elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

OTRA DE MARIO VARGAS LLOSA


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Vie Nov 19, 2004 14:32    Asunto: Responder citando

Lo que son las casualidades: precisamente el mismo día, en el mismo periódico y en la sección de la Defensora del Lector, nos enteramos también de que un par de lectores, Carlos Peña Moure desde Ourense y Pelayo Molinero desde Londres, se preguntan el por qué de confinar al genial dibujante Andrés Rábago, El Roto, a las páginas de los limitados suplementos regionales, lo cual hurta su presencia en la edición nacional. A esto, el director de EL PAÍS, Jesús Ceberio, responde lo siguiente: «La viñeta de El Roto se publica a diario en las páginas de opinión de los cuadernillos regionales y cada semana en el suplemento Domingo. La dictadura del espacio impone a veces este tipo de soluciones un tanto salomónicas. No podemos agrupar todas las viñetas en tres páginas de opinión.»



Esta respuesta, que retrata al director y a su periódico, me ha hecho pensar que más vale una imagen de El Roto que cien mil palabras de don Mario y que buen servicio haría EL PAÍS a muchos de sus lectores si invirtiese las tornas, enviando a provincias a Mario Vargas Llosa y trayéndose a El Roto a ese privilegiado podio nacional que tan lamentablemente ocupa de vez en cuando el peruano-español. Pero ésa es otra historia, y que me perdonen los lectores de provincias por la broma.






De cualquier forma, y ya en serio, este perfecto «demócrata» latinoamericano, que huelga por Europa con el copyright a cuestas, ha tenido en su columna una originalidad: la de exigir a España –el país que le dio su segunda nacionalidad, es decir, la madre patria que no lo parió– que no se convierta en la puta triste de Fidel. ¡Qué cosas! Está claro que el «negro» que revisa los textos en la dirección de EL PAÍS no se dio cuenta del gol que don Mario les estaba colando en su propia portería.






La tentativa que hace Vargas Llosa de asustar a los social-pendejos del gobierno español –término con que el comandante define a la socialdemocracia–, víctimas según el especialista en pantaleones y visitadoras de «una súbita plaga de angelismo pueril», se encuadra en una campaña neoliberal de encarnizado acoso y derribo de los principios de no injerencia y no intervención en países ajenos. Para la derechona sanguinaria que tan perfectamente representa don Mario, estos pobres social-pendejos españoles al mando de Zapatero son celestinas, cómplices, pandilleros, putas tristes, demagogos e irresponsables –como el lector puede ver, no escatima epítetos, cualquiera diría que se está refiriendo a Hugo Chávez, otro de sus insultados favoritos– con síntomas de debilidad ante Fidel, y ello sólo porque se han atrevido a proponer tímidamente que la Unión Europea cambie su política hostil por un acercamiento y un diálogo amistoso con Cuba, lo cual, no lo olvidemos, es algo que Franco estuvo haciendo toda su vida y Fraga también (este último aprovechando el carácter sumamente gregario de los miembros de su Partido Popular). Al final, va a resultar que contra Franco vivíamos mejor.






Yo, modestamente, propongo en cambio lo contrario que don Mario: que «no debemos permitir que la España democrática, moderna y europea, que en tantos sentidos es un ejemplo para América Latina, siga siendo la puta contenta de Bush, ese demócrata que, en el Estado del que fue gobernador, mandó a la silla eléctrica a cientos de personas tras estampar su firma sin que le temblase el pulso; que ha mandado asesinar a más de cien mil iraquíes inocentes en menos de dos años; que ficha policialmente a todo extranjero que entra en su territorio; que ha eliminado el habeas corpus en su país; que mantiene prisioneras a centenares de personas desde hace dos años en Guantánamo, sin derechos y contra toda la comunidad internacional y, todo ello, sin que ningún demócrata indignado como don Mario Vargas Llosa ni ningún político social-pendejo o conserva-pendejo se haya rasgado las vestiduras ni dado conferencias de prensa para decir lo criminal que era ese régimen, como hicieron con tanta rapidez hace unos días, cuando el gobierno cubano devolvió con lo puesto a un diputado español que viajó a La Habana de turista a dar el espectáculo. Tampoco a nadie se le ha ocurrido el símil de denominar Gulag tropical estadounidense a aquel infierno de Guantánamo del que encima presumen. O llamar sátrapa de Texas en EL PAÍS a ese terrorista internacional que mantiene y promueve leyes para meter treinta años en la cárcel a los pobres desgraciados que cometan tres delitos menores consecutivos. O que deja a sus ancianos sin vacunas de la gripe, a las puertas del invierno, siendo el suyo como es el país más poderoso de la tierra. No, lo fácil es cebarse con el incómodo Fidel, ese malísimo dictador cuya bloqueada isla sigue ofreciendo las cifras más elevadas de dignidad y coherencia política, sanidad, educación, escolaridad, amén de los índices más bajos de mortalidad infantil de todo el continente, con datos estadísticos de las propias democracias occidentales en la mano. Hay algunos que prefieren seguir siendo las putas contentas de Bush.






