elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Homenaje a Sabato en Rosario



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El diario de hoy
Autor Mensaje
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14833

MensajePublicado: Dom Nov 21, 2004 13:01    Asunto: Homenaje a Sabato en Rosario Responder citando

CONGRESO DE LA LENGUA: EL PREMIO NOBEL JOSE SARAMAGO FUE EL ORADOR PRINCIPAL
Muchas lágrimas y una sonrisa en el homenaje a Sabato



Mil seiscientas personas lo aplaudieron durante cinco minutos. El director del Instituto Cervantes dijo que este acto era una obligación.


http://www.clarin.com/diario/2004/11/21/sociedad/s-04501.htm

--------------------------------------------------------------------------------
Osvaldo Noval. ESPECIAL PARA CLARIN




Apenas se asomó al palco para tomar su lugar comenzó un aplauso apabullante, un aplauso de mil seiscientas personas entusiasmadas. Todos de pie mientras Sabato (93) se quitaba los anteojos para secarse, por primera vez, las lágrimas que lo acompañaron durante todo el homenaje durante el que la Real Academia Española le entregó un premio a la trayectoria. A su lado estaban su compañera, Elvira González Fraga, y Pilar, la esposa de José Saramago. La ovación duró unos cinco minutos entre las voces que gritaban "gracias, maestro".

El segundo aplauso sostenido fue para el escritor portugués, que estuvo a cargo de la principal oratoria con su característico don de la palabra. En el escenario estuvieron, además, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, la subsecretaria de Cultura de la Nación, Magdalena Faillace, el gobernador de Santa Fe, Jorge Obeid, y el intendente de Rosario, Miguel Lifschitz.

El primer discurso, a cargo de Molina, dejó en claro que el homenaje era casi una obligación de los hispanohablantes, no sólo por las habilidades intelectuales de Sabato sino también por su ética y entereza como persona. El director del Cervantes recordó que en el recién inaugurado Centro de Budapest hay una sala con el nombre del escritor argentino.

Cuando llegó su turno, García de la Concha se nombró portador de corazones para la ocasión, dejó a un costado la austeridad académica y disparó: "No tengo palabras." Era una paradoja, él lo dijo: "El director de la RAE no tiene palabras cuando dispone de todos los diccionarios, pero los espacios están ocupados por los sentimientos." Y agregó: "La palabra es corta si el agradecimiento es largo."

Sabato agradeció cada intervención con señas y un gesto de emoción que no lo abandonó en toda la ceremonia. Pero Saramago dio un paso más y evocó sus primeros años como escritor en la década del 50, cuando se reunía con algunos amigos en un café de Lisboa para "hablar de libros en voz alta y de política en voz baja". Allí escuchó nombrar al argentino. "Por un extraño fenómeno acústico, el día en que oí pronunciar ese nombre, entonces desconocido para mí, asocié las tres rápidas sílabas que lo componían a una súbita puñalada. Enseguida comprendí hasta qué punto había sido exacta la asociación de ideas que me llevó de un apellido a un puñal: el puñal Sabato, después de clavado, no se retiraba de la herida, permanecía allí, moviéndose por sí mismo despacio, para que la sangre no dejase de correr y la deseada cicatriz no acabara siendo nada más que un sueño imposible."

Un silencio erizado mostraba a un público conmovido y Sabato no ocultaba sus sentimientos. "Entre el temor y el temblor en que nuestras vidas discurren —siguió Saramago— la tuya no podía ser una excepción. Aunque quizá no se encuentre en los días de hoy una situación tan radicalmente dramática como la tuya, la de alguien que, siendo tan humano, se niega a absolver a su propia especie, alguien que a sí mismo no se perdonará nunca su condición de hombre."

Los aplausos volvieron a resonar en el teatro y Sabato manifestó con gestos sus ganas de abrazar al amigo y subir al escenario, algo que no estaba previsto. Su deseo fue casi una orden y luego de escuchar un fragmento del libro Abaddon el exterminador en la voz grabada del propio Sabato, el homenajeado entró al escenario para recibir más, más, más aplausos y las lágrimas del público, que acompañó al grito de "grande, maestro". Hasta hubo dos mujeres que quitaron las flores que adornaban el escenario para arrojarlas a sus pies.

Ernesto Sabato saludó con los brazos en alto y por fin una sonrisa que traspasó todas las lágrimas.
Volver arriba
Milagros25
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 21 Sep 2002
Mensajes: 719
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Dom Nov 21, 2004 13:10    Asunto: Responder citando

http://www.lacapital.com.ar/2004/11/21/ciudad/noticia_151656.shtml
Volver arriba
samsa
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 14 Nov 2003
Mensajes: 6822
Ubicación: Cuando no ando en las nubes, ando como perdido

MensajePublicado: Lun Nov 22, 2004 21:47    Asunto: Responder citando

viejo capo!
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El diario de hoy Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1