elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Julio Cortazar


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
leo..poco
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 19 Oct 2003
Mensajes: 939
Ubicación: Detrás de la ventana.

MensajePublicado: Dom May 24, 2009 16:00    Asunto: Responder citando

Hola,


Manuscrito hallado junto a una mano


Saludos, cronopios. Smile
Volver arriba
Clio
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 15 Jul 2006
Mensajes: 5735
Ubicación: Ciudad Aut. de Bs. As., Argentina

MensajePublicado: Mie Ene 20, 2010 04:09    Asunto: Responder citando

samsa escribió:
Clio escribió:


ARGENTINA Y FRANCIA. "Quisiera dejar enterrado ese estigma que pesa sobre mí por ser un escritor latinoamericano que trabaja en Europa. No soy un exiliado. Sustituí un país por otro. Pero de ninguna manera eso fue una eliminación de mi país. ¿Qué otra prueba puedo dar más que mis libros? Si la lejanía se trasluce en mis libros, creo que es positivamente. Europa me dio una óptica que me hizo entender más claramente a América Latina”.



Aaah! Lo entiendo perfectamente.
Hablando de casualidades, no saben lo que es amanecer hoy, luego de dos meses fuera del país, en un pueblo de la vieja Francia, y leer esas palabras casi por casualidad.
Más que entenderlo lo siento!!

Pero…. ¿cómo pudo naturalizarse con estos estirados?

Uf.


Hola.

Pero, samsa, es obvio. A los años peronistas, en general, se los ama o se los odia. ¿Conocés a alguien que haya vivido en esa época que pueda ser neutral? Avisame si lo hay, porque yo aún no encontré a nadie. Laughing

Pero la patria siempre duele. (Ya sé que vos te querés rajar, pero avisame, cuando lo logres, si llegás a escribir un texto como este).

No me bombardees de manera muy cruel, hijo, que sabés que te requiero. Wink

Besotes.


Carta abierta a la patria

Julio Cortázar, 1955

«Esta tierra sobre los ojos, este paño pegajoso, negro de estrellas impasibles, esta noche continua, esta distancia. Te quiero, país, tirado abajo del mar, pez panza arriba, pobre sombra de país, lleno de vientos, de monumentos, de esperpentos, de orgullo sin objeto, sujeto de asaltos, estúpido curdela inofensivo puteando y sacudiendo banderitas, repartiendo escarapelas en la lluvia, salpicando de babas y estupor canchas de fútbol y ring sides. Pobres negros. Te estás quemando a fuego lento y donde el fuego, donde el que come los asados y tira los huesos, malandras, cajetillas, señores y cafishios, diputados, tilingas de apellido compuesto, gordas tejiendo a dos agujas, maestras normales, curas, escribanos, centrofowards livianos, Fangio solo, tenientes primeros, coroneles, generales, marinos, sanidad, carnavales, obispos, bagualas, chamamés, malambos, mambos, tangos, secretarías, subsecretarías, jefes, contrajefes, truco, contraflor al resto.

Y qué carajo si la casita era un sueño, si lo mataron en pelea, si usted lo ve, lo prueba y se lo lleva, liquidación forzosa, se remata hasta lo último. Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía.

Te quiero, tacho de basura que se llevan sobre una cureña envuelto en una bandera que nos legó Belgrano, mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate con su verde consuelo, lotería de pobre.

En cada piso hay alguien que nació haciendo discursos para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos. Pobres negros que untan las ganas de ser blancos, pobres blancos que viven en un carnaval de negros. Qué quiniela, hermanito, en Boedo, en Palermo y Barracas, en los puentes, afuera, en los ranchos que paran la mugre de la pampa, en las casas blanqueadas del silencio del Norte, en las chapas de zinc donde el frío se frota, en la Plaza de Mayo, donde ronda la muerte trajeada de mentira.

Te quiero, país desnudo que sueña con un smoking, vicecampeón del mundo en cualquier cosa, en lo que salga: tercera posición, energía nuclear, justicialismo, vacas, tango, coraje, puño, viveza y elegancia. Tan triste en lo más hondo del grito, tan golpeado en lo mejor de la garufa, tan garifo a la hora de la autopsia.

Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga, no te metás, que vachaché, dale que va, paciencia. La tierra, entre los dedos, la basura en los ojos, es estar triste, ser argentino es estar lejos, y no decir mañana porque ya basta con ser flojo ahora.

