elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

OTRA DE MARIO VARGAS LLOSA


Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mar Oct 26, 2004 09:55    Asunto: OTRA DE MARIO VARGAS LLOSA Responder citando

Berlín, o más concretamente, el Instituto Cervantes en la capital de Alemania, que aunque fisicamente esté en Berlín -El Cervantes, no la capital- el instituto debe de estar muy lejos de lo que es Berlín. Como el de Tel Aviv lo está de cualquier atisbo de eficiencia israelí. Yo ya me entiendo, y ustedes también saben de lo que hablo.

Mario Vargas Llosa. La última vez que lo vi -y lo escuché- fue en la Universidad Hebrea de Jerusalén, institución de la cual es miembro honorario desde 1976 y donde cometió una falta de delicadeza verbal que ,aunque no venga al caso, provocó el que se lo tuvieran que llevar del estrado desde el que predicaba su falta de educación y así no ser apedreado por los insultos de los estudiantes.

Mario Vargas Llosa, Berlín, Instituto Cervantes. El año pasado, en la misma ciudad, en el mismo Instituto, se inauguró una biblioteca que lleva su nombre. ¿Objetivo y fin del Instituto Cervantes? Pues difundir la cultura española y su lengua en el mundo. ¿MVL en el IC de Berlín? Bueno, Mario Vargas LLosa adoptó la nacionalidad española, no sabemos si haciendo colas como el resto de inmigrantes o cenando con Isabel Preysler, pero lo que en principio se presentaba como una conferencia más de este sujeto se convierte en una confusión tremenda. Cultura con política. Es así que el Instituto Cervantes, un sitio del que puedo decir muchas cosas y pocas buenas, se dedica a difundir como cultura española, -más bien a hacerle publicidad a un autor y encima pagarle por ello- la apología de Aznar y Bush.

...............

El escritor Mario Vargas Llosa cree que en España hay en estos momentos una caza de brujas contra el Ejecutivo del ex presidente José María Aznar, aunque a su juicio ese ha sido "el gran gobierno" de la nación en democracia. En una conferencia en el Instituto Cervantes de Berlín, el escritor hizo una defensa sin tapujos de los ocho años de gobierno de Aznar, al que atribuyó el salto político y económico dado por España, su posicionamiento en el mundo.

"Los historiadores pondrán las cosas en la perspectiva adecuada y entonces quedará claro que el Gobierno de Aznar ha sido un gran gobierno", declaró el escritor.

Subrayó que José María Aznar, además, tiene el mérito de haber llevado a una posición de centro al conjunto de la derecha española, "lo que es muy de agradecer", dijo.

También Felipe González sacó al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de su encajamiento y lo llevó al centro, dijo el escritor y recordó que en lo personal debe a los socialistas españoles la nacionalidad española, lo que impidió que Alberto Fujimori lo convirtiera en paria al arrebatarle la nacionalidad peruana.

A propósito de Fujimori, Vargas Llosa dijo que "fue el presidente más ladrón de todos los presidentes ladrones que le antecedieron. Robó en 10 años más que todos los presidentes ladrones juntos. Y allí está, en Japón, protegido por un Gobierno que se niega a devolverlo a él y a todo el dinero que se llevó a sus bancos".

"Ésa es la diferencia entre España y América Latina, la razón por la que España pasó de ser el país pobre y subdesarrollado que conocí en 1958 a lo que es hoy", destacó el escritor, que hizo una crítica despiadada de la corrupción y las políticas incoherentes de los dirigentes latinoamericanos, "con la excepción actual de Chile".

"La legalidad no tiene prestigio en América Latina. La ley no es respetada porque no es respetable", agregó Vargas Llosa, que explicó su emoción al hablar de la situación en esa región del mundo pues "soy un tropical latinoamericano".

Liberal, agnóstico

También se declaró "liberal" en lo económico y "agnóstico" en lo confesional, que es precisamente lo que le aleja, volviendo al caso de España, de José María Aznar.

"Aznar es católico y yo agnóstico", dijo el escritor, quien rechazó "la etiqueta" que le "colgaron de conservador": "Estoy cerca de los socialistas en lo social. Creo en el aborto, en la investigación con células madres, en el matrimonio gay".

El escritor opinó que con la llegada al poder del PSOE, tras las elecciones posteriores a los atentados del 11 de marzo en Madrid, ha habido entusiasmo por un nuevo comienzo y mucha crispación política, mientras en política económica no ha cambiado nada.

En el caso de España, "el elemento de angustia para el futuro son los nacionalismos", opinó el escritor, que criticó el protagonismo que se atribuyen los partidos nacionalistas en el ámbito nacional.

"Los nacionalismos pueden constituir a medio y largo plazo una amenaza para la democracia. Son un peligro", afirmó.

No a la excepción cultural

Vargas Llosa hizo referencia a la política cultural europea para expresar su rechazo a la llamada "excepción cultural" que plantea Francia, pues "las culturas que han de ser protegidas es porque son culturas muertas" y porque, como dijo el pensador español Pío Baroja, "el Estado no premia el talento sino la sumisión".

"La cultura o las culturas tienen que ser protegidas por la sociedad, no por los burócratas", destacó Vargas Llosa, para quien el proteccionismo cultural del Estado explica "por qué el cine francés, por ejemplo, es el más malo de Europa". "Hace cinco años por lo menos que no veo una película francesa que recuerde", sentenció el escritor.

Kerry y Bush

Además, Vargas Llosa defendió la intervención militar en Irak y la firmeza del presidente George W. Bush en la lucha contra el terrorismo internacional, pero si fuera estadounidense votaría, aunque "sin entusiasmo", por John Kerry.

"La elección está entre un mediocre como Bush y un oportunista como Kerry", dijo el escritor. A su juicio, "en la firmeza" está con Bush, pero en política social está con Kerry, pues a diferencia del primero, "de un conservadurismo atroz", está a favor del aborto, de la investigación con células madres y del matrimonio de homosexuales.

Vargas Llosa recordó que de estar contra la guerra en Irak pasó a defenderla porque con ella "se ha liberado al pueblo iraquí de un dictador terrible. Si la comunidad internacional hubiera hecho con Hitler lo que con Sadam Husein se hubiera evitado el apocalipsis".

El escritor se declaró "optimista" respecto al resultado final de la contienda que aún se libra en Irak, que, "recuerdo, no es entre el pueblo iraquí y una fuerza invasora neocolonial, sino entre las fuerzas de la coalición internacional y elementos extremistas determinados".

Vargas Llosa afirmó que pese a los escándalos que, como los abusos en las cárceles iraquíes, han salpicado la actuación en Irak de Estados Unidos, "no cabe duda de que ese país es una democracia con un régimen muy abierto y gran capacidad de crítica".

.........................................................
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mar Oct 26, 2004 18:07    Asunto: Responder citando

25.10., 19.30 Uhr: Mario Vargas Llosa im Gespräch mit Peter Frey. Irak - Die globale Sackgasse (Mario Vargas LLosa charla con el periodista Perter Frey, Irak, el callejón sin salida de la globalización)



Mo, 25. Oktober, 19:30 Uhr
Instituto Cervantes
Eintritt: € 5 / 4
Spanisch und Deutsch


Der Irak-Krieg wurde von vielen als Möglichkeit gesehen, eine neue internationale Ordnung zu konstituieren. Der Krieg und die Folgen scheinen aber vielmehr zu einer Krise der Globalisierung geführt zu haben.

Mario Vargas Llosa (1936, Arequipa) hat sich intensiv mit den Verhältnissen im Irak auseinandergesetzt und dezidierte Beiträge zur öffentlichen Diskussion geleistet. Der Leiter des ZDF-Hauptstadtstudios Peter Frey spricht mit ihm über Motive und Auswirkungen des Krieges und über Mario Vargas Llosas persönliche Haltung.



..............................Y para difundir como cultura española la guerra de Irak, la apología de Aznar y Bush, cinco euros de entrada?
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Oct 27, 2004 13:07    Asunto: Responder citando

Por primera vez desde joven volvió a ser antiamericano en la guerra de Irak, pero ahora Vargas Llosa cree que al menos «liberó a los iraquíes de una tiranía», opina que la hostilidad europea no es el contrapeso que necesitan los EE.UU. y dice que el gobierno socialista se equivoca con Cuba; más tarde en el Cervantes de Berlín, realizó una apasionada defensa de la evolución española, sólo con un pero: «El afán de protagonismo de los nacionalismos no tiene fin». Para ABC abogó por la desfuncionarización de la cultura en Europa, «el peor cine europeo es el francés, el más dependiente del Estado».

-¿Hay que largarse corriendo de Irak?

-No creo que nadie pida en serio una retirada, que equivaldría a entregar a los iraquíes recién liberados a un nuevo Afganistán de fundamentalismo y entrenamiento de terroristas, que van a venir luego a por nosotros. Ni al pueblo iraquí, al Cercano Oriente o a los occidentales les conviene eso.

-Usted reprobó la iniciativa por ilegal.

-Fue peligrosa, sentó un pésimo precedente para futuros neocolonialismos. Pero superado el origen ilegítimo de una intervención que nunca deberá repetirse, la única salida es proseguir hasta la pacificación, que pueda haber elecciones y un gobierno representativo asuma una transición.

-Alguien predijo que un 11-S en Europa acabaría en reyerta gobierno-oposición. ¿Pasó en Madrid?

-El 11-S ha sido cataclísmico para la sociedad estadounidense y ésta ha exigido una respuesta dura. Europa tiene más cerca la experiencia de la violencia interna, lo vive aún España con ETA.

