elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

SEXO Y ESPIRITU (Extasis, trascendencia, ritual y tabú)


Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El Ágora de Alephville
Autor Mensaje
aire
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 13 Mar 2003
Mensajes: 1398
Ubicación: Barcelona, Catalunya con "y", España con "ñ"

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 03:34    Asunto: SEXO Y ESPIRITU (Extasis, trascendencia, ritual y tabú) Responder citando

Introducción

Las relaciones entre el sexo y el espíritu, el cuerpo y la mente, los apetitos sensuales y las aspiraciones trascendentales, constituyen una cuestión fundamental, cuya resolución en las diferentes culturas refleja multitud de maneras por las que los seres humanos han procurado encontrar sentido a sus citas.

Es bastante habitual concebir el mundo como una suma de pares complementarios: el bien y el mal, la luz y las tinieblas, lo masculino y lo femenino, el cuerpo y el alma, etc. La más fundamental de dichas oposiciones es la que enfrenta al sujeto y el objeto: el conocedor y lo conocido. Casi todas las persones se perciben a sí mismas como entidades discretas y delimitadas, capaces de experimentar el mundo que las rodea pero claramente separadas de él. Cada uno siente esta zona de demarcación como una entidad propia e inviolable, a la que se le ha dado muchos nombres: conciencia, ego, mente, alma o espíritu.

Volver arriba
aire
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 13 Mar 2003
Mensajes: 1398
Ubicación: Barcelona, Catalunya con "y", España con "ñ"

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 03:36    Asunto: Los elementos Responder citando



En las tradiciones místicas, tanto orientales como occidentales, se ha dado la tendencia a representar el universo con la forma humana y, al mismo tiempo, el cuerpo humano como un microcosmos del universo.

Grabado de la práctica teosófica- presenta la espiral cósmica superpuesta al cuerpo humano, que está formado por cuatro elementos- tierra, aire, fuego y agua-, estableciendo una clara relación entre las características humanas y las del universo.
Volver arriba
aire
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 13 Mar 2003
Mensajes: 1398
Ubicación: Barcelona, Catalunya con "y", España con "ñ"

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 03:40    Asunto: Responder citando

El escritor Voltaire (1674-1778) afirmaba que “si Dios no existiera, sería preciso inventarlo”. La mente humana siempre ha proyectado su imagen en el universo, y a los reflejos que veía los llamaba espíritus, demonios y dioses. Por medio del mito, la religión y ahora la ciencia, se ha venido describiendo el mundo en términos humanos, pero ni siquiera así se ha podido evitar que el individuo humano se sienta alimentado a adquirir conciencia de lo que el filósofo del siglo XVII Blaise Pascal llamaba “la inmensidad de los espacios que no conozco y que no me conocen a mi”.

A lo largo de toda la historia conocida –y probablemente desde antes-, el sexo se ha venido considerando como un medio, tanto psicológico como simbólico, para curar esta ruptura entre la persona humana y el resto del universo.



Ha servido como vía psicológica hacia la trascendencia personal, actuando a manera de intoxicación. Nadie sabe con detalle cómo “actúa” el placer extremo, pero parece que activa algunas de las partes más profundas y primitivas del cerebro, y en ocasiones puede llegar a neutralizar las zonas cognitivas más complejas. El éxtasis sexual se ha utilizado abundantemente- junto con las drogas, el alcohol, la música, la danza y las técnicas de control de la respiración- como método para disolver la sensación mental de un “yo” exclusivo, facilitando la unión entre varios espíritus humanos, o entre el espíritu humano y el de una divinidad o esencia.



*
*
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 11:54    Asunto: Responder citando

Un foro interesante aire, te sigo
Volver arriba
aire
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 13 Mar 2003
Mensajes: 1398
Ubicación: Barcelona, Catalunya con "y", España con "ñ"

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 13:35    Asunto: Hola y buenas tardes a todos Responder citando

Que tal Dianna...? Me alegro de que estés ahí, espero no defraudarte, poco a poco vamos haciendo culturilla. Un beso.

Orígenes

De las creencias y la mayor parte de las prácticas de los pueblos prehistóricos sólo tenemos suposiciones, deducidas de un heterogéneo conjunto de pinturas, huesos, utensilios y grabados. Aunque nunca podemos saber con exactitud lo que pensaban las gentes del Paleolítico o del Neolítico temprano, los indicios que se han conservado dan a entender que existía una asociación profunda y generalizada entre la sexualidad humana y la abundancia de caza, de la que dependía la vida.

En las sociedades cazadoras que aún sobreviven se precia una conexión similar. La idea de que la conducta sexual humana influye en el equilibrio cósmico y en la fertilidad de la tierra se encuentra ya expresada en los textos más antiguos que se conocen – de la antigua Sumeria- y en los rituales de comunidades agrícolas de todo el mundo. En consecuencia, los actos privados e íntimos quedan sometidos al control social, ya que se considera que, por algún motivo de magia simpática, afectan al conjunto de la sociedad y pueden alterar el mundo físico.

Volver arriba
aire
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 13 Mar 2003
Mensajes: 1398
Ubicación: Barcelona, Catalunya con "y", España con "ñ"

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 13:51    Asunto: El matrimonio Responder citando

La invención del matrimonio

Estrictamente hablando, el matrimonio –en todas sus formas, desde la monogamia a la poligamia estructurada- no es algo natural en el ser humano. Hubo que inventarlo, y éste fue uno de los primeros actos con los que los humanos empezaron a formarse a si mismos, en lugar de dejarse moldear por la naturaleza.

