elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Ediciůn en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Juego a dos manos Navegante-Alameda


Ir a pŠgina Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusiůn -> La Cuentoteca de Alephville
Autor Mensaje
solentiname
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 25 Oct 2003
Mensajes: 338

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 03:39    Asunto: Responder citando

15 de diciembre de 1947

Se√Īorita Alondra:
Le sorprender√° recibir la carta de un desconocido y al continuar la lectura, la encontrar√° de un profundo atrevimiento. Recib√≠ en este domicilio, una carta suya; de acuerdo, no estaba dirigida a mi, sino a alguien que debe haber vivido en mi casa en otra √©poca. Pero el sobre peque√Īo, estampado tan s√≥lo con letras redondeadas de su pu√Īo me llenaron de intriga. Y luego de leer tan intensas y a su vez disimuladas palabras que parecen encerrar un amor contenido y lleno de pasado, pens√© que era una injusticia dejarla sin respuesta.
Aunque no lo crea, le tengo el m√°s grande de los respetos.
Cordialmente.

Se√Īor Ruiz.
Volver arriba
Ubermensch
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 May 2001
Mensajes: 2624
Ubicaciůn: Walhalla

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 03:42    Asunto: Responder citando

23 de Diciembre de 1947

Mi adorado Sr. Ruiz:
Suplico sea Usted quien disculpe mi atrevimiento e insistencia pero la carta que envi√© a su domicilio era dirigida para su persona. Comprendo su confusi√≥n al darse cuenta que mi carta no conten√≠a nombre de destinatario pero justo el d√≠a de hoy he tenido la dicha de conocer tan solo su apellido ya que durante los d√≠as pasados mi amor no tenia ningun nombre. Quiz√° me tome usted por una loca pero dentro de aquel sobre peque√Īo y entre las l√≠neas de esta carta se esconde el amor apasionado mas grande de este mundo y el √ļnico due√Īo es usted.

Dentro de este amor no hay ning√ļn pasado, mas bien un futuro horizonte lleno de felicidad que aguarda ser le√≠do en voz alta por su impactante voz.

Sin mas que decir, me despido.

Alondra.


Ultima ediciůn por Ubermensch el Dom Abr 11, 2004 03:54, editado 1 vez
Volver arriba
solentiname
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 25 Oct 2003
Mensajes: 338

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 03:42    Asunto: Responder citando

5 de Enero de 1948

Se√Īorita Alondra:

¡Qué formas insólitas que tiene la percepción! Fue usted muy sagaz, puesto que si hubiera sabido que sus palabras estaban dirigidas hacia mí, probablemente no le hubiera contestado. Tuvo usted razón. En un primer momento la tomé por loca: ¡una mujer enamorada de un desconocido! Y como si fuera verosímil, ¡de mí!. Supuse que no iba a volver a contestarle.
Pas√≥ la algarab√≠a falsa de la navidad y el a√Īo nuevo, y al revolver papeles su peque√Īa esquela volvi√≥ a mis manos, y nuevamente su caligraf√≠a me provoc√≥ una curiosidad.
Lo que me asustó fue ver que el nuevo sobre no tenía sello postal. Eso debe querer decir que usted misma la tiró por debajo de mi puerta. Me inquieta pensar en sus ojos observándome cuando voy por la calle. Que haya sabido con anterioridad de mi domicilio que de mi nombre.
Supongo que escribo tratando de indagar quien es usted. Leo y releo la primera carta, y me maravilla pensar que pueden existir palabras de amor para mí. No creo en el amor, Alondra, y sin embargo le contesto. Disculpe mi sinceridad, pero esto es para mí más un juego de detectives que el inicio de un amor.
La saludo con respeto y con una profunda intriga.

Se√Īor Ruiz
Volver arriba
Ubermensch
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 May 2001
Mensajes: 2624
Ubicaciůn: Walhalla

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 03:45    Asunto: Responder citando

20 de Enero de 1948

Querido Sr. Ruiz:
Ha sido usted cruel con sus palabras, confieso haber sentido sus letras como espinas heladas dentro de mi corazón y sin embargo la dulzura de su inocencia me alientan a amarle mas.

Así como mi esquela vuelve a sus manos volverá a usted la ilusión del amor. No es mi caligrafía lo que le provoca curiosidad, es el deseo de sentir lo que lo anima a volverme a escribir.

¬ŅTirar la carta por debajo de su puerta?
¬°Por Dios No!, los mares que nos separan se navegan lento, no me permitir√° el tiempo que pasa deprisa ir hasta su puerta y volver a la m√≠a en tan pocos d√≠as. Si mi carta no tiene sello postal se debe √ļnicamente a que mis palabras hoy llegan sin las barreras que el sistema de correos impone; mis sentimientos han roto la barrera de lo tangible.

Nada me gustar√≠a mas que poder dejar a mis ojos en la libertad de mirarlo mas no me es posible, de su domicilio no conozco ni una peque√Īa ventana.

¡Amado mío deje ya de jugar al detective! El amor casual y predestinado no tiene respuesta alguna.

Suya:
Alondra

P.D. Mi primera esquela no contiene dirección alguna, revise porfavor el sobre y vera que no le miento.


Ultima ediciůn por Ubermensch el Dom Abr 11, 2004 03:58, editado 1 vez
Volver arriba
solentiname
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 25 Oct 2003
Mensajes: 338

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 03:45    Asunto: Responder citando

20 de Febrero de 1948

Se√Īorita Alondra:

Al leer la carta por primera vez me apen√≥ rid√≠culamente enterarme de la distancia de agua salada que hay entre nosotros. Eso me daba la pauta de la imposibilidad de concreci√≥n de un amor en el caso de que pudiera postularse. Pero, querida Alondra, usted se va muy lejos con su imaginaci√≥n. Podr√≠a creerle lo de la distancia, pero no puedo suponer que las cartas llegan por arte de magia a mi puerta. ¬ŅEs que acaso somos p√°jaros? ¬ŅEs que acaso un ejercito de palomas mensajeras inmortales est√° a nuestra disposici√≥n?
Dejé pasar un mes, y esta vez no fue casual. Supuse que sus cartas eran producto de bromas de mi entorno, y no quise seguir fabricando material para que rieran a mis espaldas. Pero nadie ríe, y sus cartas tampoco llegan sin mis respuestas.
Es est√ļpido lo que voy a proponerle, pero no se me ocurre otra alternativa. Esta carta no voy a envi√°rsela por correo tradicional. Voy a ponerla en la terraza de mi domicilio, con una piedra para que no se vuele. Ya no quiero leer m√°s cartas suyas, simplemente, si el amor existiera en alg√ļn grado, entre la gente, o entre nosotros, h√°game llegar una constancia de que viv√≠ equivocado toda la vida. S√© que eso ser√° imposible, y que estas palabras no podr√°n ser le√≠das m√°s que por m√≠.
Un √ļltimo saludo,

Se√Īor Ruiz.
Volver arriba
Ubermensch
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 May 2001
Mensajes: 2624
Ubicaciůn: Walhalla

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 03:47    Asunto: Responder citando

29 de Febrero de 1948

Adorado Sr. Ruiz.
Las piedras arrugan el papel y sin embargo no le impiden volar. Ni siquiera el agua salada ha sabido borrar la posibilidad de lo imposible y si la piedra no logro cortar las alas de su carta tampoco esta tormenta que se aproxima a mi barco lograra impedir que mi respuesta llegue pronto a usted.

Es cierto que voy demasiado lejos con mi imaginación, tan lejos que me he logrado acercar a usted. Por ahora solo me queda decir que no hay día mas propicio que hoy para que un pájaro vuele hacia su bello destino.

Voy en camino.

Alondra.
Volver arriba
puck
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 26 Dic 2003
Mensajes: 347
Ubicaciůn: Un sue√Īo

MensajePublicado: Dom Abr 11, 2004 18:28    Asunto: Responder citando

Very Happy ¬ŅContinuar√°?

Y a todo esto, ¬Ņsabe Diego Ruiz de que su nombre est√° siendo usufructado en este cuento?
Volver arriba
alameda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 12 Mar 2003
Mensajes: 2552
Ubicaciůn: Ac√° cerca

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2004 08:59    Asunto: Responder citando

Applause Uber, Solentiname.

Me alegra, han sido los primeros en JUGAR.

