elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

OTRA DE MARIO VARGAS LLOSA


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Mar 20, 2005 05:27    Asunto: Responder citando

Douglas Thompkins, un muchacho de San Francisco que en su adolescencia había sido un activista en las luchas por los derechos humanos y contra la discriminación racial en los Estados Unidos, creó en los años 60, con su esposa, Kris, una empresa de ropa para jóvenes (y viejos empeñados en parecerlo) que en poco tiempo conquistó los Estados Unidos y el mundo: Esprit. En los años 80 la empresa estaba instalada en más de sesenta países y los Douglas se habían hecho millonarios. Ambos, pero él sobre todo, a la vez que imaginativos y eficientes empresarios, eran deportistas entusiastas, y Doug pasaba sus vacaciones escalando montañas o remando en su kayak en la Patagonia, Rusia, Europa, la Antártica, Alaska y Canadá.

"En 1985", me dice, sin la menor amargura y con una sonrisa de oreja a oreja, "me di cuenta que nada de lo que había hecho hasta entonces servía absolutamente para nada, salvo para ganar dinero". Para entonces había leído un libro de un par de ecologistas que le sacudió las fibras más íntimas: Deep Ecology: Living as if Nature Mattered, de George Session y Bill Devall. Y poco después descubrió los escritos del noruego Arne Naess, filósofo del ambientalismo y del retorno a la naturaleza, y montañista eximio, como el propio Doug. Entonces, de acuerdo con Kris, vendieron Esprit y su colección de pintura y escultura moderna, y los 180 millones de dólares que sacaron por ello los invirtieron en la Foundation for Deep Ecology (Fundación para la Ecología Radical), a quien pertenece el gigantesco parque natural de Pumalín, en el sur de Chile, donde conversamos.

La belleza del lugar quita el habla. Son cerca de trescientas mil hectáreas de bosques, lagos, volcanes, playas, ríos, fiordos, casi despoblados de seres humanos, donde, gracias a los empeños de los Thompkins y su centenar de colaboradores -podría llamárseles apóstoles- van siendo resucitados los milenarios alerces y muchos otros árboles devastados por la tala indiscriminada, así como la fauna originaria, según una metodología cuidadosamente establecida para lograr el ambicioso designio de Doug Thompkins: devolver a Pumalín su condición primigenia, anterior al hombre y a la historia.

Detrás de esta formidable empresa hay mucho más que una defensa del medio ambiente y de los recursos naturales: una filosofía utópica que cuestiona los fundamentos de la vida moderna, desde la cultura urbana y la industrialización hasta la globalización, el consumismo y la demografía galopante, y proclama que lo único que puede salvar a la humanidad de la apocalíptica catástrofe hacia la que se dirige si no cambia de rumbo es el retorno a la vida primitiva, a aquel estadio histórico en que el hombre vivía sumergido en la naturaleza y adoctrinado por ella.

Cuando le digo que sus ideas me recuerdan las utopías decimonónicas de los franceses e ingleses que partían a América en busca de tierras salvajes para refundar el Paraíso Terrenal, Doug Thompkins se ríe y encoge los hombros, como diciendo, "Si eso soy, qué se le va a hacer". Es un hombre sencillo, simpático, apasionado, un visionario que transpira energía y determinación por todos los poros de su cuerpo. A su rancho de madera, levantado en el corazón de Pumalín, donde pasa por lo menos seis meses al año -el resto lo hace en otras tierras adquiridas por su Fundación en la Patagonia chilena y en la argentina- y desde cuyas ventanas se divisa el soberbio y puntiagudo volcán Michimahuida coronado de nieve, no se puede entrar con zapatos. El mobiliario es artesanal, por razones de gusto y de principio, pues otro de los mandamientos de la religión laica de Doug es que la nefasta industrialización ha cometido un genocidio con las culturas del mundo, ese archipiélago de artesanías y manufacturas caseras que expresaban la idiosincrasia de cada comunidad y eran un factor de cohesión y solidaridad comunal. Por ello, deben ser revividas, estimuladas y propagadas, algo que se está haciendo ya en Pumalín, con el tradicional cultivo de la miel. A partir de este año, dice Doug, la miel de las abejas de Pumalín comenzará a exportarse a Estados Unidos y el Japón.