-¿No peligraba más un gobierno que la cultura occidental?

-No. Es la cultura occidental la que está siendo atacada y ni un gobierno ni Madrid importan: lo que odia el terrorismo es esa cultura, no a Bush o a Aznar. Ese odio no diferencia entre Francia y EE.UU. o entre partidos españoles. Odia una manera de ser, de pensar, que es negación absoluta de lo que propugna el integrismo. Para ellos nosotros todos somos el mal. La libertad, lo que más adoramos, es para ellos lo más despreciable.

-¿Teme un choque de culturas?

-Lo de Huntington es una estupidez: en España, en Occidente, hay cientos de culturas diversas o solapadas, pero me niego a ver a Al Qaida como una expresión cultural, es la anticultura, es la barbarie.

-Como amenaza occidental se lo compara al comunismo.

-No, el comunismo sí era una alternativa clara a Occidente, con una visión global y sistemática, el islamismo no; además su antimodernismo lo hace inatractivo incluso para los intelectuales occidentales más antiamericanos. -¿Puede imponerse la democracia?

-Piense en la Alemania de 1945. La democracia es perfectamente posible en cualquier parte: sólo es un modo de gestionar las diferencias. En Irak hubo una gran ingenuidad y muchos errores americanos, como el licenciamiento del ejército con sus armas y los saqueos, que provocaron inseguridad y frustración en un pueblo que había recibido alborozado la caída de una tiranía sanguinaria. Pero lo que hay ahora es una guerra y ésa primero hay que ganarla.

-Resistencia contra el ocupante.

-La «resistencia» es una palabra cargada de prestigio y su empleo es un intento claro de distorsión de la realidad. Los que mueren allí en un 99 por ciento son iraquíes. No hay guerra del pueblo con los Estados Unidos sino contra una amalgama de grupúsculos y terroristas que han encontrado una trinchera para dar la batalla contra el enemigo, que es la cultura occidental, y la primera víctima es la sociedad civil iraquí. En Irak se lucha entre un modelo abierto y otro integrista y el antiamericanismo no puede hacer titubear.

-El presidente Zapatero invita al diálogo universal y en particular con Cuba, ¿sugiere usted el tema?

-Lamento la decisión, porque rompería una política europea unificada de solidaridad con los cubanos, que están padeciendo una de las peores dictaduras de América Latina y, desde luego, la más larga. Zapatero ha tenido ya su respuesta. Es ingenuo querer dialogar con la peste bubónica. En 45 años, Castro jamás ha respondido a avances de gobiernos que creen en el buen talante. Veo una decisión diseñada sólo por razones de consumo interno, sin pensar en los cubanos.

-¿Se aleja España de Iberoamérica o al revés?

-Inevitablemente España se ha involucrado más en Europa y, sumado a los graves problemas económicos latinoamericanos, se ha enfriado lo que parecía que iba a ser una cooperación estrecha.

-Se critica allí un pecado de liberalismo...

-No, es un pecado de corrupción. Se han hecho reformas pseudo-liberales que quedaron totalmente frustradas por el saqueo y el favorecer a amigos; nunca dieron resultado y provocaron una enorme frustración popular: ahora el antiliberalismo favorece el retorno del populismo, que es lo que más ha lastrado siempre a Latinoamérica.

-Ante el Congreso de la Lengua de Rosario, ¿cree que los angloparlantes descubrieron antes la lengua como patrimonio económico?

-Tras la fuerza del inglés está un gran poderío, pero lo fascinante es que el español haya ganado tal espontáneo dinamismo, sin apoyo sistemático, en la indiferencia de gobiernos, porque ha mantenido su unidad en la diversidad. Incluso esto confirma la tesis liberal de que las sociedades crecen cuando los gobiernos duermen.

ABC (27/10/04, 08.22 horas)
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Oct 28, 2004 19:31    Asunto: Responder citando

Ayer, un alepho me decía, vía MSN, que él, cuando leía a un autor, tenía que disociar al artista de la persona, es decir, que si leía a Borges, tenía que olvidar la ideología política de esa persona, porque si pensaba en ese hombre como hombre, no como escritor, no podía leer ni una sola línea.

Supongo que con Vargas LLosa puede suceder lo mismo: la irremediable necesidad de la diferenciaciòn entre la realidad y la ficción-

Pero yo no estoy de acuerdo. Un autor puede tener un dominio del el lenguaje que nos maraville no sólo por su cromatismo sino también por su estructuración. Pero cuetne lo que cuente, y como lo cuente, lo hace teniendo en cuenta que la literatura es un adamio de ideas servidas al pùblico de una manera amena. Por supuesto, las funciones de la literatura, y por tanto, el objetivo de cada escritor, pueden ser muchas y variar según el espacio y el tiempo. Pero en todo escritor capaz de un argumento hay siempre un tema, el mensaje, lo que el escritor quiere decirnos, y lo que el escritor nos cuente sólo puede tener un origen personal que hay que buscar en la vida del propio autor, porque el artista de la literatura, para lograr el milagro de la mímesis, tiene que recurrir a us propia experiencia, vital o literaria, para poder pensar, reflexionar, digerir y luego formalizar, en el sentido de forma, para que el público lea.

La ideología y la filosofía de vida de un autor no se pueden disociar jamás. La intelectualidad que subyace en una obra de arte viene de una persona, sea esta digna de llamarse autor o no llamarse así. Es a la persona a la primera instancia a la que hay que recurrir para comprender un mensaje. La forma sólo es el vehículo.


Por eso es tan importante la biografía.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Oct 28, 2004 19:59    Asunto: Responder citando

Rescato un texto sobre el porqué de la biografía en la literatura.

Además del método comparatista que estudia la literatura comparada, existen otras dos formas para profundizar en el estudio de la obra literaria y sus hacedores: la biografía, género literario ya cultivado en la antigüedad clásica, y la psicologíaa, ciencia humanísstica de innegables avances en la edad contemporánea.

Ambas, sin embargo, presentan una clara dependencia entre sí, pues la biografía no sólo puede basarse en contextualizaciones cronológico-espaciales de los avatares vitales de un autor, despreciando su personalidad como factor aclaratorio y obviando los rumbos internos a los que le lleve su carácter, mientras que la psicología, por su parte, no puede basar su estudio sin analizar factores ambientales, socioeconómicos y culturales de los autores que estudie. Pese a su interdependencia disciplinar, para tratar la forma en que ambas estudian el hecho literario, tanto biografía como psicología parten desde distintos puntos de vista y se enfrentan a diferentes problemas, por lo cual es conveniente tomarlas como estudios independientes.



Al estudioso de la teoría de la literatura, la biografa puede aportarle tres ángulos distintos desde los cuales analizar la literatura y el literato. Primero, el más importante para la investigación literaria, la biografía puede aportar detalles que ayuden a la comprensión profunda de una obra poética; después, en un nivel más sociológico que literario, la biografía puede arrojar datos importantes a la hora de estudiar al artista en cuanto a personalidad genial; por último, y aquí es donde biografía y psicología interactúan, la biografía de un autor puede ser uno de los aspectos que nos brinden información prctica sobre el estudio psicológico del poeta y de su creación poética.

Pero la biografía literaria plantea dos preguntas fundamentales: Hasta qué punto una obra literaria ofrece datos biográficos de su autor? Hasta qu punto la biografía de un autor puede ayudarnos a comprender su obra?

Para responder a estas preguntas, no podemos pasar por alto que no disponemos del mismo número de datos biográficos para estudiar a los autores antiguos que a los contemporáneos. De los primeros, en algunos casos desconocemos por completo sus trayectorias vitales, llegando incluso al hecho de que algunos críticos llegan a poner en tela de juicio la existencia real de algunos autores, como Homero o Shakespeare. En otros casos, como el de Gonzalo de Berceo, sólo conocemos de sus vidas lo que se desprende de pequeños documentos legales. Y en otros casos, como el del Arcipreste de Hita, el autor inserta en su obra pequeños datos aparentemente autobiogràicos que, por incomprobables, muchos críticos acaban por tomarlos como meros recursos literarios que convierten el dato en metáfora. No obstante, algunos biógrafos se atreven a lanzar conclusiones en base a estudios anímicos preponderantes en las obras de ciertos autores, obviando, por ejemplo, que no hay por qué ser una persona trágica para escribir tragedias.

Puesto que con el transcurrir del tiempo los autores han ido tomando conciencia de serlo y, por tanto, hablan más de sí mismos, el estudio biográfico de los autores modernos es más sencillo, ya que nos permite generalizar dividiéndolos en dos categorías diametralmente contrapuestas: el poeta objetivo, en el cual el arte prevalece sobre la personalidad, y el poeta subjetivo, en el que la personalidad se manifiesta a través del arte. Pero sólo una extralimitación del género biográfico permitirá tomar como reales los aparentemente claros datos biográficos que haya en la obra de un autor, pues el carácter connotativo que le es inherente al lenguaje literario está muy lejos de la mera transcripción de sentimientos y vivencias; la obra de un autor puede haber sido inspirada por una ensoñación sin más objeto que la evasión de la realidad, o como máscara catártica de un anti yo e incluso como proyección de un alter ego, por lo cual el biógrafo està obligado en su trabajo a una escrupulosidad científica que no dista de la que le es exigida al historiador.