Mientras tanto, el magnífico celestino, cómplice, demagogo e irresponsable Rodríguez Zapatero (Vargas dixit, no yo) duda entre no levantarse de su silla al paso de la bandera estadounidense llena de sangre y luego aguantar estoico y humillado las vejaciones del procónsul, o bien levantarse y hacer los honores propios de una puta contenta. O asimismo duda entre seguir con una doctrina mínimamente decorosa de no intervención y no injerencia para todos, o bien convertir a España en una puta triste, a esa España que, por el momento, es ya una madre putativa, eso sí, del ínclito Vargas Llosa.






En menudo fregado acaba de meter don Mario al Gobierno español con este torpedo, disparado desde el submarino de EL PAÍS. Nada me extrañaría que don Jesús de Polanco haya montado en cólera, porque este artículo es lo que se suele llamar friendly fire en el lenguaje eufemístico de la guerra preventiva, lo cual, en términos castizos, equivale a pegarse uno a sí mismo un tiro en el zapato, a lo tonto. A Rodríguez Zapatero se le debe haber quedado el cuerpo como debió quedársele a Felipe IV cuando Quevedo ganó una apuesta entre amigotes al dirigirse a la cojitranca esposa del rey con un famoso pareado: «Entre el clavel y la rosa roja / Su majestad escoja». Y yo, ahora, me pregunto: ¿Estos socialistas españoles de la rosa roja, son cojos o mudos?


Fuente: Pedro Prieto
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun Nov 22, 2004 10:44    Asunto: Responder citando

En el ojo de la tormenta, uno de los mejores perfiles que he visto sobre este sujeto.

http://www.geocities.com/awcampos/vpolemica.html
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Nov 27, 2004 04:09    Asunto: Responder citando

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, TAN PERUANO QUE NO PAGA IMPUESTOS EN PERÙ POR NO VIVIR ALLÍ, autor del prólogo de la nueva edición de El Quijote, SIN COMILLAS NI EN CURSIVA , reconoció que no pudo con la obra de Cervantes la primera vez que intentó leerla en sus años de estudiante.

En una entrevista que publicó ayer en el diario argentino Clarín , CON LO QUE PARECE QUE LA PUBLICÓ EL MISMO VARGAS LLOSA, el reconocido novelista se mostró "muy apenado" por no haber podido asistir al III Congreso Internacional de la Lengua Española, que se llevó a cabo la semana pasada en la ciudad de Rosario (Argentina).
En ese encuentro, ....EJEM.... al que Vargas Llosa no pudo ir porque estuvo en París para recibir un doctorado "honoris causa" que le concedió la Universidad de la Sorbona, fue presentada una edición popular de El Quijote publicada por la editorial Alfaguara.

CON LO QUE PODEMOS ENTENDER QUE EL EGOÍSMO DE ESTE SUJETO ES SUPERIOR A LA PROFESIONALIDAD QUE SE LE REQUIERE A UN PROFESIONAL DEL IDIOMA ,ADEMÁS DE QUE ESA DISCULPA HIPERBURGUESA ESTÁ YA MÁS SOBADA QUE LA TACONES.



"Estaba en el último o penúltimo año de la escuela secundaria cuando intenté leerlo y simplemente no pude", recordó el autor de La ciudad y los perros ". VAMOS, QUE MENUDO FAVOR QUE LE HACE.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Dic 05, 2004 06:13    Asunto: Responder citando

5 de diciembre. El escritor peruano Mario Vargas Llosa dijo ayer, sábado, en Rotterdam, según informa la agencia Efe, que la retirada de las tropas españolas de Irak por el gobierno socialista fue "un éxito de los terroristas".

