elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Valentín Amaro



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Antología Alepha
Autor Mensaje
Valentín Amaro
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Sep 2002
Mensajes: 1070
Ubicación: Rep. Dominicana

MensajePublicado: Mie May 16, 2007 12:19    Asunto: Valentín Amaro Responder citando

A MODO DE BIOGRAFÍA

Valentín Amaro es mi nombre. Nací en Gaspar Hernández, República Dominicana allá por el año de 1969. La poesía es mi gran pasión, en otras labores cotidianas que me permiten sobrevivir, soy Administrador de Empresas, mercadólogo, gestor cultural. Tengo una especialidad en Gestión y Educación Universitaria por la Universidad Católica Santo Domingo. Mis poemas han sido publicados en los periódicos de mi país “Listín Diario” y “El Caribe”. También en la Revista del Círculo Literario El Aleph, en el Boletín del Taller Literario César Vallejo, en las revistas virtuales de poesía Letras Salvajes del poeta puertorriqueño Alberto Martínez Márquez y en Paradoja del poeta y editor dominicano José Alejandro Peña. Soy miembro del Taller Literario César Vallejo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y del Círculo Literario El Aleph. En el año 2005 viví en San Francisco de Macorís e hice vida literaria en el Taller Literario Domingo Moreno Jiménez del CURNE-UASD y con los miembros de La Chocolatera. Esta experiencia cambió totalmente mi forma de ver la literatura y la vida. He pertenecido y pertenezco al Taller del escritor argentino Marcelo di Marco y en la actualidad dirijo el Círculo Creativo de la República, espacio de creación artística de la Biblioteca República Dominicana. En el 2006, la Editora Nacional de mi país me publicó mi primer libro de poesía "En el temblor de las visiones". Este libro también fue publicado en este año 2007 por la Sociedad Internacional de Escritores que funciona en West Virginia, Estados Unidos y que permitirá la difusión de mi trabajo poético en otros mares.

Desde el año 2002 hago vida literaria aquí en el ALEPH.COM, espacio al que tengo un especial agradecimiento pues me permite compartir con escritores de otros países hermanos.
______________________________________________________


GRISES

Beso de luna. Fría la noche
y ensartados en su urdimbre
los tristes hombrecillos
se levantan

A dura voz
uno a uno preguntan
el porque de su caída

Nadie les ha dicho
que son polvo y olvido
tránsito y quimera
sombra y nostalgia
y tristes partos
de un raro dios
sin nombre

____________________________________________________


A SOLAS


El miedo
—pájaro en acecho—
me abraza al silencio

Estoy solo
las preguntas de los siglos
a cuestas
como viejo asilado
que da vueltas y vueltas

¿Qué espero?

¿Qué invento?

¿y qué de mi andar desnudo entre las paredes desnudas de la casa?

Señor, ¿y qué de esta lucha con espectros silentes de la noche?


_________________________________________________________


LA ESTATUA DE SAL


El hombre
—una casa viva y vacía—
un silencio pesado
como el mundo

Y en el insomnio
abrumado de horas
las preguntas punzantes:

¿Qué hacer cuando la máscara se cae?
¿Qué hacer,
con las frías palabras, los inventos
las frases embarradas de estiércol?

Y aún más
¿Qué hacer con el fétido aliento
de las horas?

_______________________________________________________

18 DE AGOSTO

“ Yo vengo de tan lejos y de tantas palabras,
vengo de tantos vientres con inéditos gritos,
que me sube la voz igual que un ojo”
Manuel del Cabral



Hoy,
los pies del cansancio no responden
las frases aprendidas no resultan
y mi tímido y triste andar
no me salva

A esta hora,
el atalaya de la torre no está
ha salido tras el mármol dorado
y desprecia las tristes casas de cartón

Las siluetas de la tarde
confirman los presagios:
apenas silencio, apenas polvo
apenas miedo en las calles

Y en los ojos de mi andar funesto
y el sueño cargado de noches
con imágenes de fantasmas
abriéndose como lagartos

¿Y estos duendecillos danzando en mi espalda?

