elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Cuento Dianna-Mel



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Cuentoteca de Alephville
Autor Mensaje
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Jue Sep 28, 2006 09:18    Asunto: Cuento Dianna-Mel Responder citando

Cita:
Esa mañana la ventana estaba más trabada que de costumbre, y tuvo que ir a buscar el mango roto de una pala para hacer palanca. Cuando consiguió destrabar las persianas, el sol inundó la pieza modesta de la joven estudiante...


Sabía que le esperaba la taza de leche con cereales en la cocina, los malditos cereales yankies que su madre tenía la manía de comprar porque decía que eran muy sanos y a ella le sabían a yeso. Pero no había nada que hacer. Su madre se los embutía sin contemplaciones “porque eran saludables”, según ella. ¿Cómo iba a ser saludable aquello con ese sabor? Eso era imposible, pero después de probar aquellas horribles cosas que trajo un día del herbolario para desayunar, comprendió que le resultaba más agradable tomarse el yeso que la alfalfa aquella.
Volver arriba
Melyanna
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 11 Feb 2004
Mensajes: 153

MensajePublicado: Jue Sep 28, 2006 21:54    Asunto: Responder citando

Así que bajó las escaleras, resignada a la taza verde con ese plato tan lindo que tenía, con un cachorrito feliz... "Por que no sabés qué es lo que hay dentro de la taza", pensaba ella cada vez que lo veía.
Como de costumbre, la cocina estaba perfecta, brillaba de una forma casi imposible y en el medio de la mesa de caoba lustrada, la taza verde con el platito... y los cereales con gusto a yeso. Su madre, sentada, dispuesta a ver como su hija se embutía todo el contenido de la taza antes de partir al colegio.
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Vie Sep 29, 2006 15:16    Asunto: Responder citando

¿Cómo has dormido hoy?

Bien.

Su madre siempre le preguntaba lo mismo desde aquellos días en que solía tener pesadillas por culpa de su profesora de clase, apodada “la Claudia” porque tenía un tic nervioso, como el famoso emperador romano, y cuando le daba el ataque y necesitaba ayuda para corregir los exámenes siempre se lo decía a ella. Ella era su alumna favorita y no le gustaba nada tener que corregir aquel montón de exámenes que la tenían encadenada a su mesa todo el tiempo que duraba la clase.
Los compañeros siempre se habían metido con ella por esta causa y ella sabía que no podía negarse, pero tampoco podía explicarle que no estaba bien visto a los 15 ser la favorita de la profesora.
Además, mientras sus compañeras se embelesaban mirando furtivamente revistas donde salían chicos famosos bajo sus pupitres, ella tenía que conformarse con leer las tontadas que contestaban sus propios compañeros en aquellos ejercicios, incluso alguno había intentado sobornarla en alguna ocasión, pero ella se había negado en redondo como venganza. Más tarde, la profesora se recuperaba y conseguía dar la clase sin tartamudear demasiado.

―¿Hoy tienes examen?

―No, hoy tengo ataque de ne, ne, nervios...

―Che, ¿y eso? ¡Ah! Otra vez la profesora esa... Dijo su madre riéndose.

―Sí, hoy toca su clase, pero voy bien preparada. Tomando primero la taza de cereales que me preparaste, lo que venga después es pan comido.

―¿Tú ves como te ayudan a tener energía?

Dudaba si su madre había pillado el sarcasmo, aunque no tenía intención de comprobarlo y tampoco pensaba explicárselo, aunque con esa contestación se lo había puesto en bandeja para montar bronca, pero resistiría la tentación porque no tenía tiempo para discutir, así que se hizo la tonta y dedicó una sonrisa condescendiente hacia su ingenua madre.

―Llego tarde... Dijo mientras se tomaba la leche, se levantaba, agarraba su mochila y le mandaba un beso a su madre con la mano para no tener que dar la vuelta adonde ella estaba, todo ello en menos de cinco minutos.

―Chao.