Cuando en su austera y bella cabaña de madera descubro un ordenador, no resisto la tentación de tomarle el pelo, preguntándole cómo se compadece ese artefacto hijo de la más avanzada industrialización urbana con sus fulminaciones contra la civilización del dinero y el mercado. "Soy ecologista, pero no tonto", me explica. ¿Cómo llevaría la administración y vigilancia del inmenso territorio de Pumalín, donde no hay casi caminos que conecten sus diseminados caseríos y centros de experimentación, sin recurrir a la informática? Me tranquiliza un poco descubrir que en este profeta del regreso a la vida natural el fundamentalismo ecológico está contrapesado por fuertes dosis de realismo. Lo compruebo a la hora del almuerzo, cuando mi temor de que mi anfitrión me inflija un menú vegetariano rico en vitaminas y clorofila, pero intragable, resulta infundado: él, previsiblemente, sólo come tomates y lechugas, pero a mí, urbanita irredento, me inflige un sabroso cordero.

Y lo confirmo cuando me trepa a su avión, un monomotor de dos plazas, que, me dice, es un verdadero prodigio de la aeronáutica. Sin duda lo es, porque, si no, en esa excursión de una hora sobrevolando los idílicos paisajes de Pumalín, nos hubiéramos hecho mazamorra una docena de veces por lo menos, con las caídas en picado que emprendía Doug Thompkins para mostrarme las inicuas quemas de bosques realizadas por los taladores furtivos en las laderas de un estrecho desfiladero, su empeño en circunvalar el cráter del imponente Michimahuida o sus intrépidos planeos a ras del mar para señalarme con las dos manos ("¿No sería mejor que no soltara el timón en este momento, amigo Doug?") las plantaciones marinas de los salmoneros, esos Atilas del mar, que esterilizan las aguas, desaparecen todos los peces y las plantas acuáticas, y acercan el Apocalipsis.

No es extraño que, con estas ideas, que propagan sin el menor embarazo y por las que luchan con todo lo que tienen - su dinero, su talento y su tiempo-, Kris y Doug Thompkins se hayan hecho de enemigos. Las murmuraciones y leyendas levantadas en torno al personaje alcanzan cimas literarias. En Santiago, me aseguran que Doug Thompkins es un agente de la CIA y que detrás de su filantropía medioambiental están los intereses estratégicos de EE UU. Pero otros me juran que en verdad es un mero testaferro de laAsociación Judía Mundial, y que, detrás de los tres millones de hectáreas de tierras que su fundación lleva compradas en Chile y Argentina, está la intención de instalar el nuevo Israel cuando los israelíes sean expulsados de Palestina por los árabes. La Iglesia católica no ve con buenos ojos a una fundación que promueve el control de la natalidad. Y hay, también, los críticos nacionalistas, que consideran una amenaza para la soberanía nacional que un territorio tan vasto, y fronterizo, esté en manos de un extranjero. Pero Thompkins también tiene partidarios entusiastas, sobre todo entre la gente joven, a la que seduce su idealismo, la manera directa, fresca, genuina -tan poco política- con que argumenta y refuta a sus críticos. Hace poco dio una conferencia en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Chile y fue vitoreado por un auditorio compacto.

¿Cómo no resultaría atractiva a muchos jóvenes, nacidos en medio del gran naufragio de las viejas utopías colectivistas y autoritarias, esta fantasía verde, generosa, de un mundo en el que las contaminadas ciudades donde ganarse la vida vuelve al hombre lobo del hombre, serían reemplazadas por pequeñas comunas entrañables y fraternas, que, rodeadas de bosques y ríos y mares ubérrimos, dedicarían su tiempo a quehaceres creativos y solidarios, sin amos y sin siervos, al servicio del ser humano y de la naturaleza, del hermano bípedo y del hermano puma y del hermano pez y de la hermana tarántula, viviendo estrictamente de lo que la buena madre tierra, y el padre bosque, y el abuelo cielo se dignarían proveer. Un mundo sin ansiedad, sin pobres ni ricos, sin fábricas, sin lujos, de espartana belleza, de talleres, donde la diferencia de las culturas sería una virtud y habría tantos dioses como seres vivientes.