Padre, ¿Y qué estos pies de la ansiedad
cayéndose?


__________________________________________________________


DESTIERRO


Al Gran Poeta dominicano Franklin Mieses Burgos
In memorian



Desplomándose
un ángel

El mar
vidente errante
presagia los tiempos

De la sal alguien en la fría vorágine
en la incertidumbre de las lilas
eleva cantos tristes

Huir quiere
pero golpea su miedo el arrecife
un coral sus duras trenzas

El ángel se duerme
se sabe solo, vacío, derrotado, perdido

Y allá, indiferente
alguien sigue cantado coros tristes…


__________________________________________________________


GRITO DEL AEDA


“ Preguntas y sólo responde tu casa,
el leve apogeo de tu sangre...”
Ana Enriqueta Terán



Una soledad de humo y tiempo
un mutismo de horas infinitas

Y otra vez
un aeda desvistiéndose de sus máscaras
lengua de polvo de un vidente errante
en el siniestro exilio de su canto primero

Pero aún,
en la garganta cansada
el grito ardiente de sus voces
las palabras pendientes
reclamando el rezo y el canto

Otra vez
el sonámbulo andar de la parda agonía
de saberse vivo
con el mensaje a cuestas
y la prisa de las horas
insistentes, oblicuas
c
a
y
e
n
d
o







________________________________________________________


NOCHE DISPERSA


Ancha, apretada la madeja
la hormiga se pierde
grita sin comprender su misterio
su cara de sol en la moneda

Del otro lado
unos sueños abismándose
en la noche del frío asfalto
y en las visiones mojadas de alcohol

Sedientas aletean sus ansias
las moscas de harapos
a lo lejos, un gato maúlla

La noche
es dispersa en su humus
en la ansiedad de su azar
y en su vapor
de sangre
azufre
y muerte



_________________________________________________________


INSOMNIO DE ESCRIBA


A José Mármol

Frío y esquelético
con ojos de botella irredenta
de la noche un hombre traspasa
el umbral
poniendo su voz de nadie en mi hombro

Doblega el sueño
se inclina, escribe algo en el suelo
seca impurezas de su cara
tose, eructa, bosteza
un pavor de años le aturde

Afuera,
un sórdido roncar de sapos en la niebla
otro, de cerca, abraza sus tinieblas
grita su vacío
lerdo, insomne, casi muerto

Y así
la noche
—diosa indoblegable y burlona—
le pierde en sus fauces
de tedio
espanto
y miedo


___________________________________________________



EN MIS SUEÑOS


En mis sueños,
deslumbrada y agónica
esta ciudad eterna
me nombra

Una vieja bandera
danza en lo alto de la plaza
una multitud en el grito
se derrama en mi cuerpo

Insomne
vacilo en las llagas de su cintura
desdoblado en mis papiros
de escriba rebelde

y en este andar a tientas,
quién soy sino un vidente
invadido de alas verdes,
cuerpo atrapado de un fantasma
y un bufón olvidado
en el tedio del azar

____________________________________________________


MEDIANOCHE Y DESTIERRO



“Todavía me duelen
las manos que me faltan”
Olga Orozco



Se mete la noche en mi boca
en mis manos un torvo tiempo
andar de lodo y cieno
en iras cargadas de horas

Y otra vez,
mi agónico grito de cantor
vidente a tientas en el tedio de las manos
vieja iglesia plena de sombras

Aterrado
me vuelco en queja lenta
y celebra mi destierro
un cielo indiferente

Densas hojas negras
caen de mi árbol
y me anula en sus corazas
la noche

________________________________________________


EL POETA


Gris y descalzo
el poeta arma su hendidura
se busca en su infancia
—patria de la que nunca ha logrado escapar—
disperso en imágenes
y disgregado
en el tedio de las horas

___________________________________________________


OTRA VEZ DE AUSENCIAS

otra vez de ausencias
me puebla el silencio
en mi inconmensurable pequeñez
de hombre y renacuajo

No sé,
sufro la extraña manía
de renunciar siempre a todo
fatigado de estos pies
de estos ojos
y estas manos
que esgrimen mis versos
como me esgrime la noche


II

¿Y qué si en mi turno
de dios pardo y cansado
prefiero todavía
la danza bajo la lluvia
el sortilegio de los viernes santos
hablar con las estatuas
lanzarme de espaldas tres veces al mar
y desnudarme en los corredores
de esta casa viva y vacía?

