elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

La mirada de Alejandra Pizarnik


Ir a página Anterior  1, 2, 3, ... 27, 28, 29  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
baco
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 13 Feb 2003
Mensajes: 128
Ubicación: capital federal, buenos aires, argentina

MensajePublicado: Mar Feb 25, 2003 00:33    Asunto: Vacío Responder citando



La de los ojos abiertos

La vida juega en la plaza
con el ser que nunca fui

y aquí estoy

baila pensamiento}
en la cuerda de mi sonrisa

y todos dicen esto pasó y es

va pasando
va pasando
mi corazón
abre la ventana

vida
aquí estoy

mi vida
mi sola y aterida sangre
percute en el mundo

pero quiero saberme viva
pero no quiero hablar
de la muerte
ni de sus extrañas manos


(La última inocencia)
Volver arriba
supernova
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Feb 2002
Mensajes: 2904
Ubicación: un lugar en ninguna parte

MensajePublicado: Mar Feb 25, 2003 01:09    Asunto: Vacío Responder citando

Comentario:
Originalmente enviado por el Miguelo:
Daba vueltas en mi cabeza, negándose obstinadamente a abandonarme, un hermoso poema de Alejandra. Y fue ese y no otro el que me sugirió el título de este foro.

la rebelión consiste en mirar una rosa
hasta pulverizarse los ojos



Me ha pasado lo mismo, Miguelo.

Desde que leí ese poema, tan increíblemente perfecto, no pude sacármelo nunca de la mente, como si mantuviera un secreto que cada día se revela un poco más, dentro nuestro.

Como si esas palabras fueran mías. Como si ahí estuviera el sentido de la vida.
Volver arriba
el Miguelo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 Feb 2002
Mensajes: 1482
Ubicación: Buenos Aires

MensajePublicado: Jue Feb 27, 2003 04:20    Asunto: Vacío Responder citando

Supernova, es así como dices: Ahí parece estar el sentido de la vida... ¿Le das a ese poema alguna interpretación especial que quieras compartir?

Creo sinceramente que la poesía debe disfrutarse, gozarse, y no pretender buscarle un sentido, una explicación. Creo que debe contemplarse amorosamente, sin ninguna clase de codicia, sin pretender buscar ningún tipo de verdad o conocimiento; creo que esa es la única manera de proceder; pero eso sí: ello solo es posible en una primera instancia, en un primer acercamiento. Necesariamente llega un momento en que ya no nos alcanza con simplemente deleitarnos con su cuidadosa y delicada caligrafía, con recorrerla desinteresadamente y saborear su preciosa –precisa– sonoridad y sentimos que debemos desentrañar lo que el poeta (la poetisa aquí) ha querido compartir con nosotros.

Lógicamente que no se le puede encontrar un sentido unívoco; claro que el leguaje poético es pasible de infinitas lecturas: Tengamos, en consecuencia, nuestra particular y parcialmente arbitraria lectura. Supernova, insisto, contanos qué ves en aquel poema. Comparemos nuestras miradas.

Definitivamente lo siento el mejor poema de Alejandra. Aunque no estoy seguro de que obedezca a una decisión que libremente tomo; parece más bien que él se ha impuesto por sí sólo, dando vueltas en mi cabeza... y en la tuya.
Volver arriba
el Miguelo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 Feb 2002
Mensajes: 1482
Ubicación: Buenos Aires

MensajePublicado: Jue Feb 27, 2003 04:35    Asunto: Vacío Responder citando

Exidor, he releído estos días las Cartas... de Rilke impulsado por tu cita. Definitivamente me ha gustado aquello de “Amar las preguntas” y agradezco lo hayas compartido aquí. He tropezado, en ese recorrido, con otra idea que también me parece interesante y repetí de memoria hace sólo unos días atrás y que creo servirá recordarla para retomar nuestras impresiones sobre Alejandra.