Vargas Llosa participó en la ciudad holandesa de Rotterdam en un debate sobre los valores europeos organizado por la actual presidencia holandesa de la Unión Europea (UE). Para el escritor, los resultados electorales que dieron la victoria al actual presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, "estuvieron influidos" por los atentados del 11 de marzo en Madrid.

"Sin el atentado, los resultados de las elecciones hubieran sido diferentes", indicó el escritor. Además, afirmó que la política internacional española "ha cambiado desde el atentado en Madrid". Según Vargas Llosa, antes de los atentados, España estaba jugando "un papel importante en Europa, nunca visto desde su Edad de Oro".

El autor de "La ciudad y los perros" destacó ante su audiencia que el terrorismo internacional "ha encontrado los instrumentos para interferir en nuestras vidas políticas". En este sentido, dijo que se debe "luchar sin complejos de inferioridad" contra el terrorismo. Y USTED, BRAGAS LLOSA, POR QUE NO LUCHA EN SU PAÍS CONTRA LA LACRA DE CORRUPCIÓN ABSOLUTA Y MISERIA TOTAL EN LA QUE PROLIFERAN SENDEROS LUMINOSOS Y UN NARCOTRÁFICO QUE DA PAVOR?

Además de Vargas Llosa, también participaron en el debate sobre valores en Europa, entre otros, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

................................................................................................

Los escritores no están en el mundo para ir de vedettes de una especie de Folies Bergere itinerante. Los escritores están para escribir, a ser posible lo mejor que puedan, y en esa escritura siempre habrá un poso de intelectualidad que rige las cosas del mundo, y habrá preguntras, y habrá respuestas, pero los escritores no están aquí para ir de estrado en estrado pronunciándose sobre la política exterior de los países que le adoptan como ciudadano, porque para eso están los políticos, o en todo caso, los periodistas de actualidad política. Pero claro, si resulta que quien gobierna es el partido que se encuentra al otro lado, es mejor venderse a la palabra fácil. O al Opus Dei, que es quien paga , del bolsillo del banquero Emilio Botín, esa institución llamada Cervantes Virtual de la cual Vargas LLosa da nombre a un premio de literatura.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Vie Dic 10, 2004 13:16    Asunto: Responder citando

El escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa ha sido galardonado por el municipio de Peñalver (provincia de Guadalajara) con el Premio ''Su peso en Miel de la Alcarria 2004'' por su ''excepcional obra literaria', reseñó EFE.

El jurado del premio ''Su Peso en Miel de La Alcarria'', formado por miembros de la Asociación del Apicultores y de la Diputación de Guadalajara (centro de España), así como del Consejo Regulador, basó su decisión en la ''excepcional obra literaria'' del escritor.

La trayectoria del autor, según el fallo, ''refleja con extraordinaria riqueza la complejidad del alma humana y el mundo sin fronteras, escenario de sus anhelos''.

Un comunicado remitido por la Asociación Provincial de Apicultores señala que la decisión del jurado ha sido comunicada ya al escritor, quien hace unos días visitó la provincia y realizó una ruta por los pueblos de la Arquitectura Negra de Guadalajara.

El galardón consistirá en la entrega de tantos kilos de miel como pese en ese momento el escritor, algo que se comprobará ''in situ'', colocándole sobre una balanza en un acto que se celebrará probablemente en marzo.

El jurado de este premio también acordó, por unanimidad, elevar a la Academia Sueca la petición de que se otorgue el Premio Nobel de Literatura de 2005 a Vargas Llosa.

..................................No se hizo la miel para la boca del asno.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun Dic 13, 2004 05:59    Asunto: Responder citando

Un año antes de asumir la presidencia de la Unión Europea, el Gobierno holandés encargó al Nexus Institute, centro independiente dirigido por Rob Riemen y dedicado a organizar encuentros culturales y políticos, que convocara a intelectuales, estadistas y académicos de todo el espectro ideológico a fin de elaborar un puñado de ideas y sugerencias que Holanda pudiera convertir en propuestas para la construcción de Europa durante su gestión presidencial.

Rob Riemen organizó con tal propósito cuatro encuentros, a los que han asistido centenares de participantes, en Berlín, Varsovia, Washington y Rotterdam, el último de los cuales acaba de terminar con una declaración de principios que sería difícil y empobrecedor resumir en unas cuantas líneas.