_______________________________________________________



SANGRE ANCESTRAL

La mano incansable recordándote
el gesto incorregible de mis labios
esta sangre ancestral y salvaje
persiguiéndome
y en el temblor de estas cosas que escribo
¿Para quién, para qué?

¿Qué frío escarabajo cargado de ojos y mañas
se esconde en las grietas de mi mundo?

________________________________________________________


CON EL ATUENDO GRIS

Pleno de mí
volviendo al dogma de la noche
aguardando la nada
la absurda nada
en el atuendo gris
de los días recorridos
descalzo
dispar
cantando


_______________________________________________


SIN TRAJES POR EL POLVO


A Sandra Orellana y Pedro Ortega

Llaga la tarde su honda muerte
vamos sin trajes por el polvo
y son muros
estos cuerpos tendidos
al lenguaje del misterio

Cuando escribo, ¿Quién escribe?
quién acerca nuestros pies al caos
y aprieta nuestras gargantas?

Mueren las horas
usted y yo danzamos
al son de palabras dictadas
pero, ¿Quién las dicta?

¿Quién en el silencio
de estas noches largas
toma nuestra voz y grita?

No hay respuesta
sólo danzamos y cantamos
a sabiendas del llamado
y de la carga
como hace mil años

______________________________________________________

DELIRANDO

Un hombre
—molesta náusea de siempre—
viejo sombrero olvidado
caja abandonada y vacía
mueca de un payaso jubilado

Asilado porque sí
muerde su lengua
gruñe solo
estalla en cada oquedad perdida

Grita su oscuridad
embiste las frías paredes

Se cae
cree levantarse
y no puede

Se sabe perdido
no responden sus dioses de la tierra
los jerarcas de su insomnio
delira, agoniza, muere

Afuera hay fiesta alborotada
y cantan los gallos…



_________________________________________________________


HOMBRE DANZANDO EN LO OSCURO


A Yeyé Concepción
en la hermandad de la poesía



Hay un hombre danzando en lo oscuro
mudo, en los ojos del delirio

Nada sabe de su azar
ni de los pequeños dioses
que vigilan su otoño

Hay un hombre danzando en lo oscuro
perdido, tropezando a cada paso
en cada burdo intento
de su drama interminable

Danza y danza
él es la oscuridad
él tiene nombre de sombra y pesar
él es un golpe de dados

Hay un hombre danzando en lo oscuro
abrazado a su soledad
al tedio
a la errancia
y a los sueños fragmentados

_________________________________________________________


EN EL TEMBLOR DE LAS VISIONES

"Tendré un nuevo ser
un ritmo cenital que me hace
Libre de todos los augurios de la tierra”
Francisco Matos Paoli



Danzando en derredor
el hombre, preciso corta el trigo
sin parar, jadeando
como quien se muere
amando sudoroso a una mujer negra
extrañamente negra
eternamente negra

Habla en lenguas, gime
y es su gemido el desgarre
de un dolor de años, de siglos

Busca los dioses de su mundo
de su atragantado mundo
de su vulnerable mundo
pero es tarde, nadie le escucha
nadie sabe de su luna colgando en su infancia
nadie sabe de los espectros girando en torno suyo
nadie ha esgrimido su espada en el hambre siniestra
nadie le ha visto caminando
en las paredes desnudas de su casa
ni cuando en su extrema paranoia araba su invierno
y en los ojos de sapo triste
volvía a su niñez agreste y cansada
hablando con sus muertos
y cruzaba la pradera
donde cada noche Isabel salía
con su falda negra y le cubría el rostro
y luego volaba hasta desaparecer
entre los árboles
dejándolo inerte, moribundo
hasta que un temblor de visiones
le despertaba y volvía a su casa
y cantaba hasta amanecer
llorando, volviendo a la vida
_________________________________________