Esas cartas continuan? Rolling Eyes
Volver arriba
Alan Breck
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 10 May 2003
Mensajes: 3838
Ubicaciůn: Madrid, Espa√Īa

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2004 11:26    Asunto: Responder citando

Quería recuperar en este foro La gran aventura de los alephos que salió a saltos en "Películas malísimas que fascinan", tema -¡de quién si no!- de rompecocos. Los escribas son skinner y un servidor, con la participación especial de rompecocos, que abre y cierra la historia, y cameos estelares de Solangel, Yurfader21 y Archangel.

Como todo mamotreto, éste también lleva su faja publicitaria:

"Saludos Caballeros; si las supuestas películas malísimas son las fuentes de las que se nutren sus fértiles imaginaciones y sentido del humor y son capaces de producir tan desternillante guión, deberían ser incluidas en el temario de las escuelas de guionistas.Les ofrezco mi mas rendida admiración ante sus dotes.Sigan por favor divirtiéndose y deleitandome a mí de paso."

"por favor, por favor, ¬°que vuelva rompecocos!!! y que empiece cuanto antes Alephos II, tengo muchas ganas de leerlos de nuevo..."

Archangel, aegipto





[rompecocos comenzó]
Yo propongo que escribamos nuestra propia película.

Ejemplo:

Un personaje misterioso posee poderes sobrenaturales que hacen que las personas que leean sus mensajes en El Aleph obedezcan sus comandos.

Así, comienza su dominción mundial, pero nadie sabe cuál es su verdadera identidad... Presidentes son asesinados; se roban bancos, etc, todo en nombre de esta persona, y de su causa. El dinero robado va a parar a cuentas secretas en bancos de las Islas Cayman.

Pero un día el líder se enamora de una Alepha y sus comandos cambian y todo se vuelve color de rosa y de ese modo todo el mundo, en vez de robar y matar, se ponen a hacer el amor.

Pero un día su mujer lo deja por otro Alepho... etc.

[Alan Breck prosiguió]
...Tras hacer el amor en la ducha, ella enciende un cigarrillo (ha vuelto a fumar) y el amante alepho se sienta al ordenador. All√≠ encuentra un mensaje de Big Webos (√©ste es el nick del cornudo), que le ordena meter en un ba√ļl a la infiel y enviarlo a las Islas Caym√°n, a su c√°mara secreta, con todos sus millones. Mientras lee el mensaje, el confundido alepho oye la voz de su amada en el dormitorio: ¬°Ven a quitarme lo que me he puesto!, ...

[Solangel prosiguió]
... el amante hipnotizado se levanta de su silla y lentamente se desplaza a la habitación de donde proviene la melodiosa voz. Con la mirada perdida se va acercando a la Alepha con que ha compartido momentos de maravilloso placer. Ella, ignorante de que el nefasto Big Webos logró accesar el ordenador para dar las órdenes fatales, sigue en su juego de seducción y comienza a contonear sus caderas al ritmo de una melodía árabe....

[skinner prosiguió]
...ella lo siente venir, ignorando el peligro que la acecha, gira lentamente. Al verlo, entiende que algo va mal, trata de escapar, pero una mano sobre su hombro la detiene.

- ¬Ņdonde vas, amor?.- su cerebro es un embrollo, lucha entre el recuerdo y la obsesi√≥n implantada por Big Webos. La mira a los ojos, esos ojos color tormenta cuando esta triste y recuerda......................

[rompecocos prosiguió]
recuerda el momento en que cay√≥ bajo el conjuro extra√Īo que lo esclaviza hoy.

Y en este acto de recordar despierta dentro de sí una voluntad que no creía ya poseer: Y se resiste a creer que todo está perdido, que su entrega debería ser tan total...

Los recuerdos lo abruman pero tambi√©n de una forma extra√Īa comienzan a esclarecer el sentido de todo lo que est√° sucediendo. Recuerda el d√≠a en que, sin sospecharlo, decidi√≥ contestar a uno de los foros abiertos por Big Webos. Parec√≠a un foro inocente, casi pueril... El foro se llamaba: .............................

[yurfader21 prosiguió]
¨El pedote de Zacoalco¨, que hablaba acerca de las parrandas de un borrachín de un típico pueblo mexicano. Ufff!, exclamó, otra vez los comentarios impertinentes del Mevalemoder. -No hay quien lo aguante-,exclamó, al leer el comentario que decía:

[Alan Breck prosiguió]
Sssspiddddii Gonssssalesss... Big G√ľevos, desgraciao, estoy tan ciego que no s√© ni lo que tecleo. Inmediatamente lleg√≥ la r√©plica: Haz el pino, chaval. Y luego la contrarr√©plica: Me has convencido, t√≠o, ¬Ņc√≥mo lo has hecho? Estoy escribiendo el mensaje con los pies.

As√≠ empez√≥ todo, pero ¬Ņd√≥nde estaba la clave? Speedy, la tequila, el pino... El alepho sali√≥ de su abstracci√≥n al sentir las suaves manos de ELLA, que comenzaban a desnudarlo, inocentes y expertas... Entonces record√≥ la ORDEN, rode√≥ su cuello y apret√≥. ¬ŅQuieres jugar? -dijo ella- Muy bien tigre, fuera pantalones. Y as√≠ siguieron, uno apretando y la otra desnudando. Casi asfixiada logr√≥ quitarle los gayumbos, y de repente √©l la solt√≥: ¬ŅPero qu√© estoy haciendo? ¬°Amor m√≠o! ¬°Agg! ¬°Ahh!(m√ļsica). ¬°La clave estaba en la ropa! Nuestro h√©roe alepho ten√≠a una misi√≥n: deb√≠a conseguir que todo el mundo se pusiera en pelotas para acabar con el p√©rfido dominio de Big Webos!...

[rompecocos prosiguió]
Pero inducir a que todo el mundo se desnudara de s√ļbito era una tarea, si no ya tit√°nica, tal vez imposible. S√≥lo Big Webos pose√≠a la clave para forzar su voluntad sobre la gente. S√≥lo √©l podr√≠a hacer que el mundo entero se decidiera a despojarse de sus ropas simult√°neamente. Pero Big Webos sab√≠a que esto har√≠a que al mismo tiempo la gente se despertar√≠a de su conjuro. Nunca acceder√≠a a hacerlo.

Se le ocurrió una idea:............

[skinner prosiguió]
...........Y sin pensarlo más salió apresuradamente a su vehículo, ignorando lo que ELLA, desconsolada le decía.

Al llegar a la acera, trat√≥ de abrir la puerta de su Mustang Rojo a√Īo 1979, solo para descubrir.....¬°que andaba desnudo!, la cara del Garfield pegado en el vidrio le sonri√≥ burlonamente, desesperado, trat√≥ de volver al departamento...

-alto ahí!!!!, el policía estaba a dos o tres pasos, algo en su mirada delataba la presencia de Big Webos.

Su mano golpeó el rostro del policía, tenía solo un movimiento y lo aprovechó, tomo su pistola y saltando sobre el techo del Mustang apuntó al policía.

Aprovechando el paso de un camión cargado con Nitroglicerina, trepó a él, alejandose del policía, y del grupo de gente que comenzaba a rodearlo.
(De fondo comienza a sonar "Fueled" de Anthrax)

Al llegar a la esquina vió sobre los tejados a los policias de Fuerzas especiales, sintió sobre su cara las guías de las armas automáticas, y tomó su decisión..........

[Alan Breck prosiguió]
...Lanz√≥ una c√°psula de nitroglicerina sobre veinte colchones viejos que, nadie sabe por qu√©, estaban apilados en un solar. Con la explosi√≥n, la calle parec√≠a un pajama party. El Alepho salt√≥ del cami√≥n y se refugi√≥ en el primer local. La ense√Īa rezaba: TATTOO SHOW. Dentro hab√≠a un espect√°culo tan curioso que nadie repar√≥ en que nuestro h√©roe iba desnudo; una bell√≠sima mujer realizaba un espect√°culo gimn√°stico-provocativo con una boa tatuada, enrollada del cuello a las piernas. Cuando termin√≥ el n√ļmero, el Alepho la sigui√≥ a su camerino. La puerta estaba entreabierta, la chica duch√°ndose. El agua se escurr√≠a sobre su piel llev√°ndose los rastros de la boa. Cuando qued√≥ desnuda, el Alepho la oy√≥ decir: Pasa, hombre, ya no hay peligro...
Tras el placer, los remordimientos invadieron al desorientado Alepho: LE había sido infiel. Rápidamente se consoló diciéndose: ¡Pero esto no es la vida real! ¡Es una película de serie Z! Lo importante ahora es saber dónde está Big Webos. Y volvió a cobrar ánimos cuando la stripper le dijo: Sé a quién buscas, y puedo ayudarte a encontrarle...