La biografía puede ayudar a explicar, por alusiones y referencias, la evolución, madurez y posible decadencia del arte de un autor, ofrecièndonos, por ejemplo, información sobre las lecturas que el autor realizó en vida, o comentarios sobre determinados temas que el autor hizo a otros literatos, pero es sumamente peligroso atribuirle una importancia crítica a estos factores porque, si no hay pruebas, todo puede ser falso y destinado a fines que nada tienen que ver con el estudio profundo de una obra y su autor.



..............................................
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Oct 31, 2004 04:53    Asunto: Responder citando

A Mario Vargas LLosa jamás de los jamases se le concederá ese premio que tanto anhela:El Nobel. De hecho creo que hasta ya lo han eliminado de la lista de candidatos.

Ahora, en un nuevo ataque de mal gusto y envidia, publica bajo el título de Las putas tristes de Fidel, lo siguiente-

...........

El Pais (31/10/04, 03.23 horas)



Entre los defectos de Fidel Castro no figura la disimulación. En los 45 años que lleva en el poder -la dictadura más larga en la historia de América Latina- nunca ha pretendido engañar a nadie sobre la naturaleza de su régimen ni sobre los principios en que se funda su manera de gobernar.

Cuba vive bajo un sistema "comunista" (son sus palabras), que, según él, es más justo, más igualitario y más libre que las putrefactas democracias capitalistas, a las que en todos sus cacofónicos discursos el "comandante" manifiesta siempre el soberano desprecio que le merecen, y a las que les pronostica que más pronto que tarde se desmoronarán bajo el peso de su corrupción y sus contradicciones internas.

Es posible que Castro sea la única persona en Cuba que todavía crea esas sandeces, pero, sin duda, se las cree, y como en la isla reina un totalitarismo vertical donde el Jefe Máximo tiene poderes omnímodos y es la única fuente de la verdad, el sistema funciona en razón de semejantes convicciones, machacadas por la propaganda unidimensional ante los cubanos como si fueran axiomas revelados.

(Es por esta razón que Reporteros Sin Fronteras acaba de situar a Cuba en el lugar 166, entre 167 países examinados, en lo que concierne a la libertad de prensa, es decir, en el penúltimo lugar: el último le corresponde a Corea del Norte).

El "comandante" lo ha hecho saber hasta la saciedad: como el régimen comunista cubano es superior a las democracias occidentales no va a cometer la debilidad de incurrir en aquello que le piden sus enemigos con el solo propósito de destruirlo; es decir, admitir elecciones libres, libertad de expresión, de movimiento, tribunales y jueces independientes, alternancia en el poder, etcétera.

Esas instituciones y prácticas son cortinas de humo para la explotación y la discriminación que proliferan en las democracias "social-pendejas", exquisita vulgaridad inventada por Castro para denigrar a los socialistas y socialdemócratas que lo critican y que son blancos constantes de sus diatribas.

¿Para qué convocaría a elecciones libres un Gobierno que cuenta con el 99,9% de la población? ¿Para sembrar la división y el caos en esa hermosa unidad sin cesuras que garantiza el régimen de partido único? Quienes piden aquellas consultas electorales, libertad de partidos políticos, prensa independiente y cosas por el estilo, quieren, en verdad, abrir las puertas de Cuba a los imperialistas empeñados en acabar con las grandes "conquistas sociales" de la revolución -¿debe incluirse entre ellas el haber enviado a los homosexuales junto a delincuentes comunes a campos de concentración en los tiempos de las UMAP?- y convertir a Cuba en una democracia neocolonial, seudoliberal y social-pendeja, donde once millones de cubanos serían explotados sin misericordia por un puñado de capitalistas yanquis.

Quienes piden semejantes cambios son, pues, pura y simplemente, enemigos de la revolución, agentes del imperialismo y deben ser tratados como delincuentes, criminales y traidores a su patria. No son meras palabras de un paranoico megalómano sino una convicción respaldada por 45 años de conducta rectilínea, en los que Castro no ha dado un solo paso atrás en semejante profesión de fe.

Ésta se ha visto materializada una y otra vez en encarcelamientos masivos, una represión sistemática, brutal y desproporcionada ante la más mínima manifestación de disidencia, con escarmientos periódicos en los que reales o supuestos desafectos al sistema son juzgados y condenados, en juicios tan grotescos como los que se llevaban a cabo en la URSS estalinista, a penas feroces, entre las que, de cuando en cuando, figura la pena de muerte por fusilamiento.

Que, a pesar de esta política de terror sistemático y desprecio supino a los más elementales derechos humanos, haya todavía cubanos, como el poeta Raúl Rivero y sus 75 compañeros encarcelados en la última oleada represiva, que, desde las cárceles donde se pudren en vida, mantengan vivo el espíritu de resistencia, no sólo asombra y llena de admiración: además, demuestra, como lo ha subrayado Vaclav Havel en el homenaje que acaba de rendirles, que aun dentro de las sociedades devastadas por el oscurantismo más prolongado y el horror más abyecto, la libertad encuentra siempre la manera de sobrevivir.

Que este régimen tenga todavía partidarios en el extranjero no tiene por qué sorprender. El odio que la sociedad abierta inspira a muchos, los lleva a preferir una dictadura "social" a la democracia, y por eso deploran la caída del muro de Berlín, la desintegración de la Unión Soviética y la conversión de China Popular a un capitalismo desenfrenado y "salvaje" (aquí sí es admisible la expresión).

Desde luego, yo creo que quienes piensan así están equivocados y que muchos de ellos no podrían soportar 24 horas en una sociedad como la que defienden, pero, si creen eso, es lógico que se muestren solidarios de una satrapía que encarna sus propios ideales y aspiraciones políticas. Hay que reconocerles cuando menos una indiscutible coherencia en su proceder.

No la hay, en cambio, sino incongruencia y confusión, en que intelectuales, políticos o Gobiernos que se dicen democráticos, sirvan los intereses de un régimen que es el enemigo número uno de la cultura democrática en el hemisferio occidental y, en vez de mostrarse solidarios con quienes en Cuba van a prisión, viven como apestados, sometidos a toda clase de privaciones y tropelías o dan sus vidas por la libertad, apoyen a sus verdugos y acepten jugar el lastimoso papel de celestinas, cómplices o "putas tristes" -para emplear un término de actualidad- de la dictadura caribeña.

Es un insulto a la inteligencia pretender hacer creer a cualquiera que haya seguido someramente el casi medio siglo del régimen cubano, que la manera más efectiva de conseguir "concesiones" de Castro es el apaciguamiento, el diálogo y las demostraciones de amistad con su tiranía. Y lo es porque el propio Fidel Castro se ha encargado de manera contundente de disipar cualquier malentendido al respecto: él tiene cómplices, cortesanos, sirvientes, que colaboran con su política, sus designios, su Gobierno y su modelo político-social, de los que ninguno de sus numerosos "amigos" lo ha hecho apartarse jamás un milímetro.

Es verdad que, a veces, algunos de esos politicastros convenencieros o intelectuales en pos de credenciales progresistas que van a retratarse con él y a echarle una mano publicitaria reciben como regalo un preso político, que luego exhiben como coartada de su duplicidad. Pero esa asquerosa trata de presos en vez de mostrar un ablandamiento del régimen -que reemplaza casi en el acto los que regala por otros nuevos- es más bien una señal flagrante de su vileza e inhumanidad.¿A qué viene todo esto?

A que el Gobierno español de Rodríguez Zapatero acaba de hacer pública su intención de apandillar un movimiento para que la Unión Europea, que, luego de los fusilamientos y condenas a los 75 disidentes había optado por una política de firmeza ante la dictadura cubana mientras no hubiera progresos reales en la isla en materia de derechos humanos, rectifique y opte más bien por el acercamiento y el diálogo amistoso con Castro, es decir, por cortar toda vinculación y apoyo a sus opositores.

El pretexto es que la "firmeza" no ha dado resultados. ¿Qué resultados han dado la cobardía y la complicidad con el régimen cubano de todas esas "democracias" latinoamericanas que votan a favor de Fidel Castro en las Naciones Unidas y multiplican los gestos de simpatía hacia él con el argumento de que es preciso ser solidarios con "el hermano continental"?

Por lo menos la política adoptada por la Unión Europea ha enviado un mensaje claro a los millones de cubanos que no pueden protestar, que no pueden votar, que no pueden escapar, de que no están solos, que no han sido abandonados y que las democracias occidentales están moral y cívicamente de su lado en ese combate en el que, como ayer los checos, los polacos, los rumanos, los rusos y tantos otros, tarde o temprano vencerán.

Acercamiento, diálogo, diplomacia privada, son eufemismos mentirosos para lo que, hablando claro, es una abdicación vergonzosa de un Gobierno que, en clara contradicción con sus orígenes y su naturaleza democrática, decide contribuir a la supervivencia de una dictadura tan ignominiosa e innoble como la de Franco, y una puñalada trapera a los innumerables cubanos que, como los millones de españoles bajo el franquismo, sueñan con vivir en un país sin censuras, ni torturas, ni fusilamientos, y sin la asfixiante monotonía del partido único, la mentira, la vigilancia y el caudillo omnipresente.

Lo más criticable en este caso es que, los gobernantes españoles, a menos de haber caído víctimas de una súbita plaga de angelismo pueril, saben perfectamente que el cambio que proponen a sus aliados europeos respecto a Cuba, si prosperara, no conseguiría la más mínima apertura del régimen, y, por el contrario, echaría a sus desfallecientes pulmones una bocanada de oxígeno (Fidel Castro ya dijo públicamente que la decisión del Gobierno español era "la correcta"). ¿Por qué lo hacen, entonces?

