elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Isaac Asimov - El padre de los Robots


Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Letras Binarias
Autor Mensaje
PK2
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 28 May 2001
Mensajes: 6049
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Jue Jul 01, 2004 19:03    Asunto: Isaac Asimov - El padre de los Robots Responder citando

Soy un admirador confeso de este magnífico autor ruso-estadounidense, ya fallecido. Su saga robótica rivaliza con su serie de las Fundaciones en cuanto a profundidad de sus análisis sociológicos, su amenidad y constante intriga. Para la robótica dió origen a sus tres leyes, y para la sociología abrió un nuevo campo de estudio con la Sicohistoria. Un iluminado, un genio de verdad.

Aquí, todos sus comentarios al respecto. Brindémosle el homenaje que merece, y consigamos más adeptos para sus obras.
Volver arriba
skinner
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 17 May 2001
Mensajes: 4957
Ubicación: Avda Pastelito 1874, Ankh Morpork.

MensajePublicado: Jue Jul 01, 2004 20:00    Asunto: Responder citando

Pues somos dos los admiradores. Una consulta, ¿se pueden traer textos del buen doctor para comentarlos?
Volver arriba
PK2
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 28 May 2001
Mensajes: 6049
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Jue Jul 01, 2004 20:07    Asunto: Responder citando

¡Claro que sí, compadre Skinner. Bienvenido!
Volver arriba
elCascarudo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 May 2004
Mensajes: 1257
Ubicación: Al fin en la pretèritamente presente Buenos Aires.

MensajePublicado: Vie Jul 02, 2004 00:04    Asunto: Responder citando

siempre me gusto Asimov. personalmente, creo que es el gran maestro de la Ciencia Ficcion, uno de los pocos que logro encajar una novela sociologica en un contexto dificil. sin embargo, ya no soy tan adepto a la SciFi como antes, y no puedo contarlo como uno de mis auores preferidos.
Volver arriba
skinner
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 17 May 2001
Mensajes: 4957
Ubicación: Avda Pastelito 1874, Ankh Morpork.

MensajePublicado: Vie Jul 02, 2004 17:15    Asunto: Responder citando

MIS ROBOTS (1987)
Isaac Asimov

Escribí mi primer relato de robots, Robbie, en mayo de 1939, cuando sólo tenía diecinueve años.
Lo que la hizo diferente de las novelas de robots que con anterioridad se habían escrito fue mi determinación de no hacer símbolos de mis robots. No debían ser símbolos representativos de la abrumadora arrogancia de la Humanidad. No deseaba que fuesen ejemplos de la ambición humana intentando competir con el Creador. No deseaba que aquello tampoco se convirtiera en una nueva Torre de Babel que requiriera castigo.
Tampoco serían los robots símbolos de grupos minoritarios.
Ni deseaba hacer de ellos criaturas patéticas, víctimas de la injusticia y las persecuciones, de manera que pudiera hacer declaraciones esópicas acerca de los judíos, los negros y otras menospreciadas minorías. Por supuesto que estaba frontalmente opuesto a tales tipos de discriminaciones, y lo dejé bien claro en numerosas novelas y ensayos, pero en ningún momento en mis relatos de robots.
Entonces, ¿en qué consistían mis robots? Los creé con la idea de que fueran herramientas, perfeccionados equipos de ingeniería avanzada, máquinas al servicio del hombre. Los doté de mecanismos propios de seguridad. En otras palabras, los construí de manera tal que no pudieran atentar contra su creador, y habiéndolos despojado desde su inicio de toda posibilidad de causar daño, me encontré libre de otorgarles aptitudes más racionales.
Desde que comencé a escribir mis relatos de robots en 1939, no mencioné en ningún momento sus características de seres basados en circuitos electrónicos. Los ordenadores electronicos aún no existían y no fui capaz ni siquiera de imaginarmelos en aquellos momentos. Lo que sin embargo pude prever fue que su «cerebro» si debía de ser electrónico en cierto sentido. No obstante, «electrónico» no me daba la impresión de ser lo suficientemente futurista. El positrón (una partícula subatómica, exactamente igual que el electrón pero con carga eléctrica de distinto signo), había sido descubierto sólo cuatro años antes de que yo escribiera mi primera novela de robots. Este nombre sí que me sonaba realmente apropiado para un tema de ciencia ficción, de manera que proveí a mis robots de «cerebros positrónicos», e imaginé que sus pensamientos consistían en rápidos y cambiantes flujos de positrones, apareciendo y desapareciendo prácticamente en forma instantánea. Esta serie de relatos recibieron el nombre genérico de «series de robots positrónicos», pero, en realidad, no tuvo una mayor importancia el hecho de que yo usara la palabra positrón en vez de la de electrón.
Al principio, no me molesté en explicitar lo que yo imaginaba que debían ser los mecanismos de seguridad propios de todos los robots, pero tuve que enfatizar que los robots no podrian dañar a los seres humanos, debía de ser algo intrínseco a sus cerebros positrónicos.
Así que, en la primera versión de Robbíe, aparecía un personaje que se refería a los robots en los siguientes términos:
«Él, simplemente, no puede evitar ser fiel, afectuoso y amable, es una máquina construida con esas características».
Después de escribir Robbie, el cual John Campbell, de Astounding Science Fiction, rechazó, proseguí con otras novelas de robots, las cuales Campbell aceptó. El 23 de diciembre de 1940, le sugerí la idea de un robot capaz de leer la mente (el cual con posterioridad se llamó ¡Mentiroso!) y John nuevamente no se mostró conforme con el comportamiento con que había dotado al robot. Él deseaba un robot en el cual se aclarara en forma precisa el tema de la seguridad. En forma conjunta, trabajamos sobre el tema que terminó por ser conocido por las «Tres Leyes de la Robótica». El concepto era mio ya que fue sacado de mis anteriores relatos, pero el trabajo de redacción de las mismas lo hicimos en forma conjunta.
Las Tres Leyes eran lógicas y plenas de sentido común. Ante todo se anteponía el tema de la seguridad, lo cual ocurrió en mi mente desde cuando empecé a escribir acerca de mis robots. Más aún, era plenamente consciente del hecho de que, incluso aunque no tuvieran éstos intenciones directas de dañar a un ser humano, podrían tal vez no hacer ningún esfuerzo especial para evitar el riesgo que involucrara a algún humano. Lo que me rondaba la mente era la cínica obra de Anthur Hugh Clough, «The Latest Decalog», en la cual los Diez Mandamientos habían sido escritos bajo una satírica visión maquiavélica. La cita, más mencionada era: «No matarás pero necesitarás esforzarte oficiosamente, para seguir con vida.»
Por esa razón, insistí que la Primera Ley (la concerniente a la Seguridad), tendría que estar constituida por dos partes y es así como salió:

