elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Raza mía



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El templo de Clío
Autor Mensaje
ABC
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Ene 2004
Mensajes: 4491

MensajePublicado: Mar Ene 18, 2005 18:57    Asunto: Raza mía Responder citando

Lo he dicho por ahí.

Oaxaca, México, es la cuna de la civilización zapoteca.

Los zapotecas, cómo todos , creian que su raza, era una raza especial, era gente guerrera, acostumbrada a luchar por varias cosas que consideraban principales: El honor en primer lugar, la supervivencia en un medio primitivo, y la defensa de su ideología.


Se creían -y lo eran- una raza especial, auténtica, pura y como tal buscaban permanecer.


Se autodenominaban "gente nube", ya que, siendo Oaxaca un lugar sumamente montañoso, es común ver las nubes cerca de las cimas de dichas montañas, por lo que en la leyenda sobre el origen de los zapotecas, se decía que las nubes eran algo así como el medio para que los dioses depositaran a la gente en la tierra. Esa gente, era orgullosamente quien formaba la raza zapoteca.

Gente nube...se dice que las mujeres eran hermosas, piel morena, cabello oscuro y largo, caminar ligero, los hombres eran , insisto, grandes guerreros, fuertes, agrestes.

Tan fuerte era el espíritu o la convicción de que deberian permanecer puros, que no había cabida en sus comunidades de ancianos y bebes deficientes.
Yo creo, que ahí, sí...se pasaban, pero siendo en aquel entonces una forma de pensar, digamos primitiva, (sin menoscabar su gran inteligencia, ya que crearon grandes ciudades y una cultura rica en tradiciones, costumbres, creencias) se deshacian de todo aquel que consideraban alterara esta bella armonía fisica y espiritual que poseían,
Tampoco se permitían los matrimonios con personas de otras tierras, y bueno...cuidaban mucho su raza.

La autenticidad era su grandeza, su tierra la llevaban dentro, su honor estaba en su nombre. Aspiraban no a un dominar, ni a hacer guerra...si no a volver así, intactos al lugar de donde llegaron.


Ultima edición por ABC el Mie Ene 19, 2005 17:03, editado 1 vez
Volver arriba
ABC
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Ene 2004
Mensajes: 4491

MensajePublicado: Mar Ene 18, 2005 19:07    Asunto: Responder citando




OAXACA, TIERRA MIA

Tus manos han sembrado la semilla
zapoteca
Tuviste hijos del sol, gente nube que trabaja en la tierra
y con la tierra, dan forma al mundo
creándole relieves como tus sierras
en el barro negro, en los rostros del campo
en el cuerpo de tus niñas morenas.

Tus mujeres, son místicas princesas de leyenda
Tus hombres , agrestes , y plasman entre tus caminos
Su imborrable huella.

Eres como ese árbol milenario y fuerte
que susurra cantos de historia entre sus ramas
recordando tu tiempo, tu hechizo y tu magia
De las ramas , saltan dragones que visitan tus plazas.
Plazas y fiestas todos los días de la semana
Hueles a chocolate, frutas y flores
Que utilizas en altares para tus muertos
Llamándolos entre el humo de incienso
Cuando eres vida, en las olas de tus mares
Cuando eres alegría en tus despertares.

Tu foto es un rompecabezas de regiones
Que te brindan su cultura y te hacen la fiesta
Que se hermanan y danzan, creando la Guelaguetza
Te engalanas con flores bordadas en tu vestido
Mientras el hombre mareño, grita sus versos.
Los Dioses te miran y las manos se entrelazan.