LOS AMANTES

"Los amantes rendidos se miran y se tocan
una vez más antes de oler el día".
Julio Cortázar



Un estrecho caracol
las babosas en su humedad
borrachas de sal

En su afán eterno,
las lenguas buscándose
en su furor la tarde cayendo
y grises los ojos del cansancio
y el triste volver a la vida
con los sueños de papel
y un gastado caer de las caricias al polvo

¿Y si la noche se extiende al grito pleno de los amantes?

¿Y si muda la paloma reclama la herida final?

En el humo de su viaje,
en la locura agónica
un velo cubre a los amantes
tienen serpientes en lugar de brazos
y eligen vivir, muriendo

____________________________________________________________


EN LOS OJOS DEL ROCÍO


Los ojos de ámbar clavados
en el barro que soy
las manos listas
en el molde
ríe la blanca alfarera
mira la luna llena
sopla en mi nariz y descansa

Al sexto día
me bebe en densos gajos
me cabalga
plena en su danza

Más tarde
en los ojos del rocío
me mira
y me devuelve al polvo
________________________________________________________



EN LAS AGUAS

"Déjame seguir parasitando
en tu costado abierto
hasta el alba más alba"
LOYOLA



Dudas y sombras
en la Senda Angosta
asidos a tus vestiduras
con la mirada cansada
en tu mirada

Ladeados por el viento andamos mi Dios
en esta tierra de muertos
que entierran a sus muertos

Y en el silencio
de las noches ebrias
la pregunta eterna
como gota de agua en la piedra
como el mar sobre los arrecifes
Señor, ¿a quién iremos?

___________________________________________________










_______________________________________________
Volver arriba
Valentín Amaro
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Sep 2002
Mensajes: 1070
Ubicación: Rep. Dominicana

MensajePublicado: Mie Ago 26, 2015 18:49    Asunto: Re: Valentín Amaro Responder citando

Valentín Amaro escribió:
A MODO DE BIOGRAFÍA

Valentín Amaro es mi nombre. Nací en Gaspar Hernández, República Dominicana allá por el año de 1969. La poesía es mi gran pasión, en otras labores cotidianas que me permiten sobrevivir, soy Administrador de Empresas, mercadólogo, gestor cultural. Tengo una especialidad en Gestión y Educación Universitaria por la Universidad Católica Santo Domingo. Mis poemas han sido publicados en los periódicos de mi país “Listín Diario” y “El Caribe”. También en la Revista del Círculo Literario El Aleph, en el Boletín del Taller Literario César Vallejo, en las revistas virtuales de poesía Letras Salvajes del poeta puertorriqueño Alberto Martínez Márquez y en Paradoja del poeta y editor dominicano José Alejandro Peña. Soy miembro del Taller Literario César Vallejo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y del Círculo Literario El Aleph. En el año 2005 viví en San Francisco de Macorís e hice vida literaria en el Taller Literario Domingo Moreno Jiménez del CURNE-UASD y con los miembros de La Chocolatera. Esta experiencia cambió totalmente mi forma de ver la literatura y la vida. He pertenecido y pertenezco al Taller del escritor argentino Marcelo di Marco y en la actualidad dirijo el Círculo Creativo de la República, espacio de creación artística de la Biblioteca República Dominicana. En el 2006, la Editora Nacional de mi país publicó mi primer libro de poesía "En el temblor de las visiones". Este libro también fue publicado en este año 2007 por la Sociedad Internacional de Escritores que funciona en West Virginia, Estados Unidos y que permitirá la difusión de mi trabajo poético en otros mares.