Tomé el libro de Rilke sospechando que tras ojear (y hojear) caprichosamente alguna de sus páginas lo devolvería a su lugar, en un rincón apartado de mi biblioteca, pero sin embargo nada sucedió como imaginara. Esa mágica madrugada Rilke se resistió –exitosamente– a que lo abandonara y lo callara y me sumergiera en el silencio absoluto de la noche. Me preguntó, nuevamente, si escribir estaba enraizado en lo más profundo de mi corazón, me instó a que me confiara si moriría irremisiblemente en el caso de que se me impidiera escribir. En caso de que fuera así –sólo en el caso de que fuera así– debía perder tiempo escribiendo.

Creo que Alejandra buscaba refugiarse en las palabras. Sabía que moriría irremisiblemente de no escribir. Y por ello escribía. Y por ello sentí lo terriblemente limitado que es el lenguaje.

- Pienso en el poema “13”, de Árbol de Diana (1962).

explicar con palabras de este mundo
que partió un barco llevándome


- O en “Endechas”, que ya han aparecido por acá, de su Infierno Musical (1971).

El lenguaje silencioso engendra fuego. El silencio se propaga, el silencio es fuego.

Aunque sé que ésto no significa nada, que es muy probable que me esté dejando llevar por algunas similitudes y esté forzando la interpretación. Al fin de cuentas, lo reconozco, sólo formulo más y más preguntas. ¿Recuerdan que ese sería nuestro método? Amar las preguntas...

Ya habrá oportunidad, en otra ocasión, de detenernos en aquello del “poeta maldito”, “en aquello tan comercial del poeta maldito”. Y por ahora, sólo cito.
Volver arriba
supernova
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Feb 2002
Mensajes: 2904
Ubicación: un lugar en ninguna parte

MensajePublicado: Jue Feb 27, 2003 10:59    Asunto: Vacío Responder citando

Resulta difícil elegir el mejor poema de Pizarnik o de cualquier otro escritor, sobre todo porque dudo que en esa elección estemos siendo imparciales. Ahora, si olvidamos un poco la objetividad total, es, a mi modo de ver, el más perfecto. Luego, también me gustan mucho "La carencia" y "La jaula".

Con respecto a tu pregunta, podría escribir acerca de lo que -creo- significa, pero a mí al menos me parece que la verdad que transmite está mucho más allá de las palabras.

Intentaré explicarme mejor... Al leerlo, siento que el conocimiento que te puede dar y la verdadera comprensión no vienen por medio de la mente, sino de los sentidos. Se siente a flor de piel, en el fondo de tu corazón, y no importa con qué palabras bonitas quieras adornar tu opinión: nunca será lo mismo. A veces, deseamos tanto poner en palabras lo que sentimos, sin darnos cuenta que ciertas cosas sólo pueden conocerse realmente por medio de la percepción, los sentidos.

Algo más, breve, con respecto al por qué Alejandra escribía: creo que escribir para muchos de nosotros, incluso para ella, no es algo que se elige. En muchas ocasiones es tan indispensable como respirar, y fluye naturalmente como la sed o las ganas de comer. No escribir, esto es, no responder a un fuerte viento que se está levantando dentro tuyo, haciendo fuerza para salir a flote, podría terminar enloqueciéndote.
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14847

MensajePublicado: Vie Feb 28, 2003 14:07    Asunto: Vacío Responder citando

Con estos comentarios de ustedes me vino a la memoria un par de cosas.
Recuerdo que Sábato siempre dice que si Van Gogh hubiera sido escritor en lugar de pintor, tal vez no se hubiera suicidado.
No sé si eso será así, pero recurrentemente pienso en este tema de la creación como una necesidad por sobre el acto estético (sin obviarlo, desde luego). El segundo recuerdo tiene que ver con un pensamiento que tuve mientras recorría el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires. Salí de la muestra de una pintora con la sensación de que sus cuadros me habían dejado totalmente indiferente pero, más allá de lo que podría haber sido una mera opinión subjetiva, me reconocí enojado con esta buena mujer.
Me dió la impresión de que existen, a grosso modo, dos tipos de creadores: los que crean desde un "a priori", desde el deseo previo de gustar, impactar, movilizar, etc. y los que crean por una necesidad inevitable y vital.
Estos últimos, entre los cuales creo que se encontraba Alejandra Pizarnik, son los que brindan nuevas preguntas (y volvemos al tema, Miguelo) en vez de dar respuestas prefabricadas. Los que sienten , como decía Picasso, que un cuadro nunca está terminado, siempre queda un resto para continuar.
En lo personal, los otros me generan fastidio y a veces enojo (las películas de Subiela, por dar un ejemplo).