Eres tan bella ....
Eres mi tierra, mi agua, mi aire.
Eres mi vida , querida Oaxaca
mía
Volver arriba
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13831
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Mar Ene 18, 2005 19:34    Asunto: Responder citando

Gracias por tu aporte, ABC! en verdad hay pueblos interesantísimos en la Historia de América, y los zapotecas lo son tanto como cualquier otro... respecto a su costumbre de sacrificar niños deformes o débiles, has de saber que en Esparta, en la antigua Grecia, hacían lo mismo. En Esparta su motivo es que era un pueblo esencialmente belicoso y querían jóvenes perfectos y fuertes para la guerra. Ignoro cual fue el motivo de los zapotecas, tal vez fuese el mismo... en todo caso, si bien condenamos aquellos actos, está claro que aquellos pueblos eran mucho más que eso.
Volver arriba
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13831
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Mar Feb 22, 2005 03:37    Asunto: Responder citando

Zapotecos

No conforman una unidad homogénea; la diversidad de su medio ha determinado grandes diferencias económicas y culturales, por lo que han subdividido en tres grupos: lo zapotecos de la Sierra del Sur de Oaxaca (Mihuatlán), lo zapotecos de Valles y zapotecos del Istmo; estos dos últimos conforman los núcleos más numerosos. Los zapotecos del Valle habitan en toda la Región de Los Valles, pero principalmente en los distritos de Zimatlán, Centro y Tlacolula. Entre los mitos que existen se dice que son descendientes de la roca las arenas o árboles de la región. Creen en espíritus malignos, duendes y en chaneques. Con el cambio, de bastón de mando y entrega de cuentas se celebran actos tradicionales; la organización pública gira en torno al ayuntamiento, y aún cuando el período normal para los cargos de gobierno es de tres años, en estos municipios se ejerce durante un año principalmente, porque el presidente municipal electo tiene que descuidar sus actividades económicas, con las que mantiene a su familia. Con motivo de cambio de vara se celebran actos oficiales el primer día del año. Aunque un período de un año no es reconocido oficialmente, sí es aceptado por la comunidad.


Dentro del espectro étnico del país, los zapotecos son, después de los nahuas y los mayas, la minoría étnica más numerosa, representando 8 por ciento del total de la población de habla indígena en México. Con 341 583 hablantes en Oaxaca, en 1990, conforman el grupo indígena más amplio del estado, con presencia en prácticamente las ocho regiones geográficas en que se divide la entidad, existiendo también importantes núcleos en la ciudad de México, estado de México, Chiapas, Veracruz y en diversos sitios de los Estados Unidos, lugares a donde emigran en búsqueda de mejores perspectivas. En Oaxaca representan 34 por ciento del total de hablantes de lenguas indígenas mayores de 5 años, y su presencia es significativa en 188 municipios.

Los zapotecos no constituyen un grupo cultural homogéneo: la etnografía los agrupa en cuatro ramas: zapotecos de Valles Centrales, del Istmo (de Tehuantepec), de la Sierra Norte o Juárez y zapotecos del Sur (Costa y Sierra Sur). En cada una existen, a su vez, diferenciaciones culturales, históricas y lingüísticas específicas.

Su idioma esta clasificado en el grupo Otomangue, tronco Savizaa, familia zapoteca y tiene mas de 14 variantes dialectales en las montañas, los valles y el istmo.
El zapoteco es una lengua tonal; es decir, que mediante la emisión de tonos altos, medios y bajos o bien ascendentes y descendentes, se establecen los diversos significados.
El zapoteco pertenece a la familia lingüística zapotecana del grupo otomangue. Es un idioma tonal del cual existen en la entidad diversas variantes. Nader menciona nueve grandes ramas:

• Sierra

• El Rincón

• Cajonos

• biseños

• Istmeño

• del Valle

• Lachiregui

• yohueche

• Loxicha

Sobre la estructura gramatical del zapoteco se expresa lo siguiente:

Sintácticamente los verbos se modifican por la adición de prefijos y sufijos que se unen a la raíz verbal para indicar voz (pasiva o activa), tiempo ( pasado, presente, futuro) y modo (indicativo, imperativo o condicional). Los tiempos verbales en el zapoteco muestran finos matices de significado para indicar acciones completas en el pasado, acciones que están ocurriendo o han ocurrido, sin indicar si en presente o pasado, y acciones que ocurrirán en el futuro. Hay dos tiempos especiales para situaciones o costumbres que no son ni pasado ni presente y para acciones indefinidas que no se refieren a personas específicas o acciones en el pasado, presente y futuro (Whitecotton, 1985).