Para consumo interno. Para probar que también en este ámbito hay una ruptura radical con el Gobierno anterior. O para dar un poco de aliento a esos remanentes tercermundistas y estalinianos que, aunque felizmente muy minoritarios, existen todavía dentro del socialismo español, muy rezagado en este respecto de sus congéneres británicos, franceses, alemanes y nórdicos, donde los socialistas no tienen el menor complejo de inferioridad frente al Gulag tropical cubano.

Mi esperanza es que esos magníficos "social-pendejos" europeos impidan que esta iniciativa lamentable se materialice. Ella debe ser denunciada y combatida como lo que es: un acto demagógico e irresponsable que sólo servirá para apuntalar a la más longeva dictadura latinoamericana. No debemos permitir que la España democrática, moderna y europea que en tantos sentidos es un ejemplo para América Latina se convierta en la "puta triste" de Fidel
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun Nov 01, 2004 07:11    Asunto: Responder citando

¿Por qué la película La Fiesta del Chivo, basada en la novela homónima de Mario Vargas Llosa, se va a rodar en inglés con producción española (Lolafilms), dirección peruana (Luis Llosa) y actores de diversas nacionalidades, desde Isabella Rossellini a Juan Diego Botto? ¿Qué sentido tiene trasladar al inglés una novela que transcurre en la República Dominicana en torno al dictador Trujillo? El vil metal, como siempre, lo explica todo. Y el escritor, mientras cobre los derechos...
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun Nov 08, 2004 03:37    Asunto: Responder citando

México- En una velada alusión a la última novela de Gabriel García Márquez, «Memorias de mis putas tristes», el escritor peruano Mario Vargas Llosa pidió que se impida que España se convierta en la «“puta triste” de Fidel» Castro y criticó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al que calificó de «social pendejo» por promover un acercamiento entre la UE y Cuba.
En el artículo «Piedra de toque», publicado por el diario mexicano «La Reforma», Vargas Llosa denuncia entre otras cosas «los encarcelamientos masivos, la represión sistemática, brutal y desproporcionada, los juicios grotescos y la pena de muerte» en Cuba. Además, destaca que el Gobierno de Zapatero «acaba de hacer pública su decisión de apandillar un movimiento para que la Unión Europea, que, luego de los fusilamientos y condenas a los 75 disidentes había optado por una política de firmeza ante la dictadura cubana mientras no hubiera progresos reales en la isla en materia de derechos humanos, rectifique y opte más bien por el acercamiento y el diáloogo amistoso con Castro, es decir, por cortar toda vinculación y apoyo a sus opositores».
Vargas Llosa califica términos como «acercamiento» o «diplomacia privada» de «eufemismos mentirosos» que ocultan una «abdicación vergonzosa de un Gobierno que, en clara contradicción con sus orígenes y su naturaleza democrática decide contribuir a la supervivencia de una dictadura como la de Franco, y una puñalada trapera a los cubanos que, como los millones de españoles bajo el franquismo, sueñan con vivir en un país sin censuras».
Para el escritor peruano, la postura de Madrid es una «bocanada de oxígeno» para el régimen de Castro y muestra que el socialismo español está «muy rezagado» con respecto al de países como Francia, Reino Unido, Alemania o los países nórdicos, «donde los socialistas no tiene ningún complejo de inferioridad frente al Gulag tropical cubano».
Por último, señala que los «social pendejos» realizan un «acto demagógico e irresponsable» que «sólo servirá para apuntalar a la más longeva dictadura latinoamericana». «No debemos permitir que la España democrática, moderna y europea que en tantos sentidos en un ejemplo para América Latina se convierta en la “puta triste” de Fidel».
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Nov 10, 2004 08:04    Asunto: Responder citando

LOS PUNTOS DE VARGAS LLOSA (Para que nunca pueda recibir el Nobel, aunque en los informativos de Telecinco se pudiera oir la semana pasada, ....Y el Nobel Vargas LLosa.)


Problemas de puntuación
en La fiesta del chivo, de Mario Vargas Llosa

Miguel Ángel de la Fuente González
Escuela Universitaria de Educación de Palencia




La Fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa, es una obra de lectura apasionante; por ello, quizás muchos lectores no se hayan dado cuenta de algunos detalles de su puntuación. Aunque nuestra lectura, en principio, no tenía otro fin que el mero disfrute literario, pronto advertimos y fuimos señalando, de paso, algunos casos cuestionables de puntuación. Nuestra localización de ejemplos no fue exhaustiva; pero, dada la naturaleza de los problemas ortográficos en juego, los casos localizados son suficientes como para que les prestemos nuestra atención. Posteriormente, y tratando de establecer cierto contraste, hemos buscado, aunque tampoco de forma exhaustiva, casos similares en dos obras anteriores del mismo autor; ¿Quién mató a Palomino Molero? (¿QmPM?) y Los cuadernos de don Rigoberto (CdR). Todo ello nos da pie para abordar los siguientes problemas de puntuación:

1) Puntuación después de conjunción.

2) Conjunción precedida de coma.

3) Sujetos puntuados.

4) Complementos circunstanciales separados del verbo.



l. PUNTUACIÓN DESPUÉS DE CONJUNCIÓN

Obsérvense los siguientes ejemplos:

A) Pero él no tenía ganas de reírse con las cosas que le dijo la muchacha.

B) Pero, con las cosas que le dijo la muchacha, él no tenía ganas de reírse.

C) Pero*, él no tenía ganas de reírse con las cosas que le dijo la muchacha.

D) Empero, él no tenía ganas de reírse con las cosas que le dijo la muchacha.

La puntuación después de conjunción (casos B y C) es teóricamente un problema ya que, si se interpreta la coma como una pausa, la conjunción, que es normalmente palabra átona, pasa a ser tónica, lo cual es una distorsión. Otra cosa es que, aunque figure coma, no se llegue a realizar pausa y se considere como una forma meramente visual de delimitación por seguir un inciso o una interposición (caso B). Sin embargo, cuando a la conjunción sigue el verbo o el sujeto (caso C), la coma resulta inaceptable, ya que ni delimita ni indica, o debe indicar, pausa.

La puntuación tras conjunción es frecuente en las obras citadas de Vargas Llosa. En tales circunstancias, las conjunciones de más frecuente aparición son pero e y, aunque hemos localizado casos esporádicos de otras, como porque, cuando, que, aunque, o, sino. Por ejemplo:

Se aplicó en el caso de Radhamés, si es que murió así. Porque*, nada se ha comprobado (FCh: 141).

Cuando*, algunos asistentes, reaccionando, intentaron sacar a las putas fuera de la iglesia [...], irrumpieron los caliés [...] (FCh: 241).

Aunque*, esos juegos y burlas picantes tramados y disfrutados por los hermanos no correspondían al sentido irónico en el que el poeta-bibliotecario utilizaba el verbo compartir (CdR: 131).

Cuando comenzó a contar, lo hizo con el lujo de fechas y detalles de un testigo de lo que contaba. O*, protagonista, pues ponía la emoción de quien lo había vivido en carne propia (CdR: 116).

No se encierra ahí, para leer, ver pinturas ni oír sus discos. Sino*, para pensar en ti (CdR: 202).

Mención aparte merecen estos dos casos:

Así que*, no vuelvas a decir disparates, si no quieres que me enoje (CdR: 239).

Y que*, la modelo vista de frente no era la de carne y hueso, sino la imagen del espejo (CdR: 274).

Aunque la mayoría de los casos se encuentran en inicio de oración, también los hemos encontrado localizados en interior de frase (seguramente en menor número). Ejemplos:

Sus ojos eran grandes, seguros de sí, dueños del mundo (cuando no estaba cerca del Jefe); pero*, esas dos ranuras que la miran fijamente son pequeñitas, ratoniles y asustadizas (FCh: 64).

Es que, Rigoberto, perdona que abuse, pero*, eres la única persona aquí con la que tengo confianza (CdR: 215).

Después de esta primera aproximación, y sobre el problema de coma detrás de conjunción, abordaremos los siguientes apartados:

1.1. Conjunción (coma) sujeto.

1.2. Conjunción (coma) verbo.

1.3. Conjunción (coma) CC.

1.4.. Elementos coordinados.

1.5. Casos varios.

1.1. CONJUNCIÓN (COMA) SUJETO

En los casos de coma entre la conjunción y el sujeto de la oración, el sujeto puede tener muy diferentes realizaciones: sustantivo, sustantivaciones, pronombres, proposiciones, etc. Algunos ejemplos:

Pero*, la aniquilación parecía excluida (FCh: 269)

Pero*, el Presidente sabía que, hombre práctico, en vez de reaccionar con una bravata estúpida, aceptaría el mal menor (FCh: 462).

Pero*, Balaguer sabía que el hijo de Trujillo jamás dejaría salir libres a los ajusticiadores todavía vivos (FCh: 472).

Pero*, eso mismo lo vuelve insalvable en estos momentos (FCh: 461)

Pero*, lo que me intriga es que a ese engendro haya podido hacerle hijos (FCh: 97).

Pero*, yo no soy militar (FCh: 106).

Pero*, gobernar tiene una cara sucia, sin la cual lo que usted hace sería imposible (FCh: 304).

Pero*, un instinto le diría que*, ese hombre que venía puntualmente a visitarla cada tarde, era un ser querido (FCh: 367).