• UN ROBOT NO PUEDE ATENTAR CONTRA UN HUMANO, O ACTUANDO NEGLIGENTEMENTE PERMITIR QUE EL HUMANO SE EXPONGA A ALGÚN TIPO DE RIESGO.

Habiendo resuelto este tema, emprendimos la redacción de la Segunda Ley (la concerniente a los servicios a ser prestados por éstos). Naturalmente que, al incorporarle al robot la obligatoriedad de cumplir las órdenes, no nos era posible saltarnos el conjunto de leyes referentes al tema de la seguridad. La Segunda Ley se expresaba así:

• UN ROBOT DEBE DE OBEDECER LAS LEYES DADAS POR LOS SERES HUMANOS, EXCEPTO CUANDO TALES ÓRDENES ENTRARAN EN CONFLICTO CON LAS DE LA PRIMERA LEY.

Finalmente, debíamos tener una tercera ley (la que concernía al tema de la prudencia). Un robot era una máquina cara y no debería ser innecesariamente deteriorada o destruida. Naturalmente, una condición como ésta no debía de restringir ni la parte concerniente al aspecto servicio ni al de la seguridad. La Tercera Ley, por lo tanto, se expresa de la siguiente manera:

• UN ROBOT DEBE PROTEGER SU PROPIA EXISTENCIA, SIEMPRE Y CUANDO DICHA PROTECCIÓN NO ENTRE EN CONFLICTO CON LA PRIMERA O LA SEGUNDA LEY.