Las mujeres zapotecas del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y particularmente las de Juchitán, portan con garbo la ropa típica regional que las identifica de otras culturas. La vestimenta de la mujer zapoteca varía de acuerdo con cada momento social; así tenemos vestimenta típica para fiestas, bodas, velas, misas, sepelios, de luto y para uso cotidiano; se diseñan y se combinan para cada ocasión.

La ropa típica de la mujer zapoteca consta de huipil, enagua que puede ser con o sin holán o enagua "rabona" -falda con holán hecho de la misma tela- y refajo; además, como complemento, una rica variedad de joyería de oro, aretes, pulseras, esclavas, torzales, pectorales y ahogadores, según lo amerite la ocasión.

El huipil es una blusa de manga corta y la enagua es una falda larga y ancha; se confeccionan en una gran variedad de colores y diseños de flores artísticamente matizadas a base de hilo de seda, que pueden ser bordadas a mano, tejidas a mano con aguja de gancho o tejidas en figuras de cadenillas que se elaboran mecánicamente. El refajo es una falda blanca de popelina que se usa como fondo.

El huipil y la enagua se confeccionan en tela de terciopelo de primera, segunda y de exportación -terciopelo más suave-; también en telas "raso", "piel de ángel" y "piel de durazno"; las dos últimas son más suaves, ligeras y apropiadas al calor de la región que es de clima tropical.

El traje de gala de la mujer del Istmo de Tehuantepec consta de huipil, enagua con holán, refajo y resplandor o " bidaani quichi' ", que se usa en festividades especiales como paseo floral, convite, tirada de frutas, velas, misas del día principal o "lanii" de fiestas titulares; se complementa con rica joyería de oro destacando el ahogador, aretes, pulsera, pectorales y torzales. Es el traje que lucen las mujeres juchitecas en los Lunes del Cerro durante la Guelaguetza en Oaxaca, México.

Los trajes varían de una comunidad a otra. Los que se usan en la ciudad de Tehuantepec están bordados con flores más grandes y el holán es más amplio en comparación con la moda de Juchitán.




Los pueblos zapotecos están diseminados a lo largo de todos los ecosistemas que conforman la entidad. En síntesis, pueden agruparse regionalmente de la manera siguiente:

- Zapotecos de Valles Centrales . Sistema de tres valles intramontanos con áreas de vegetación xerófita, asociada a chaparral (guamúchiles, mezquites, cactáceas y agaves), con zonas boscosas de pino y encino hacia las laderas circundantes de la Sierra Norte y Sierra Sur, que delimitan los valles. En la parte más árida, en el valle de Tlacolula, existe vegetación caducifolia, con fresnos, amates y zapotes. Los suelos están en un proceso acelerado de erosión y ya no existen vestigios de la vegetación original de los valles.

- Zapotecos de la Sierra Norte . Son poseedores de las zonas de mayor biodiversidad no sólo a nivel nacional sino internacional. En sus territorios predominan los bosques templados de pino-encino, encino-pino, bosques mesófilos, pradera subalpina, selvas altas perennifolias y bajas caducifolias, con una riqueza amplia de fauna y flora.

- Zapotecos del Sur . Prevalecen bosques templados de pino y encino en las partes altas, manchones de bosque mesófilo en las intermedias y residuos de selva baja caducifolia en las vertientes que dan al Pacífico.

- Zapotecos del Istmo . Gran parte de su entorno natural ha sido transformado en zonas agropecuarias, conservándose algunas áreas de selva baja caducifolia a los extremos de la cuenca del río Tehuantepec.