Afuera la bruma matinal se iba disipando a la par que los suaves rayos de sol penetraban en las casas, en los árboles, en las aceras, en los coches... Había llovido la noche anterior, y quedaba el rastro de algunos charcos aquí y allá. En otro tiempo habría ido buscándolos para pisarlos, pero ahora pensaba en cómo había cambiado, porque tan sólo pasar cerca de ellos le disgustaba, sobre todo cuando estaban en la calzada y pasaba algún coche. No era la primera vez que acababa chopada por algún automovilista descuidado, y justo el día anterior se había planchado el pelo...
Volver arriba
Melyanna
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 11 Feb 2004
Mensajes: 153

MensajePublicado: Lun Oct 02, 2006 21:47    Asunto: Responder citando

En cuanto se hubo alejado de su casa, comenzó a golpear las baldosas que tenía cerca con el taco de sus zapatos... toc... toc... toc... tuc!

Con cuidado levantó la baldosa suelta y retiró de adentro una bolsa de plástico con cierre hermético, de las que se usan para guardar cosas y evitar que les de humedad. Dentro había unas galletas de miel de panadería. El resto del trayecto lo recorrió comiendose las galletas, pensando a quién le iba a bajar la nota ese día en el ensayo que había que entregar.

-Hey!- El grito la hizo voltearse y vio acercarse corriendo a la única amiga que tenía en el curso.

-Hola, Nona.

-¿Estás preparada para la clase de La Claudia?

-Me estoy mentalizando... en realidad estaba pensando en que si Pablo sigue molestándome con que le apruebe los trabajos con 10, le voy a poner un 3, así desaprueba bien desaprobado.

Tan inmersa estaba planeando esto, que no vio dónde apoyaba el pie y la baldosa que parecía tan firme bailó bajo su peso, lanzando un chorro de agua lodosa hacia arriba, manchándole el guardapolvo blanco y los jeans.

-A vos te tiene que haber echado alguna maldición una gitana ninia...- le dijo la amiga.
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Jue Oct 05, 2006 17:56    Asunto: Responder citando

Very Happy

Se sacudió el guardapolvo y los jeans y siguió andando.

-¡Ninguna gitana puede ser tan eficiente, Nona! Lo mío debe ser cosa de algún planeta mal aspectado en el momento de mi nacimiento.

-Bueno, tampoco digas esas cosas, niña, ya verás como luego ves al chico de cuarto y se te pasa todo.

-Ja! Con esta facha mejor que no, sería el colmo si me viera así.

Se echaron a reir las dos y siguieron hacia el colegio.
Volver arriba
Melyanna
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 11 Feb 2004
Mensajes: 153

MensajePublicado: Jue Oct 12, 2006 18:22    Asunto: Responder citando

Pero en cuanto llegaron, el chico de cuarto estaba esperando a alguien en la puerta, y la pobre chica trató de taparse por todos los medios la embarrada.

-¿Te caíste Coti? - le gritaban entre risas sus compañeros.

-Siempre te gana la gravedad, ¿no Coti?

La pobre se tapó la cara y entró corriendo a la escuela, directo al baño, donde se limpió rápidamente, ahora más que nunca a desaprobar a sus compañeros.
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Vie Oct 20, 2006 16:45    Asunto: Responder citando

Pensaba en la venganza como una forma de resarcirse de las risas, pensaba en esos exámenes que iba a corregir... y pensaba si eso sería suficiente.

Nunca había tenido suerte con los chicos, pero desde hacía algunos meses pensaba que el chico de cuarto era perfecto para ella. La había sacado a bailar en la fiesta de verano del curso anterior, y desde entonces ya apenas se habían vuelto a ver, ahora estaba comenzando el curso y ella no se atrevía a decirle nada por temor a que él la rechazase. Decían que tenía una novia que iba a otro instituto, pero Coti no lo creía o no lo quería creer.
Aún así ella estaba todavía enamorada de él y sabía que tarde o temprano acabaría en sus brazos segura de que era el hombre de su vida, si se puede decir eso cuando tienes 14 años...

Ahora, después de haberla visto con aquella pinta todas sus esperanzas parecían haberse esfumado de un golpe y sentía tristeza y rabia. Pero no sabía que estaba equivocada...
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Cuentoteca de Alephville Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1