elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

LA ESTRELLA DE SEIS PUNTAS


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Mar 02, 2006 05:15    Asunto: Responder citando

‘Visitando al Sr. Green’ sale de gira. El actor Juan Echanove debuta como director de escena con la obra Visitando al Sr. Green, del norteamericano Jeff Baron. Juan Echanove se estrena dirigiendo a dos veteranos actores en los que ha confiado para esta producción: Juan José Otegui (premio Max 2005 por El precio, y Pere Ponce (El hombre elefante, Cuéntame, Días de fútbol...). Estrenada en 1997 en el Union Square Theatre de Nueva York, la obra se ha representado en más de 21 países y en 14 idiomas y ha recibido numerosos premios. El texto ha sido adaptado ahora para la ocasión por Bernardo Sánchez Salas (responsable, entre otras, de las adaptaciones de El verdugo y El precio). Visitando al Sr. Green es una tragicomedia urbana, reflejo de los eternos conflictos generacionales, familiares y personales. tiene por protagonista a un anciano neoyorquino que vive solo en Manhattan. Su rutinaria vida se trastoca cuando un joven ejecutivo –a quien Green cree no conocer, pero que en realidad fue quien le atropelló con su coche hace unas semanas– le visita con el propósito de prestarle asistencia domiciliaria, consecuencia de un mandato judicial por el atropello, dos horas todos los jueves durante seis meses. El dramaturgo y ambos protagonistas son judíos, vehículos de lucidez y ternura para Echanove: Le jáim! Después de una muy buena temporada en el Teatro Bellas Artes de Madrid, sale ahora de gira por distintas ciudades españolas.

‘El señor Ibrahim’ en el Corral de Comedias. El señor Ibrahim y las flores del Corán se representa nuevamente, desde el 10 hasta el 12 de marzo en el Corral de Comedias de Alcalá de Henares. La interpretación está a cargo de Uroc Teatro, que recrea la novela y en especial la película que en el cine fue interpretada por Omar Sharif. Es esta una obra bella y naif, en la que un anciano tendero musulmán, seguidor de la rama sufí del islam, muestra a un joven judío huérfano las bondades de la tolerancia y el multiculturalismo en un parís -años sesenta- en el que comienza a explotar la inmigración. El relato es un canto a la amistad, a la tolerancia y al entendimiento, capaz de superar barreras generacionales, religiosas y culturales.

Exposición ‘El cantar de los cantares’. “El cantar de los cantares. Trazos para un poema” es el título de la exposición que ofrece el Museo de Historia de los Judíos (c/ Força, 8 – Girona) del 11 de marzo al 7 de mayo. Se trata de una exposición de trabajos plásticos en torno al poema bíblico, realizada con obras de tres autores de diferentes tradiciones que se interrelacionan alrededor del poema del rey Salomón. La muestras se integran con caligrafías de Marc Boix, dibujos, grabados y poemas de Anne Rothschild y dibujos de Rachid Koraïchi. Abierta de lunes a sábado, de 10 a 18 h. Domingos y festivos de 10 a 15 h. Importe regular: 2 € - dto. para estudiantes y pensionistas: 1,50 € - gratuito para menores de 16 años.


Coloquio sobre letras de Israel. La Embajada de Israel y el Grupo Intramuros presentan el coloquio "Lo de allá aquí y lo de aquí allá: literatura española en Israel y literatura israelí en España" con motivo de la presentación del número monográfico de la revista "Intramuros" dedicado especialmente a Israel. Participarán: Ruth Fine, Universidad Hebrea de Jerusalén; Mercedes Monmany, crítica literaria; Raquel García Lozano, profesora de la Universidad Complutense y traductora. Martes 14 de marzo a las 20 horas en la Sala María Zambrano del Círculo de Bellas Artes (c/Alcalá 42)
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie May 03, 2006 12:49    Asunto: Responder citando

Jean Bollack recordará a Celan y a Parménides. En la primera semana de mayo se ofrecerá un conjunto de actividades en Barcelona y Girona en torno a la obra de Jean Bollack, con presencia del autor, en ocasión de la publicación de la traducción de su obra Poesía contra poesía (Trotta). Es esta uno de sus obras más importantes sobre la poesía de Paul Celan y el libro más combativo por lo que se refiere al exterminio de los judíos de Europa. A sus 84 años, Bollack es uno de los intelectuales judíos europeos de mayor peso. La organización de las actividades estará a cargo de la consellera de Cultura de la Generalitat de Catalunya y el director de l’Institut Francès de Barcelona. La obra de Paul Celan ha ocupado –desde 1980– un lugar destacado en las investigaciones de Jean Bollack. El lector ya conoce Piedra de corazón, a la que ahora se suma Poesía contra poesía, editado por Arnau Pons, una de las obras cumbres de este autor sobre la dimensión crítica de la poesía de Celan. Jean Bollack nació en Estrasburgo en 1923, en el seno de una familia judía de cultura francesa y con el alemán como segunda lengua. Completó su formación en Basilea sobre la cultura griega antigua y la filosofía. En 1967 fundó un centro de investigación filológica de renombre internacional, la Escuela de Lilla, y actualmente dirige un grupo de estudios sobre la Historia Social de la Filología en la Maison des Sciences de l’Homme (París). El programa es el siguiente (ver en “Girona” más actividades):