Incluso a mí, urbano hasta la médula, amante del asfalto y el acero, alérgico al pasto, al mosquito y a todo lo gregario, convencido de que la inevitable pulverización de las fronteras y las mezclas consiguientes -la odiada globalización- es lo mejor que le ha pasado a la humanidad desde la aparición de la literatura, cuando oigo a Doug Thompkins y veo lo que ha hecho en Pumalín, me conmuevo y quisiera creerle. Por lo auténtico que es y porque detrás de aquello que sostiene ha puesto su vida entera. Pero luego recapacito y digo no: "Ésta es otra utopía y, como todas las utopías de la historia, terminará también hecha pedazos". Pero, eso sí, alguna buena huella dejará, algunos bellos bosques y parques y acaso la conciencia en buen número de seres humanos de que la indispensable defensa del medio ambiente debe ser armónica con el desarrollo de la ciencia y la técnica y la industria, gracias a las cuales el ser humano tiene hoy, pese a todo, una vida infinitamente mejor que la del hombre y la mujer de la época feral.

Fui a Pumalín con el sueño de ver a un puma en libertad y nunca lo vi. Pero, gracias a los esfuerzos de Kris y Doug Thompkins, ese hermoso animal, que estaba en vías de extinción, ha renacido y merodea ahora de nuevo por aquí, en la floresta, o en los recovecos de las montañas, esperando la noche para bajar a hacer sus excursiones por los gallineros y los corrales. Pocos lo han visto, porque es arisco, pero todo el mundo ha visto las ovejas destrozadas y las aves de corral devoradas por su ferocidad. El puma, ay, no participa de los románticos anhelos de convivencia, paz y hermandad de los Thompkins, a los que debe su renacimiento Pumalín. El puma es un salvaje depredador. Como el humano.


M.V.LL. El PAIS.es
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Abr 17, 2005 03:50    Asunto: Responder citando

¿Debe verse en este extraordinario espectáculo un fenómeno superficial, meramente mediático, concitado por la curiosidad frívola que los medios de comunicación habían mantenido en ebullición, convirtiendo a Karol Wojtyla, desde el 16 de octubre de 1978 en que accedió a la silla de San Pedro, hasta su muerte, en uno de los iconos más publicitados de la actualidad? Desde luego, éste es un factor que hay que considerar a la hora de explicar la casi increíble movilización de estos días, y la atención de buena parte del mundo volcada hacia Roma, con motivo de la desaparición del Sumo Pontífice. Pero un factor entre otros, más serios, que conviene tratar de perfilar ya que ellos contienen advertencias sobre la realidad política, espiritual y cultural del mundo en que vivimos y sus derroteros inmediatos.

La personalidad carismática y enérgica, de gran comunicador, y el coraje personal que Juan Pablo II mostró a lo largo de su pontificado, deben tenerse en cuenta, desde luego, así como la rotundidad rectilínea de sus convicciones, algo que atrae a muchos mortales, pues les da seguridad, los exonera de las corrosivas dudas y los absuelve de tener que elegir entre opciones a veces desgarradoras. Que otro, sobre todo si ese otro es alguien tan resuelto y claro como Karol Wojtyla, crea, piense y decida por uno es algo que no sólo seduce a muchos católicos; se trata de una debilidad a la que es propensa buena parte de la humanidad y no sólo entre creyentes, también ateos y agnósticos sucumben a esa tentación. Es cierto, asimismo, que su prédica a favor de la paz, de los pobres, del acercamiento a las otras iglesias y principalmente a la judía, de la solución negociada de los conflictos y los esfuerzos que hizo en este campo, por ejemplo durante la crisis de los Balcanes, o en pro de una reapertura del diálogo entre Israel y Palestina, contribuyeron a conferirle una imagen de líder sensible y cargado de humanidad.