Tapándome la cara, me acuerdo de una estrella en pleno campo, me acuerdo de un amanecer de Puna, de Tilcara de tarde, de Paraná fragante, de Tupungato arisca, de un vuelo de flamencos quemando un horizonte de bañados.

Te quiero país, pañuelo sucio, con sus calles cubiertas de carteles peronistas, te quiero sin esperanzas y sin perdón, sin vuelta y sin derecho, nada más que de lejos y amargado. Y de noche.»

Más Besos.
Volver arriba
MVR30
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 27 Jun 2008
Mensajes: 864
Ubicación: Buenos Aires

MensajePublicado: Mie Oct 26, 2011 21:10    Asunto: Comentario Responder citando

Estoy disfrutando Rayuela... una delicia. MVR30
Volver arriba
leo..poco
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 19 Oct 2003
Mensajes: 939
Ubicación: Detrás de la ventana.

MensajePublicado: Dom Sep 09, 2012 11:41    Asunto: Responder citando

Cortázar por Cortázar

RM publica un texto que el argentino escribió mientras corregía las galeradas del 'Libro de Manuel', reflexionando así, en directo, sobre el propio proceso creativo



El Cortázar mágico, el Cortázar fantástico, el Cortázar surrealista sin manifiestos ni ortodoxias. El Cortázar comprometido, el Cortázar solidario, el Cortázar que levanta su máquina de escribir para disparar contra los tiranos y los déspotas. ¿Son, ciertamente, dos escritores diferentes y diferenciados? ¿El argentino renuncia a la ficción cuando quiere hablar de la injusticia y la realidad?

1972, Saignon. Julio Cortázar recibe las galeradas de Libro de Manuel, una novela que el escritor sabe que podría defraudar a muchos de sus lectores, no por su experimentación estética, a la que están costumbrados, sino porque quiere incidir en el estado de las cosas. La denuncia, claro, no será nunca un panfleto en manos del argentino, pero los interrogantes acechan, incluso, a un creador con un discurso propio y un talento admirado y admirable. Por ello, armado con latas de conserva, cigarrillos y vino tinto, se refugia en una camioneta Volkswagen, a la que llamará Fafner, como el dragón de Wagner, para corregir potenciales erratas e imprecisiones y, al mismo tiempo, armar un texto paralelo donde reflexiona sobre su literatura y su responsabilidad social como autor.

    
Fafner
    


Así nace Corrección de pruebas en Alta Provenza, que publica la Editorial RM, con prólogo de Juan Villoro. Precisamente el mexicano, que titula su texto con un elocuente Robinson deliberado, apunta que Cortázar “entra en tensión con la novela que acaba de terminar” y “aunque defiende su vigencia y la necesidad de publicarla, crea un seductor entramado de dudas”. Cortázar, pues, escribe mientras corrige, apunta mientras relee. No es una justificación, o una defensa contra el futuro lector desilusionado, sino una suerte de crítica literaria en el sentido más amplio del término. El escritor que vigila la evolución del escritor mismo.

Para Villoro, “la idea de traslado es una clave”. Se mueve con su “dragón rojo” como, años más tarde, se moverá, junto a Carol Dunlop, en Los autonautas de la cosmopista. ¿Qué es, sino movimiento, la obra de un escritor que juega y, a la vez, no es ajeno al sufrimiento ajeno? Por lo tanto, estamos ante unas notas al margen, un diario de un viaje que, claro, no es únicamente sobre ruedas. Va, nos dice el propio autor, “bastante más allá de acentos, gazapos,… tachaduras”.

Julio Cortázar ha cambiado su forma de trabajo (y la palabra trabajo no le gustaría nada para referirnos a su escritura, posiblemente). Su reclusión ya no es “la penumbra del escritor” de los primeros años, una habitación cerrada y sin ruido (esto tampoco es cierto, ya que no pocas veces escribía mientras viajaba o, incluso, mientras hacía de traductor). Pero ahora no le molesta ni un fondo de música ni, siquiera, “una radio que me da noticias cada cuarto de hora”. Lo que los otros llaman realidad entra y se mezcla con la literatura.

