo el texto, apuntando, si existieran, términos confusos que debamos buscar luego en un diccionario, así como las dificultades lingüísticas, técnicas o culturales que nos pueda plantear la lectura, y que debemos resolver antes de volver a leer el texto, pero esta vez en busca de sus dos sentidos, el literal y el connotativo. Pero no confundir comprender con interpretar. Conviene leer el texto varias veces.
A partir de este momento es sumamente recomendable comenzar a anotar en borrador una especie de esqueleto de lo que luego será el comentario de texto propiamente dicho, pues una vez que tenemos el contenido podemos dedicarle atención al continente y presentar un comentario bien redactado, o lo que es lo mismo, ordenado, sin redundancias ni paráfrasis del texto a comentar, y sin faltas de ortografía. En un examen hay que saber organizarse en función del tiempo del que dispongamos. El comentario de textos literarios no se puede improvisar, la facilidad de comentar en un examen siempre está condicionada por la experiencia que hayamos adquirido previamente con la práctica constante. Sólo después de haber completado el esqueleto del comentario podemos pasar a redactar su presentación final de una forma positiva, pues en el borrador prestamos atención al análisis y en la redacción a la presentación formal, solucionando el problema de tener que analizar el texto a la vez que preocupándonos en cómo explicarlo.

1. LOCALIZACIÓN. Qué es el texto, quien lo escribió, cuando lo escribió.

Se trata de constatar, de forma externa, qué es lo que tenemos ante nosotros, qué es exactamente el texto que comentaremos. Se debe de localizar el texto en dos planos: como texto literario dentro de la Literatura, y como texto literario dentro de la Historia.

Para lo primero se debe precisar el género y subgénero literarios a los que el texto pertenece (prosa, lírica, épica, cuento, novela, etc) especificando brevemente sus características tipológicas, y si se trata de un fragmento o de un texto completo. Si se trata de un fragmento hay que tratar de decir a qué obra pertenece y cual es su situación estructural dentro de esa obra, así como el lugar que ocupa la obra en la producción general del autor. Conviene constatar estos datos no aplicando toda la teoría que sepamos, sino sólo en función de lo que tenga que ver con el texto. Todo lo que digamos de más es contraproducente para la nota. No podemos escribir 20 líneas, por ejemplo, sobre la lírica de Alfonso X si el texto es en prosa. Demostramos así que hemos estudiado los temas, pero que no sabemos hacer un comentario de texto.

Para lo segundo, la localización dentro de la Historia, se debe aportar el nombre del autor y la fecha en la que lo escribió, puntualizando, si la conociéramos, la historia del manuscrito y la transmisión del texto. Se relacionará el contenido del texto con el contexto histórico al que hace referencia, la escuela literaria a la que pertenece, con breve resumen de sus características, sobre todo de las que aparezcan en el texto a comentar. También es conveniente hablar de las fuentes e influencias que el texto ofrezca, aunque sólo si estamos seguros de no decir alguna barbaridad.

2. ETAPA DEL ANÁLISIS DEL CONTENIDO

De qué nos habla.
En esta fase del comentario hay que hablar, primero, del tema del que trata el autor, es decir, buscar la idea central que sintetice la intención del autor, y que no hay que confundir con el argumento. Se necesita aplicar una gran capacidad de síntesis y exige constatar su tendencia ideológica en función de los valores que regían en la época de composición -valores filosóficos, políticos y sociológicos- por lo cual es conveniente estar muy seguros de que hacemos el comentario con un previo conocimiento histórico de la época. Generalmente, los temas se restringen a una serie de tópicos literarios, -los topoi- como el ubi sunt, que recuerda y loa a personajes del pasado, o el tempus fugit, que reflexiona sobre el paso del tiempo, o el locus amoenus, que describe lugares amenos, o el carpe diem, que avisa sobre la necesidad de aprovechar las cosas. Hay, como todos sabemos, temas religiosos, temas paganos, temas sociales, amorosos, etc. Se puede hablar de si es un tema recurrente en el autor.