Ahora bien, la idea de la democracia de Juan Pablo II no era precisamente la que tenemos muchos que nos creemos demócratas y para quienes los ámbitos de la religión y del Estado deben estar tan claramente diferenciados como lo privado y lo público. La idea de un Estado laico y de una religión confinada en la esfera individual y familiar era intolerable para este Papa, que nunca dejó de condenar con firmeza toda medida social y política que entrara en conflicto con las enseñanzas de la Iglesia, aunque se tratara de disposiciones y leyes aprobadas por gobiernos de inequívoco origen democrático, respetuosas del sistema legal vigente y apoyadas por la mayoría de la población. La idea de consensos alcanzados a base de recíprocas concesiones, de coexistencia en la diversidad de modos de vida y de costumbres y prácticas diferentes y a veces enemigas entre sí -la esencia misma de una sociedad democrática-, tenían para Juan Pablo II una limitación dogmática: tampoco a los no católicos les debía ser tolerado aquello que a la católica grey le estaba prohibido, y, según su mensaje explícito, las leyes de la ciudad debían consignarlo así. En el uso del condón, el divorcio y la despenalización del aborto, entre otros temas, su intransigencia fue granítica. Esta concepción de la democracia respondía a un modelo ideal que, más que social cristiano, era excluyentemente social católico.

Después del nazismo y el comunismo, otra bestia negra para Karol Wojtyla fue el liberalismo, al que denunció con severidad destemplada en sus encíclicas. Veía en él, como en las caricaturas y estereotipos sobre el capitalismo de los marxistas, el origen de un sistema materialista, deshumanizado, rapaz y explotador, que sofoca la vida espiritual, incita la codicia y el individualismo egoísta, aumenta los abismos económicos entre ricos y pobres y relaja la moral y las costumbres. Por eso, atacaba el mercado libre, descreía de la competencia librada al veredicto de los consumidores y defendía un intervencionismo estatal en la economía que, guiado por la doctrina de la fe católica, impidiera los excesos, redistribuyera los beneficios y garantizara la justicia social. La transparente buena intención y la elocuencia fogosa con que el Papa venido de Cracovia promovía estas ideas, no pueden atenuar su anacronismo.

Su rechazo de la modernidad no concernía solamente al dominio económico. Era todavía más contundente en lo relativo al sexo y a las relaciones humanas. Si, a partir del Concilio y del pontificado de Juan XXIII, los llamados católicos "progresistas" se hacían ilusiones sobre un "aggiornamento" de la Iglesia, que admitiera el control de la natalidad, que los sacerdotes se casaran, que la mujer asumiera funciones sacerdotales, y aun medidas como la eutanasia, los matrimonios gay y la clonación de órganos humanos, pronto descubrieron que con Juan Pablo II la Iglesia no sólo no haría la menor concesión en ninguno de estos asuntos y, por el contrario, retrocedería hacia las posiciones más tradicionales e intolerantes.

Lo paradójico es que, esta regresión conservadora, en vez de acentuar las divisiones en una Iglesia que se hallaba ya muy dividida, parece haberlas cancelado por un periodo que podría ser largo. Es una de las hazañas de Juan Pablo II: haber conseguido una unificación, un cierra filas en la Iglesia católica que nadie se hubiera atrevido a augurar hace un cuarto de siglo. Parece evidente que, hoy, la institución se halla más cohesionada, menos amenazada de crisis y divisiones, que nunca antes en medio siglo. La unificación se ha conseguido por el método más expeditivo: echando fuera del redil a los disidentes y heterodoxos, o, en el más indoloro de los casos, manteniéndolos dentro, pero mudos e invisibles. La Teología de la Liberación está liquidada y los que todavía la pregonan a voz en cuello, como Leonardo Boff, o los teólogos críticos y pugnaces de la línea oficial vaticana, como Hans Küng, hacen más ruido fuera que dentro de la Iglesia, donde su influencia, por obra del Papa fallecido, parecedeclinante y acaso extinguida. Gustavo Gutiérrez conserva su prestigio, pero sus posiciones se han moderado mucho y todo indica que la más alta jerarquía ya no las considera "subversivas". Prelados y sacerdotes "progresistas" han sido marginados y reemplazados en cargos de responsabilidad por quienes defienden la tradición. En los 27 años de pontificado de Juan Pablo II las organizaciones más ceñidas a la ortodoxia conservadora, como el Opus Dei, los Legionarios de Cristo, el Sodaliscium, entre otras, se han beneficiado de un apoyo entusiasta y conseguido una implantación poderosa dentro de la institución. Por el momento al menos, los católicos "progresistas" parecen una especie acorralada, luchando contra la extinción.