Son interesantes estos apuntes, también, porque leemos, en boca del propio escritor, “la negación de lo literario como proyecto humanista, arquitectónico”. Y es que el autor de Los premios no tira de esquemas preconcebidos, no sigue una estrategia previa, sino que hace de “médium”, la novela o el cuento le escribe a él, que está convencido de que la intuición es la mejor de las brújulas. Cortázar explica, a modo de ejemplo de su metodología (o de la ausencia de ella), cómo Rayuela fue “saliendo poco a poco de una especie de caos en el que el capítulo del tablón fue precedido por otro” que luego no usaría, pero que le sirvió “como una clave de bóveda que se retira al completar el arco”.

Durante la escritura del texto, un diario de trabajo que apenas alcanza las cuarenta páginas, Cortázar tiene que pasar varias tormentas encerrado en su furgoneta. Como si el clima, también, fuera una metáfora de sus miedos: “se acabó el escritor araña, el escritor ermitaño, el señor que frente al caos exterior” permanece impasible. Pero no se trata de abandonar la literatura, ni la individualidad creativa, muy al contrario: comprender que escribir en los momentos convulsos “exige ser más escritor que nunca”.

Si Corrección de pruebas en Alta Provenza, entonces, es un documento de gran valor para aquellos a los que les interesa la metaliteratura, también lo es para los amantes de la literatura en sí y para sí. Mientras el argentino va preguntándose por la necesidad urgente del libro que va a publicar, la radio va informando de lo que luego se conocería como la “masacre de Munich”, cuando, durante los Juegos Olímpicos, un grupo terrorista tomó como rehenes a once integrantes del equipo de Israel, que acabaron muertos, junto a cinco de los terroristas y un policía alemán. Y Cortázar va escuchando la matanza mientras comprueba cómo, de alguna manera, los lejanos acontecimientos, terribles, entran en la lógica del propio texto que tiene delante de sus narices: “me ha tocado de nuevo vivir un juego de coincidencias que sólo los hipócritas encontrarán casuales, corregir las pruebas de un libro donde a cada página venían a pegarse, falenas monstruosas, las noticias que lo confirmaban”. Las dos orillas, la realidad y la ficción, observadas por alguien que vive en el puente (que, tan sólo aparentemente, las separa).


Fuente: http://www.lavanguardia.com/libros/20120829/54341643319/cortazar-por-cortazar.html#ixzz25z04I71E
Volver arriba
leo..poco
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 19 Oct 2003
Mensajes: 939
Ubicación: Detrás de la ventana.

MensajePublicado: Vie Mar 29, 2013 14:21    Asunto: Responder citando



Lo he encontrado aquí: Imprescindibles

Saludos.
Volver arriba
azulete
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 30 Abr 2006
Mensajes: 735
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Dom Mar 31, 2013 15:18    Asunto: Cortazar Responder citando

¡Inmenso Cortazar!
Me ha encantado
Gracias por subirlo.
Volver arriba
leo..poco
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 19 Oct 2003
Mensajes: 939
Ubicación: Detrás de la ventana.

MensajePublicado: Dom Abr 07, 2013 17:35    Asunto: Responder citando

Julio Cortázar entrevistado en México en la Librería El Juglar.



En este video de 1983 lo vemos en El Juglar, entre libros, aunque triste y quizás deprimido, Carol Dunlop su mujer había fallecido recién el 2 de noviembre de 1982. Julio murió el 12 de febrero de 1984. Dos días después, fue enterrado en el cementerio de Montparnasse, en la misma tumba donde yacía Carol.


Volver arriba
azulete
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 30 Abr 2006
Mensajes: 735
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Jue Abr 11, 2013 07:10    Asunto: Cortazar Responder citando

Esas entrevistas son joyas que hay que guardar como oro en paño. Un legado único. Cortazar sigue vivo ahí con su enorme humanidad, su visión de la vida entretejida con la literatura. Las sublimes palabras le fluyen de forma natural, tranquila y sin fisuras. Palabras que lo expresan todo. No sólo habla de su obra, sino del mundo, de la vida, de la repercusión de los hechos en la vida de todos.

El intercambio entre entrevistador y entrevistado no se limita a preguntas y respuestas concisas. Va mucho más allá. Pocos personajes despliegan ese abanico intelectual tan extenso y completo. Julio llena la pantalla. ¡chapeau! y un diez también para el entrevistador.

Julio para siempre al alcance de sus lectores y amigos.

¿Sabría él de la trascendencia de esos videos en el futuro, lo pensaría consciente o inconscientemente? Creo que sí, la muerte le rondaba de cerca.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5
Página 5 de 5