elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Espérame en el bar



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
hermes de paula quezada
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 27 Abr 2003
Mensajes: 522
Ubicación: Republica Dominicana

MensajePublicado: Jue May 30, 2013 01:04    Asunto: Espérame en el bar Responder citando

Hoy cambiaron las cosas en el bar. La esquina más oscura, donde siempre me esperaba, estaba vacía. Noemí me había llamado temprano para decirme que hoy le tocaba hasta las dos de la madrugada. Que a partir de esa hora estaba a mi disposición. -Tú sabes que cuando te llamo no te engaño, -me dijo por teléfono. Muy alegre, como de costumbre. Noemí y yo no nos conocimos en Groam’s Café. Desde ahí empezamos a hablar de nuestro pasado y coincidimos en que éramos tal para cual. El uno para el otro. Que nos habíamos conocido para llevar juntos una vida bohemia. -La única diferencia es que gozamos los dos, pero tú tienes que gastar y a mí me pagan por estar aquí, me decía sonriendo. Pero esta es una vida divertida, seguía explicándome como si las hazañas nocturnas la hubiesen redimido de un castigo hogareño. Yo siempre estaba de acuerdo con ella y nunca discutíamos acerca de problemas de la sociedad ni cuestiones de género, aun cuando me decía que el matrimonio era una mierda, que había que buscar parejas desechables. Noemí resaltaba mis virtudes. Mi belleza espiritual por encima de la física. -Tú eres una buena persona, te aprecio bastante. Eres diferente a todos los hombres que he conocido.
Después de haber tomado unos tragos en el Hangar, le pedí al comandante Genao que fuéramos al bar. Habían cambiado todo, incluyendo a las mujeres. Llegamos y nos miramos sorprendidos cuando notamos el cambio. Entre las mujeres, todas exageradamente fuera de peso, busqué el rostro de Noemí. Descarté la posibilidad de encontrarme con ella. Pero no hice caso a lo que me dijo la gorda que estaba seduciendo al viejo de la gorra roja, Noemí ya no trabaja aquí.
Esas palabras cayeron como flechas a mis oídos. Empecé a preocuparme por Noemí. Era la primera vez que me dejaba esperando. Salí a llamarla pero no contestó. El móvil estaba apagado. Dos horas después, recibí un mensaje.

De: NOEMÍ
12-Abr-2013 21: 42
Aviso de disponibilidad:
Llamaste a esta persona cuando
no podía recibir llamadas, ahora
ya está disponible. Este mensaje
es gratuito.

Volví a llamar y en medio de los gritos escuché una voz: “Si eras amigo de mi prima, esta noticia te va a caer muy mal. Cuando me llamaron al trabajo creí que era jugando, porque la dejé llena de vida esta mañana.-Dime y qué paso, -le grité con el corazón casi explotándome el pecho. -Su esposo la mató, -me respondió con la voz ahogada en el llanto. Eso salió en todos los periódicos, ya verás cuando Cavada lo vocee en el noticiero y nos graben llorando y pidiendo justicia, como si con eso fuésemos a revivir a Noemí, -volvió y me dijo. La conversación se cortó de repente. Genao y yo seguimos bebiendo. La imagen de Noemí empezó a cavar mi memoria. A veces sentía en mi oído el roce de su respiración. Hoy no se escuchó la canción de despedida ni el acostumbrado consejo… Coja derechito para su casa, no invente…, sino que la música bajó de golpe.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1