De una revisión rápida de Los cuadernos de don Rigoberto (CdR), extrajimos, entre otros, los siguientes ejemplos:

Pero *, mi concepción de mi futuro hogar es la opuesta (CdR: 16).

El corazón de doña Lucrecia, que había comenzado a serenarse, se aceleró de nuevo; pero*, lo que más la turbó fue la sonrisita de Justiniana (CdR: 38-39).

Pero*, esa docilidad suya era también parte del juego (CdR: 61 ).

Pero*, este juego se iba enturbiando (CdR: 114)

Pero*, eso era adelantarse (CdR: 117).

Y*, doña Lucrecia, desde niña, había sentido fascinación por asomarse a los abismos [...] (CdR: 160).

Sin embargo, en ¿Quién mató a Palomino Melero? (1992), hemos encontrado solamente tres casos de sujeto:

Tenía ganas de fumar, pero*, prender un cigarro, ante el dolor de esta señora, le parecía una irreverencia (¿QmPM?: 18).

Pero*, el joven, al oírlo, dio media vuelta y se precipitó hacia él [...] (¿QmPM?: 99).

Y*, ustedes dos, también estréchense la mano [...] (¿QmPM?: 101).

A pesar de todos los ejemplos anteriores, a lo largo de La Fiesta del Chivo, igual que en la otras obras, también encontramos puntuaciones normales como estas:

Pero Urania no tiene fuerzas para disimular (FCh: 263).

Pero los diminutos ojillos, aunque no se apartaban de Urania, se mantienen inexpresivos (FCh: 65).

Pero Trujillo detestaba ese aire postizo que resfriaba, esa atmósfera mentirosa" (FCh: 154).

Pero ella aún no se ha ido a la cama (FCh: 340).

En otros casos, el sujeto está rematizado o precedido de la conjunción ni, lo que, en cierto modo, podría explicar una pausa previa, aunque no justifique su puntuación con coma:

Pero*, ni siquiera eso fue lo peor (FCh: 115).

Pero*, ni Negro ni yo tenemos afuera casas, acciones, ni cuentas corrientes (FCh: 481).

Pero*, ni la lavandera ni Sandy ni ninguna de las experiencias casuales o mercenarias de su mitología, se podía comparar con la de ahora [...] (CdR: 190).

1.2.CONJUNCIÓN (COMA) VERBO

No siempre Vargas Llosa puntúa entre conjunción y verbo, por lo que, en las tres obras mencionadas, podemos encontrar casos normales, como sucedía en el apartado anterior. Estos son algunos de los casos puntuados:

Pero*, soy un hombre de honor (FCh: 119).

Pero*, no metería mis manos al fuego por su lealtad (FCh: 99).

Pero*, hay que hacerlo bien (FCh: 182).

Pero*, permítame una aclaración, Excelencia (FCh: 94).

Pero*, se mataba, se golpeaba, se torturaba y se desaparecía (FCh: 128).

Pero*, quise verificarlo, que no quedara duda (FCh: 217).

Y*, había tomado también la precaución de disimular en el tacón hueco de su zapato un veneno a base de cianuro [...] (FCh: 125).

Es que*, resulta tan increíble, tía (FCh: 257).

Es que*, estoy desconcertado (FCh: 343).

Hay casos en que la puntuación salta más a la vista, por tratarse sólo de conjunción y verbo, lo que no impide que, en tan mínimo espacio, se use la coma: "Pero*, fracasé" (FCh: 508); "Pero*, irá" (FCh: 41); "Pero*, me extrañaría" (FCh: 283).

También en nuestra rápida revisión de Los cuadernos de don Rigoberto hemos encontrado casos de puntuación entre conjunción y verbo:

Pero*, era tarde (CdR: 69).

Pero*, no importa (CdR: 43).

Pero*, sabes que nada de eso hará falta, y que, en esa semana, el buen Modesto [...] será tan respetuoso contigo como hace años [...] (CdR: 49).

Pero*, tuve miedo todo el tiempo (CdR: 54).

Pero*, era la más cara (CdR: 55).

De cuando en cuando, le recorría un escalofrío. Pero*, se fue sosegando y, sin apartarse de ella, […] comenzó a hablar (CdR: 115).

La muchacha vaciló, por primera vez desconcertada; pero*, se recompuso de inmediato (CdR: 104).

Sin embargo, en ¿Quién mató a Palomino Melero?, hemos encontrado tan sólo cinco casos con verbo:

Pero*, ven, siéntate, fúmate este pucho (¿QmPM?: 70).

Pero*, dígame al menos qué tengo que hacer ahora (¿QmPM?: 103).

Pero*, no se hagan ilusiones (¿QmPM?: 162).

Pero*, te aconsejo que por el momento no hagas nada, salvo echarte a dormir (¿QmPM?: 169).

Porque*, le juro que no he visto a un hombre tan templado de nadie como a él de usted (¿QmPM?: 79).

Apartado especial merecen los casos en que interviene la modalidad interrogativa o exclamativa. Hay dos posibilidades con respecto a la conjunción: que se encuentre fuera o dentro de los signos de interrogación o exclamación.

Lo encontramos normalmente sin coma cuando no se incluye (una de las posibilidades ortográficas aceptadas). Por ejemplo:

Pero ¿viene o no viene? (FCh: 107).

Me lo hubiera traído aquí. Pero ¿dónde, en esta ratonera? (FCh: 253).

Pero ¿y mi mujer y mi hijito? (FCh: 391).

Curiosamente, si incluye la conjunción dentro del espacio flanqueado por los signos de interrogación o de exclamación, sí puntúa tras la conjunción, lo que no creemos que resulte aceptable. Algunos ejemplos:

¿Pero*, cómo hemos terminado hablando de los hijitos de tu Jefe, papá? (FCh 139)

¿Pero*, por qué partir como huyendo? (FCh: 195).

¿Pero*, qué carro conseguir? (FCh: 391).

¿Pero*, qué batalla era ésta? (CdR: 76).

¡Pero*, qué es esto! (FCh: 195).

Para estos casos de conjunción cercana a cambios de modalidad, los ortógrafos tienen posturas opuestas. Por ejemplo, Carnicer (1992: 50) advierte que "como elementos de enlace que son [las conjunciones], tanto pertenecen a uno como a otro de los términos u oraciones enlazados". A ello atribuye que nos encontremos dos formas diferentes de puntuación:

Pues ¿qué sucede? // ¿Pues qué sucede?

Pero ¿llegarán? // ¿Pero llegarán?

Y ¿quién lo ha traído? // ¿Y quién lo ha traído?

José Polo (1974: 323) prefiere la forma puntuada ("Pero, ¿llegarán?"; "Y, ¿quién lo ha traído?"), porque "se marca mejor el contraste entre dos partes prosódicas. Además, esta segunda solución confirma la ausencia de coma tras esos vocablos cuando van dentro de la interrogación". Es decir: que excluye las posibilidades que usa Vargas Llosa: "¿Pero*, llegarán?"; "¿Y*, quién lo ha traído?", por ejemplo.

Como, cuando hay una palabra interrogativa o exclamativa, Vargas Llosa omite, con frecuencia, los signos de puntuación correspondientes, los ejemplos que siguen también parecen cuestionables:

Pero, qué importaba (FCh: 358).

Pero, cómo vas tú a quejarte, muchacha (FCh: 513).

Pero, cómo ha sido eso (FCh: 192).

1.3 . CONJUNCIÓN (COMA) ELEMENTO CIRCUNSTANCIAL

Se trataría de lo que llamamos "interposición": un complemento circunstancial que se coloca entre la conjunción y el sujeto o el verbo de la oración, por ejemplo. En estos casos, existen cuatro posibilidades de puntuación que ejemplificamos a continuación:

A) Pero a los pocos minutos llegó la esperada noticia.

Sin comas; su aceptabilidad dependería de la longitud del elemento interpuesto o del contexto, aunque no hay normativa oficial al respecto (no nos estamos refiriendo a casos de oraciones en inciso).

B) Pero, a los pocos minutos, llegó la esperada noticia.

Comas en los flancos del elemento interpuesto (puntuación plena).

C) Pero a los pocos minutos, llegó la esperada noticia.

Sólo la segunda coma; lo denominamos puntuación parcial o “laxa”.

E) Pero *, a los pocos minutos llegó la noticia esperada.

Poner sólo la primera coma suele considerarse inaceptable.

Aunque la normativa de la Real Academia, ni en su versión antigua ni en la actual, se refiere a la puntuación de estos casos, pueden encontrarse referencias en algunos ortógrafos. Las opiniones varían. Veremos tres.

J. A. Benito Lobo (1992: 82-83) admite la puntuación plena como forma de "destacar el complemento" (Él continuaba hablando, pero, al mismo tiempo, recorría con la mirada su alrededor); y desecha la puntuación parcial o laxa (sin la primera coma): Él continuaba hablando, pero al mismo tiempo, recorría con la mirada su alrededor, porque "la conjunción no afecta sólo, ni fundamentalmente, al complemento de tiempo, sino a toda la oración" (razón de tipo sintáctico, no fonético).

Sin embargo, según Adelino Álvarez (1983, 51-52), si lo que precede al inciso es corto, "tiene poco cuerpo" (como el caso que nos ocupa: una simple conjunción), se omite con frecuencia la primera coma, aunque advierte que "el uso de esta coma marca mejor la relación sintáctica".

Ramón Sol (1992, 30) critica a los correctores que se empecinan en la "simetría de las comas": "coma que se abre, coma que se cierra, o a la inversa"; y advierte: "Pero en buen castellano no ha de ser forzosamente así". No aclara demasiado, la verdad.

