elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Anne Sexton


Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 9, 10, 11
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14696

MensajePublicado: Jue Feb 01, 2018 09:27    Asunto: Responder citando

Todos ustedes ya saben la historia de la otra mujer

Es un pequeño Walden.
Ella jadea en voz baja
mientras el cuerpo de él despega y vuela,
vuela recto como una flecha.
Pero es una mala traducción.
La luz del día no es amiga de nadie.
Dios irrumpe como el propietario
y destella en su lámpara metálica.
Ella ahora se siente más o menos.
Él reacomoda sus huesos,
retrasando el reloj una hora.
Ella conoce la carne, ese globo de piel,
los miembros relajados, las tablas,
el techo, el techo desmontable.
Ella es su selección, media jornada.
¡Ustedes también saben la historia! Miren,
cuando esto acaba él la cuelga,
como un teléfono, de vuelta.


You All Know the Story of the Other Woman

It’s a little Walden.
She is private in her breathbed
as his body takes off and flies,
flies straight as an arrow.
But it’s a bad translation.
Daylight is nobody’s friend.
God comes in like a landlord
and flashes on his brassy lamp.
Now she is just so-so.
He puts his bones back on,
turning the clock back an hour.
She knows flesh, that skin ballon,
the unbound limbs, the boards,
the roof, the removeable roof.
She is his selection, part time.
You know the story too! Look,
when it is over he places her,
like a phone, back on the hook.


? Extraído de Anne Sexton: Love Poems, Houghton, 1969. Traducción de ©Ernesto Hernández Busto, 2015.

Tomado de Buenos Aires Poetry:

http://buenosairespoetry.com/2016/08/19/todos-ustedes-ya-saben-la-historia-de-anne-sexton/
Volver arriba
Sol
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 26 Dic 2001
Mensajes: 4106
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Jue Feb 01, 2018 19:52    Asunto: Responder citando

Maravilloso, Exidor. Claro, todos conocemos esa historia...

cuando esto acaba él la cuelga,
como un teléfono, de vuelta.



Así es.

Voy a ver si traigo algún poema de Sexton.


En librería Norte tienen su correspondencia y la poesía completa. Tienen o tenían.

Gracias Smile
Volver arriba
Sol
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 26 Dic 2001
Mensajes: 4106
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Dom Mar 18, 2018 09:22    Asunto: Responder citando

MOTHER AND JACK AND THE RAIN


I have a room of my own.
Rain drops onto it. Rain drops down like worms
from the trees onto my frontal bone.
Haunted, always haunted by rain, the room affirms
the words that I will make alone.
I come like the blind feeling for shelves,
feeling for wood as hard as an apple,
fingering the pen lightly, my blade.
With this pen I take in hand my selves
and with these dead disciples I will grapple.
Though rain curses the window
let the poem be made.

Rain is a finger on my eyeball.
Rain drills in with its old unnecessary stories …
I went to bed like a horse to its stall.
On my damp summer bed I cradled my salty knees
and heard father kiss me through the wall
and heard mother’s heart pump like the tides.
The fog horn flattened the sea into leather.
I made no voyages, I owned no passport.
I was the daughter. Whiskey fortified
my father in the next room. He outlasted the weather,
counted his booty and brought
his ship into port.

Rain, rain, at sixteen
where I lay all night with Jack beside a tiny lake
and did nothing at all, lay as straight as a bean.
We played bridge and beer games for their own sake,
filled up the lamp with kerosene,
brushed our teeth, made sandwiches and tea
and lay down on the cabin bed to sleep.
I lay, a blind lake, feigning sleep while Jack
pulled back the wooly covers to see
my body, that invisible body that girls keep.
All that sweet night we rode out
the storm back to back.
Now Jack says the Mass
and mother died using her own bones for crutches.
There is rain on the wood, rain on the glass
and I’m in a room of my own. I think too much.
Fish swim from the eyes of God. Let them pass.
Mother and Jack fill up heaven; they endorse
my womanhood. Near land my ship comes about.
I come to this land to ride my horse,
to try my own guitar, to copy out
their two separate names like sunflowers, to conjure
up my daily bread, to endure,
somehow to endure.


October 1962






Mamá y Jack y la lluvia



Tengo una habitación propia.
La lluvia cae sobre ella. La lluvia cae como gusanos
de los árboles sobre mi hueso frontal.
Embrujada, siempre embrujada por la lluvia, mi habitación
confirma
las palabras que a solas haré.
Busco los estantes a tientas, como ciego,
busco la madera, dura como manzana,
palpando levemente la pluma, mi arma.
Con esta pluma mantengo a raya a mis diversos yos
y con estos discípulos muertos contiendo.
Aunque la lluvia maldiga la ventana
hágase el poema.

La lluvia es un dedo en mi córnea.
La lluvia traspasa goteando sus viejas e inútiles historias...
Me fui a la cama como el caballo al establo.
En mi húmedo lecho estival acuné mis rodillas saladas
y oí a mi padre besarme a través del muro
y oí el corazón de mi madre bombear como marea.
La sirena de niebla aplanó el océano como un cuero.
No hice viaje alguno, no tenía pasaporte.
Era la hija. En el otro cuarto
el whisky fortificó a mi padre. Sobrevivió al clima,
contó su botín y trajo
su barco a puerto.

Lluvia, lluvia, a los dieciséis
tendida junto a Jack toda la noche en el pequeño lago
sin hacer nada, yacía tiesa como ejote.
Jugamos bridge y juegos de taberna, por jugar,
llenamos la lámpara de kerosene,
nos cepillamos los dientes, preparamos sándwiches y té
y nos echamos a dormir en la litera del camarote.
Acostada, un lago ciego, fingí dormir y Jack, en tanto,
me quitó las cobijas de lana y miró
mi cuerpo, ese cuerpo invisible que las muchachas
esconden.
Toda esa noche dulce cabalgamos,
espalda contra espalda, sobre la tormenta.
Ahora Jack oficia misa
mi madre al morir usaba sus propios huesos de muletas.
Llueve en el bosque, llueve en el vidrio
y estoy en una habitación propia. Pienso demasiado.
Desde los ojos de Dios nadan los peces. Déjenlos pasar.
Mamá y Jack llenan el cielo; ambos endosan
mi feminidad. Cerca de tierra arriba mi barco.
Vine a esta tierra a montar mi caballo,
a tocar mi guitarra, a copiar
sus dos nombres, distintos como girasoles; a conjurar
el pan de cada día, a sobrevivir,
de algún modo a sobrevivir.

(Traducción de Elisa Ramirez Castañeda)

http://anarchiveforemotions.com/files/DisOrder_uploads/texts_pdf/anne-sexton-live-or-die.pdf

http://www.materialdelectura.unam.mx/images/stories/pdf5/anne-sexton-109.pdf
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 9, 10, 11
Página 11 de 11