elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

VITALISMO Y MECANICISMO por José Alvarez López



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Ciencias
Autor Mensaje
TALAHUASI
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 04 Nov 2010
Mensajes: 63
Ubicación: Talahuasi-Argentina

MensajePublicado: Vie Jun 01, 2012 14:44    Asunto: VITALISMO Y MECANICISMO por José Alvarez López Responder citando

VITALISMO Y MECANICISMO
.....................................

por José Alvarez López

De un modo general, la mayor parte de los biólogos y todos los físicos que se ocupan de Biología, aceptan la presencia de mecanismos antientrópicos en los procesos vitales.

La discrepancia en las opiniones surge al considerar la naturaleza de estos mecanismos y su respectiva incidencia en el proceso. En este sentido es de gran interés la opinión del biólogo J. Monod (Premio Nobel) quien se mantiene en una posición fisiológica mecanicista, y sostiene que la estabilidad genética –la inalterabilidad del gen-surge de la existencia de mecanismos que corrigen las alteraciones que la entropía pudiera introducir en la disposición del código genético.

Monod se basa para esta afirmación en los mecanismos enzimáticos por él descubiertos, y muestran de qué manera los procesos químicos de las células son regulados mediante enzima excitadoras y enzimas inhibidoras producidas por el complejo mecanismo de las cadenas de ADN (la sustancia responsable de la herencia o sea el constituyente de los genes: Ácido desoxribonucléico).

Clasifica los genes en varios tipos y llama OPERONES a la combinación de genes ESTRUCTURADOS (que contienen toda la información) con genes OPERADORES (que permiten o inhiben la trascripción del código genético ad-hoc en el ARN mensajero).

Muy extensa y notable la obra de Monod, consideremos que uno de los casos fundamentales que está referido a su explicación de la ESCHRICHIA COLI que en pocas horas se adapta a alimentarse con lactosa y recomienza la vida del cultivo interrumpido al alimentarse la glucosa.

Subsiste, empero, una dificultad que minimiza los resultados obtenidos por Monod, en cuanto a la explicación general de los mecanismos biológicos responsables de la estabilidad de la herencia. Como observa Goldsby, los mecanismos propuestos por Monod responden al tipo de procesos conocidos de la Bioquímica celular que se caracterizan por su extrema lentitud. Al lado de estos mecanismos lentos ay otros mecanismos - también conocidos por los biólogos- que proceden instantáneamente y que no responden a la mecánica de Monod.

Por ejemplo, el llamado EFECTO PASTEUR o sea la conocida circunstancias de que las levaduras que ha sido privadas de aire modifican su actuación y comienzan a fermentar la glucosa. Una vez establecida la vida en ANAEROBIOSIS se permite el acceso de oxigeno al líquido de cultivo e “instantáneamente” las bacterias pasan a oxidar la glucosa consumiendo el oxigeno del medio. Lo ase así porque este proceso es mucho más económico para el mantenimiento de la vida de las levaduras que el complicado proceso de alimentarse en anaerobiosis a expensas de habilidoso y complicados procesos de fermentación de glucosa.

Los mecanismos de Monod se producen al llamado NIVEL INFORMATIVO o sea en relación al código genético que es igual para todas las células de un mismo organismo. Se trata, pues, de la síntesis de las enzimas. Los metabólicos y consisten simplemente en la inhibición y la activación de las enzimas sin cambiar la estructura de éstas.

La idéntica eficacia de los dos mecanismos muestra con claridad que el CEREBRO de la célula esta situado más allá de ambos mecanismos.

Desde un punto de vista general, toda explicación de los procesos de estabilidad hereditaria en base a dispositivos de autorregulación puramente mecánicos o entrópicos es total mente ilusoria.

En las teorías y las explicaciones de Monod es dable observar un deliberado esfuerzo por no introducir el Segundo Principio en Biología.

Todo esto muestra la importancia de la postura filosófica ah tenido sigue teniendo en el juego de las hipótesis científicas. El esfuerzo de Monod, tan loable desde el punto de vista de la experimentación biológica, corresponde a una posición filosófica que implica una toma de posición anterior al curso de los experimentos y estudios científicos.

Lógicamente quienes se empeñan en considerar los hechos de la vida introduciendo el análisis del Segundo Principio en la Biología deben estar en una posición no estrictamente mecanicista. Y esta actitud implica también una postura filosófica A PRIORI.