En conclusión, no encontramos a nadie que defienda una puntuación que se limite a la primera coma (tipo D).

En La Fiesta del Chivo, encontramos casos de puntuación de los cuatro tipos mencionados. Veamos el cuarto tipo (el D), que es el que más nos interesa aquí (ponemos barra en el límite del elemento interpuesto, donde debería ir la segunda coma):

Pero, * inmediatamente/ decidió que había que ir con las amonestaciones hasta la cabeza (FCh: 169).

Y, entonces/ se le ocurrió: “Un remedio igual a la enfermedad” (FCh: 170).

Pero*, varias veces/le apedrearon (FCh: 197).

Pero*, para eso/ no tengo voluntad (FCh: 368).

Pero*, ni siquiera por esas/ malicié nada (FCh: 71).

Pero*, a los pocos momentos/ se calma, sus ojos siempre clavados en ella (FCh: 65).

También en Los cuadernos de don Rigoberto hemos localizado casos similares:

Pero,* en todas ellas/ hay emboscado siempre un censor, un comisario, un fanático [...] (CdR: 169).

Pero*, inmediatamente/ recordó que citaba (CdR: 182).

Pero*, en eso/ apareció Gulliver, salvando a la Emperadora de Lilliput [...] (CdR: 174).

Sin embargo, también en La Fiesta del Chivo tenemos localizado algún caso de interposición puntuado de manera parcial o laxa:

En un momento, Antonio de la Maza encendió la radio, pero/ apenas compareció la voz acaramelada del locutor de la Voz del Trópico anunciando un programa dedicado al espiritismo, apagó (FCh: 174).

Vive, pero/ en lo que concierne a este régimen, dejó de existir (Fch: 224).

Sin embargo, suele darse puntuación plena cuando los elementos interpuestos son más de uno, como sucede en los siguientes ejemplos:

Pero, fuera del campo sentimental, en el político, él se había sentido siempre un clásico (FCh: 94).

Y, entonces, la víspera del día indicado, el 14 de junio de 1959, ocurrió en las montañas de Constanza aquel sorprendente aterrizaje [...] (FCh: 177).

Pero, ahora, en el despacho, al mencionarle la conspiración de Juan Tomás, noté algo raro (FCh: 373).

Pero, como el general Ramfis tiene poderes de usted, y en otras ocasiones ha retirado fondos, sería conveniente hacer saber al Lloyd's que hubo un malentendido (FCh: 158).

l.4. CONJUNCIÓN (COMA) ELEMENTO COORDINADO

Se trata de casos en que se coordina un elemento perteneciente a la oración anterior, separada con punto, y que muy bien podría haber sido simplemente coma (el punto, en estos casos, tendrían un valor enfatizador). Algunos ejemplos:

Cuando sus amigos lo cargaron para meterlo en el Chevrolet Bel Air, el dolor fue tan vivo que perdió el sentido. Pero*, por pocos segundos, pues cuando recuperó la conciencia aún no partían (FCh: 313).

Está peor que tú, cosido de balas de la cabeza a los pies. Pero*, vivo (FCh: 323).

Pero*, no era eso lo que ahora le atormentaba. Sino*, darse cuenta de que, aunque hubiera matado al Jefe, las cosas no habían salido como estaba planeado (FCh: 330).

Mi papá tiene libros. Pero*, en alemán (CdR: 155).

También hemos encontrado casos correctamente puntuados:

Como estaban en estado floreciente, sobreviven. Pero no de manera indefinida (FCh: 153).

Tú has sido su adoración. Y su tormento (FCh: 278).

Le habían quitado la oficina del Congreso y el auto oficial, y su carnet del Country Club, donde hubiera podido refugiarse, tomar una bebida fresca, viendo, desde el bar, ese paisaje de jardines cuidados y remotos jugadores de golf. O ir donde un amigo, pero ¿le quedaba algún amigo? (FCh: 279).

1.5. CASOS VARIOS

Aquí vamos a comentar diversos casos, quizás menos frecuentes, de puntuación problemática, como algunos que tienen que ver con la elipsis verbal, conjunciones expletivas y oraciones incompletas.

1.5 .1. Casos de elipsis. La coma escrita detrás de la conjunción distorsiona la frase, pues la pausa no corresponde a dicho lugar:

Gisela, la hermanita mimada, la preferida de Salvador. Y, * mucho más desde que abrazó la vida religiosa (FCh: 244). [Y mucho más, desde que abrazó la vida religiosa].

Pero*, no (FCh: 319). [Pero no].

Pero*, no, en vez de a La Cuarenta lo llevaron a El Nueve [...] (FCh: 422). [Pero no, en vez de a La Cuarenta, lo llevaron a El Nueve].

-Nos matan a nuestros padres, a nuestros hermanos, a nuestros amigos. Ahora también a nuestras mujeres. Y*, nosotros, resignados, esperando nuestro turno (FCh: 181). [Y nosotros, resignados, esperando nuestro turno].

1.5.2. Elipsis de verbo dicendi. Aunque también hay casos en La Fiesta del Chivo, pondremos aquí algunos localizados en ¿Quién mató a Palomino Melero?:

-Un pan de dios -la oyó decir. Y*, luego de una pausa-: Un angelito caído del cielo (¿QmPM?: 120) [-la oyó decir. Y luego de una pausa-:]

-¿Se ha matado? -insistió Lituma. Y*, estirando el brazo-: ¿Me la deja ver, mi Teniente? (¿QmPM?: 167) [-insistió Lituma. Y estirando el brazo-:].

-Bueno, me voy -anunció, harto de todo y de todos. Y*, a Lituma-: ¿Tú te quedas? (¿QmPM?: 177) (-anunció, harto de todo y de todos. Y a Lituma-:].

1.5.3. Casos en que aparece pero con valor expletivo. Algunos ejemplos:

-Pero*, si estás en traje de deporte -advirtió Lucinda, cuando ya están en la sala, junto a la ventana que da al jardín (FCh: 198).

Compárese con estos tres ejemplos:

Pero, si estás en traje de deporte, te moverás mejor.

Pero si estás en traje de deporte...

¡Pero si estás en traje de deporte!

Otros ejemplos localizados:

Pero*, si no pueden ser más naturales (CdR: 264).

Pero*, si hace un ratito dijiste que era el niño más normal del mundo (CdR: 203).

Pero*, si estás temblando (CdR: 364).

Sin embargo, también hemos encontrado: "Pero si eres tú, Toñito" (FCh: 359).

1.5.4. Oración incompleta, con valor entre exclamativo e interrogativo:

Usted es una excepción, doctor Balaguer. ¡Pero*, los otros! Una recua de canallas (FCh: 295). [¡Pero los otros...!].

Había visto pañuelos blancos, azules, grises. ¡Pero*, rojos! Vaya capricho. (FCh: 56). [¡Pero rojos...!].

1.6. REFLEXIONES SOBRE LA COMA DESPUÉS DE CONJUNCIÓN

Todos los casos de puntuación que acabamos de examinar en este primer apartado tienen, al menos, dos vertientes que merecen comentario: la ortográfica y la fonética; aunque, al final, acaben confluyendo.

1.6.1. Desde el punto de vista ortográfico, creemos inadmisible la puntuación tras nexo, a no ser que siga una oración de inciso o una interposición. Es verdad que no hemos localizado en los ortógrafos consultados ninguna referencia ni condena a tales casos, pero es que tampoco se trata de una práctica puntuaria frecuente en otros autores, al menos que nosotros sepamos. Aunque nos puede haber pasado desapercibida, pues, en dos calas de obras de muy diferentes épocas, nos hemos llevado alguna sorpresa. Así, en El valle de Josat (VJ), de 1944, de Eugenio d'Ors, hemos encontrado, en una revisión rápida, estos cinco casos:

Pero*, uno se ha sentido, en cierto punto de la existencia, con obligación perentoria de esculpirse a sí mismo (VJ: 11).

Y*, como quien se cansa pedaleando es él... (VJ: 43).

Pero*, ha pasado un siglo (VJ: 110).

Pero*, hay La ciudad de Dios, primera gran historia de la cultura […] (VJ: 129).

Pero*, hagamos el esfuerzo (VJ: 136).

En la Crónica del rey pasmado (Crp), de Torrente Ballester (1993), hemos localizado solamente dos casos:

-Admito que también fuese la obligación del Rey; pero*, quien va obligado no va libre (Crp: 58).

-Y*, lo nuestro, ¿qué es? (Crp 94).

A la coma, en tales casos, al igual que en las obras de Vargas Llosa, no la podemos atribuir un valor delimitador: la conjunción no puede independizarse de aquello que une, para formar grupo fónico independiente. Aunque, claro, echando a volar la imaginación, podríamos considerar a las conjunciones así puntuadas, y tónicas, como aspirantes a enlaces supraoracionales, similares a sin embargo o empero (para los casos de pero) y además (para los casos de y), lo cual seguramente será ir demasiado lejos.

El Esbozo (1973: 72) recuerda que pero es palabra tónica en italiano, en judeoespañol de Marruecos y en catalán (explicación posible para d'Ors). Y, desde luego, no hay que olvidar la tendencia al énfasis y la circunstancia de que se puntúa tras conjunción cuando le sigue un inciso, todo lo cual puede llevar a cierta confusión o automatismo cuestionable.