Los asentamientos zapotecas se caracterizan, con la excepción de los poblados grandes, generalmente las cabeceras distritales, por presentar una distribución que oscila entre los asentamientos compactos a los semi dispersos. En los poblados se alternan indistintamente casas de bajareque con techo de zacate, construcciones de adobe con tejas o casas de "material", o sea, las edificadas con cemento, ladrillo y, a veces, techo de lámina de asbesto. Esta situación muestra las diferencias económicas existentes en cada comunidad. La presencia de antenas de televisión y de camionetas y coches con placas de Estados Unidos constituye un testimonio de la influencia que los medios de comunicación y los procesos migratorios de carácter internacional tienen en la sociedad indígena zapoteca actual.

En la gran mayoría de los poblados, el centro, o plaza, constituye el área de reunión cívico-religiosa por excelencia de las comunidades. La estructura fundamental está constituida por la iglesia, el palacio municipal, algún jardín y la cancha deportiva. A esto se agrega, en varios sitios, la presencia de la escuela, de algún quiosco, o de galerones que funcionan como mercados locales. Con la excepción de los poblados grandes, cuya calle principal está relativamente pavimentada, la mayor parte de los pueblos presenta calles en que prevalecen la piedra y la tierra apisonada. La deficiencia del sistema de saneamiento, cuando lo hay, provoca constantes encharcamientos y lodazales, que se agudizan en la temporada lluviosa.


Como en todas las áreas indígenas, el acceso a los servicios es deficiente, especialmente en materia de instalaciones sanitarias, caminos y servicios médicos bien equipados y con personal capacitado; pero la situación se acentúa en las porciones zapotecas de la Sierra Sur y Norte.


No es posible generalizar en torno a la economía de los zapotecos, pues su dispersión geográfica los hace partícipes de relaciones económicas diversas. En términos generales, hablamos de economías agropecuarias, donde se da la combinación entre actividades de subsistencia y las de mercado. El cafeto es un cultivo vital para los zapotecos de la Sierra Sur, la Norte y, en menor proporción, del Istmo, donde las actividades ganaderas y comerciales son preponderantes.
Los mercados sirven como medio de intercambio comunitario horizontal entre productores o medianos intermediarios; y desde una perspectiva vertical, como contacto con compradores mayoristas de las ciudades de Oaxaca y de México y de otras partes del país. Desde la óptica del consumo y de la producción local, los mercados constituyen importantes centros de introducción de mercancías industriales que repercuten en cambios culturales: empleo de artefactos de vidrio, plástico o metal en detrimento del barro o de las fibras vegetales; ropas de fibras sintéticas en sustitución de textiles locales y un creciente consumo de aparatos electrodomésticos, entre los cuales las licuadoras desplazan a los metates de piedra.


La población zapoteca participa de relaciones sociales y económicas en tres niveles básicos: familiar, comunitario y regional o intercomunitario. Estas relaciones implican la participación en códigos de conducta de tipo jerárquico-religioso, sustentados en relaciones de prestigio y asociados a la obtención de cargos propios de la jerarquía local, lo que implica fuertes gastos de tipo suntuario-ceremonial.

1. La unidad familiar que carece de medios de producción propios y subsiste de actividades asalariadas, principalmente en el sector primario.

2. Las familias que poseen tierra y cuya producción de subsistencia les permite vivir sólo por tres o cinco meses; complementan su economía con la producción mercantil de artesanías, la migración laboral o trabajos asalariados (albañiles, carpinteros).

3. Unidades familiares a las que la tierra proporciona recursos suficientes para subsistir durante el año.

Hoy en día, la mayor parte de las familias indígenas se insertan en los dos primeros rubros. Durante las tres últimas décadas se ha dado un proceso intenso de migración hacia las zonas urbanas del estado, del resto del país y a los Estados Unidos, especialmente en el caso de los Valles Centrales y la Sierra Norte. Los recursos así obtenidos están apoyando a la economía comunitaria, ya que las actividades agrícolas y artesanales no generan los ingresos necesarios para la subsistencia. El indígena zapoteco sigue siendo un peón apreciado y explotado, obligado por las circunstancias a contribuir como fuerza de trabajo eficaz y barata en los procesos de acumulación en el país y en el extranjero.