[skinner prosiguió]
....dicho esto, extrajo de un ba√ļl un cofre, y entregandoselo, le dijo."en este cofre est√° el Loc-nar, la piedra m√°gica, solo con este amuleto puedes detener a Big Webos, estaba esperandote"
-"¬°como que estabas esperandome?, no s√© como llegu√© aqu√≠, no s√© lo que sucede, ¬Ņporqu√© me pasa esto?
-"porque eres el reemplazante"
-"????"
-" si, el elegido no se dió cuenta de que andaba desnudo y se acercó demasiado a un ascensor, fué terrible"
-"¬Ņy que es esto de ser el reemplazante?"
-" Desde tiempos inmemoriales, la secta a la que pertenece big Webos est√° buscando el und√©cimo cord√≥n derecho. son 25, 10 para los reyes, 10 para los magos y 5 se remataron en una subasta de ebay, Big webos los necesita todos, para poder formar el "gran bototo maestro" con el cual pretende controlar el chat del Aleph y expandirse al mundo. Para contrarrestar el mal√©fico poder del bototo, los elfos buscaron el Loc-nar, el cual debe ser dejado caer en el dedo gordo del pi√© derecho de Big Webos al caer la tarde del noveno d√≠a del quinto mes del cuarto a√Īo del tercer milenio, en el interior de una nevera instalada en un igl√ļ en el punto exacto del polo sur magn√©tico"
-"dalo por hecho, pero no puedo salir sin ropa"
- "no te preocupes, junto al Loc-nar, debo darte las ropas utilizadas por los grandes maestros, que te har√°n inmune a los conjuros de Big Webos"
Entr√≥ a una pieza aleda√Īa, mientras nuestro h√©roe fumaba un cigarro. Al volver, tra√≠a un coqueto body de encaje, color rosado, con lentejuelas en la parte trasera, un casco vikingo y un par de zapatos de taco alto. "con esto, nadie se te acercar√°, estar√°s protegido". le dijo. "pero debes recordar una cosa"
-"que m√°s?" mientras anotaba en un papel las instrucciones.
-"la curva espacio temporal que rodea a big Webos est√° alterada por la presencia de campos magn√©ticos que alteran la percepci√≥n de la realidad, no eres el primero en ir a buscar a Big Webos, eres la versi√≥n 1.247 del elegido, todas las anteriores fallaron,(Cada vez lo hacemos peor) pero no lo saben, y deambulan por los plieges del universo alternativo de la dimensi√≥n mazmorra, te los puedes encontrar, los reconocer√°s por el traje. Excepto a los 754 primeros, para los cuales se us√≥ un cors√© de cuero con remaches de acero, muy en boga entre los maestros arcanos de la orden de la novena genuflexi√≥n circumbir√ļmbica"
-" "
- "y ahora vete, que tengo que actuar en 5 minutos" y desapareció tras la cortina

Se vistió, se miró al espejo y al sonreír mostró su diente de oro, cuyo brillo le infundió el valor para enfrentar su difícil misión.........

[Alan Breck prosiguió]
... Entonces vio en el espejo que unos ojos lo observaban tras la cortina, y a continuación escuchó una carcajada. Enrojeció, resopló al ver a la stripper y luego se quedó de piedra: ¡la muchacha de la boa se estaba convirtiendo en ELLA, en su amada alepha!

-No es lo que parece... -balbuceó el alepho- Déjame explicarte...

-Tenías una misión, te perseguían, te disparaban... Y no has tardado ni cinco minutos en serme infiel conmigo misma. No sé si alegrarme o arrancarte los ojos.

El alepho se quedó mudo. Sudaba a mares a través del body rosa y el casco vikingo. Entonces ella, con implacable lógica femenina, argumentó:

-Te quiero, soy incapaz de hacerte da√Īo, que si no, te sacaba de comparsa en mi pr√≥ximo n√ļmero. Experimentar√≠as una regresi√≥n de la que ni los m√°s audaces han vuelto. Y ahora qu√≠tate esas ropas rid√≠culas, ya me he re√≠do bastante.

Humillado y orgulloso se desnud√≥ y, siguiendo las instruciones de ella, se tendi√≥ en un gallinero que hab√≠a tras las cortinas, espantando a todas las aves. La alepha hizo un chasquido y entr√≥ un sirviente con pinta de Mr. T: era un tatuador diestro y disciplinado, a pesar de que con su dedo me√Īique hubiera podido estrangularla.

El alepho perdi√≥ la conciencia. Cuando despert√≥, estaba montado en una Vespa, vest√≠a parka y zapatillas. Ella le dio sus √ļltimas instrucciones:

-En realidad sigues tan desnudo como antes, a salvo del influjo de Big Webos. El h√°bil y sumiso Stilo ha tatuado tu cuerpo, y de paso ha protegido la memoria de la humanidad escribi√©ndola sobre tu piel. Tu pellejo es lo m√°s valioso. Llevas escritos encima miles de manuales, bibliograf√≠as, expedientes, hasta una copia del perdido NECROMIC√ďN. Tus manos guardan archivos videodigitales, desde las arcanas canciones bant√ļes hasta la √ļltima gala de Operaci√≥n Triunfo. ¬°Parte pues, no te dejes enga√Īar por Big Webos! Y si te enga√Īan, yo estar√© a tu lado protegi√©ndote..

[skinner prosiguió]
...La carretera se perdía en el infinito, una mancha fugaz atravesaba el desierto. Nuestro Alepho avanzaba hacia su destino, solo, con menos armas de las que quisiera y más temores de los que se atrevería a confesar.
Vió a lo lejos una tortuga cruzando la carretera, se detuvo y al ir a tomarla, esta le miró directamente a los ojos, le transmitió el cansancio milenario de una conciencia eterna, el hastío de la inmovilidad de eones de tiempo, y le habló.
-"tiempo no tienes de hablar con un anciano, espero que el riesgo que corres al detenerte a ayudarme te sea retribuido como deseas."
-"eh..en realidad no paraba para ayudarte, tengo hambre, y lo √ļnico comestible que veo alrededor me est√° agradeciendo"
-"No sabes la ayuda que me prestarás, debo confesarte que ya no deseo seguir viviendo. Hace siglos descubrí que mi existencia no tiene sentido, desde ese momento estoy aquí, en la carretera, esperando que alguien se apiade y termine mi sufrimiento"
-"porqu√© dices que tu existencia no tiene sentido?, debes tener alguna raz√≥n para existir, algun sue√Īo que cumplir, algun alma gemela para amar..."
-"Las tuve, hijo mío, las tuve, pero primero se aleja la juventud, luego los seres amados, los demás te olvidan, y al final, cuando estás solo y más la necesitas, te abandona la memoria....."
-"pero debe haber algo, debe tener un motivo para seguir adelante, debe haber algo o alguien para quien usted es importante..."
-"Ya no lo recuerdo, hijo, por favor, cumple con tu parte y termina mi martirio."
El Alepho miró a la Tortuga, y decidió que no podía hacerlo, no se atrevió a decirle adiós, subió a la Vespa y se alejó a toda velocidad, no sabía por qué pero rodaban por sus mejillas amargas lágrimas de remordimiento...

Un trueno azotó la carretera, la tortuga miró hacia el frente y del medio de una nube apareció un anciano, apoyaba su andar en un bastón, y se dirigió directamente a ella...
-"Al fín te encuentro, Esperanza, como te vuelvas a arrancar del Edén te dejo al lado de Odio o de rencor"

Y tomando a la tortuga bajo su brazo, miró hacia donde el polvo indicaba el paso de nuestro héroe, y sonrió.