Se plantea el problema acerca de cual de al dos posturas filosóficas debe prevalecer. En este sentido Monod tiene mucha razón al afirmarse en sus convicciones mecanicistas por cuanto la historia de la ciencia nos muestra la auténtica riqueza de este tipo de pensamiento que ha conducido a todos los logros y avances de las ciencias hasta hoy. Sin embargo, este tipo de pensamiento ha hecho crisis en la Física y hoy los físicos han abandonado por completo el mecanismo. Por contraste, como lo señala Sharon, los biólogos sigue siendo mecanicistas ...una de las más notables paradojas del momento científico presente.

No se trata, sin embargo, en estas investigaciones sobre la introducción del Segundo Principio en Biología de adaptar una posición proclive a una filosofía vitalista. Con todo, y aún reconociendo que hasta ahora la filosofía vitalista. En Biología ha resultado estéril en cuanto a la obtención de resultados prácticos, no se puede negar que los vitalistas basaban sus análisis en hechos concretos y conocidos del proceso vital.

De un modo general, los biólogos vitalistas han pretendido colocar los mecanismos del proceso vital al margen del ser viviente.

El ser viviente —en una cruda presentación de esta filosofía— sería algo así como el autómata que se maneja por telecomando. Habría una inteligencia fuera del ser viviente que comandaría su actuación. De ahí el dualismo alma-cuerpo en que siempre se ha complacido la filosofía vitalista. Digamos que en relación al cuerpo han estado todos de acuerdo –todos los vitalistas y también los mecanicistas. La discrepancia con los vitalistas surge al considerar la naturaleza del alma. El dualismo cartesiano —que era en realidad un monismo materialista disfrazado— asociaba al alma con Dios y, desde luego, colocaba el comando de las funciones fisiológicas fuera del cuerpo. Los vitalistas de la escuela de Driesch (Jacob von Veskull,etc...) al observar que la subdivisión de los embriones producía dos animales idénticos colocaron el centro motriz de la vida fuera del espacio topológico ocupado por los cuerpos. Mucho más lejos que todos ellos llegó la discutida citóloga rusa Lepechinskaya que llegó a licuar embriones, pasarlos por filtros de porcelana y reconstruir en estufa elementos organizados (!). otro vitalista – Lysenko – distribuía los mecanismos hereditarios por todo el cuerpo y aún el medio en que vivía el animal.

No pudo probarse la exactitud de Lysenko, pero muchos hechos biológicos en cuanto a la influencia del citoplasma en la herencia —sobre todo en la descendencia por la rama femenina—le dan parcialmente la razón.

Citaré finalmente a otro biólogo vitalista HELAN JAWORSKY cuyas observaciones de correlaciones biológicas le permite concebir el conjunto de la vida como una entidad orgánica a nivel planetario.

Como quiera que sea, la estabilidad hereditaria no presenta ningún problema para los vitalistas. No tienen necesidad de ningún mecanismo para explicarla porque un alma colocada fuera del cuerpo no tiene por que ser afectada por las vicisitudes de la materia.

Hemos desarrollado estas disgregaciones —que podrían aplicarse— para el solo fin de establecer que la introducción del Segundo Principio en biología no lleva necesariamente a una filosofía vitalista. Aquí estamos empeñados en una tarea científica cuya filosofía consiste simplemente en considerar la insuficiencia del Primer Principio de la Termodinámica para explicar la totalidad de los procesos biológicos. Esta insuficiencia, por otra parte, es un hecho generan que se destaca al comparar el quehacer científico en biología con las modalidades ya clásicas de la metodología de las ciencias físicas, físicos-químicas y químicas. Sería insólito colocar al margen de todas las ciencias físiconaturales a la biología, como un quehacer SUI GENERIS apartado del resto del trabajo científico.

Contrariamente a lo que piensan los mecanicistas, de hoy la introducción del Segundo Principio en biología es una necesidad que se impone para no tener que hacer de la biología una ciencia que emplea elementos diferente a los empleados en otras ciencias.

Pero el análisis del Segundo Principio en relación a la biología, como ya hemos visto, nos coloca ante la disyuntiva de tener que explicar hechos aparentemente contradictorios con el actuar de la materia en el resto de los procesos físicos.

Debemos, con vistas a aplicaciones biológicas, formular el principio de un modo diferente de su planteo tradicional, y ya vimos vida equivalía a la proposición de Lord Keldin dad vuelta:

ES POSIBLE CONSTRUIR UNA MAQUINA, DE FUNCIONAMIENTO NO-CICLICO, QUE NO HAGA OTRA COSA QUE ELEVAR UN CUERPO Y ENFRIAR UN RECIPIENTE.

La construcción de tal máquina, sostiene algunos informatólogos, implicaría una violación del Segundo Principio, pero estos mismos autores señalan la influencia del Segundo Principio y sus Limitaciones.


0oooooooooooooooooo0.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Ciencias Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1