Desde el año 2002 hago vida literaria aquí en el ALEPH.COM, espacio al que tengo un especial agradecimiento pues me permite compartir con escritores de otros países hermanos.
______________________________________________________


GRISES

Beso de luna. Fría la noche
y ensartados en su urdimbre
los tristes hombrecillos
se levantan

A dura voz
uno a uno preguntan
el porque de su caída

Nadie les ha dicho
que son polvo y olvido
tránsito y quimera
sombra y nostalgia
y tristes partos
de un raro dios
sin nombre

____________________________________________________


A SOLAS


El miedo
—pájaro en acecho—
me abraza al silencio

Estoy solo
las preguntas de los siglos
a cuestas
como viejo asilado
que da vueltas y vueltas

¿Qué espero?

¿Qué invento?

¿y qué de mi andar desnudo entre las paredes desnudas de la casa?

Señor, ¿y qué de esta lucha con espectros silentes de la noche?


_________________________________________________________


LA ESTATUA DE SAL


El hombre
—una casa viva y vacía—
un silencio pesado
como el mundo

Y en el insomnio
abrumado de horas
las preguntas punzantes:

¿Qué hacer cuando la máscara se cae?
¿Qué hacer,
con las frías palabras, los inventos
las frases embarradas de estiércol?

Y aún más
¿Qué hacer con el fétido aliento
de las horas?

_______________________________________________________

18 DE AGOSTO

“ Yo vengo de tan lejos y de tantas palabras,
vengo de tantos vientres con inéditos gritos,
que me sube la voz igual que un ojo”
Manuel del Cabral



Hoy,
los pies del cansancio no responden
las frases aprendidas no resultan
y mi tímido y triste andar
no me salva

A esta hora,
el atalaya de la torre no está
ha salido tras el mármol dorado
y desprecia las tristes casas de cartón

Las siluetas de la tarde
confirman los presagios:
apenas silencio, apenas polvo
apenas miedo en las calles

Y en los ojos de mi andar funesto
y el sueño cargado de noches
con imágenes de fantasmas
abriéndose como lagartos

¿Y estos duendecillos danzando en mi espalda?

Padre, ¿Y qué estos pies de la ansiedad
cayéndose?


__________________________________________________________


DESTIERRO


Al Gran Poeta dominicano Franklin Mieses Burgos
In memorian



Desplomándose
un ángel

El mar
vidente errante
presagia los tiempos

De la sal alguien en la fría vorágine
en la incertidumbre de las lilas
eleva cantos tristes

Huir quiere
pero golpea su miedo el arrecife
un coral sus duras trenzas

El ángel se duerme
se sabe solo, vacío, derrotado, perdido

Y allá, indiferente
alguien sigue cantado coros tristes…


__________________________________________________________


GRITO DEL AEDA


“ Preguntas y sólo responde tu casa,
el leve apogeo de tu sangre...”
Ana Enriqueta Terán



Una soledad de humo y tiempo
un mutismo de horas infinitas

Y otra vez
un aeda desvistiéndose de sus máscaras
lengua de polvo de un vidente errante
en el siniestro exilio de su canto primero

Pero aún,
en la garganta cansada
el grito ardiente de sus voces
las palabras pendientes
reclamando el rezo y el canto

Otra vez
el sonámbulo andar de la parda agonía
de saberse vivo
con el mensaje a cuestas
y la prisa de las horas
insistentes, oblicuas
c
a
y
e
n
d
o







________________________________________________________


NOCHE DISPERSA


Ancha, apretada la madeja
la hormiga se pierde
grita sin comprender su misterio
su cara de sol en la moneda

Del otro lado
unos sueños abismándose
en la noche del frío asfalto
y en las visiones mojadas de alcohol

Sedientas aletean sus ansias
las moscas de harapos
a lo lejos, un gato maúlla

La noche
es dispersa en su humus
en la ansiedad de su azar
y en su vapor
de sangre
azufre
y muerte



_________________________________________________________


INSOMNIO DE ESCRIBA


A José Mármol

Frío y esquelético
con ojos de botella irredenta
de la noche un hombre traspasa
el umbral
poniendo su voz de nadie en mi hombro