[Alan Breck prosiguió]
La gasolina se le acab√≥ a nuestro alepho al pie de una loma. Ech√≥ pie a tierra, tirando de la moto con el manillar, y cuando lleg√≥ a lo alto se descubri√≥ ante √©l una ciudad fant√°stica, inm√≥vil, de construcciones que le recordaban los √°rboles delgados y horizontales del √Āfrica. La entrada de la ciudad estaba custodiada por un monstruo: ten√≠a melena de le√≥n, rostro de mujer y garras de √°guila. En el comienzo de sus cuatro pechos (dos naturales y dos implantados, enormes) le crec√≠an unas alas de pterod√°ctilo verdosas, como las ovas de las charcas. As√≠ era la Esfinge-Portero de Discoteca.

Llevaba all√≠ mil a√Īos, abanic√°ndose. A todos los extranjeros les propon√≠a un enigma. Quien lo acertase acabar√≠a con ella y reinar√≠a sobre la ciudad, los que fallaban la serv√≠an de alimento.

Al ver acercarse al alepho, presintió su fin (si las Esfinges-Portero sienten), y le dijo:

-¬ŅCu√°l es el animal que por la ma√Īana es roca, por la tarde carne y por la noche agua?

El alepho dijo, con espíritu de opositor:

-¡Has cambiado la pregunta! ¡Exijo la anulación del examen!

¬ŅQu√© responder? Pronto le atrapar√≠a con sus alas, se lo llevar√≠a a los pechos y despu√©s a la boca. ¬°Y su alepha no aparec√≠a por ning√ļn lado! Entonces surgi√≥ all√≠ cerca, sobre un √°rbol, como el gato de Cheshire, su vieja amiga de la carretera, y le sonri√≥.

El alepho dijo involuntariamente:

-¬°La tortuga!

Se oyó un alarido, como un escape de gas, y la Esfinge se deshizo y se convirtió en un reguero de hormigas que huyeron por las ranuras de la tiera.

Vio entonces venir a la alepha en un sidecar:

-Sabía que no me había enamorado de un tonto. En efecto, la tortuga es una roca, adormilada dentro de su caparazón. Es un pedazo de carne si los cazadores la voltean. Y por la noche, en las mesas de los ricos, es una exquisita sopa.

El alepho envió una mirada de agradecimiento a su amiga que se desvanecía, acopló el sidecar móvil a su moto y se encaminó junto con la alepha a tomar posesión de su reino...

[skinner prosiguió]
Luego de un par de meses de reinar, nuestro Alepho estaba aburrido. No era lo que esperaba, todo el día escuchar y escuchar quejas. Para cada problema, por mínimo que fuese, se solicitaba una audiencia y que el rey disponga.

Recostado en su cuarto, divagaba sobre como las cosas no eran lo que el pensaba, pero trataba de alejar esos pensamientos consolandose con las riquezas que poseía.

-¬ŅTe pasa algo, amor?.- ella se acerc√≥, sab√≠a lo que pasaba, pero era tanto su amor que no quer√≠a decirle cual era la soluci√≥n. No quer√≠a perderlo.

-Esteee, no. Buenooo, si, ehhhh...en realidad......no se como decirtelo.-

-¬ŅQue cosa?-, el momento hab√≠a llegado.

-Siento que algo falta.-

-¬ŅTe refieres al L√°tex?, amor, tu sabes que lo har√©, pero dame tiempo, sobre el resto,esteee...tenemos que hablarlo, pero sabes que lo har√©, aunque me duela.-

-aunque no me refer√≠a a eso, te lo cobrar√©. Me refiero a que tengo una misi√≥n que cumplir, pero la estoy abandonando por esta vida de ensue√Īo.-

- amor, no quiero perderte, pero debo decirte algo que puede destrozar nuestra relación.-

lentamente, el se acercó a ella, intuía lo que le diría pero necesitaba ver sus labios al pronunciar las palabras.....

- Esta ha sido una trampa de Big Webos para mantenerte alejado, y yo he cooperado con él.- Sollozando, se alejó, trató de huir, pero él la detuvo, forzandola a plantarle cara.

- ¬ŅComo pudiste?, sabes que te amo, no lo entiendo.

- El tiene a mis padres.- Sollozando -Cuando se enter√≥ que ir√≠as tras √©l me busc√≥, pero no pudo hallarme, as√≠ que secuestr√≥ a mis padres, ohhh, sniff, soy tan desdichada, mis padres o t√ļ.

- Cari√Īo, ya elegiste.- se alej√≥ hacia la puerta, furioso contra Big Webos por sus maquinaciones, furioso con ella por no tenerle confianza, y furioso consigo mismo, pues ya no habr√≠a noche de Latex y Frutillas.

[Alan Breck prosiguió]
-Bueno... ¡en marcha! -dijo el alepho, echándose un cubo de agua fría por la cabeza- Los manejos de Big Webos son inescrutables.

Había en la cámara del rey cuatro tinajas de la altura de un hombre: la primera tenía manzanas, la segundo vino, la tercera faroles. A la cuarta nadie se había asomado.

El alepho, antes de salir, quiso comer una manzana. Quedaban sólo algunas en el fondo. Se estiró para cogerla y cayó dentro. Al instante se abrió la puerta y se oyeron voces.

-Hermosa Alepha -oy√≥ decir a su visir-, aunque en ocasiones te has permitido desafiarme, en realidad s√≥lo segu√≠as mis √≥rdenes. Pronto habr√© sometido todas las voluntades y crear√© un nuevo mundo, menos imprevisible y menos est√ļpido.

Su visir, un hombre achaparrado y bondadoso, estudioso del Libro Amarillo, inmune a los fastos de la corte, amante de la justicia, ¬°era en realidad Big Webos!

-Tus padres, Alepha, est√°n en un banco de arena del Fratres. Si me traicionas, en invierno, con la crecida ¬°servir√°n de alimento a los peces !¬°Voy a comer una manzana!

Big Webos puso un escabel frente a la tinaja y se subi√≥, pero como era tan peque√Īo apenas llegaba a meter el brazo por la boca. El alepho le puso una manzana en la mano y Big Webos la agarr√≥.

Oyó cómo la devoraba y a continuación el corazón mordisqueado cayó sobre las narices del alepho.

-Echaré un trago de vino...

Puso el escabel frente a la segunda tinaja y trepó. La vio llena hasta los bordes. Empezó a sorber y a sorber. Cuando retiró la cabeza, Big Webos estaba coloradote y excitado.

-El Libro Amarillo prohíbe mirar en la Cuarta Tinaja del Rey -balbuceó- ¡Ahora veremos qué hay dentro!

Cogi√≥ un farol de la tercera tinaja, trep√≥ a la √ļltima y se asom√≥:

-¡Qué honda es! Todo está oscuro y se escucha el ruido del mar...

Big Webos iba inclinándose, ebrio y osado, para ver mejor. La alepha se acercó por detrás, pegó un soplido y lo tiró dentro.

-¡Trae una vara! ¡Sácame, deprisa! ¡Por Baal, algo se mueve aquí cerca!

La alepha arrancó el cordón de las cortinas del lecho y se lo tiró. Inmediatamente sintió que la abrazaban por detrás. ¡Era su pícaro alepho, que no podía desaprovechar aquella ocasión!

-Ya est√° dentro la cuerda, un poco a tu derecha -le dec√≠a a Big Webos, con un acento extra√Īo-, ah√≠, un poco m√°s... ¬°as√≠, as√≠, ah√≠...!

[skinner prosiguió]
así...así..ahí...ya?, eso es todo?

Ella lo mir√≥ un poco enfadada, pero enamorada como estaba, lo perdon√≥. Ya le ense√Īar√≠a las artes amatorias de las que su amado mancebo carec√≠a.