Como no es concebible que una sociedad progrese y prospere sin una vida espiritual y religiosa, y, en el caso del Occidente, religión quiere decir sobre todo cristianismo, hubiera sido deseable que el catolicismo se adaptara, como ya lo hizo en el pasado cuando las circunstancias lo empujaron a aceptar la democracia, a las realidades de nuestro tiempo en materia sexual, moral y cultural, empezando por la emancipación de la mujer y terminando por el reconocimiento del derecho a la igualdad de las minorías sexuales. Pero, en gran medida por obra de la formidable personalidad de Karol Wojtyla y su contagiosa prédica, ha ocurrido lo contrario. Esto no dejará de tener efectos en la vida política y, acaso, en Europa, signifique una involución antiliberal parecida a la que ha tenido lugar en Estados Unidos con la irrupción de los movimientos religiosos fundamentalistas en los procesos electorales.

¿Cómo explicar que un Papa de sesgo tan inequívocamente antimoderno sea llorado, venerado y añorado por tantos hombres y mujeres, dentro y fuera de la Iglesia católica? Porque en el país de los ciegos, el tuerto es rey. En esta época de grandes naufragios ideológicos, los antiguos sistemas filosóficos que pretendían reemplazar, o complementar, a la religión como explicación del mundo y de la historia, y establecer pautas para la convivencia, el progreso y la justicia, han caído en total descrédito. Todo ello se refleja en la mediocrización generalizada de los líderes políticos y la decepción que provocan el oportunismo y el cinismo de que los gobernantes más conspicuos suelen hacer gala. En este contexto, la aparición de alguien tan claramente principista en su actuar, tan coherente y persuasivo, y tan dotado para la comunicación, llenó un vacío y le ganó una inmensa popularidad. En sus incansables recorridos por el mundo, alcanzó pronto una estatura de gigante. Su éxito, contrariamente a lo que algunos han escrito en estos días, no se debe a sus ideas anticuadas y a su reaccionarismo. Muy rara vez las ideas, las razones, conquistan al gran público. Son los gestos, las imágenes, las emociones y pasiones que es capaz de despertar con su palabra y sus obras, y, también, con la percepción, acertada o equivocada, de que detrás de todo ello había en quien así actuaba y predicaba, un ser de excepción, lo que ha hecho de Karol Wojtyla un héroe de nuestro tiempo.

No soy creyente y los asuntos del otro mundo me han tenido siempre sin cuidado. Si existe, tal vez en él el magisterio y las realizaciones de Juan Pablo II sean provechosas para las almas. En éste, me temo que hayan dejado algo maltrecha a la cultura de la libertad.

elpais.es
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Lun May 02, 2005 04:06    Asunto: Responder citando

Mario Vargas Llosa, presidente de la Fundación Internacional para la Libertad, recibe de Aznar el Premio Irving Kristol
"Mario no sólo crea mundos mágicos con sus palabras, también combate las ideas erróneas. Como Presidente de la Fundación Internacional para la Libertad, Mario libra una batalla constante en este campo, tratando de reforzar las instituciones democráticas, algo tan dolorosamente necesario en la Latinoamérica actual y una batalla que debemos continuar juntos", dijo el ex presidente español José María Aznar con motivo de la entrega del Premio Irving Kristol al escritor peruano Mario Vargas Llosa
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Sep 22, 2005 05:14    Asunto: Responder citando

Mario Vargas Llosa afirma que la felicidad y la democracia no son terreno abonado a la gran literatura. Como prueba, el genial escritor cita el el caso de España tras el franquismo, donde de la literatura "comprometida" se pasó a la "superficial" y "brillante", pero "sin deslumbrar".
Vargas Llosa, que visita Rumanía para recibir el premio Ovidius de la Unión de los Escritores al conjunto de su obra, se reunió hoy con periodistas y gente de la cultura en un acto organizado por el Instituto Cervantes y el Instituto Cultural Rumano.

El autor trazó con escuetas pinceladas el fenómeno literario en España bajo la dictadura (1939-1975), cuando los escritores protestaban con sus obras, cargadas de intencionalidad cívica y política, burlaban la censura y la literatura aparecía como "un gran instrumento de la libertad".