La interacción de las comunidades con el gobierno estatal y federal ha propiciado la aparición de formas de organización nuevas, de poco arraigo comunitario, pero de presencia continua, como son: comités de padres de familia, patronatos de electrificación y/o agua potable, grupos de crédito agrícola, fondos regionales y, recientemente, los comités de solidaridad. La organización social intercomunitaria tiene patrones que, en lo fundamental, se desarrollaron y consolidaron durante la colonia.


En esta ocasión nos corresponde presentar algunos aspectos de la utilización de la herbolaria dentro de la cultura zapoteca, es así que revisando en internet encontramos una página de internet que consideramos de mucho interés para el tema, en esta existe una aportación del Profr. Mario Mecott Francisco, Director de la Casa de la Cultura de Tehuantepec, en cual proporciona un escrito de 1935 de Tomás López Vera cuyo título es HIERBAS MEDICINALES DEL ISTMO, es así que se obtuvo la siguiente información:

AHUEHUETE
La corteza asada astringe, sana las quemaduras y también el cutis escamoso y corroído.

BÁLSAMO
Se emplea contra el asma, los catarros y el reumatismo. El bálsamo era muy estimado en la época prehispánica y muchos pueblos pagaban sus tributos con esas sustancias. Los conquistadores lo llevaron a Europa, llegando a cotizarse a elevados precios y se consideró como plantas sagrada.

CAPULIN
Partes usadas la corteza y las hojas, se establece que el polvo de la corteza clarifica la vista.

CUAJILOTE
Del fruto se dice que es bueno contra los resfriados y contra la hidropesía, tomando como té.

GUAMUCHIL
La corteza de la raíz es fría y de naturaleza astringente y detiene la desintería y otros flujos.

GUARUMBO
El tallo produce un líquido lechoso que popularmente se usa para destruir las verrugas

HOJA SANTA
Se utiliza como condimento y como analgésica y estimulante.

PAÑETE
Las hojas machacadas curan el dolor de muelas.

PERICON
Se utiliza para aromatizar el agua con que se baña a los niños.

ABROJO DE TIERRA CALIENTE
El cocimiento de la raíz se emplea popularmente par enfermedades de los riñones, pero no se sabe cuales enfermedades y por ello se ignora en que casos puede ser de verdadera utilidad.

CUACHALALATE
El cocimiento de la corteza se usa para cicatrizar las heridas

HIERBA DEL TEMASCAL
Entre Los zapotecos se ha utilizado como remedio contra el reumatismo.

LIQUIDAMBAR
Un jarabe preparado con las hojas frescas se usa como remedio para la diarrea en los niños.

HIERBA DE LA ARAÑA
También en Ejutla se usa para curar el mal de orin.

HIERBA DE LA VIRUELA
En Miahuatlán se usa para combatir la viruela mediante tomas preparadas con las hojas crudas, molidas y endulzadas.

YOLOXOCHITL
En la época prehispánica se usaba el cocimiento de la flor es para reconfortar el corazón.
Sobre esta flor existe una “Leyenda del Yoloxochitl”

Esta leyenda se puede consultar en la siguiente página de internet http://www.umar.mx/zapoteca/plan_med.html


Barro Negro de San Bartolo Coyotepec

El arte popular oaxaqueño constituye uno de los principales atractivos turísticos por su riqueza, calidad, variedad y precios.

Las manifestaciones de sus tradiciones artesanales y de su inventiva son muy amplias y se extienden por todo el territorio del estado, donde existen seis mil pueblos mestizos e indígenas y dieciséis etnias, que albergan a más de quinientos mil artesanos que apoyados en su talento artístico e imaginación y el respeto a los medios y técnicas tradicionales.

Su inspiración es claramente cotidiana, de esta forma la artesanía oaxaqueña cumple un doble cometido:

El producir objetos de utilidad práctica y otros sólo decorativos.

Ambos indisolublemente vinculados con el espíritu creativo de producir piezas únicas, parecidas pero nunca iguales.