Doblega el sueño
se inclina, escribe algo en el suelo
seca impurezas de su cara
tose, eructa, bosteza
un pavor de años le aturde

Afuera,
un sórdido roncar de sapos en la niebla
otro, de cerca, abraza sus tinieblas
grita su vacío
lerdo, insomne, casi muerto

Y así
la noche
—diosa indoblegable y burlona—
le pierde en sus fauces
de tedio
espanto
y miedo


___________________________________________________



EN MIS SUEÑOS


En mis sueños,
deslumbrada y agónica
esta ciudad eterna
me nombra

Una vieja bandera
danza en lo alto de la plaza
una multitud en el grito
se derrama en mi cuerpo

Insomne
vacilo en las llagas de su cintura
desdoblado en mis papiros
de escriba rebelde

y en este andar a tientas,
quién soy sino un vidente
invadido de alas verdes,
cuerpo atrapado de un fantasma
y un bufón olvidado
en el tedio del azar

____________________________________________________


MEDIANOCHE Y DESTIERRO



“Todavía me duelen
las manos que me faltan”
Olga Orozco



Se mete la noche en mi boca
en mis manos un torvo tiempo
andar de lodo y cieno
en iras cargadas de horas

Y otra vez,
mi agónico grito de cantor
vidente a tientas en el tedio de las manos
vieja iglesia plena de sombras

Aterrado
me vuelco en queja lenta
y celebra mi destierro
un cielo indiferente

Densas hojas negras
caen de mi árbol
y me anula en sus corazas
la noche

________________________________________________


EL POETA


Gris y descalzo
el poeta arma su hendidura
se busca en su infancia
—patria de la que nunca ha logrado escapar—
disperso en imágenes
y disgregado
en el tedio de las horas

___________________________________________________


OTRA VEZ DE AUSENCIAS

otra vez de ausencias
me puebla el silencio
en mi inconmensurable pequeñez
de hombre y renacuajo

No sé,
sufro la extraña manía
de renunciar siempre a todo
fatigado de estos pies
de estos ojos
y estas manos
que esgrimen mis versos
como me esgrime la noche


II

¿Y qué si en mi turno
de dios pardo y cansado
prefiero todavía
la danza bajo la lluvia
el sortilegio de los viernes santos
hablar con las estatuas
lanzarme de espaldas tres veces al mar
y desnudarme en los corredores
de esta casa viva y vacía?

_______________________________________________________



SANGRE ANCESTRAL

La mano incansable recordándote
el gesto incorregible de mis labios
esta sangre ancestral y salvaje
persiguiéndome
y en el temblor de estas cosas que escribo
¿Para quién, para qué?

¿Qué frío escarabajo cargado de ojos y mañas
se esconde en las grietas de mi mundo?

________________________________________________________


CON EL ATUENDO GRIS

Pleno de mí
volviendo al dogma de la noche
aguardando la nada
la absurda nada
en el atuendo gris
de los días recorridos
descalzo
dispar
cantando


_______________________________________________


SIN TRAJES POR EL POLVO


A Sandra Orellana y Pedro Ortega

Llaga la tarde su honda muerte
vamos sin trajes por el polvo
y son muros
estos cuerpos tendidos
al lenguaje del misterio

Cuando escribo, ¿Quién escribe?
quién acerca nuestros pies al caos
y aprieta nuestras gargantas?

Mueren las horas
usted y yo danzamos
al son de palabras dictadas
pero, ¿Quién las dicta?

¿Quién en el silencio
de estas noches largas
toma nuestra voz y grita?