Por lo demás, acaso lo más fértil y apasionante de estos encuentros, no hayan sido los puntos de coincidencia -a favor de la democracia, la economía de mercado, la diversidad de creencias, lenguas y tradiciones, la solidaridad, la lucha contra el racismo y la xenofobia, la defensa del medio ambiente, etcétera- sino las encendidas polémicas que algunos temas suscitaron y, en especial, el que a mi juicio motivó las intervenciones más lúcidas: la identidad cultural de Europa.

No es un asunto meramente académico; de él depende en buena parte la naturaleza que tendrá esta comunidad o federación de hasta ahora 25 naciones, que en el futuro podrían ser todavía algunas más. De lo que se decida al respecto, dependerá, por ejemplo, que Turquía sea aceptada o rechazada como miembro y la índole de las relaciones que mantendrá Europa con los Estados Unidos

¿Esta identidad cultural, es decir, la suma de rasgos y credenciales compartidos que la singularizan de las otras sociedades y culturas del mundo, ya existe, o debe ser creada a medida que Europa se construye como una entidad política, económica y administrativa? Y, en cualquier caso, ¿cuáles son, o deberían ser, estas señas de identidad o valores esencialmente europeos? No es de extrañar que las discrepancias sobre el tema fueran mucho mayores que las coincidencias.

Quienes sostienen que el cristianismo es el rasgo definitorio y sustancial del carácter europeo se ven en apuros para conciliar aquella tradición con el espíritu de las luces y las consecuencias de la Ilustración, hija del viejo continente y fuente nutricia del laicismo, los derechos humanos y la democracia, nacidos, en gran medida, contra la oposición pugnaz del tradicionalismo católico.

¿No es el judaísmo, también, algo profundamente arraigado en la historia y la cultura europea? ¿Y los ocho siglos de impregnación musulmana en una parte importante del suelo europeo deben ser erradicados de la memoria colectiva para que sea realidad indiscutible la personalidad única de Europa?

Por lo demás, como recordaron muchos expositores, a la hora de mirarse al espejo para reconocer su imagen, Europa no puede alegremente ignorar que, junto a doctrinas y principios que espolearon la emancipación y el progreso humanos, ha patentado, también, horrendas ficciones ideológicas que produjeron las peores catástrofes que conoce la humanidad: el nazismo, el fascismo, el comunismo y el nacionalismo.

Pero es cierto que ninguna otra civilización ha sido tan autocrítica, tan severa consigo misma como la occidental, que, a lo largo de toda su historia, ha tenido siempre en su seno objetores feroces, implacables, que la obligaban a cuestionarse, reformarse y regenerarse sin cesar. Por eso, Europa ha podido reconocer su responsabilidad en horrores como el antisemitismo y el colonialismo e ir conquistando, poco a poco -nunca de una manera definitiva e irreversible-, la cultura de la libertad.

¿Debería tener Europa una lengua común? Si se aceptara la sola posibilidad de semejante desatino, no es aventurado imaginar las secesiones, guerras, enfrentamientos y animosidades que provocaría la elección del idioma privilegiado: después de la religión, nada activa tanto la ferocidad humana como la lengua. Descartadas como vínculos comprensivos de la sociedad europea la religión y la lengua ¿qué decir de los usos y costumbres?

Excluidos el canibalismo y los sacrificios humanos, tengo la impresión que una de las riquezas de Europa es el lucir, a lo ancho y a lo largo de las 25 naciones que en teoría ya la componen, todas las prácticas, ceremonias, usanzas, prejuicios, colectivos y privados que cabe imaginar, de manera que sería imposible también tratar de deslindar en este dominio lo típicamente europeo. En lo que comen, en lo que creen, en lo que adoran, en lo que aman y odian, las mujeres y los hombres del viejo continente en vez de reflejarse sólo a sí mismos reflejan a toda la humanidad.

De manera que, a mi juicio, tiene absolutamente razón el filósofo polaco Leszek Kolakowski al sostener que "la identidad cultural de Europa reside en la ausencia de cualquier identidad plenamente formada; en otras palabras, en la incertidumbre y el descontento".

Europa debe edificarse respetando y alentando la formidable diversidad religiosa, ideológica, política, cultural de las sociedades que la integran. Esta variedad es su mejor patrimonio y lo que le asegura la universalidad, los puentes y diálogos con las otras sociedades y culturas del mundo.