Mucho rato despu√©s, viajando ambos en la vespa, discurr√≠an por la campi√Īa alegremente, cuando de pronto, a trav√©s del retrovisor, vieron un vehiculo aproximarse a una velocidad asombrosa. Por la lejan√≠a, no pod√≠an saber de que se trataba, pero la polvareda que iba dejando atr√°s indicaba que se aproximaba a gran velocidad.
Temerosos de que fuera otra trampa que se interpusiera en su camino, aceleraron, pero su sorpresa fué tremenda cuando al llegar a la cima de una loma fueron rebasados por.....un pollo!!!
Desconcertado, nuestro Alepho aceler√≥ su fiel m√°quina, 180...200...240 Kmh y el pollo lejos de acercarse, se distanci√≥ a√ļn m√°s.
Sin poder creer lo que sus ojos habían visto, se acercaron a la orilla del camino, donde un campesino estaba descansando a la sombra de un árbol.
-Disculpe buen hombre...usted ha visto pasar por aquí aaaa....esteeee..un pollo?
- Si.
- Pero este no es un pollo normal, est√° seguro de haberlo visto?
- Si, era un pollo de Don Pedro.
- Y como sabe usted que era un pollo de Don Pedro?.
- Es que Don Pedro hizo experimentos genéticos con sus pollos, y así obtuvo pollos de tres patas, para que pudieran huir de los lobos.
- Pero esto es impresionante!, esto revolucionaría a la ciencia!!!.
- Lo sabemos.
- Entonces porqué no han presentado esta maravilla en alguna convención científica?
- Es que todavía no hemos podido pillar a ninguno de los pollos!!.

[Alan Breck prosiguió]
La cámara sigue al pollo, que corre agigolándose hasta la cerca de un rancho. En el portón, bajo una calavera de burro con dos tibias cruzadas se lee: LADINAMITA - Don Pedros Hacienda.

El pollo cruzó el abrevadero renqueando, llegó entre estertores al corral y cayó boca arriba, con las tres patas tiesas. Un gallo enorme se posó encima. Se oye ruido de espuelas, y aparecen unos botos camperos junto al bravo animal.

-¬°Acaba, pendejo!

El gallo aletea, recula aterrorizado y deja a la vista un huevo. La bota siniestra lo aplasta de un pisotón, y una mano recoge un mensaje:

"Don Pedro, √©ste es mi √ļltimo pollo. He ca√≠do en la Tinaja del Rey y me han abandonado a mi suerte. Miedo me da pedirle ayuda, pero si usted no me rescata estoy perdido."

La c√°mara recorre las manos sarmentosas, saba√Īeadas y grandes de don Pedro hasta su rostro moreno, cruel y empapado, donde se ve un rictus sin dientes y el blanco de los ojos bajo un sombrero...

A esa hora, el alepho y su compa√Īera ve√≠an venir un arriero, despacio, con unas cestas de frijoles.

-Amigo, can you tell me where is don Pedros hacienda? -preguntó el alepho.

El hombre bajó la cabeza, y arreó a su mula espantado.

-¡Ave María Santísima ! You better go home, gringo.

Apareci√≥ una mujer, con blusa y vaqueros negros, ce√Īidos, piel oliva, pelo negro y ojazos. Cabalgaba una yegua negra, y tras ella corr√≠an dos potros.

-¡Móntenlos! ¡Yo les conduciré hasta don Pedro!

Big Webos, desde su agujero, oy√≥ que algo se mov√≠a. No estaba solo. En medio de su paroxismo, aquello se arrim√≥... pero era tibio y suave, y ol√≠a a rosas. Le estrechaba y le besaba. Big Webos se atrevi√≥ a palpar: Mi madre, ¬Ņqu√© clase de mujer es √©sta? Nunca he visto unas formas tan sublimes, ni me han dado besos que supieran tan bien... ¬Ņd√≥nde van estas mujeres por el d√≠a? Big Webos desfalleci√≥, la sangre se le fue de la cabeza...

Se despert√≥ en un cementerio indio, sobre unas estacas, con una burra destripada por compa√Īera.

-¬ŅAnduviste de parranda, Huevazos?

-¬°Don Pedro!

-Recib√≠ tu mensaje y mand√© traerte. ¬ŅTe placi√≥ la burra? V√°monos para la hacienda, que aguardamos visita. Mi Amita los trae a caballo.

El bandido costroso de oeste y el sutil y nefasto oriental al cabo se reunían. ¡Y nuestro alepho, sin saberlo, cabalgaba a su encuentro!

[skinner prosiguió]
Algo definitivamente no andaba bién, cual personaje de Don Gabo, cada paso le avisaba a nuestro Alepho que el triste fín se acercaba, pero debía seguir...

Ella, también intuía algo, pero callaba y lo miraba nerviosamente, era tanto su amor que lo seguiría adonde fuere. Contempló su apolíneo rostro, hiératico en un paroxismo de concentración, y se imaginó que estaba calculando sus próximas jugadas.

-Mierda.- Pens√≥ √©l.- ¬Ņtendr√° esta mina alguna idea para zafarnos?.

Fijó su mirada en ella, el sol jugueteaba con su cabello color miel, arrancandole destellos que opacaban el brillo de los diamantes. Ella desvió la mirada, sonrojándose, lo que el interpretó como una invitación.

-Me está mirando.-pensó ella.- debe haber decidido algo importante y no se atreve a decirmelo.

-¬ŅMe aguantar√° que me la cargue aqu√≠?, nunca lo hemos hecho sobre un jamelgo, pero ¬Ņy la otra mina?, ¬Ņnos arrimamos a ese bosquecillo como si nada, o le digo que desaparezca?,mmhh... aunque no est√° nada mal.

Juguete√≥ mentalmente con im√°genes de las dos Amazonas fundidas en un abrazo de fuego, recorridos sus cuerpos con carnosos labios sedientos de lujuria, descubriendo rincones inexplorados de una geograf√≠a salvaje y sudorosa, provocando combinaciones insospechadas de exultantes ascensos y h√ļmedos descensos.

Abstra√≠do en sus enso√Īaciones, no se percat√≥ de que ya estaban en las puertas del rancho. En ese momento, su gu√≠a se devolvi√≥ unos pasos.

- Hasta aqu√≠ llego yo Gringo, de aqu√≠ en adelante vas por tu cuenta.- Sus ojos brillaron fug√°zmente.- Y no lo sue√Īes, no me dar√≠as la talla.-al mismo tiempo, el caballo que nuestro Alepho montaba gir√≥ su cabeza y le mostr√≥ los dientes, para luego acariciar suavemente con sus belfos a la jinete.

Exitado por lo que acababa de escuchar, se dispon√≠a a enso√Īarse nuevamente, ahora con la moza y su caballo cuando fu√© interrumpido por algo.

Big Webos y don pedro tenían a la Alepha!!!!, el error de nuestro héroe había sido imperdonable, todo había sido un truco para distrarlo.

Pero tantas molestias para sorprenderlo solo podían significar una cosa....le temían!!, y eso jugaría a su favor.

-Maldito bastardo, si la tocas, pagarás!! y dió un paso amenazador hacia la pareja maldita..

-No te acerques, que la mato!!, y desenfund√≥ su pistolon, hundiendo el ca√Īon del arma directamente en la boca de nuestra hero√≠na.

Eso fué demasiado para la mente fantasiosa de nuestro héroe, que disimuladamente hubo de acomodarse los pantalones, simulando estar rascándose....

-Basta!.- y simultáneamente recordó algo que le dijeron 17 mensajes atrás..."la curva espacio temporal que rodea a big Webos está alterada por la presencia de campos magnéticos que distorsionan la percepción de la realidad"

Recordarlo y actuar fueron solo una cosa, antes que big webos pudiera reaccionar, el Alepho se desmaterializó, apareciendo en el mismo momento frente a él y como un suspiro, tiró de ella, alejandola del abrazo mortal de Big Webos.

Pero don pedro también conocía el truco, y antes que Aleph pudiese resolver la situación, apareció en el aire y con un fuerte golpe lo lanzó al suelo. Big Webos se había recuperado de la sorpresa y se abalanzó sobre el caído, intentando estrangularlo.

La presión aumentaba, toda giraba a su alrededor, pero un segundo antes de perder el conocimiento, usó el recurso final, tomo a su dama de la mano y habló.......

WEBMASTER......PODRIA MOVER ESTE MENSAJE AL AGORA, ESTE ES EL FORO EQUIVOCADO......

Luego de eso, se abandonó.......

[Alan Breck prosiguió]
...El Webmaster, solícito, trasladó este mensaje a uno de los foros porno de Bluemoon. Los que entraban esperando ver la famosa Foto de la Pata de Pollo, encontraron en su lugar esto: "¡El Loc-nar!". Bluemoon, indignado, tiznó de negrita los foros del Aleph vituperando al Webmaster. Pero ésa es otra historia.

La lengua del alepho colgaba amoratada de la comisura izquierda, cuando Big Webos aflojó exclamando:

-¡Qué pata más rica!