Una vez constatado y acotado el tema, hay también que hablar de qué forma el autor aborda el mismo, es decir, su actitud ante la realidad (narrativo-descriptiva, intimista, exhortativa, didáctica) así como la postura que adopte (irónica, lógica, fantástica, subjetiva, objetiva) y si lo hace de una forma realista/surrealista, idealista, impresionista, simbolista (seleccionemos las actitudes propias de cada época: en la Edad Media: realismo, idealismo, sátira, fabulística, relatos mágicos y maravillosos, sátiras... pero es difícil hablar de impresionismo o de surrealismo). Por último hay que decir cuál es el punto de vista del narrador )tercera persona limitada, tercera persona omnisciente, tercera persona observadora, que si es en primera persona se corresponden a primera persona periférica, primera persona central, primera persona testigo.) También es conveniente hablar de si es un estilo directo, indirecto o indirecto libre. En la lírica hay que observar las actitudes del sujeto lírico: enunciación, apóstrofe o canción intimista.

Para terminar con la parte que atiende a qué nos dice, y como preámbulo al análisis de la estructura, hay que hacer un resumen de argumento constatando sus características más predominantes, como su tono pesimista u optimista, cómico o sombrío, características de los personajes y su desarrollo psicológico, si lo hubiera.

La estructura

El análisis de la estructura lo es sólo de la estructura del contenido, no de la forma, por lo que no conviene en este momento hacer un análisis métrico si el texto fuera en verso.

En toda estructura literaria hay un núcleo central y unos subnúcleos estructurales que se relacionan entre sí. El análisis estructural consiste en saber cuáles con esas relaciones. El esquema clásico es de introducción (protasis) +desarrollo (epitasis)+clímax (catastasis)+desenlace (catastrophe) y se distinguen fácilmente porque los contenidos de cada núcleo suelen estar divididos en segmentos o unidades (secuencias, capítulos, episodios, actos si es una obra dramática, párrafos, estrofas y frases que van tras puntos. Suele cambiar el tiempo de los verbos y por supuesto, la acción, así como el desarrollo psicológico de los personajes. También son de mucha ayuda los nexos introductorios de frases copulativas, conclusivas, explicativas, finales, pero sólo para acotar los límites estructurales, no para hacer un análisis sintáctico. A todos los términos que permiten a la acción pasar de la introducción al desarrollo y demás se les denomina metábasis. Pero no debemos olvidar que hay textos que no responden a cánones clásicos y que, por tanto, los elementos estructurales pueden sernos presentados en distintos tipos de organización, o incluso en desorganización total.

Modelos Estructurales
Analizante: A es A porque B, C, D
Sintetizante: A, B, C y D se resumen en X
Paralela: A es B como C es D
Simétrica: A, B, C, C’, B’, A’
Atributiva: A es B, aunque A1 sólo es A, B1 sólo es B
Interrogativa: A? A es B, C y D, (o A, B. C. D son A?)
Núcleos independientes: A es B, A es C, A es D
Reiterativa: A es A, B es A+A1, C es A+A2
Dependiente: del punto de vista: cuando A es B, A no es C por que C es D
Caótica: A es B, J M, pero M es R, V y X
Organización de los elementos estructurales
Lineal: esquema clásico de trama, nudo y desenlace. Puede ser abierta, si hay una serie de elementos que no ofrecen desenlace, o cerrada, si todos los elementos presentan un desenlace.
Convergente: Los elementos estructurales son muy variados y sólo nos quedan claros cuando llegamos al desenlace.
Concéntrica: A incluye a B, y B a C. En los exemplos de El Conde Lucanor se pasa de A a B para volver a A.
Inicio In medias res: como indica la expresión latina, a mitad de la cosa, no se empieza por la trama, sino en un momento dado del nudo, lo que generalmente implica la necesidad de narrarlo todo a través de la retrospectiva.