La artesanía oaxaqueña no esta sujeta a la producción en serie. Por ello, el tiempo se destina a perfeccionar los productos hechos a mano, con paciencia. Abarca desde la curtiduría, talabartería, hojalatería, cerámica, cantería, joyería, entre otros, destacándose por su demanda turística los textiles de algodón, los tapices de lana, así como objetos de barro negro típico y representativo de Oaxaca.


LEYENDA ZAPOTECA

“Una variante poco conocida de la leyenda de la Princesa Donají es la que se narra en el Istmo de Tehuantepec.

Aquí, la historia no tiene que ver con la belicosidad de los pueblos mixtecos y zapotecas, sino con la raza zapoteca y el hombre blanco.

Impregnada más del sentimiento amoroso del pueblo istmeño, aquí se nos presenta el sacrifico de la mujer zapoteca ante un amor imposible.

El contexto y parte de la historia se transforma, pero los elementos verosímiles y los valores que pregona se mantienen inalterables. Así, Donají es una princesa zapoteca, valiente, que elige el sacrificio antes que faltar a una promesa, que en este caso es de amor.

El rey Cosijopí, heredero directo de las hazañas de sus antepasados, era un terrible indio indómito, de bronceada tez, que tenía una hija, la bella Donají.

Este rey gustaba de tener distintos lugares como centro de sus correrías para defenderse de sus enemigos, los mixtecos, los aztecas y especialmente de los conquistadores.

Por ello mismo llegó a instalarse en el punto denominado Cerro Venado -de Dani , cerro, y Dixhina , venado-; en la cima de Dani Dixhina edificaron su palacio estando en inmediaciones del pueblo de Tlacotepec.

La joven princesa tenía la costumbre de dar sus cortos paseos matinales por lugares cercanos a su palacio y en uno de tantos descubrió un pequeño río que en su trayectoria formaba una caída, una cascada formando una laguna.

Las aguas desembocaban en ella pasando sobre una enorme piedra llana y saliente, de tal manera que por debajo quedaba una cueva grande que mucho le agradó y le llamó su atención, convirtiéndola en su baño natural.

En la actualidad, este lugar es conocido con el nombre de Guela Bupu, de Guela, hondo, y Bupu, espuma, (hondo espumoso) que producen las aguas en su caída.

Sin embargo, la princesa Donají no dejó su costumbre de dar sus paseos matinales por los cercanos bosquecillos, ya que a ellos afluían diversidad de pajarillos de vistosos plumajes o de admirables cantos que ella gustaba de ver y oír.

Después del paseo, solía bañarse en Guela Bupu; a veces gustaba alejarse de sus propios dominios.

Un día se alejó tanto que no hallando el camino para regresar se dispuso a descansar al pie de un frondoso pochote, quedándose dormida profundamente.

En tal estado la encontró un capitán castellano quien sólo se concretó a mirarla y admirarla. Deslumbrado por la belleza india que tenía a la vista no la turbó, hasta que el despertar fuese natural.

Despierta ya y espantada por la presencia del blanco junto a ella, se alejó y corrió hacia su palacio, donde halló a sus padres muy alarmados por haberse tardado en regresar, habiendo enviado a sus guardias a buscarla.

Al día siguiente y como de costumbre salió a su paseo a bañarse en el Guela Bupu; de regreso se halló con el blanco forastero, quien le habló de sus amores, siendo correspondido por ella.

No obstante el desconocimiento de las lenguas entre ambos, la simpatía y el donaire, la atracción y la admiración, las miradas jugaron definitivo papel y vino el entendimiento.

Natural da también que sus padres, los reyes, sabedores de los acontecimientos, no aceptaran en forma alguna la actitud de su real hija, para quien tenían reservada y resuelto ya su enlace con un broncíneo y valiente guerrero distinguido de los suyos.

La princesa rechazó inmediatamente y rotundamente la idea y proposición de sus venerados padres, les pidió clemencia, lo que no consiguió, jurando al cielo morirse antes que desposarse con el guerrero designado de su misma raza.