Se cree que la humanidad evolucionó a partir de animales parecidos a los chimpancés, que formaban grupos sociales en los que un macho dominante procuraba asegurarse en exclusiva el acceso sexual a un gran número de hembras, con el fin de tener más probabilidades e encontrar una hembra en celo y transmitir sus genes a las siguientes generaciones. Al mismo tiempo, las hembras procuraban aparearse con una serie de machos más jóvenes y fértiles. No existía en estos grupos primitivos nada semejante a un vinculo de pareja. Esta pauta de conducta se parece a algunas modalidades de poligamia de harén (un hombre con varias esposas), pero incluso en las sociedades donde la poligamia está más aceptada, la norma social ha sido, en realidad, monogamia.

La invención del matrimonio puede parecer un triunfo de la imaginación sobre los factores físicos, pero probablemente no habría podido ocurrir sin algunos cambios evolutivos en el cuerpo. El más importante de dichos cambios consintió en independizarse del ciclo éstrico, en el que la hembra sólo es receptiva en ciertos períodos. Es más que probable que un macho se dé por satisfecho con una sola hembra si ésta está sexualmente receptiva todo el tiempo, como sucede en la especie humana. No debe ser casualidad que el único otro primate monógamo sea el gibón, que tampoco está sometido a un ciclo éstrico.

Tradicionalmente, la mayoría de las culturas considera el matrimonio como la base de la sociedad, y establece una rigurosa distinción entre él y las influencias desestabilizadoras del amor y la pasión.




Parece que el único pueblo que carece de normas matrimoniales es el nayar, de la costa de Malabar de India. Hasta el siglo XIX, las muchachas nayares se sometían a un rito de iniciación antes de su primera menstruación.


Cada una se encerraba con un tutor adulto, que la desfloraba. En ocasiones, el tutor se convertía después en su amante, y tanto ella como sus hijos tenían que cumplir ciertos tabúes de luto al morir el hombre; pero, en general éste no tenía ni derechos ni obligaciones respecto a los hijos de la mujer. En el extremo opuesto están los nymbares de Nepal, que aceptan muchas formas de matrimonio, entre ellas la poliginia, la poliandria (una mujer con varios maridos, por lo general hermanos) y los matrimonios complejos, en los que un hombre casado en poliandria toma otra esposa. Pero la modalidad preferida es la poliandria, que es lo que define a los nymbares como cultura, con sus tradiciones y sus leyendas de antepasados poliándricos.



El matrimonio resuelve algunos problemas exclusivos de la humanidad. Por ejemplo, los niños necesitan cuidados durante mucho más tiempo que las crías de otros animales, y una forma de conseguirlo es estableciendo un vínculo duradero entre los padres. Cuando los primitivos humanos aprendieron a cazar, se hizo preciso que este vínculo soportara largos periodos de separación. A lo largo de la historia, las diversas culturas han tenido que ofrecer incentivos o imponer castigos para que sus miembros (en especial, los hombres) se sometieran al matrimonio. En la antigua Esparta, los solteros eran arrastrados alrededor de un altar y fustigados por mujeres jóvenes, o se les obligaba a correr desnudos por las calles en pleno invierno, cantando canciones que ridiculizaban su soltería.

Volver arriba
aire
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 13 Mar 2003
Mensajes: 1398
Ubicación: Barcelona, Catalunya con "y", España con "ñ"

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 14:17    Asunto: La dote Responder citando

PAGOS MATRIMONIALES

Tradicionalmente el mundo, se ha dividido en sociedades que insisten en que el futuro esposo pague por la novia a los padres de ésta, y sociedades que insisten en una dote que equivale a que la novia a sus padres “compren” un marido. La clase de pago parece depender de que se considere más vergonzoso: que un hombre maduro quede soltero o quede soltera una mujer madura. Según Heródoto, historiador griego del siglo V a. De C., en la antigua Lidia existía tanta presión para que las mujeres se casaran que éstas tenían que prostituirse para ganarse su dote. En las culturas que exigen dote, las niñas son menos valoradas que los niños, y a veces incluso se las mata al nacer.

En cambio, en las culturas donde el novio paga el precio de la novia, las hijas se valoran como una inversión, aunque esto puede significar que se las considere poco más que a cualquier otra propiedad.
Volver arriba
Jean Valjean
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 Mar 2003
Mensajes: 2439
Ubicación: La sombra del hombre invisible

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 15:55    Asunto: Responder citando

Hola, Aire, interesante foro. Hace poco estuve leyendo un poco un libro de Goldberg titulado La inevitabilidad del patriarcado (cuando lo acabe hare algun comentario.

Respecto, a la unidad cuerpo-mente del acto sexual espero traer unos parrafos realemente hermosos de Ramon J. Sender.

Saludos (y te sigo leyendo)
Volver arriba
william
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 02 Feb 2003
Mensajes: 5764
Ubicación: en un espacio vital

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 15:55    Asunto: Tus foros...... Responder citando

merecen estar en una exposición. Me gusta de lo que hablas y como lo dices. Acompañas imágenes sugerentes y nos culturizas a algunos. Este foro y Herborismo, medalla de oro y un par de "cum laudes".

Yo, como DIANNA, también te sigo.

Un beso aire
Volver arriba
william
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 02 Feb 2003
Mensajes: 5764
Ubicación: en un espacio vital

MensajePublicado: Lun Nov 24, 2003 15:58    Asunto: Coincidencia? Responder citando

Que curioso Jean Valjean. Leemos Sexo y Espíritu a la vez. Habrá alguna razón para tamaña coincidencia?. Wink
Volver arriba
Foros
Publicidad


Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El Ágora de Alephville Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 1 de 7