Otra vez se había alterado su campo magnético, y creyendo morder el muslo de Ania tragaba el polvo del camino y estornudaba.

El alepho se quitó un piercing de la ceja, le arrancó una babucha a Big Webos y puso el Loc-nar en su dedo gordo...

De inmediato Big Webos, el alepho y la alepha desaparecieron. Don Pedro sacó su pistolón y derribó un buitre cansado que volaba bajo.

-¬ŅPor qu√© disparaste a Herod√≠as? -le recrimin√≥ su Amita, volviendo a caballo- ¬°Sabes que era mi mascota!

-Disculpe, Ladina Amita. Me he quedado sólo, ¡y tenía ganas de matar a alguien!

-¬°Esta noche te vas a dormir a las pocilgas, pellejo!

El alepho y su alepha aparecieron sobre una isla alargada y plana. Tampoco andaban en buenos términos:

-¬ŅPor qu√© nunca me escuchas cuando te hablo? -dec√≠a la alepha- Dieciocho mensajes atr√°s te dije claramente: "Para contrarrestar el mal√©fico poder del bototo, los elfos buscaron el Loc-nar, el cual debe ser dejado caer en el dedo gordo del pi√© derecho de Big Webos al caer la tarde del noveno d√≠a del quinto mes del cuarto a√Īo del tercer milenio, en el interior de una nevera instalada en un igl√ļ en el punto exacto del polo sur magn√©tico." ¬°Y ahora Big Webos tiene el Loc-nar!

El alepho exclamó, cambiando de tema:

-¬°Mira, all√≠ hay un viejo y una vieja que nos hacen se√Īas! Parece que agitan... ¬°un cors√©!

Se acercó a la carrera, y el viejo le detuvo:

-¬°Pero si es este payaso! ¬°A qui√©n pedimos ayuda! ¬ŅD√≥nde est√° la ni√Īa? Como le haya pasado algo por tu culpa...

-No hagas caso de un viejo gru√Ī√≥n, alepho -le sonri√≥ la vieja-. He o√≠do mucho bueno de ti. ¬°Y qu√© guapo es!

El alepho no sal√≠a de su asombro, cuando su compa√Īera lleg√≥ y se abraz√≥ a los ancianos. ¬°Hab√≠an ido a parar al banco de arena del Fratres, con los padres de la alepha!

El viejo se secó una lágrima, encaró al alepho y le increpó:

-¬°T√ļ ver√°s lo que haces! Ma√Īana es la crecida del r√≠o... Por m√≠ poco me importa, forma medio extinta que soy, ¬°pero como la dejes morir a ella...!

-Ni caso -intervino la abuela-. Y cuando salgamos todos de aqu√≠, ¬Ņd√≥nde pens√°is vivir? Os casar√©is por la Iglesia, como Dios manda, supongo...

La cabeza del alepho estaba otra vez hecha un l√≠o: ¬Ņc√≥mo escapar de all√≠, y de sus suegros? ¬Ņd√≥nde andaba Big Webos, poseedor del Loc-nar?...

[skinner prosiguió]
..........la cabeza del alepho estaba otra vez hecha un l√≠o: ¬Ņc√≥mo escapar de all√≠, y de sus suegros? ¬Ņd√≥nde andaba Big Webos, poseedor del Loc-nar?...


.....Big Webos volvi√≥ en s√≠ lentamente, no recordaba claramente lo que hab√≠a sucedido, sent√≠a mucho ruido alrededor, luces, m√ļsica y voces, cientos de voces...

-Bienvenidos a perverTV, el reality de los malvados!!.- La voz le pareci√≥ conocida, ¬°Era Don Francisco!, quien a ritmo merengue se encontraba presentando...¬ŅQu√©?, Big llevaba una remera con su nombre, y se encontraba sentado junto a otros tipos que lo miraban con cara de poco amigos, Crey√≥ reconocer algunos, pero todo era tan confuso...

¬°Y aqu√≠ tenemos a nuestro amenazado por talento...........Big Webos!!!!.- la sala se ven√≠a abajo con los gritos, Big a pesar de lo confundido que se encontraba se sinti√≥ transportado por los aplausos, casi sin darse cuenta se encontraba sobre una tarima vociferandole al p√ļblico..¬°¬°¬°Como los odio miserables ratones de cola pelada, como los odio cucarachas malolientes!!!.

La sinton√≠a del programa sub√≠a a niveles insospechados mientras Big se bajaba los pantalones y realizaba un cara p√°lida en directo frente al publico que enloqueci√≥ y deseoso de acercarse a su √≠dolo arrasaron con Don Francisco, quien llamaba a gritos a la modelo para que lo socorriera. El desbande fue may√ļsculo cuando los bribones que acompa√Īaban a Big en el cara a cara, celosos por su protagonismo sacaron sus armas y comenzaron a disparar a diestra y siniestra, las calcetineras ca√≠an por montones mientras Big cubri√©ndose entre el gent√≠o logr√≥ escapar.

Una vez fuera, recuperado el control sobre s√≠ mismo, Big repar√≥ en un extra√Īo detalle. En uno de sus pies refulg√≠a una extra√Īa gema. No supo por qu√©, pero una inmensa sensaci√≥n de alivio lo recorri√≥ por completo.


Muy lejos de ah√≠, nuestro Alepho se encontraba en la fase final del entrenamiento prana-bindu que lo llevar√≠a a enfrentar a Big en el desaf√≠o final. Todo este tiempo, el viejo maestro Tamagochi, quien cocinaba y jardineaba para sus suegros se hab√≠a dedicado a entrenarlo en las antiguas artes t√°ntrico-marciales-gn√≥stico-ecol√≥gicas de la misteriosa escuela de la quinta genuflexi√≥n circumbir√ļmbica. (Su amada hab√≠a agradecido algunas destrezas aprendidas por √©l en este entrenamiento).

En esos momentos nuestro héroe recitaba el mantra de la iluminación, muy utilizado para despejar las dudas del corazón.

......Creyendo la f√≠sica que no hay m√°s prot√≥n que el proveniente de uud,ni m√°s neutr√≥n que el procedente de udd;haciendo proceder lambda(o) y sigma(o) de uds,como si masas con muy distinta densidad de energ√≠a pudieran proceder de un mismo cod√≥n de tres quarks;e ignorando c√≥mo ha podido dar valor a las nueve masas que voy a citar,ya que una (sigma(-)),si procede de sss,procede de energ√≠a cin√©tica perteneciente a la trig√©sima segunda fase del universo expansivo;otras dos,xi(-) y xi(o),si procedentes de dss y uss de la trig√©sima tercera;otras cuatro,sigma(-),sigma(o).sigma(+) y lambda(o),si procedentes de dds,uds,y uus de la trig√©sima cuarta;perteneciendo udd y uud a la trig√©sima quinta y √ļltima,por mucho que la f√≠sica lo ignore,y crea que la actual fase de hidr√≥geno del universo es la √ļnica que existe y ha existido,ofrece mayor esc√°ndalo que ninguna de estas nueve masas se adapte a sus correspondientes energ√≠as cin√©ticas,ignorando tambi√©n la f√≠sica que,como dijo Einstein,dios no juega a los dados.
Objeto de este corto escrito es,pues,preguntarme en qu√© se basa la f√≠sica para dar tales valores energ√©ticos,pues a no ser que las haya confeccionado,artificialmente,en el laboratorio,(fabricado se dice),y se haya inventado los quarks de los que dice que proceden,no ha podido medirlas,ya que puede ser que cada fase del universo dure 10 elevado a 31 a√Īos.


Una luz cegadora interrumpió su meditación....frente a él se encontraba el anciano apoyado en un bastón, que lo miraba divertido.

- Desea algo, vetusto anciano.- El joven se sintió intimidado frente al aparecido.

- Nada jovencito, puedes continuar con lo tuyo, que yo seguiré con lo mío.

- Disculpe, tengo que hacerle una pregunta, pero no me atrevo....

- Anda hijo, no seas tímido..

- ¬ŅTu eres dios?