Pero reconocer esta diversidad no significa que la Unión Europea no sea en el futuro otra cosa que un mercado común. Por el contrario, lo único que puede dar a Europa un sólido denominador compartido es que, al mismo tiempo que forja una estrecha unidad en la diversidad de sus miembros, se mantenga articulada en un permanente intercambio con los demás pueblos del mundo gracias a la cultura de la tolerancia, del respeto a la diferencia, de los gobiernos representativos, del derecho de crítica, de la soberanía individual, de la racionalidad y de una clara distinción entre lo privado y lo público.

Ésa no es la única, pero es la mejor de las tradiciones europeas y el más valioso legado de la civilización occidental al mundo: una cultura de la libertad que, aunque tuviera sus fundamentos y raíces en Europa, no es de nadie sino de todos los que quieran hacerla suya y transformarla en una manera de vida y un instrumento de progreso y modernidad.

El logro más grande de una civilización no es dotarse de una identidad colectiva que se exprese, de manera simultánea, a través del conjunto social y de los individuos que lo componen. Es exactamente lo contrario: haber alcanzado un nivel de desarrollo económico, de cultura y de libertad que permita a los ciudadanos emanciparse de las identidades colectivas, esos yugos al que nacen uncidos, y elegir voluntariamente su propia identidad, en armonía o en desarmonía con el resto de la tribu. De este modo, un individuo ejercita su soberanía y es auténticamente libre.

No es jactancioso decir que Europa ha ido más lejos que ninguna otra colectividad de naciones en este dominio y que ésta es la razón primordial por la que los perseguidos del mundo entero en razón de sus creencias, ideas, vocaciones y costumbres tratan desesperadamente de alcanzar sus playas.

Y tienen razón. Porque, con todo lo que pueda andar mal en el viejo continente, aquí tienen más posibilidades que en sus propios países de vivir como quieren y de ser lo que se les antoja, sin ser considerados ovejas descarriadas ni castigados por desobedecer el mandato de la sumisión servil a la grey.

Una identidad colectiva es un gueto, un campo de concentración donde el individuo está secretamente clonado, para mantener la ficción de una homogeneidad que nunca existe.

En las sociedades más primitivas esa condición ancilar del ser humano respecto de la colectividad es inevitable, pues de ella depende su supervivencia ante los fragores y peligros que lo rodean: la fiera, el rayo, las tribus enemigas. Pero a medida que progresa el conocimiento, el dominio de la naturaleza, el desarrollo de la vida social, un principio de diferenciación se va abriendo paso en esos rebaños humanos y el individuo va apareciendo, ganando un espacio de iniciativas y derechos, que, al cabo de los siglos, harán de él un ser libre y soberano.

Ese proceso, que es el de la libertad en la historia, es la mejor hazaña de la historia europea (a la que Croce, con buena intuición, bautizó "una hazaña de la libertad") y lo que constituye el mejor fundamento para la construcción de esa Europa en ciernes, una comunidad que debe concebirse como la realización de un futuro y no como la resurrección de un pasado.

En esa Europa ideal, democrática, liberal y libertaria, los ciudadanos podrán elegir su dios o no tener dioses, practicar una religión o ser ateos o agnósticos, y decidir la lengua en que quieran expresarse, el sexo que prefieran, el país, la ciudad o la aldea donde quieran vivir y trabajar, y no tendrán más limitaciones para ejercitar sus convicciones, costumbres y creencias que las que impidan coactar el derecho de los demás a ejercer esa misma libertad.

Esa Europa no tendrá una identidad colectiva porque en ella habrá cuatrocientos millones de ciudadanos libres que representarán otras tantas identidades con matices y sesgos diferentes que, conviviendo dentro de unas leyes que consagren esa filosofía de respeto y tolerancia, irá empujando al planeta hacia el designio kantiano de la paz universal.

¿Suena algo utópico? Sin duda. Pero el realismo no consiste en abolir el sueño ni en renunciar a fijarse topes muy elevados, sino en tener a cada paso que se da una conciencia cabal de dónde se está y de lo que falta para alcanzar aquellas metas. Nadie hubiera imaginado que aquellos imposibles con los que el diablo tentaba a San Antonio en la novela de Flaubert -llegar al fondo de la materia y pisar las estrellas- serían un siglo y medio después hechos tangibles. Los grandes europeos de la historia, Erasmo, Dante, Shakespeare, Montaigne, Cervantes, Goethe y tantos otros han ido creando una realidad de ideas y ficciones gracias a las cuales Europa tiene un patrimonio cultural que es su mejor aglutinante. Por ello no necesita recortar la libertad de elección de sus ciudadanos a fin de dotarse de una supuesta identidad colectiva que reproduciría dentro de la mancomunidad europea el nacionalismo, fuente irremediable de división y enfrentamientos. Europa es una bella idea, en efecto, a condición de que, en su gestación, se profundice y no se empobrezca la cultura de la libertad.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Ene 15, 2005 19:32    Asunto: Responder citando