[Este mensaje ha sido editado por Exidor (editado 28 Febrero 2003).]
Volver arriba
el Miguelo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 Feb 2002
Mensajes: 1482
Ubicación: Buenos Aires

MensajePublicado: Mie Mar 05, 2003 20:58    Asunto: Vacío Responder citando

Los poemas que más me gustan de Alejandra hoy, y subrayen ese hoy, porque juro que mañana serán otros, son, fuera del ya citado y quizá por todos compartido, “Hasta pulverizarse los ojos”, y pido perdón por este bautismo tan irrespetuoso pero no me resigno a llamarlo sólo “poema 23” (o “13”, como erróneamente dije en otra oportunidad), los que más me gustan, decía, son “Los ojos abiertos” y “Estar”.

Decís, Supernova, que no crees posible ser imparcial en tu elección del mejor poema de Alejandra. Podríamos preguntarnos, entonces, cómo es que ocurre el fenómeno poético. ¿Un poema nos gusta por que nos parece escrito únicamente para nosotros? ¿Por qué creemos ser sus destinatarios exclusivos? Puede ser. No parece erróneo considerar a la lectura una actividad muy personal (y pienso en “actividad” en más de una acepción). Confieso que, por lo menos conmigo, así son las cosas (generalmente), los poemas que más me gustan son aquellos que me hablan al oído, aquellos que son sólo para mí. Aunque esto no lo digo con orgullo, quizá no sepa leer poesía. Sin embargo, y esto es lo que quiero destacar, el poema 23 de Árbol de Diana ha sido el preferido por todos aquí, leamos o no lo mismo en él; y “La Carencia”, uno de tus preferidos, ya fue señalado por Exidor. ¿Entonces? Parece ser que, a pesar de todo, aquellos poemas que más nos gustan son los mejores, y que, sin darnos cuenta y, quizá, sin siquiera pretender ser objetivos, lo hemos sido, de alguna extraña forma.

“La Carencia” me gustó mucho. No lo recordaba, y lo había leído a toda velocidad aquí, confundiéndolo entre varios otros poemas. Ahora me he tomado el tiempo que merecía, leyéndolo de mi libro, junto con “La jaula”, ambos de “Las Aventuras Perdidas”, y me encantó. (en varios sentidos)


Un comentario al margen:

Borges se jactaba de las páginas que había leído, no de las que había escrito; como si sólo allí hubiese sido enteramente libre. “Escribo lo que puedo, leo lo que quiero” decía, aunque seguramente no así, no de una manera tan llana y simple. Borges regalaba magia no sólo en la delicadeza y cuidado de su palabra escrita, sino también en su habla cotidiana, en sus comentarios más casuales. (Pido perdón, entonces, por la insolvencia de mi cita)

¿A qué viene todo esto? Considero que se trata de una interesante idea, digna de destacarse en un sitio como éste donde todos sabemos que “escribir no es algo que se elige”, como nos recuerda Supernova.