El anciano puso un dedo sobre sus labios y lo hizo callar .- Silencio peque√Īo, no eres el √ļnico que anda de inc√≥gnito en esta isla, ando de vacaciones y dej√© a Pedro a cargo. A todo esto, ¬ŅHas visto a William por estas playas?, tengo que devolverle una lib√©lula que me prest√≥ en un oasis, fu√≠ a un bar a buscarlo pero termin√© trenzandome a golpes con unos rufianes, un tal Sailormoon que se encontarba desnudo saltando sobre las mesas para que lo vieran, una rana mutante multinick que se golpeaba a si misma, un pescado inquisidor que me mand√≥ al demonio y un par de dinosarurios trenzados a patadas muy raros ellos, uno le gritaba al otro muere mendigo desgraciado, y el otro le contestaba, estoy perdido!!.-

- Ehh...no, tengo otra pregunta, si tu eres dios. ¬ŅQu√© son para ti mil a√Īos?

Sonriente, el anciano contestó.- Un segundo, hijo mío.

-Y que son para ti mil millones de dólares.- Insistiendo.

Sin dejar de sonreír.- un dólar.

-¬ŅMe puedes prestar un d√≥lar?

- ¬ŅMe esperas un segundo? Y se alej√≥ por la playa tranquilamente.

[Alan Breck prosiguió]
Y mientras el maestro Tamagochi se iba a llamar a la posada de william, el alepho se sintió abandonado en la playa. Ahora de él dependían la seguridad de su querida alepha y las amenazas de un suegro irascible...

Angustiado, vio salir del mar un hombre que se le parecía como dos gotas de agua. Se acercó, le apuntó con el dedo y dijo:

-Who are you talking to? Are you talking to me?... you talking to me? Pssshuh pssshuhh... Youre dead.

Y, cosa extra√Īa, el alepho escuchaba otra voz, la de su maestro: Big Webos ha encontrado el Loc-Nar y hace uso de √©l. Recita la Tabla de los Elemenos Eterianos que yo te ense√Ī√© y la ilusi√≥n desaparecer√°.
El alepho obedeció. Se oyó un disparo, su otro yo se convirtió en una tabla de surf y fue arrastrada mar adentro.

Entonces el alepho escuchó a sus espaldas:

-Gusto en reencontrarte...

¬°Era la chica de la boa! O mejor dicho, su querida alepha, que otra vez se hab√≠a transformado. √Čste es un misterio femenino sobre el que su Maestro no le hab√≠a dado explicaciones, no siquiera cuando juntos exploraban los Archivos de la Gente de Bog...

La alepha ten√≠a los ojos chinitos, caf√©, el pelo del color del bosque en oto√Īo. Su piel, tras s√≥lo un ba√Īo en el mar, era de oliva, como la de una princesa hawaiana. Y ahora, tras misteriosos retoques, se le presentaba de cabello rubio, cubriendo los hombros altos y la blanca espalda, ojos azules, y un peligroso y atrayente tatuaje como ce√Īido a sus pechos y su cintura. El alepho, ¬Ņqu√© iba a decir? La recibi√≥ a su lado y se olvid√≥ por un instante de preocupaciones...

Al día siguiente, un helicóptero aterrizó sobre la isla. Descendieron unos hombres en traje de verano, tirando de cables de micro, otros con vaqueros y visera, cámara al hombro. El que parecía jefe de la expedición dijo:

-Supongo que ya me conocen -nadie le conoc√≠a-. Soy yo, don Francisco. Nuestro √ļltimo reality tuvo que cerrarse por... baja cuota de pantalla. Busc√°bamos algo innovador, y aqu√≠ lo tenemos: N√°ufragos como la vida misma. Llenaremos esta isla de asechanzas y peligros, se las haremos pasar putas, pero el que sobreviva no volver√° pasar hambre, ser√° nombrado alcaide de la prisi√≥n de Alcatraz!. Ese cocinero y ese jardinero, fuera. Queremos realidad, primitivismo. Al m√°s anciano, demacradlo, dar√° mucho juego. Los dem√°s que se repartan en grupos enfrentados...

Uno de los cámaras interrumpió su discurso:

-Don Francisco, ¬Ņpero aqu√≠ hay nativas?

-Sí hombre, ahora vamos. Sacad los pins de cocacola y a por ellas, pero rápido, la primera conexión se efectuará en breves momentos...

Los de la tele desaparecieron en busca de las nativas, y de pronto comenzó a subir el nivel del mar. El río se tragó la isla.

-¡Al helicóptero! -gritó el alepho.

Echaron todos a correr, angustiosamente, impedidos por el agua, que les llegaba a las rodillas, y a pocos metros de ellos oían las voces de los periodistas, que venían detrás.

Subieron por fin al helic√≥ptero, el alepho se puso a los mandos y... no sab√≠a qu√© hacer. Los de la tele trepaban y golpeaban la ventanilla. Entonces el alepho escuch√≥ la voz de su maestro imprimi√©ndole confianza: ¬°Dale, hombre!¬°Sin miedo! Y que la suerte te acompa√Īe. Despu√©s de vanos intentos, el helic√≥ptero arranc√≥ a volar y se alej√≥ dubitativo como un moscard√≥n en el aire.

Al llegar a Canarias, el alepho dejó en tierra a los padres de la alepha, con unos ancianos del Inserso.

Cuando cruzaban las Azores, un tifón atrapó el helicóptero y lo arrastró sin rumbo durante horas. Finalmente llegaron al ojo del huracán. Ahí dentro, iban tranquilos, no sabían dónde.

Cuando lograron escapar a la tormenta, se descubri√≥ un oc√©ano helado de monta√Īas blancas. El alepho consigui√≥ aterrizar sobre la punta de un iceberg. Estaban en un palmo de hielo, a tres mil pies sobre el nivel del mar. Curiosamente, aunque iban desnudos bajo su piel tatuada, no sent√≠an ning√ļn fr√≠o...

[Archangel prosiguió]
-¡Increible!-exclamo el Alepho- la protección tatuada por Stylo es verdaderamente efectiva...Cual de estas fórmulas será la causante del adormecimiento epidérmico?-
-La ultima gala de Operacion Triunfo , of course-se√Īal√≥ con un cierto tono de hast√≠o la Alepha-
-Mira!-Con un entusiasmo creciente, nuestro Alepho iba recorri√©ndose el antebrazo con un dedo siguiendo las intrincadas f√≥rmulas y dibujos tatuados...-√©stas preciosas letras irisadas...¬Ņque dicen?:Klaatu Barada Nikto!
-Nooooooooo, el Necronomic√≥n noooo-grit√≥ desesperada la Alepha mientras un temblor ronco en un principio y como una explosion poco despues iba desmoronando el frente de la monta√Īa y enormes grietas iban apareciendo en el suelo a sus pies...Manos descarmadas desprovistas de u√Īas asomaban entre los terrones de tierra y craneos pelados con la sombra de algunos pelos pugnaban por salir temblorosamente al aire frio.

[skinner prosiguió]
....Mientras las grietas aumentaban su tama√Īo, el alepho descubri√≥ que no le ten√≠a miedo a las alturas.....!le ten√≠a p√°nico a los pisos!, m√°xime si se encontraban a una incierta distancia de sus pies.

En un desesperado intento de salvar su pellejo, se abalanzó sobre su amada, quién casi había salvado el escollo, este gesto fue interpretado por ella como un acto de heroísmo para salvarla, y para cumplir con su parte se giró sobre si misma y lo abrazó, esperando que el saltase hacia el otro lado y rodasen románticamente por la ladera helada. El descontrolado grito de su amado le avisó que había equivocado el movimiento......

(Lo que aconteci√≥ durante la ca√≠da, que dur√≥ 85 hrs, 34 min y 23 seg ser√° relatado en la 5ta secuela de esta pel√≠cula, cuando el desarrollo de la tecnolog√≠a permita recrear en pantalla todos los efectos que acompa√Īaron el descenso, aparte de representar una considerable fuente de ingresos adicionales para rompecocos ya que sus libretistas se habr√°n suicidado de formas horribles luego de enloquecer en la 4 parte de la saga)

Al volver en s√≠ (¬ŅCuantas veces se ha desmayado este desgraciado?) se encontraron en un gigantesco sal√≥n, dominado por un imponente trono en cuyos extremos gigantescas lenguas de fuego ascend√≠an hacia el infinito. Sentado en el trono, don sata les sonre√≠a p√©rfidamente, con gestos para que se acercaran les habl√≥...

ASI QUE HAN LLEGADO......La voz pareció venir desde todas partes, sonando con una intensidad atronadora.