El Tercer Juzgado Penal de Procesos en Reserva renovó la orden de captura contra el escritor y periodista, Álvaro Vargas Llosa, por no presentarse ante el Poder Judicial y responder por la querella que le entabló el empresario y amigo presidencial Adam Pollack, por el presunto delito de difamación agravada.


La orden de detención es por seis meses más, y además el juzgado ratificó su condición de reo contumaz.

Pollack querelló a Vargas Llosa al considerar que lo difamó al afirmar que pretendió beneficiar a algunas empresas alemanas en una licitación para la compra de armas
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mar Feb 01, 2005 05:30    Asunto: Responder citando

El escritor peruano Mario Vargas Llosa ve gestos ''preocupantes'' en el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, cree que hay que ''frenar'' al de Venezuela, Hugo Chávez, y considera que el brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se acerca a la izquierda ''sensata'' que a su juicio precisa América Latina.

''Al señor Chávez hay que pararle las manos. Hay que frenarlo, porque puede ser un factor de demolición, no sólo para la democracia venezolana, sino para el resto del continente'', dijo Vargas Llosa en una entrevista publicada en el diario argentino La Nación.

El escritor, que realiza una visita a Buenos Aires, manifiesta preocupación por ''una retórica, unos gestos y unos desplantes'' que advierte en el peronista Kirchner, pero reconoce que el actual presidente puso ''cierto orden'' en Argentina ``luego de la situación caótica y el desbarajuste terrible que hubo''.

''Al mismo tiempo, eso está mantenido en medidas responsables'', dijo el autor de La casa verde, quien elogió al ministro argentino de Economía, Roberto Lavagna, que a su juicio ``no está cayendo en el peligroso populismo que tanto ha hecho padecer a Argentina''.

En cualquier caso considera que a Kirchner la ''retórica'' sólo puede traerle beneficios políticos a corto plazo, pero no a medio ni largo, y señala que también le preocupa su ''cercanía'' con los presidentes de Cuba, Fidel Castro, y Venezuela, Hugo Chávez.

''En América Latina necesitamos gobernantes muy responsables. Sobre todo, los gobernantes que se consideran de izquierda. Es importante que la izquierda también sea realista y sensata en América Latina'', señaló.

Vargas Llosa recomendó a la izquierda latinoamericana seguir ''los ejemplos de la izquierda europea'', que desde el gobierno aplica ''políticas liberales'' con ''resultados enormemente positivos para el desarrollo y el progreso'', como en España y Reino Unido. ''En América Latina, hay un caso interesante: el de Lula, en Brasil. Está en la senda de un Felipe González, de un Tony Blair o de un (José Luis) Rodríguez Zapatero. Aunque de a ratos utiliza una retórica un poco demagógica y populista, está en un buen camino. Eso nos gustaría también ver en el presidente Kirchner'', subrayó.

En su repaso de la situación política latinoamericana, Vargas Llosa no escatima críticas al presidente venezolano, al que considera ''un discípulo'' del ``dictador mas longevo de la historia''.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun Mar 07, 2005 10:17    Asunto: Responder citando

El título provisional de la novela que Mario Vargas Llosa escribe estos días entre Lima, Madrid, Londres y París es "Travesuras de la niña mala", asegura el escritor peruano en una entrevista que publica el diario limeño El Comercio.


Tras terminar su ensayo sobre el escritor francés Víctor Hugo, "La tentación de lo imposible", Vargas Llosa escribe ahora una novela que "es una sucesión de cuentos" que "ocurren en una ciudad y en una época distinta", pero están enmarcados dentro de "una historia global", dice.

El literato, que acaba de recibir en Estados Unidos el premio Irving Kristol 2005, dijo al decano de los diarios peruanos que "la novela no será autobiográfica", pero narrará su experiencia de vida en las distintas capitales del mundo que recorre cada semana.

Agregó que el punto de partida de su literatura es la memoria.