Ángel Rosenblat (1971: 66) ya advertía que la pausa debe producirse antes de la conjunción, no después, aunque sea donde suele escribirse la coma; y reflexionaba sobre las consecuencias no deseables que esa simple coma podría tener en el habla:

Esa pausa inadecuada después de la partícula que, y, o, se observa con frecuencia creciente en Hispanoamérica, y también en España. Lo cual prueba que una pequeña coma, impuesta por las modernas reglas ortográficas, puede tener tanta fuerza, que llega a suplantar al sentimiento innato de la lengua.

Con anterioridad, en 1967, Ramón Carnicer (1992: 11) se lamentaba por la puntuación tras conjunción (pues la convierte en tónicos) en casos que hoy, sin embargo, consideraríamos normales:

Ya no vale la pena de aludir, porque al parecer no tiene remedio y porque todos caemos en él, al absurdo de poner coma después del relativo "que" y de las conjunciones "que", "y", "o": "Aún nos ofrece abundantes rincones en que, olvidados de hoy, gozamos de la maravilla... "; "Observamos que, durante el día, no entró una sola vez"; "Fue otra y, desde luego, la más grávida en consecuencias"; "Aquello le podía costar el encarcelamiento o, al menos, caer en desgracia".

1.6.2. En La Fiesta del Chivo se alternan lógicamente partes narrativas y dialogadas. Pero, aun separando los casos puntuados en diálogo, de los casos narrativos, tampoco creemos justificable la puntuación con coma. Si presuponemos que Vargas Llosa, al puntuar tras conjunción, trata de reflejar las pausas de la comunicación oral, no creemos que sea la coma el signo de puntuación más adecuado. Además, pensamos que, en muchos de los casos vistos, hacer una pausa tras la conjunción es bastante improbable, aunque dependiendo de hablantes y circunstancias, la emisión puede hacerse muy cortada y enfática, lo que, de todas formas, no sabemos si resulta aconsejable reflejar en textos literarios. (Una transliteración fiel de una comunicación oral suele resultar ilegible). Desde luego, no creemos aconsejable marcar esa pausa con un signo tan saturado como la coma.

Aunque las cosas han cambiado mucho, volvemos a Carnicer (1992 47): "¿Qué es esto? En diálogo directo con alguien, ¿quién se atrevería a incurrir en semejantes excesos?". Bien es verdad que Carnicer se refería a casos de pausa después de posesivo o artículo ("Tras la, en todos los aspectos, brillante victoria... "), pero creemos que se puede aplicar a muchos de los ejemplos de Vargas Llosa vistos arriba.

Podría aducirse que se trata de una práctica enfática, y recordar a Unamuno (1947: 76), que de una tesis de critica literaria de un peruano (simple casualidad que lo sea también Vargas Llosa), acotó este párrafo: "La verbosidad, el amor a la retórica, al lenguaje sonoro y enfático, son comunes a españoles y criollos [...]". Y en otro escrito, donde trata el europeísmo, exclama (Unamuno 1947: 127): "¡Énfasis! ¿Y si el énfasis nos es natural? ¿Si la expresión enfática es la expresión espontánea de nuestro natural?".

1.6.3. Para cerrar este apartado, y en lo que respecta a la puntuación tras conjunción, nos planteamos la posibilidad de una progresión en la obra de Vargas Llosa. A tal conclusión llegamos, a pesar de que nuestros datos no son exhaustivo, al comparar las siguientes obras, fechas y cifras:

¿Quién mató a Palomino Melero? (1986/1992): 16 casos en 187 páginas

Los cuadernos de don Rigoberto (1997): 74 casos en 384 páginas

La Fiesta del Chivo (2000): 127 casos en 518 páginas.

Sin embargo, tales cifras son aproximadas, y es posible que una búsqueda exhaustiva localizaría seguramente más casos que nosotros.



2. CONJUNCIÓN PRECEDIDA DE COMA

No son muchos los casos que hemos localizado, pero resultan de interés porque parecen seguir la tónica de los estudiados hasta ahora: la tendencia a aislar a la conjunción.

2.1. Casos de que aislado, con coma previa indebida (la segunda se justifica porque sigue interposición o inciso):

¿Te parece bien*, que, a la entrada de la Base Aérea más importante del Caribe, reciba al visitante esta mierda de basuras, barro, malos olores y alimañas? (FCh: 380).

-¿Podría permitir*, que, como en esos veintidós años de ocupación, los negros asesinaran, violaran y degollaran hasta en las iglesias a los dominicanos? (FCh: 218).

Entró [...] y una simple ojeada a la veintena de oficiales de alta graduación reunidos en su despacho, le bastó para saber*, que, pese a las oportunidades perdidas, se le presentaba todavía una ocasión de poner en marcha el Plan (FCh: 406).

2.2. Casos, similares a los anteriores, en que la conjunción y se encuentra flanqueda por comas:

Reconoció, en el volante, a Tony Imbert, y, a su lado, a Antonio de la Maza" (FCh: 313).

Desde ese momento, y en todos los minutos y horas siguientes, tiempo en el que se decidió su suerte, la de su familia, la de los conjurados, y, a fin de cuentas, la de la República Dominicana, el general José René Román supo siempre, con toda lucidez, lo que debía hacer (FCh: 403).

Debía descansar más -desde la muerte de Trujillo dormía tres o cuatro horas apenas-, hacer ejercicio, y, los fines de semana, distraerse (FCh 469).

2.3. Puntuación ante conjunción, en casos cuestionables y, algunos, desechables:

Bailamos dos boleros*, y una guaracha de Toña la Negra" (FCh503-504).

Pero, no tienes ganas de eso. Más bien, de ir al aeropuerto, tomar el primer avión a New York y reanudar tu vida en el atareado bufete*, y en tu departamento de Madison y la 73 Street (FCh: 212).

A menos que se apoderara de un avión militar y se hiciera llevar a Haití, Trinidad, Puerto Rico, las Antillas francesas*, o Venezuela, donde lo recibirían con los brazos abiertos (FCh: 409).

No se podía decir que el Presidente fantoche fuera un hombre elegante [...], pero vestía con la corrección que hablaba, respetaba el protocolo*, y era un trabajador infatigable para el que no existían fiestas ni horarios (FCh: 283).



3. SUJETOS PUNTUADOS: SUJETO (COMA) VERBO

Sobre la prohibición de puntuar entre sujeto y verbo no hay dudas en la nueva normativa, aunque no se mencionara en las anteriores. La normativa última de la Real Academia (1999: 63) advierte: "Debe evitarse separar el sujeto y el predicado mediante coma". Sin embargo, hay que tener en cuenta tres factores que pueden motivar, aunque no justificar, la puntuación tras sujeto:

A) La frecuente pausa entre sujeto y predicado.

B) La práctica de puntuar tras los sujetos, más o menos extendida y justifica por motivos de longitud

C) La función de ayuda que a veces tienen los signos de puntuación, y que, en algunos casos de sujeto extenso, no nos parece despreciable.

En La Fiesta del Chivo, además de sujetos sin puntuar, encontramos casos muy diversos de sujetos puntuados; los vamos a clasificar en tres apartados: sujetos complejos, sujetos múltiples (casos de enumeración) y sujetos extensos.

3.1. Sujetos complejos. Son los que contienen algún verbo:

Oírlo hablar de las cosas de antes*, le hizo mal efecto (FCh: 371).

Ir allí ahora*, sería meter la cabeza en la boca del lobo (FCh: 114).

Lo que esté haciendo entre tantas mujeres*, es cosa suya (FCh: 228).

Amado Alonso y Henríquez Ureña (1967, 1, 206) se muestran contrarios a puntuar estos casos, aunque advierten: "Cuando el sujeto es muy complejo, especialmente si incluye verbos, hay quienes acuden a la coma como recurso para aclarar una construcción que resulta confusa".

También encontramos casos de sustantivos modificados por una proposición de relativo especificativa, como los siguientes:

Este nuncio que le manda el Vaticano*, es como el que me mandó a mí [...] (FCh: 243).

La camioneta con tres guardias armados que, cumplido el trámite judicial en la carretera, regresaba a los prisioneros a La Victoria*, había desaparecido (FCh: 478).

Por fin, el carcelero que les traía la comida*, preguntó quiénes querían un cura (FCh: 435).

Antes de la nueva normativa, José Martínez de Sousa (1985, 147) advertía que "en algunos casos de sujeto extenso y muy explicativo, la coma no sólo puede sino que debe colocarse entre el sujeto y predicado". Y daba un ejemplo de un sujeto con proposición de relativo especificativa, como los anteriores ejemplos.

3.2. Sujetos múltiples o sujetos en enumeración

En la nueva normativa de la Real Academia (1999: 58) se advierte: "Cuando los elementos de la enumeración constituyen el sujeto de la oración o un complemento verbal y van antepuestos al verbo, no se pone coma detrás del último: El perro, el gato y el ratón son animales mamíferos".

Sin embargo, no es infrecuente encontrar coma entre sujeto y predicado. Salvador Fernández Ramírez (1987, 249) recuerda esta práctica en "escritores ilustres", y se refiere concretamente a la puntuación "tras el último elemento de una serie", casos de enumeración.

Incluiremos, en tres apartados, algunos de los casos de enumeración encontrados en La Fiesta del Chivo.

3.2.1. Enumeraciones completas (con sus dos últimos elementos unidos por conjunción), como las siguientes:

La taza de café o el trago de ron debían saber mejor, el humo del tabaco, el baño de mar un día caluroso, la película de los sábados o el merengue de la radio*, debían dejar en el cuerpo y el espíritu una sensación más grata [...] (FCh: 191).