Por supuesto que estas leyes están expresadas en palabras, lo cual de por si ya es una imperfección. En un cerebro positrónico están compitiendo potenciales positrónicos que son mejor expresados en términos de matemáticas avanzadas (las cuales están muy por encima de mis conocimientos, pueden estar seguros).
Sin embargo, aún así, hay claras ambigüedades. ¿Qué debemos considerar por «riesgo» en un ser humano? ¿Debe un robot obedecer órdenes dadas por un niño, por un enfermo mental o por un humano con la deliberada intención de causar un daño injustificado? ¿Debe un robot poner en riesgo su alto coste y la capacidad de su constitución con la finalidad de evitar un riesgo menor a un ser humano de escaso valor? ¿Qué cosas debemos considerar triviales o poco importantes?
Estas ambigúedades no deben considerarse como algo negativo desde el punto de vista de un escritor. Si las Tres Leyes fueran perfectas, y no existiera ambigüedad de ningún tipo, es obvio que la argumentación de las novelas dejarían de tener sentido. Es en los escondrijos y grietas de las ambigüedades donde arraiga un argumento, que provee de unos cimientos, si me permiten este retruécano, para «Robot City».
No hice explícitas las «Tres Leyes» en ¡Mentiroso!, la cual apareció en mayo de 1940 en Astounding. Sin embargo sí lo hice en mi siguiente novela «El Círculo Vicioso», la cual apareció en marzo de 1942 en Astounding. En esa edición, en la línea séptima de la página 100, un personaje se expresaba en los siguientes términos: «Pues comencemos con las tres Reglas Fundamentales de la Robótica», y a continuación las reseñaba. Dicho sea de paso, y hasta donde llegan mis recuerdos, coincide igualmente con la primera vez que aparece impresa la palabra robótica, de la cual fui yo el inventor.
Desde entonces, no he vuelto a tener ocasión, a lo largo de un período de más de cuarenta años, durante los cuales he escrito una gran cantidad de relatos y novelas acerca de los robots, de modificar las Tres Leyes. Sin embargo, a medida que el tiempo ha ido pasando, y mis robots han avanzado en complejidad y versatilidad, he empezado a sentir que ellos tendrían que ir planteándose aspiraciones de mayor nivel. De manera que, en «Robots e Imperio», una novela publicada por Doubleday en 1985, expuse la posibilidad de que un robot avanzado, podría llegar a plantearse, la necesidad de considerar la prevención de la Humanidad como un todo por encima de la prevención de la protección individual de un ser humano en concreto. A esto lo llamé la «Ley Zeroth de la Robótica», sobre la cual aún estoy trabajando.
Mi invención de las «Tres Leyes de la Robótica» es probablemente mi más importante contribución a la ciencia-ficción. Las tres son continuamente citadas, fuera del contexto, y ninguna novela de robótica queda realmente completa sin la mención de las Tres Leyes. En 1985. «John Wiley and Son» publicaron un gigantesco tomo, Handbook of Industrial Robotic, dirigido por Simon Y. Nof y, a solicitud del editor, escribí una introducción concerniente a las Tres Leyes.
Se sobrentiende que los escritores de ciencia-ficción, han creado un fondo común de ideas dentro de la cual todos los escritores pueden servirse extrayendo sugerencias. Por esta razón yo nunca he puesto objeciones a otros escritores que escriben sobre el tema de los robots, a que en sus novelas se citen las Tres Leyes. Más bien me he sentido halagado por el hecho de que, en la moderna ciencia-ficción a los robots allí representados, les sea practicamente imposible alejarse del contexto de esas Leyes.
Sin embargo, me resisto obstinadamente a que dichas leyes sean citadas por cualquier otro escritor sin que aparezca algún tipo de referencia a mi autoría. Los conceptos pueden ser utilizados por cualquiera, pero la redacción de las leyes ha sido sólo mía.
Volver arriba
PK2
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 28 May 2001
Mensajes: 6049
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Vie Jul 02, 2004 17:27    Asunto: Responder citando

¡Gracias, SKINNER. Una colaboración magnífica para enriquecer este tema!

Hace un par de días conversaba con ANTIGONA sobre el proyecto de este foro privado, y tocamos el tema de Asimov, a quien ella no ha leído. No podía creer que este autor haya tenido tan grande influencia tanto en la ciencia ficción como en la ciencia real.

Cuando pase por aquí, este texto despejará sus dudas. Confío además en que la entusiasme, a ella y a muchos más, a conocer su obra.
Volver arriba
skinner
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 17 May 2001
Mensajes: 4957
Ubicación: Avda Pastelito 1874, Ankh Morpork.

MensajePublicado: Vie Jul 02, 2004 21:20    Asunto: Responder citando

Esa es la idea, traer textos que expliquen, en palabras del mismo Asimov, como construyó el universo Asimoviano. hay otro texto similar (un poco más largo) en el cual hace una analogía con lo que el denominó "leyes de Humánica"

Por de pronto, explica como se forjaron las famosas tres leyes de la robotica, uno de los pilares sobre los que se afirma tod su concepto de la intercción de robots y humanos. En el texto, deja planteado el desarrollo de la ley Zeroth, que dice lo siguiente.

