elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Hombres por Andar a las Corridas



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El diario de hoy
Autor Mensaje
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14841

MensajePublicado: Jue Nov 18, 2004 16:33    Asunto: Hombres por Andar a las Corridas Responder citando

ESTUDIO DE BIOLOGOS NORTEAMERICANOS
El cuerpo humano actual deriva de la necesidad de correr del hombre primitivo


http://www.clarin.com/diario/2004/11/18/sociedad/s-03615.htm

El Homo Erectus debía ser rápido y resistente como un maratonista para conseguir comida. Por eso desarrolló ciertos rasgos anatómicos que no tenían otros homínidos.


Infografía:
http://www.clarin.com/diario/2004/11/18/fotos/info36.jpg

--------------------------------------------------------------------------------
CAMBRIDGE. ESPECIAL



Una serie de rasgos fisiológicos aparentemente azarosos aparecidos hace millones de años, en el momento de la división entre los chimpancés y el Homo Erectus, confluyeron para convertir a los seres humanos en corredores de una resistencia inusualmente elevada, lo que permitió a nuestros antiguos ancestros competir por alimentos con veloces carnívoros de cuatro patas y sirvió para definir la forma humana que conocemos hoy.

Así lo afirman antropólogos de la Universidad de Harvard y la de Utah en la última edición de la revista Nature. Allí informan sobre la evolución de ciertos rasgos, como una pequeña saliente o reborde en la base de nuestros cráneos, hombros separados de la cabeza, una vasta serie de elásticos tendones en la parte trasera de nuestras piernas y pies, así como nalgas bien definidas.

"Todas estas características anatómicas particulares vuelven a los humanos corredores sorprendentemente buenos. En distancias largas, podemos dejar atrás a nuestros perros y hasta competir con muchos caballos", asegura Daniel Lieberman, profesor de Antropología en la Facultad de Artes y Ciencias de Harvard. "Lo que estas características y otras evidencias fósiles parecen decirnos es que las carreras evolucionaron de forma tal de que nuestros ancestros directos pudieran competir con otros carnívoros para tener acceso a las proteínas necesarias".

"Estamos muy seguros de que el hecho de elegir correr —algo que ocurrió a expensas de la capacidad histórica para vivir en árboles— es algo que tuvo mucho que ver con los orígenes de la forma moderna del cuerpo humano", señala Dennis Bramble, profesor de Biología en la Universidad de Utah. "En otras palabras: correr nos volvió humanos, al menos en lo anatómico. Creemos que correr es uno de los hechos más transformadores de la historia humana".

De acuerdo con Bramble y Lieberman, por la selección natural, los ancestros del hombre comenzaron a desarrollar rasgos físicos que desembocaron en el cuerpo humano actual, adaptado no sólo a la marcha bípeda sino también a la carrera de resistencia. Esta etapa de la evolución habría sido franqueada hace dos millones de años. Se detectaron rastros en la especie Homo Habilis y, sobre todo, en el Homo Erectus.

Este trabajo comenzó hace 13 años, cuando Lieberman y Bramble empezaron a cuestionar por qué razón los cerdos corren tan mal. Bramble notó que a diferencia de los caballos, los perros, los leopardos y otras especies que son buenas corredoras, los cerdos carecen de la llamada saliente de la nuca en la base de sus cráneos, que se vincula con una ancha franja de tejido que mantiene firme a la cabeza del animal cuando éste corre.

Rastros de esta saliente (en el cráneo) pueden encontrarse en humanos que datan de varios millones de años, aunque los fósiles de los primeros humanos que están en el Museo de Harvard de Arqueología y Etnología mostraron a Lieberman y Bramble que ni los primeros homínidos ni los chimpancés que son sus familiares más cercanos tienen una saliente a la altura de la nuca.

Los científicos se asombraron por este rasgo por parte de los humanos ya que los predecesores encorvados del Homo Erectus, conocidos como australopitecinos, pasaban buena parte de su tiempo en los árboles y rara vez corrían.

"A medida que comenzamos a pensar más en la saliente de la nuca, empezamos a entusiasmarnos con otras características relacionadas con huesos y músculos que podían ser especiales para correr también, en lugar de nada más que para estar parados derechos", confiesa Lieberman.

"Algo que me viene a la mente de inmediato es el tema de los hombros. Los hombros fornidos de los chimpancés y los australopitecinos están conectados con sus cráneos, para poder trepar mejor por los árboles y balancearse entre las ramas. Los hombros de los humanos modernos, en cambio, no están conectados con sus cráneos, lo que les permite correr mejor", agregó el científico de Harvard.

Otro de los rasgos característicos del género humano, el músculo glúteo mayor que abarca a las nalgas, también contribuye a que los humanos sean mejores corredores que sus ancestros. Un rápido vistazo a un fósil de australopitecino revela que su pelvis, al igual que la de los chimpancés, soporta un músculo glúteo mayor modesto.

"Nuestro glúteo mayor estabiliza nuestro tronco cuando nos inclinamos para correr" explica Lieberman. "Una carrera es como una caída controlada y las nalgas ayudan a controlarla". Los corredores también reciben ayuda de sus tendones de Aquiles. Este vasto sistema de elásticos en las piernas y en los pies no resulta necesario, sin embargo, para caminar.

TRADUCCION: Silvia S. Simonetti
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El diario de hoy Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1