Llena de sórdida melancolía, desesperada e intranquila salió a su paseo ritual, a su cascada, a la Guela Pupu hermosa. Subió a lo más alto de la cima contigua desde donde se tiró para caer moribunda precipitadamente en Guela Butu, que arrastró el cuerpo inerme de la amada princesa, toda despedazada, toda ensangrentada.

Cuenta la leyenda que desde entonces los vecinos el lugar ven una hermosa jícara, siga , en zapoteco, que vaga en la superficie del agua y que nadie puede alcanzar, ni es capaz de intentarlo.

Saben que en ella va el corazón y la fuerza del amor de la hermosa Donají, símbolo de la virtud y la entereza de la glorificada raza zapoteca”.

Esta leyenda fue obtenida de la página de internet siguiente:

http://www.noticias-oax.com.mx/articulos.php?id_sec=3&id_art=4059


Problemas relevantes
En estos momentos destaca el conflicto de la zona zapoteca del sur de los Loxichas, donde la aparición de grupos guerrilleros y la presencia del ejército traen como consecuencia población desplazada, ejecuciones y persecuciones. En esa zona, el narcotráfico, al igual que en el Istmo, es un hecho creciente. En Valles Centrales y la Sierra Norte la emigración es un fenómeno de alta frecuencia, pero de cuyos recursos subsisten gran parte de las comunidades.

En la Sierra Norte, el aprovechamiento forestal enfrenta problemas de mercados, debido a los altos costos de producción y traslado de los productos, así como a la carencia de suficientes cuadros técnicos y administrativos para las empresas forestales comunitarias.

En el Istmo, el crecimiento acelerado y desordenado de los centros urbanos (Salina Cruz, Juchitán, Tehuantepec) crea zonas de marginación urbana y focos de contaminación escasamente atendidos. Los problemas políticos y los enfrentamientos entre grupos del Partido de la Revolución Democrática (PRD)-COCEI y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), generan enfrentamientos y tensión social constantes. En todas las áreas, los procesos de erosión del suelo avanzan, abatiendo paulatinamente los rendimientos.

COCINA
La cocina zapoteca es una tradición mexicana, y es por ello que no debemos suponer que podemos aprender de ella mediante un libro o alguna revista.

Recetas como: CHOCOLATEATOLE, HIGADITOS DE POLLO, SEGUESA DE CERDO

Si quieres aprender a guisarlos consulta esta página de internet

http://www.gastronomiamexicana.com.mx/muestraart.php?docid=16

TRADICIONES

La realización de fiestas religiosas y profanas es común en Valles Centrales. Existen diversos tipos de festejos: los de carácter familiar incluyen bautizos, bodas, matrimonios y ritos funerarios. En estas fiestas existe una amplia gama de padrinazgos que cubren diversas fases de las ceremonias; para los padrinos esto representa un amplio gasto. En donde persiste la división en barrios es frecuente la presencia de festividades alusivas a los patronos de los mismos. A nivel comunitario, cada poblado festeja, por lo menos, la fiesta del santo patrón, donde se mezclan danzas tradicionales junto a grupos musicales tropicales y norteños.

Es también frecuente la realización de ferias con juegos mecánicos, puestos de comida y, de manera creciente, juegos electrónicos. Aquí la organización de los festejos descansa casi siempre en comités electos por las autoridades; éstos se encargan de las cuestiones organizativas y de la recaudación de fondos. En el caso del Istmo, son famosas las "velas", fiestas tradicionales que inician en mayo, donde la organización gira en torno a las divisiones de barrios y complejas relaciones de padrinazgos y mayordomías.

DANZANTES ZAPOTECAS

La danza de la pluma es una de las más importantes de Oaxaca y sus comunidades. Representa la conquista de México antiguo por los Españoles. En Santa Ana del Valle se baila en sus festividades.

GUELAGUETZA


Guelaguetza es una palabra zapoteca que denota el acto de participar cooperando, es un don gratuito que no lleva consigo más obligación que el de la reciprocidad.


fuente
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El templo de Clío Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1