Un Robot no puede lastimar a la humanidad, o por falta de acción permitir que la humanidad sufra daño

Hay algunas consideraciones sobre este punto y que Asimov no explicó (o por lo menos yo no he visto la explicación).Dicha ley Zeroth es desarrollada por R. Daneel Oliwav, el robot detective de las historias de Asimov, tenemos entonces un robot que crea leyes para si mismo y sus congéneres deduciendo de su experiencia cual sería la mejor forma de actuar. ¿Es en este acto mesiánico cuando Daneel se convierte en un dios?, en la práctica desde ese momento se dedica por siglos a guiar desde las sombras los destinos de la humanidad, aunque en dicho proceso deba tomar decisiones que provoquen daño a humanos en particular, en clara oposición a lo que dice la primera ley ahora subordinada a su ley Zeroth. De otra forma, sin la violencia de Terminator o el efectismo de Matrix(por poner ejemplos), Asimov nos dice que las máquinas terminarán por controlar nuestro destino, de una forma benigna y oculta pero no por ello menos definitiva.

Saludos
Volver arriba
PK2
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 28 May 2001
Mensajes: 6049
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Lun Jul 05, 2004 16:44    Asunto: Responder citando

Dado que tus recuerdos Asimovianos parecen más fescos que los míos, me has motivado a rearmar mi colección de estas obras, las cuales se fueron perdiendo en sucesivos cambios de casa y ciudades. Este fin de semana le haré una visita a mi librero favorito y podré comentar de primera mano alguno de los textos del bueno de Isaac.

¿Leiste el intento de tres autores por continuar la saga de las Fundaciones, tras la muerte de Asimov?
Volver arriba
skinner
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 17 May 2001
Mensajes: 4957
Ubicación: Avda Pastelito 1874, Ankh Morpork.

MensajePublicado: Mar Jul 06, 2004 13:23    Asunto: Responder citando

He leído dos de los tres. El primero, El Temor de la Fundación, de Gregory Benford, y el tercero, El triunfo de la Fundación de David Brin. Me falta leer Fundación y Caos de Greg Bear.

A ver, son buenos libros. Los tres se sitúan en los tiempos en que Hari Sheldon tiene la idea y comienza a desarrollar la psicohistoria y muestran todo el entramado que se urdía entre las sombra. (no quiero dar muchos detalles para que los disfrutes si llegas a leerlos), acá están editados por Ediciones B, en su serie Nova, y lamentablemente no son muy baratos. Si bien se estructuran dentro de las normas del universo Asimoviano, adicionan otros componentes (cada autor le da su cariz al tema), enriqueciendo la historia y dandole otras posibilidades de desarrollo.

Lo que lamento, es que el desarrollo histórico de la Fundación se haya detenido en Fundación y Tierra, escrito en 1986. Luego de eso, el mismo Asimov y otros autores que han colaborado con el tema se dedicaron a las precuelas o historias paralelas.

Otra arista interesante es la que se desarrolla en una serie alternativa, escrita por varios autores con la aprobación de Asimov, denominada Robot City, creo que son nueve libros, de los cuales solo he logrado conseguir los dos primeros. Crying or Very sad

Y la otra serie interesante, principalmente por que desarrolla el tema de la ecología a nivel de planetas es la trilogía de Caliban, Inferno y Utopia, escrita por Asimov y Roger Mcbride Allen. Aquí además Asimov se la jugó por el desarrollo de la idea de robots que no estan regidos por las tres leyes, idea que es recogida y desarrollada por los autores de los tres primeros libros que comenté, y no sigo porque me voy a ir de lengua.

Bueno, como verás, el tema me gusta bastante, durante años he ido coleccionando los libros de Asimov, ¡un gusto que se de uno de vez en cuando!.
Volver arriba
Neri
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 16 May 2004
Mensajes: 448
Ubicación: Capital Federal, Argentina

MensajePublicado: Jue Jul 08, 2004 03:37    Asunto: Responder citando

yo estoy recién ingresando en el universo de este autor. Por eso agradezco todo lo que me puedan contar sobre él.
Por ejemplo, me pueden explicar brevemente qué es eso de la "Sicohistoria"?

De paso, les cuento que va a salir una película llamada "I, robot" y me han dicho que hay un libro del mismo título de Asimov, es cierto?
Aparentemente la película se basa en ese libro.

Sobre la película, pueden ver un "trailer" en http://www.apple.com/trailers/fox/i_robot/trailer3/ o en el sitio oficial http://www.irobotmovie.com/

si no es de Asimov... disculpen Embarassed
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Letras Binarias Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Página 1 de 4