3.2.2. Enumeraciones intensificativas (con conjunción uniendo cada elemento):

Ni la rata del Palacio de Miraflores, ni Muñoz Marín, el narcómano de Puerto Rico, ni el pistolero costarricense de Figueres*, lo inquietaban (FCh: 34).

Ni Kennedy, ni la OEA, ni el negro asqueroso y afeminado de Betancourt, ni el comunista Fidel Castro*, van a hacer correr a Trujillo del país que le debe todo lo que es (FCh: 227).

3.2.3. Enumeraciones incompletas (sin conjunción entre los dos últimos elementos):

Montecristi, Santiago, San Juan, Azúa*, hervían de haitianos (FCh: 216).

La ciudad colonial, el parque Independencia, El Conde, los contornos del Palacio Nacional*, vivirían un verdadero carnaval, celebrando la libertad (FCh: 320).

Atacar a Betancourt, a Figueres, a Muñoz Marín*, no es suficiente" (FCh: 371).

3.3. Sujetos extensos

Según Leonardo Gómez Torrego (1998: 499), "el sujeto nunca se separa de su verbo con una coma, a no ser que esté formado por una secuencia muy larga". No sabemos si para Vargas Llosa constituye la longitud un factor importante. Daremos algunos ejemplos de diversas extensiones:

Y esa supuesta comisión investigadora de mi gestión en el Ministerio de Obras Públicas*, es otra patraña (FCh: 259).

Pero, como a muchos dominicanos, la tragedia de aquella muchacha de Salcedo*, lo trastornó (FCh: 314).

El rechazo de sus compañeros*, provocó en De la Maza una de esas rabietas destempladas de los últimos tiempos (FCh: 387).

Él quería ver el cadáver de Trujillo a sus pies; lo demás*, le importaba menos (FCh: 173).

Pasó y no tiene remedio. Otra*, lo hubiera superado, quizás (FCh: 512).

En Los cuadernos de don Rigoberto, hemos encontrado algunos casos mínimos, de sujeto pronominal:

No sé, no sabía nada, no me importó nada. Yo*, volaba (CdR: 106).

Tú*, los estás desperdiciando (CdR: 203).

Yo*, no soy de esos (CdR: 207).

Ella*, iba a colocarse cada mañana en un lugar estratégico [...] (CdR: 369).

3.4. También hemos encontrado algunos casos de sujeto en inciso (entre conjunción y verbo) que consideramos discutibles. La primera coma la interpretamos como la que emplea Vargas Llosa tras conjunción, como ya hemos visto; y la segunda, para separar el sujeto del predicado. Ejemplos:

Y*, las chicas, todavía son más tontas (CdR: 204).

Pero*, lo que tengo, es bastante, a condición de sacarle el provecho debido [...] (CdR: 214).

Pero*, tú, eres el niño más normal del mundo (CdR: 201).

¿Y*, ella, no la reconoció? (CdR: 316).

Y*, yo, no hubiera ido a la cita sin esos anónimos tampoco (CdR: 383).

Curiosamente, hemos localizado un caso en Torrente Ballester (1993):

-No me atrae. Prefiero las brumas y los peligros de Londres.

-Aquí no hay brumas, pero*, peligros, no faltan (Crp: 168).

Una posible justificación de la coma tras sujeto es el motivo enfático (topicalización o construcción contrastiva). Sin embargo, la coma no parece la mejor solución. Y menos, si tenemos en cuenta la actual normativa ortográfica. Advierte Polo (1974: 305):

Una coma perturbaría nuestro sistema puntuario: Yo, nunca haré eso. En cambio, los puntos suspensivos resolverían airosamente la cuestión: Yo... nunca haré eso; o incluso: Yo... ¡nunca haré eso!".

También la solución de los puntos suspensivos aparece en María Moliner (1985: 889-890) y en Benito Lobo (1992 B, 76).



4. VERBO (COMA) COMPLEMENTOS CIRCUNSTANCIALES

En la sucesión de elementos dentro de la oración, el lugar que, teóricamente, le corresponden a los complementos u oraciones circunstanciales es el final; por ello, parece lógico en principio, que no medie coma alguna. Sin embargo, en La Fiesta del Chivo, y en otras obras de Vargas Llosa, se encuentran casos puntuados. Recurrir a motivos enfáticos sería la única explicación, aunque pensamos que, a parte de que no debe abusarse del énfasis, la coma no es el mejor signo.

4.1. Es difícil justificar algunos ejemplos en que al verbo sigue, inmediatamente, el complemento circunstancial. Aunque la Real Academia nada dice sobre esto, parece que no existe una justificación que no sea la enfática o cierto automatismo del autor. Algunos ejemplos:

Amadito, inclinándose, palpó la cabeza del tendido -estaba quieto y mudo- y volvió a disparar, a quemarropa" (FCh: 59).

El Benefactor reflexionó, un momento (FCh: 93).

Antonio recordaba su sorpresa al oír a Aída increpado, delante de sus padres y Ernesto (FCh: 121).

Sale, cerrando la puerta" (FCh: 128).

El inválido pestañea, dos, tres veces (FCh: 131).

Le vio negar, con enérgico movimiento de cabeza (FCh: 306).

Alertados por Ligia, aguardaron, con los revólveres listos (FCh: 391).

¿No ocurrió, algunas veces? (FCh: 280).

Lo hizo, sin preguntar nada (FCh: 421).

Tienes que irte, cuanto antes (FCh: 484).

También encontramos casos de verbo seguido simplemente por predicativo: "Aguardaba, inmóvil" (FCh: 286); "Retrocedía, espantado" (FCh: 297).

4.2. Quizás tampoco la coma resulte más justificada si media algún elemento entre el verbo y el complemento circunstancial, como en los siguientes casos:

-Me he dado cuenta, perfectamente, Jefe (FCh: 155).

No había brisa, ahora (FCh: 185).

Lupe me salvó la vida, una vez (FCh: 97).

No es ningún secreto, ahora (FCh: 102).

La vida es eso, aquí (FCh: 514).

Cuando se despidió del hijo de Trujillo, bebió un vaso de agua, a sorbitos (FCh: 460).

4.3. Puede considerarse una práctica tradicional (aunque no sabemos si defendible) la puntuación de complementos circunstanciales que siguen a los verbos "dicendi". También lo hace Vargas Llosa. Sólo veremos algunos ejemplos:

-La orden sigue en pie -repitió, en tono que no admitía discusión (FCh: 94).

-Si me matan, lo hará alguien próximo, un traidor de la familia, digamos -dijo, como hablando a otra persona (FCh: 96).

-Si cambio de opinión sobre los obispos, se lo haré saber -dijo, a modo de despedida (FCh: 99).

-Doña María, usted es una mujer excepcionalmente fuerte -le dijo, con afecto (FCh: 455).

-Porque no era tan buen padre corno crees, tía Adelina -dice, al fin (FCh: 273).

-Llámalo de nuevo -ordenó, de mal modo (FCh: 376).



EPÍLOGO UNAMUNIANO

Antes de cerrar este artículo, y para que lo que antecede no se malinterprete, no vendrá mal recordar una anécdota unamuniana, que dedicamos, directamente, al autor de La Fiesta del Chivo, e, irónicamente, a su casa editorial.

El bailaor y pintor Vicente Escudero, que acababa de escribir La pintura que baila, le comentaba a Unamuno los problemas ortográficos que se le presentaban; a lo que éste le contestó: "Verá usted, Escudero, en realidad la ortografía es solamente un estorbo. Usted tiene cosas más importantes de que preocuparse" (Rodrigo 1984: 264).

A punto de terminar este trabajo, me topo, en un texto de Unamuno (1947: 138), con un párrafo que, por encontrado y no buscado, parece destinado a ser incluido aquí a modo de cierre:

Porque el homenaje más digno que a un publicista [o a un escritor] se le puede hacer, el único verdaderamente digno, es leerle y estudiarle, aunque sea para rebatirle. La refutación honrada es un nobilísimo tributo.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2004 14:31    Asunto: Responder citando

Ya lo comenté: el otro día, en los informativos de Telecinco, hablaban del Nobel Mario Vargas Llosa.

Ahora mismo, me acabo de encontrar con esto

La Eurocámara mantiene las sanciones a Cuba en contra de la « ...
ABC - 17 Nov 2004
... la posición común europea recibió 405 votos en contra y 260 a ... democracias occidentales están con ellos», parafraseando al Premio Nobel Mario Vargas Llosa. ... firmado por un tal Almadeu Altafaj.

..........

El portavoz del Grupo Popular Europeo en la comisión de Asuntos Exteriores de la Eurocámara, José Ignacio Salafranca, opinó tras la votación que la resolución aprobada «es un mensaje claro a los millones de cubanos que no pueden protestar, votar, ni escapar de que no están solos, de que no han sido abandonados y de que las democracias occidentales están con ellos», parafraseando al Premio Nobel Mario Vargas Llosa. En opinión del secretario general del PPE, Antonio López-Istúriz, la aprobación de esta resolución en Estrasburgo debe ser interpretada asimismo como un toque de alerta ante «las oscuras maniobras de pasillo del Gobierno socialista español para rebajar las sanciones al régimen de Castro».

http://www.abc.es/abc/pg041118/prensa/noticias/Internacional/Europa/200411/18/NAC-INT-049.asp
Volver arriba
Foros
Publicidad


Descubra cuántos productos surgieron alrededor del fenómeno de ventas de El Código Da Vinci.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Página 1 de 4