3. ANÁLISIS DE LA FORMA

Cómo se nos ha trasmitido el contenido
Llamamos recursos estilísticos, figuras retóricas, o tropos, a las diferentes manipulaciones lingüísticas que producen los efectos expresivos que el autor tiene a su disposición para trasmitir más eficaz y estéticamente el mensaje que nos quiere comunicar. En el análisis de la forma se estudian estos recursos.

La preferencia en el uso de una serie de recursos determinados define el estilo del autor. Es, por tanto, materia de análisis en la parte del comentario de textos que estudia la forma, que como sabemos se comenta según los distintos niveles del lenguaje, el fónico (que analiza, además, la métrica, si se trata de un poema); el morfo-sintáctico (que analiza la constitución de las palabras, el significante, sus relaciones gramaticales y los consiguientes efectos estilísticos o expresivos), y el semántico (que analiza el significado, sus traslaciones, transferencias y asociaciones).

A la hora de hacer un buen comentario de textos, el orden y la claridad expositora son esenciales, y en el análisis de la forma se debe respetar ese orden por niveles, no siendo nada aconsejable hablar de metáforas en el nivel fónico o de onomatopeyas en el nivel semántico. Todos los recursos estilísticos cumplen una función estética, por lo que no basta con inventariar las figuras retóricas que veamos en el texto, sino que hay que justificar su uso, en la medida de lo posible, en función del contenido. Del análisis de la forma podemos obtener un conocimiento más profundo del texto en cuestión y podemos agregar los nuevos conocimientos al borrador general para que la redacción del comentario sea impecable.

NIVEL FÓNICO (Analiza los aspectos sonoros de las palabras)
En esta etapa, primero, hay que buscar todas las peculiaridades ortográficas, fonéticas y fonológicas que tengan expresividad en el texto, además de comentar los efectos de las figuras retóricas basadas en el sonido, como la aliteración o la similicadencia. Si es un texto en prosa, debe buscarse su ritmo, que viene dado por bimembraciones y trimembraciones sintácticas, correlaciones, metricismos, etc. La estructura del texto también puede ofrecer ritmo por homosilabismo o la repetición de esquemas. También hay un ritmo de pensamiento. Si el texto es en verso, hay que hacer un análisis métrico, por lo cual se aconseja repasar algún manual básico de nociones de métrica española, con especial atención a los acentos, tipos de rima, etc.

NIVEL MORFOSINTÁCTICO (Analiza la presencia de determinadas formas gramaticales y las figuras basadas en las relaciones que hay entre las distintas frases)
Como en la anterior etapa, en esta sólo nos fijaremos en lo que es relevante para la comprensión del texto, como las peculiaridades de los sintagmas nominales y verbales. La presencia y ausencia de adjetivos es importante, porque si no hay, se crea un texto sobrio, de acción rápida, y si hay muchos es que nos encontramos ante una descripción .Además la expresividad puede matizarse por la posición antepuesta o postpuesta del adjetivo, hasta el extremo de que hay sintagmas que se llaman adjetivos absolutos porque el sustantivo queda como eclipsado por la expresividad del adjetivo. Lo mismo ocurre con los adverbios. Especial interés hay que poner en las conjunciones y nexos que introducen oraciones compuestas, todas las cuales forman el período.
Se termina esta etapa con la identificación del valor expresivo que encontremos en las figuras retóricas del nivel sintáctico.

NIVEL SEMÁNTICO (Analiza el significado de las palabras)
En esta etapa se analiza, primero, el léxico seleccionado por el autor, es decir, buscaremos arcaísmos, cultismos, neologismos, préstamos lingüísticos, vulgarismos, etc. Además hay que atender a la polisemia por su evidente ambigüedad e ironía, así como el análisis del campo semántico, conjunto de significados emparentados por una base significativa común.

Después, hay que analizar los cambios semánticos, los tropos, que pueden ocurrir de dos formas: cambio de significado sin cambio de significante, como la metáfora, y cambio producido por innovaciones lingüísticas y psicológicas, como el eufemismo.
Por último, se buscan las figuras retóricas relevantes para el análisis del texto.