Recordó que a principios de los años 70 -cuando vivía en Barcelona- los intelectuales creían que la cultura sería la gran protagonista de las grandes transformaciones que se acercaban a España y que iban a liberar la sociedad de la dictadura y la mentira.

"Esta idea hermosa pero ingenua de la literatura ha desaparecido de la España democrática y libre", señaló, y añadió que los escritores "se resignan a que el mundo no se puede cambiar con una novela o con un poema" y se fijan objetivos más pequeños y realistas.

Destacó que la literatura en España se tornó menos comprometida y que, de hecho, los temas políticos y sociales ya no aparecen en los argumentos narrativos, mientras que hace treinta años era la regla.

"En cambio, en España hay una literatura que juega, que divierte, mucho más superficial, brillante, ingeniosa, pero que no deslumbra", prosiguió el escritor.

Desarrolló la idea de que las sociedades en las que "desapareció el hambre y el sufrimiento" producen sólo una literatura "mediocrísima" y "sin vuelo", mientras que las grandes literaturas aparecen en las comunidades dominadas por la inseguridad, la violencia y donde "el vacío existencial se llena con creación".

"El amor, el juego, un cierto cinismo, algo de esnobismo, lo que caracteriza la literatura de las sociedades estables, ha empezado a desempeñar un papel muy importante en la vida literaria española", precisó el literato.

Mencionó, sin embargo, que en España hay excepciones y precisó que algunos libros se impusieron en los últimos años por un contenido ambicioso y comprometido, para lo que los autores tuvieron que valerse de técnicas "rupturistas" para poder "seguir enviando mensajes hacia el público, que no quiere más mensajes".

Citó en este sentido "Soldados de Salamina", de Javier Cercas, a la que caracterizó como "una de las grandes novelas" y "entre las más interesantes" que se han escrito en español en los últimos años.

"Un libro muy hermoso, que es al mismo tiempo literatura brillante en la que hay juego intelectual y una visión muy fresca de la historia inmediata", explicó.

Mencionó también "Las edades de Lulú", de Almudena Grandes, que en su opinión es "mucho más" que una novela erótica como parecería y que "presenta mejor que nada la fantástica emancipación de la mujer y la profunda revolución de las costumbres" que la transición a la democracia trajo a España.

Vargas Llosa tenía previsto inaugurar esta tarde en la capital rumana una exposición de fotos de su hija Morgana Vargas Llosa, realizadas durante su labor de documentación para el libro "El paraíso en la otra esquina", y reunirse con lectores rumanos.

La editorial rumana Humanitas presenta con este motivo "la obra integral" de Vargas Llosa traducida al rumano y que contienen la casi totalidad de la obra de este escritor muy conocido y apreciado en el país balcánico.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Mar 08, 2007 16:55    Asunto: Responder citando



¿Y esta cara? ¿Una paliza?
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Mar 10, 2007 05:12    Asunto: Responder citando

Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Ene 19, 2008 21:33    Asunto: Responder citando

DEFINITIVAMENTE, ALGO OCURRE.





Mario Vargas Llosa, el laureado escritor peruano-español fue ingresado de urgencias en un hospital de Lima aquejado por problemas cardiácos. Según los medios locales de Lima su estado está fuera de peligro aunque los médicos que le atienden mantienen absoluto hermetismo.

EFE).- El novelista peruano-español Mario Vargas Llosa fue internado anoche del viernes en una clínica de Lima tras presentar un problema cardíaco, pero su estado de salud al parecer está controlado, informaron hoy los medios locales.

El problema de salud fue confirmado hoy por el mandatario peruano, Alan García, quien señaló que pidió al presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, que visite personalmente al escritor para conocer los pormenores de su estado.

Un portavoz oficial señaló a Efe que el gobernante también solicitó al jefe de la Casa Militar que visite al reconocido novelista.

Según la emisora Radioprogramas (RPP), el autor de "La ciudad y los perros" y "La fiesta del Chivo" ya se encuentra "fuera de peligro", a pesar de que los representantes de la clínica mantienen absoluto hermetismo sobre el tema, según comprobó Efe.