"Creo que todas las historias que he escrito han nacido siempre como fruto de alguna vivencia que ha quedado en la memoria y que se convierte en una imagen muy fértil para fantasear algo alrededor de ella", explicó.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun Mar 14, 2005 11:14    Asunto: Responder citando

Mario Vargas Llosa lanzó su libro 'La tentación de lo imposible', un ensayo sobre 'Los miserables'

La obra devuelve al escritor peruano a su adolescencia, cuando la lectura la servía para huir del régimen del colegio militar Leoncio Prado, en Lima.

En ese tiempo, la novela de Víctor Hugo fue uno de los libros que le marcó el rumbo y contribuyó a definir sus ambiciones literarias. Medio siglo después, retoma la obra y la vida del escritor francés para su nuevo libro de ensayos. Se trata de un texto ameno y riguroso en el que Vargas Llosa va más allá del análisis literario, revelando también la curiosa personalidad del también autor de El jorobado de Nuestra Señora de París.

¿La lectura de ‘Los miserables’ fue un detonante de su vocación de escritor?

Creo que mi vocación nació cuando aprendí a leer. Pero Los miserables fue para mí una de las grandes experiencias que tuve como lector. Recuerdo todavía con gran lucidez el apasionamiento, el estado de trance en que leí esa edición de Sopena que circulaba por América Latina. Yo estaba interno en el Colegio Militar y sufría mucho por el encierro, así que zambullirme en la historia de Jean Valjean, de Cosette y Marius era una manera de salir de ahí y empezar a vivir una vida de aventuras. Me marcó tanto, que durante muchos años yo no quise volver a leerlo, hasta 1983, en que la editorial española Círculo de Lectores me pidió un prólogo para una nueva traducción. Con un poco de reticencias, lo leí de nuevo y descubrí que era una novela mucho más compleja y profunda de lo que yo creía. Tomé muchísimas notas y me quedé con un enorme material que no pude usar en el prólogo. Luego de que terminé mi última novela, decidí tomarme unas vacaciones y hacer una cosa distinta, así que me lancé a leer otra vez el libro y a leer sobre Víctor Hugo.

Hace treinta años publicó ‘La orgía perpetua’, su ensayo sobre Flaubert y ‘Madame Bovary’, ¿se sentía en deuda con Víctor Hugo?

En cierta forma, porque así como Madame Bovary fue para mí una experiencia fantástica de la juventud, lo leí en 1958 o 59, al llegar a Francia, Los miserables había sido la gran experiencia de infancia, de mi primera juventud. Y curiosamente, ambos libros son como una frontera. Los miserables cierra el ciclo de las grandes novelas clásicas y, aunque se publicó antes, Madame Bovary abre la novela moderna, con una técnica muy distinta.

¿En estos dos ensayos, usted se muestra más cercano a Flaubert?

Sin ninguna duda. Creo que todo escritor contemporáneo, aun si no ha leído a Flaubert, es deudor de una manera de entender la novela, sobre todo frente al tema del narrador. Al mismo tiempo, creo que frente a una novela como Los miserables un lector contemporáneo se siente lejos, tiene que reacomodarse para poder aprovecharla en toda su riqueza.

Pero, en el plano vital, ¿se siente más cerca de Víctor Hugo que de Flaubert, que se retiró del mundo?

Flaubert fue un escritor que dejó de vivir para poder escribir. Renunció práctica-mente a todo, hasta al amor, porque la relación que tenía con Louise Colet, su amante, era muy especial, se veían una vez al mes, porque él no quería que nada lo distrajera. Fue un forzado de la pluma, un verdadero monje. Yo no soy ese tipo de escritor. Mi vocación se alimenta de una permanente exploración, tengo una gran curiosidad por todo lo que ocurre en el campo político, social y cultural. En ese sentido estoy más cerca de Víctor Hugo. Un hombre que tuvo la pasión de la literatura y que sin embargo siempre estuvo involucrado en todo lo que ocurría en su tiempo.

En el libro se pregunta cómo Víctor Hugo pudo escribir tanto y estar a la vez tan presente en el mundo, ¿cómo lo ha hecho usted?

Estoy siempre escribiendo. Flaubert decía en una de sus cartas que para él escribir era una manera de vivir. Eso lo entiendo perfectamente. Es como una definición de mí mismo.

¿Con qué definición de literatura se queda: 'orgía perpetua' o 'tentación de lo imposible'?