No hay respuesta
sólo danzamos y cantamos
a sabiendas del llamado
y de la carga
como hace mil años

______________________________________________________

DELIRANDO

Un hombre
—molesta náusea de siempre—
viejo sombrero olvidado
caja abandonada y vacía
mueca de un payaso jubilado

Asilado porque sí
muerde su lengua
gruñe solo
estalla en cada oquedad perdida

Grita su oscuridad
embiste las frías paredes

Se cae
cree levantarse
y no puede

Se sabe perdido
no responden sus dioses de la tierra
los jerarcas de su insomnio
delira, agoniza, muere

Afuera hay fiesta alborotada
y cantan los gallos…



_________________________________________________________


HOMBRE DANZANDO EN LO OSCURO


A Yeyé Concepción
en la hermandad de la poesía



Hay un hombre danzando en lo oscuro
mudo, en los ojos del delirio

Nada sabe de su azar
ni de los pequeños dioses
que vigilan su otoño

Hay un hombre danzando en lo oscuro
perdido, tropezando a cada paso
en cada burdo intento
de su drama interminable

Danza y danza
él es la oscuridad
él tiene nombre de sombra y pesar
él es un golpe de dados

Hay un hombre danzando en lo oscuro
abrazado a su soledad
al tedio
a la errancia
y a los sueños fragmentados

_________________________________________________________


EN EL TEMBLOR DE LAS VISIONES

"Tendré un nuevo ser
un ritmo cenital que me hace
Libre de todos los augurios de la tierra”
Francisco Matos Paoli



Danzando en derredor
el hombre, preciso corta el trigo
sin parar, jadeando
como quien se muere
amando sudoroso a una mujer negra
extrañamente negra
eternamente negra

Habla en lenguas, gime
y es su gemido el desgarre
de un dolor de años, de siglos

Busca los dioses de su mundo
de su atragantado mundo
de su vulnerable mundo
pero es tarde, nadie le escucha
nadie sabe de su luna colgando en su infancia
nadie sabe de los espectros girando en torno suyo
nadie ha esgrimido su espada en el hambre siniestra
nadie le ha visto caminando
en las paredes desnudas de su casa
ni cuando en su extrema paranoia araba su invierno
y en los ojos de sapo triste
volvía a su niñez agreste y cansada
hablando con sus muertos
y cruzaba la pradera
donde cada noche Isabel salía
con su falda negra y le cubría el rostro
y luego volaba hasta desaparecer
entre los árboles
dejándolo inerte, moribundo
hasta que un temblor de visiones
le despertaba y volvía a su casa
y cantaba hasta amanecer
llorando, volviendo a la vida
_________________________________________


LOS AMANTES

"Los amantes rendidos se miran y se tocan
una vez más antes de oler el día".
Julio Cortázar



Un estrecho caracol
las babosas en su humedad
borrachas de sal

En su afán eterno,
las lenguas buscándose
en su furor la tarde cayendo
y grises los ojos del cansancio
y el triste volver a la vida
con los sueños de papel
y un gastado caer de las caricias al polvo

¿Y si la noche se extiende al grito pleno de los amantes?

¿Y si muda la paloma reclama la herida final?

En el humo de su viaje,
en la locura agónica
un velo cubre a los amantes
tienen serpientes en lugar de brazos
y eligen vivir, muriendo

____________________________________________________________


EN LOS OJOS DEL ROCÍO


Los ojos de ámbar clavados
en el barro que soy
las manos listas
en el molde
ríe la blanca alfarera
mira la luna llena
sopla en mi nariz y descansa

Al sexto día
me bebe en densos gajos
me cabalga
plena en su danza

Más tarde
en los ojos del rocío
me mira
y me devuelve al polvo
________________________________________________________



EN LAS AGUAS

"Déjame seguir parasitando
en tu costado abierto
hasta el alba más alba"
LOYOLA



Dudas y sombras
en la Senda Angosta
asidos a tus vestiduras
con la mirada cansada
en tu mirada

Ladeados por el viento andamos mi Dios
en esta tierra de muertos
que entierran a sus muertos

Y en el silencio
de las noches ebrias
la pregunta eterna
como gota de agua en la piedra
como el mar sobre los arrecifes
Señor, ¿a quién iremos?

___________________________________________________










_______________________________________________
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Antología Alepha Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1