AHORA SERAN MIOS PARA TODA LA ETERNI&%#$())(//=...PIIIIIIIIIIIIIIIPPPPPPP ..........%$##%$&....ppiiiiiiiiiiiiiiiipp ...Apaga eso.... &%$!#$%&...por la ch%$#%%& ....siempre la est√° cagan%$&%#%$&%$%(5...APAGAAAAAAAAAAAAAA%&$#/$......

Arrojó su micrófono lejos, y recuperando la compostura se levantó y se les acercó.

- Bueno, aquí están.- Su voz de soprano distaba bastante de de la que los recibió, lo que hizo recuperar en parte el aplomo a nuestro héroe.

- ¬ŅComo que aqu√≠ estamos?, ¬Ņqu√© hacemos ac√°?, ¬Ņquien es usted?.- desafiante.

- Están acá por no respetar los sagrados mandamientos de los foristas, este es el infierno de los foros. JA JA JA JA JA..Cof, cof, perdón, cof, cof, aJJJJJJJJ.

-¬ŅQu√© mandamientos?, nadie nos dijo nada, si no lo sab√≠amos, no podemos cometer pecados, osea somos inocen...

-Bla, bla, bla,- Lo interrumpi√≥.- Siempre la misma historia, de haber sabido que reclamaban tanto hubiese pedido el infierno de los payasos, se mueren, se enteran que este es el infierno ¬°y se cagan de la risa!. Primero, ¬Ņte peleaste con alguien en el foro?

- No.

- ¬ŅTe metiste en peleas ajenas?

- No

- Ja, ¬ŅContestaste a foros serios con respuestas banales?

- No

- Jaja, ¬ŅTe pusiste serio en un foro de cachondeo?

- No.

- Ves, por eso estás aquí!!

-¬ŅY se puede saber cual es el castigo en este infierno?

- Leer el foro del taller por toda la eternidad....................

- NOOOOOOOOOOoooooooooo....- desesperados, corrieron y corrieron por interminables pasillos, hasta llegar a otro gigantesco salón, cierto completamente por relojes, cada uno de los cuales se movía a deferente velocidad.

-¬Ņ Y esto?.

- Estos relojes son cada uno de los foros, y se mueven a la velocidad con que se escriben tonteras en ellos, as√≠ identificamos a nuestros ‚ÄúHu√©spedes‚ÄĚ.- Don sata se abri√≥ paso entre ellos y deambul√≥ por el interior del sal√≥n.

La pareja recorri√≥ la sala y efectivamente cada reloj indicaba un foro distinto. Extra√Īados, se acercaron a su anfitri√≥n.

- Falta uno, ¬ŅD√≥nde est√° el foro de pel√≠culas mal√≠simas que fascinan?

- Ahhh...ese, ese reloj lo tenemos en la caldera, lo usamos de ventilador. Y Ahora, a la sala de lectura, es hora de pagar.

- Pero debe haber una forma de librarse de este castigo, debe existir.....

- De hecho existe, pero nadie ha podido salvarse. Necesitas mil millones de dólares y creo q.....

Mientras don sata hablaba, el anciano misterioso apareció tras él y sin dirigirle palabra se acercó al alepho y le entregó un sobre.- Pasó tu segundo, aquí tienes tu dólar.

[Alan Breck prosiguió]
El alepho despert√≥ (¬°cu√°ntas veces ha recobrado la conciencia este desgraciado!), y se vio dentro de un igl√ļ, y a su alepha en el umbral, sosteniendo una ca√Īa. Peg√≥ un tir√≥n, y sali√≥ de un agujero en el hielo un pez flaco, en forma de sacacorchos, coleteando con ojos sorprendidos.

-Muy grande no es, pero est√° bien fresco.

-¬°Ya era hora de comer algo en esta historia!

Al contacto con el aire, el pez se congeló. Lo cortaron fácilmente en rodajas. En la boca, se deshacía como un plumcake, y sabía a resina.

-¬ŅQu√© nos ha ocurrido?

-Tu torpeza provocó la ira de los Primarios. Bajamos a los infiernos del Foro, pero un alegre anciano nos sacó de allí.

-Nada tiene sentido en esta historia, no sabe uno qué está a punto de ocurrir. ¡Cómo me gustaría agarrar a Big Webos de..., y acabar de una vez!

-√Čse anda igual que nosotros, ¬°el culpable es el narrador!

-Cierto, no es muy ver√≠dico, a veces exagera; pero √©l no tiene la culpa, sino quien est√° detr√°s... el se√Īor X, ¬°el Autor!

-¬ŅTe refieres a ese tal skinner?

-¡Cómo me gustaría despellejarle! Y a ese otro... ese extranjero... no recuerdo su nombre.

-¬ŅY la nueva, la que nos gast√≥ la broma de los cr√°neos pelones...?

-Ahhhh, Archangel... Bueno, mujer, lo hizo sin mala intención.

-¬°Pues yo la tiraba de los pelos!

El alepho se sirvió otra rodaja.

-Tiene que haber alguien m√°s detr√°s... un se√Īor Y... el creador del foro...

-¬°Rompecocos!

-A√ļn veo ese juego en mis peores pesadillas. La m√ļsica desquiciante, la bola tragona, y un laberinto...

La alepha se comi√≥ las dos √ļltimas rodajas.

-¬ŅY qui√©n puede sacarnos de √©l? ¬ŅQui√©n est√° detr√°s de Rompecocos? ¬ŅQui√©n es el se√Īor Z?...

[rompecocos... terminó?]
Rompecocos supo que el entero proyecto, el cual hab√≠a comenzado de manera accidental, peligraba. Los mismos personajes se volv√≠an contra √©l; el se√Īor Z ya le hab√≠a advertido que la treta de andar abriendo foros por aqu√≠ y por all√° para despistar a los personajes no funcionar√≠a. Tarde o temprano se dar√≠an cuenta que su pretendido inter√©s por temas profundos no era mas que una m√°scara de papel. "No existe personaje que no adquiera vida propia, tarde o temprano. Todos lo poseen, s√≥lo es cuesti√≥n de tiempo," le hab√≠a dicho.

Y muchas veces se vuelven en contra de su creador como los hombres en ocasiones se han vuelto en contra de sus dioses.

-Qué hacemos don Z? -Rompecocos miraba atemorizado a la pantalla en donde veía aparecer su nombre por primera vez durante meses.

Don Z no era un hombre de pasiones fuertes. Es decir, poseía pasiones fuertes, como cualquier individuo creativo las debe de tener, pero era un maestro para mantenerlas por debajo de superfice de un rostro impávido. Su semblante nunca variaba demasiado; sólo sus ojos lo hacían. Y con sus ojos decía mas que lo que otros decimos con los labios.
En este momento, por ejemplo, sus ojos adquirieron una peque√Īa llama proveniente de qui√©n sabe d√≥nde, y que parec√≠a jugar divertida por alrededor de sus pupilas. Era la llama del ingenio; la perspicacia; la llama del hombre que posee todas las respuestas.

-Deja que te llamen, Rompecocos,-dijo don Z, sin mirarlo. -Tu presencia aqu√≠ es in√ļtil. Los personajes poseen una vida propia que t√ļ ya no puedes controlar. Y si no posees control sobre su vida, tampoco la posees sobre su muerte.

Y alejándose de la habitación agregó:

-Es mas, cabe entre el c√°lculo de probabilidades que te sobrevivir√°n. Supuse que hasta t√ļ mismo podr√≠as entender esto sin que nadie te lo explique...

Y diciendo así, cerró la puerta tras de sí.





the end
Volver arriba
navegante
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Abr 2003
Mensajes: 5371
Ubicaciůn: La corte de los milagros

MensajePublicado: Lun Abr 12, 2004 13:07    Asunto: Responder citando

Para solentinamé y Ubermensch

Applause Applause Applause Applause Applause Applause

Gracias por entender el juego y ser los primeros. Yo no seguiría con las cartas. Me gustan los finales que parecen comienzos, como éste.

Alan, gracias a vos también por ese recuerdo. Ya me había divertido mucho con la película en el foro de rompecocos.
Volver arriba
Foros
Publicidad


¬ŅPlaneando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusiůn -> La Cuentoteca de Alephville Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a pŠgina Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
PŠgina 2 de 4