Ambas cosas se complementan muy bien. La tentación de lo imposible es el sueño de alcanzar la perfección y creo que sin ese sueño no hay creación posible. Y al mismo tiempo creo que el máximo placer no está en llegar a la meta, sino en correr hacia ella. Como ese poema maravilloso de Kavafis, Ítaca, cuando uno está por llegar a Ítaca descubre que lo importante ha sido el viaje, no la llegada.

¿Le hacen mal a los lectores ‘best sellers’ como ‘El código Da Vinci?

Me parece que lo peor es no leer, vivir adormecido por las imágenes de la televisión, del cine, que a mí encanta, pero si solo viviera de eso, generaría una actitud pasiva. La literatura exige una participación muy creativa de la mente humana para poder descodificar las palabras, convertirlas en imágenes, y eso hace que los lectores sean mucho más activos que los espectadores. Y hay una literatura de puro entretenimiento, a veces muy bien hecha, a veces brillante, pero que no enriquece la vida.

¿Es una literatura que no tiene una 'verdad' por descubrir?

Creo que la gran literatura no sólo produce un placer in-comparable, al mismo tiempo enriquece la percepción de la realidad, de la vida. Hay un tipo de conocimiento que llega a través de la gran literatura y no a través de otras disciplinas, y es sobre la naturaleza misma de la vida, el ser humano, las relaciones sociales. La literatura de entretenimiento no es cuestionadora.

¿Pero es un fenómeno mundial?

Sin ninguna duda. Yo llegué a vivir a Inglaterra a mediados de los sesenta y recuerdo siempre lo que era para mí leer la crítica el domingo. En el Observer, por ejemplo, salía todas las semanas una crítica de Cyril Connolly. Eran una maravilla. Y lo cito a él, pero había críticos formidables de teatro, de pintura. Ante la enorme oferta cultural uno podía orientarse. También a mediados de los sesenta fui a Uruguay y me impresionó la crítica literaria en los periódicos: ahí escribían Emir Rodríguez Monegal, Ángel Rama, Mario Benedetti y Juan Carlos Onetti. Esa falta de crítica es lo que ha llevado muchas veces a que la ley del menor esfuerzo intelectual prevalezca.

¿Ha cambiado su relación con el poder, ahora que es un escritor consagrado, en cierto modo con poder?

Espero que no. En lo fundamental soy una persona desconfiada del poder y, por eso me considero un liberal. Creo que lo que caracteriza la actitud liberal es la convicción de que el poder necesita ser fiscalizado, neutralizado, contrapesado, porque puede ser la fuente de las peores violencias. Eso es la cultura democrática, crear un sistema en que los poderes se equilibren y no aplasten a los ciudadanos. Al mismo tiempo, creo la literatura es una forma de antipoder, que de alguna manera nos está recordando que la sociedad está mal hecha. Creo que la literatura auténtica es una gran fermentadora de insatisfacción.

¿Cómo el ‘Quijote’, una novela de hombres libres?

La del Quijote es una idea de libertad que lleva a extremos no sólo liberales sino anarquistas. Él se enfrenta al poder de una manera directa y temeraria, casi suicida. La opresión para él es absolutamente intolerable. Hay un aspecto que a mí me gusta mucho del Quijote. Él ve que en el mundo hay injusticias, hay doncellas que son ultrajadas, hay abusos, pero no dice que se encargue otro, el monarca o la Iglesia. No, él dice ése es un problema que me concierne, yo voy a poner fin a estas injusticias. Es maravillosa la responsabilidad, en el sentido más moderno de la palabra, del ciudadano.

El exilio de Víctor Hugo salvó al escritor del hombre público, ¿también en su caso el escritor se salvó del político?

Bueno, si yo hubiera seguido en política, más todavía si hubiera llegado a tener cargos públicos, el escritor habría muerto. Afortunadamente, las circunstancias me devolvieron a la literatura antes de lo previsto, así que no se dio el caso. Pero me parece muy difícil que uno pueda entregarse a dos amos tan acaparadores, tan exclusivos, tan excluyentes.

Usted 'amenazó' con escribir unas memorias irreverentes cuando cumpliera setenta años. ¿Está preparándose?

Ya veremos, cumpliré los 70 primero. Falta todavía.

¿Planes para otros libros?

Sí, estoy trabajando en una novela desde que terminé este ensayo, hace ya algunos meses.

El Mercurio (Chile)
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Página 2 de 4