Entonces, ¿Dónde buscar nuestro reflejo? ¿Dónde sentirnos representados de una manera más acabada, incluso más digna? ¿En lo que escribimos o en lo que leemos? La pregunta, creo, y para terminar de una vez por todas con tantos rodeos, y cambiando sutilmente el enfoque, sería: ¿Cuánto dice de nosotros lo que leemos? ¿Cuánto dicen de nosotros nuestras preferencias?
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14847

MensajePublicado: Jue Mar 06, 2003 19:55    Asunto: Vacío Responder citando

Creo que todo lo que seleccionamos habla por nosotros. Otra cosa es que el otro entienda lo mismo.
Siempre me ha molestado un poco prestar un libro en el que he hecho anotaciones o subrayados. Que otras personas vean lo que seleccioné de un texto me hace sentir un poco invadido en mi intimidad, sorprendido en mis silencios, cuando , en realidad, quizás esa otra persona que pispea entre nuestras líneas no entienda nada o le dé otra interpretación. Eso que decía Nietzsche, que no hay realidades sino solo interpretaciones.
Es muy común que a los escritores se les pregunte cuanto de biográfico hay en su nueva novela. Esta pregunta siempre me causa algo de gracia. Me parece bastante tonta.
Uno va por la vida dejando rastros e impresiones en todo lo que hace. Por qué iba a ser diferente con la lectura/escritura?

Lo que señala Miguelo, esto de que este poema me gusta hoy es justamente la respuesta.
Volver arriba
el Miguelo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 Feb 2002
Mensajes: 1482
Ubicación: Buenos Aires

MensajePublicado: Vie Mar 07, 2003 10:09    Asunto: Vacío Responder citando

Me alegra saber que no soy el único que anda por ahí arruinando libros con anotaciones evitables. ¿Han llegado al extremo de sentir la necesidad (irreprimible) de resaltar párrafos, marcar ideas y anotar comentarios en un libro que no era de ustedes, en un libro prestado? Ah, vieron... Mi locura aún les saca varios cuerpos.

Otra cosa. Me gustó eso de “este poema me gusta hoy”. ¿Todos de acuerdo? ¿A qué lo atribuyen? ¿Piensan realmente que somos muy distintos hoy de lo que seremos mañana? (y quizá el innecesario “realmente” de mi pregunta esté anticipando mi posición).
Volver arriba
el Miguelo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 Feb 2002
Mensajes: 1482
Ubicación: Buenos Aires

MensajePublicado: Vie Mar 07, 2003 10:40    Asunto: Vacío Responder citando

Citado Sabato y recordada su consideración con relación a Van Gogh en esto de la “necesidad” de la creación y la pesada carga que ésta supone al artista, me viene a la memoria, también, lo que dijera con relación a Kierkegaard en su ensayo sobre Leonardo y que, leído a toda velocidad la primera vez, me sonó a un contrasentido, casi a un absurdo, y releído luego, se me reveló en su verdadero alcance.

La idea fundamental del ensayo, un rodeo es imprescindible para comprender a dónde pretendo ir, es que nadie como Leonardo padeció el deseo endemoniado de querer superar los límites del hombre y del destino: quiso hacer milagros y no pudo. Dirá entonces Sabato: “Leonardo tiene nostalgia, ansiedad de Infinito, pero como todos nosotros estaba condenado a la finitud. Quizá más de una vez debe de haber sentido lo mismo que una noche experimentó Kierkegaard al volver de una fiesta en la que había brillado por su ingenio: el impulso de suicidarse.

Estamos cerca de una idea, de un tema, que apenas fue esbozado por Exidor días atrás, y creo que sería interesante detenernos con más tiempo a discutir y compartir opiniones. La imagen del Genio, aquel que en función de su arte, sin buscarlo, sin desearlo, se coloca por encima del Género Humano en virtud de su singular talento. Y como nada es gratis en la Vida pagará por ello un enorme precio. Me refiero al Destino ineludible de los Escritores Malditos. La Muerte, la locura o el silencio. El Padecimiento y la Incomprensión.

Aún pienso en ese doble carácter del que hable al principio. Necesidad por un lado, y pesada carga por el otro. Un doble carácter que, según se mire, parece incluso contradictorio. Freud diría: “Lo que cancela esa necesidad es la satisfacción” Y sin embargo, no ocurre así.
Volver arriba
Foros
Publicidad


Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, ... 27, 28, 29  Siguiente
Página 2 de 29