elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

37 relatos para...


Ir a página Anterior  1, 2
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
Tiesto
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 25 Mar 2010
Mensajes: 78

MensajePublicado: Dom Mar 31, 2013 00:12    Asunto: La rubia de El clavo Bar Responder citando

Muy interesantes.
Volver arriba
Tiesto
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 25 Mar 2010
Mensajes: 78

MensajePublicado: Lun Abr 01, 2013 02:07    Asunto: Responder citando

Me palpo y sigo vivo como dice el bachatero.
Volver arriba
Marcus
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 29 Oct 2008
Mensajes: 241
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Vie Abr 05, 2013 06:22    Asunto: Responder citando

Seguir vivo lo es todo. Luego, todo se puede arreglar.
Espero que disfrutes del libro.
Saludos.
Volver arriba
Marcus
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 29 Oct 2008
Mensajes: 241
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Jue Oct 16, 2014 11:32    Asunto: Responder citando

Voy añadiendo más relatos a los 37 iniciales, algunos largos y otros cortos. Creo que el libro roza los 50º y subiendo....

FUERA DE MI JARDÍN

Tengo el frigorífico lleno a rebosar de cervezas frías y mi esposa ha comprado cordero, entraña y hamburguesas. La barbacoa de atrás está lista, con un montón de leña pequeña bien apilada.
El hombre abre la puerta de su casa y mira al jardín.
Incluso ayer vinieron unas mujeres a limpiar el garaje, por si los hombres nos queremos escapar un rato de la fiesta y tirar unos dardos.
Pasea por el jardín, conforme con la ordenada disposición de todo. Echa un vistazo a su nuevo todoterreno, bien visible al lado de la entrada de la parcela. Se agacha y pasa la palma de la mano por encima del césped recién cortado. Arruga la nariz, aunque está satisfecho con los preparativos para la fiesta. Sale hasta la calle sin ver acercarse a nadie. Mira a lo lejos, la calle es una suave ola de cemento a lado y lado de la cual se alinean cientos de casas simétricas con jardín. Su casa está elevada, justo en el punto más elevado de una colina.
El hombre da media vuelta. Entra en la vivienda, decide esperar a los invitados detrás de las cristaleras. Transcurren unos minutos en los que no pasa nada. Y en una esquina de la parcela aparecen tres mequetrefes que miran a ver si hay alguien. Llevan un balón de fútbol. Rápidamente trazan entre dos arbustos la línea de gol y empiezan a chutar una bimba de cuero viejo y costuras abiertas. Tiran y se mueven sobre el césped sin apenas hacer ruido, como si fueran cazadores furtivos. El hombre sale apresurado.
¡Niños asquerosos! ¡Sodomitas! ¡Fuera de aquí, este es mi jardín! ¡Fuera de mi jardín!
El hombre observa la huída despavorida. Olvidan el balón, que parece una estatua posmoderna sobre el césped perfecto. Lleno de ira, el propietario chuta la pelota para alejarla de ahí con tal mala fortuna que el esférico impacta contra la luna del todoterreno, dejando un beso de polvo dividido en hexagonales. Corre para comprobar que no ha roto el vidrio. A la vez, la pelota empieza a rodar con velocidad por la pendiente de asfalto. Rápido, les dice un pájaro a los niños que corren calle abajo. Lanzados, los niños empiezan a perseguirla, el hombre espera a los invitados, el cuero se marcha transformándose en un sueño inalcanzable, las unifamiliares se replican en silencio unas a otras hasta llegar a un horizonte brumoso que parece disolver el mediodía.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2
Página 2 de 2