"No sería necesario intervenirlo quirúrgicamente y sólo se le practican los exámenes de rutina para descartar cualquier mal que pueda afectarle en el futuro", añadió RPP.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Feb 27, 2008 04:38    Asunto: Responder citando

El escritor peruano Mario Vargas Llosa ha irrumpido en la campaña electoral retirando su apoyo al PP y pidiendo el voto para Unión Progreso y Democracia (UPyD), el nuevo partido político creado por la ex socialista Rosa Díez.

En el libro Política Razonable (Triacastela), que llegó ayer a las librerías, el premio Príncipe de Asturias de las Letras 1986 se define como un «liberal» y reconoce sentirse cerca del PP «en lo que son sus propuestas económicas», a las que no duda de calificar de «las más modernas y las mejores para un país», y en su «defensa de la unidad española». Sin embargo, se desmarca de «actitudes conservadoras recientes» que, a su juicio, ha adoptado la formación de Mariano Rajoy y con las que no se siente «representado, en absoluto».

«Como liberal, yo creo que medidas como la despenalización del aborto, los matrimonios gay, el derecho de las parejas homosexuales a adoptar niños, son medidas de progreso que aumentan la libertad y los derechos humanos en España y, por tanto, no me puedo sentir representado por un partido que las rechaza», escribe Vargas Llosa en el libro en el que también participan Fernando Savater, Alvaro Pombo, Alberto Boadella, Carlos Martínez Gorriarán y Rosa Díez.

Precisamente, las manifestaciones de Vargas Llosa contrastan con las de Fernando Savater, quien, en una entrevista en la revista Zero, pone en cuestión la adopción por parte de parejas homosexuales y considera una «inmoralidad» que se acabe «planeando huérfanos», informa Europa Press.

El escritor peruano, nacionalizado español desde 1993, también critica la postura del PP respecto a asuntos como «la separación de la Iglesia y el Estado, y la creación de una sociedad laica» que, según señala, «supone un enorme progreso respecto a cualquier sociedad confesional».

Mario Vargas Llosa hace esta valoración después de confesar que con ella está «rompiendo su palabra», que dio al afirmar en junio de 1990, que no volvería «a subir a una tribuna para pronunciar un discurso político». El escritor fue aquel año candidato a la Presidencia de Perú, en las elecciones que finalmente ganó Alberto Fujimori.

Miembro de la Real Academia Española, Vargas Llosa ha destacado por ser una de las figuras intelectuales de más renombre que ha respaldado postulados liberales de derecha. Durante los años de Gobierno de José María Aznar, el escritor mantuvo una estrecha relación con el líder del PP.

En el libro, Vargas Llosa también critica la «estrategia política del PSOE», a la que culpa de haber alentado «el desarrollo de los nacionalismos y crear la ilusión mentirosa de que puede haber nacionalismos progresistas». El escritor recalca que «el nacionalismo es una ideología profundamente reaccionaria, de raíces antidemocráticas y antimodernas». Por todo ello, Vargas Llosa toma partido de cara al 9-M por el nuevo partido de Rosa Díez.
Volver arriba
javert
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 27 Oct 2007
Mensajes: 579
Ubicación: Ciudad Autónoma de Buenos Aires

MensajePublicado: Mie Feb 27, 2008 16:11    Asunto: Responder citando

¿Alguien leyó "la tentación de lo imposible"? ¿Vale la pena?

Saludos
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue May 01, 2008 19:16    Asunto: Responder citando

EL Banco de Santander, esto es, el Opus, otorga un honoris causa a este señor en la UNiversidad de Alicante por su papel en la Biblioteca Virtual Cervantes.

Vargas Llosa comenzó a colaborar con la Miguel de Cervantes en junio de 2002, tres años después de su creación conjuntamente por la Universidad y el banco Santander.

Nacionalizado español en 1993, el escritor peruano ha conseguido los principales galardones literarios en lengua española, entre ellos el Cervantes, el Rómulo Gallegos, el Príncipe de Asturias, compartido con Rafael Lapesa, y el Planeta
Volver arriba
Foros
Publicidad


Si tiene teléfono móvil, le recomiendo que visite la sección móviles. Encontrará tonos, fondos de pantalla, juegos y aplicaciones java para su equipo.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Página 3 de 4