4. CONCLUSIÓN Y SÍNTESIS
En las conclusiones conviene verificar las diversas hipótesis que se hayan ido formulando en las diversas fases del análisis, al tiempo que se puede confirmar la relación de los rasgos específicos del texto con el género literario correspondiente y con las tendencias literarias de su época (contexto histórico-literario). Hay que ser prudentes y evitar las opiniones personales gratuitas. Toda afirmación debe fundamentarse en el texto. Así que hay que ser muy prudentes si por ejemplo comentamos las posibles influencias que el texto comentado ejerce sobre obras literarias de otras épocas.No se olvide que un Comentario de textos es ante todo una explicación del mismo, y debe ser lo más objetiva posible.


Ultima edición por DELLWOOD el Dom Jul 11, 2004 09:16, editado 1 vez
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Jul 11, 2004 09:02    Asunto: Responder citando

abi escribió:


Lindo tu foro DELLWOOD, felicidades.


Gracias. Para mí, el placer de la literatura no es sólo algo que entra en mí y que disfruto a solas, sino que también siento un indescriptible placer en que salga de mí y compartirlo con cuantas más personas mejor.

Si tu formación literaria no es todo lo profunda que tú quisieras, tienes una forma muy sencilla de remediarlo: tírate cabeza al agua para nadar moviendo tu frente al ritmo acompasado de tu corazón . Si necesitas ayuda, sólo tendrás que pedirla. Sólo así llegarás a la otra orilla. En fín, que me voy, presumo que estoy a punto de un ataque parabólico.
Volver arriba
abi
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 12 Ago 2003
Mensajes: 1203
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Dom Jul 11, 2004 10:20    Asunto: Responder citando

Y se nota. Valoro mucho eso.

Sí, lo sé, algún día con más tiempo me dedicaré un poco más a esa tarea (y un placer) que por el momento tengo abandonada. De algún modo estar acá me ayuda a no olvidarme y dejarme estar.
Volver arriba
PK2
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 28 May 2001
Mensajes: 6049
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Jue Jul 15, 2004 12:41    Asunto: Responder citando

¡No me odies, DELLWOOD, porque te escribo "desde la tripa"!

El esquema que propones para enfrentar el proceso de lectura "productiva" me parece un reto dificil de manejar. O sea, si deseo hacer una lectura de corte investigativo, es válido y necesario. Sin embargo, la lectura por el simple placer de leer, de compartir con el autor sus sueños y sus ideas, para mí sólo necesita el libro, el silencio y yo. Puedo agregar un lapiz grafito y seguir poblando sus márgenes de anotaciones (significado de palabras nuevas, interpretación propia de párrafos, etc.) pero siento que le pides mucho esquema a un placer, y por ende deja de serlo.

Creo que a eso se refería mi profesora cuando hablaba de una biblioteca amada. Ella se refería a una lectura vívida y vivida. Si veo un libro donde su dueño original marcó párrafos, incluyó definiciones e incluso apuntó sentimiento íntimos que le sucitaron determinados textos, no sólo estoy compartiendo lo que ha leído, sino un trocito de lo que ha vivido.
Volver arriba
[^_^]
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 12 Nov 2003
Mensajes: 724

MensajePublicado: Vie Jul 16, 2004 01:24    Asunto: Re: LEER Responder citando

DELLWOOD escribió:
¿Cómo lees tú?



No suelo rayar los libros, principalemente porque los pido prestados a la biblioteca o a amigos. Si son míos, no los rayo para poderlos prestar a alguien en cuanto los termine

Prefiero anotar en un cuaderno las partes que me impactan
Volver arriba
Foros
Publicidad


La más amplia variedad de vídeos y DVDs se encuentra en nuestra tienda.
Ingrese a la sección de Vídeo y DVD.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Página 1 de 6