*

Martes 2, 11:30 h: Conferencia de Jean Bollack “Poesía contra poesía. Celan y la literatura”, con presentación a cargo de Arnau Pons. Institut Universitari de Cultura, Universitat Pompeu Fabra, aula 40.254 (c/ Ramon Trias Fargas, 25-27, Barcelona).
*

Martes 2, 19:00 h: Exposición y debate “Parménides”, con Jean Bollack, Luis Bredlow (profesor de Filosofía de la UB), Manuel Carbonell (traductor de Hölderlin, Nietzsche y Heidegger) y Jaume Pòrtulas (profesor de Filología Griega de la UB), modera el debate Xavier Riu (profesor de Filología Griega de la UB). Societat Catalana d’Estudis Clàssics, Institut d’Estudis Catalans (c/ del Carme, 47, Barcelona).
*

Miércoles 3, 19:30 h: Conferencia “Poesía y religión: Celan, Mallarmé, Frénaud” a cargo de Jean Bollack, con presentación de Arnau Pons. Institut Francès (c/Moià, 8, Barcelona). Se presentará asimismo el volumen L’escriptura i el llibre en l’era digital, que recoge los textos de el Encuentro de Creadores celebrado en Lleida durante 2005.

‘La ciudad muerta’ de Korngold en el Liceu. El compositor Erich Wolfgang Korngold y el escritor Georges Rodenbach, unidos en una ópera sobre la ciudad de Brujas, Die tote Stadt. Die tote Stadt (“La ciudad muerta”) de Erich Wolfgang Korngold terminan su presentación en el Gran Teatre del Liceu, Barcelona, los días 4 (20:30 h), 6 (18:00 h) y 8 de mayo (20:30 h). Director: Willy Decker. Intérpretes: Sebastián Weigle, Torsten Kerl, Susan Anthony, Bo Skovhus... Die tote Stadt (1920) es una ópera dividida en tres actos, y la obra más famosa del compositor judío. Nacido en Brno (1897), vivió en Viena rodeado de música y teatro ya que su padre fue un influyente crítico musical. No es de extrañar que pronto desarrollara sus aptitudes musicales y artísticas. Tenía 27 años cuando estrenó Die tote Stadt con un éxito abrumador. Con la llegada de los nazis al poder Korngold se exilio en Estados Unidos donde fundó una importante escuela de músicos de cine. La ópera está basada en la novela de Georges Rodenbach, Brujas, la muerte que narra cómo era la vida y las circunstancias de la ciudad de Brujas, la Venecia del Norte, con un hombre obsesionado por una mujer muerta como protagonista.


‘El cantar de los cantares’ en exposición. “El cantar de los cantares. Trazos para un poema” es el título de la exposición que ofrece el Museo de Historia de los Judíos (c/ Força, 8 – Girona) hasta el 7 de mayo. Se trata de una exposición de trabajos plásticos en torno al poema bíblico, realizada con obras de tres autores de diferentes tradiciones que se interrelacionan alrededor del poema del rey Salomón. La muestras se integran con caligrafías de Marc Boix, dibujos, grabados y poemas de Anne Rothschild y dibujos de Rachid Koraïchi. Abierta de lunes a sábado, de 10 a 18 h. Domingos y festivos de 10 a 15 h. Importe regular: 2 € - dto. para estudiantes y pensionistas: 1,50 € - gratuito para menores de 16 años.


Actividades de Hebraica: cine y literatura. La Asociación Cultural Hebraica presentó el pasado 27 de abril una charla-coloquio con Ida Grinspan, superviviente de Auschwitz. Para este mes de mayo ha organizado un conjunto de actividades de interés:

*

El domingo 7 a las 20 h, Solly Levy impartirá una conferencia sobre “El Aleph. Símbolo cabalístico y sus implicaciones en la obra de Jorge Luis Borges”. Entrada libre.
*

El sábado 13 a las 21 h, Cine-Club con proyección de La sentencia, seguido de coloquio y aperitivo. Se cobrará entrada.
*

El lunes 22 a las 20 h, Jacobo Kaufmann presentará el libro Obras de teatro de Antonio José Da Silva (O Judeu) publicado por Certeza, del que es su traductor y autor del prólogo. El actor argentino Miguel Ángel Solá leerá textos teatrales de O Judeu. Entrada libre.
*

El miércoles 24 a las 20:30 h, “Escuchando los libros”. Esther Bendahan leerá fragmentos de su último libro Déjalo, ya volveremos. Entrada libre.

Todas las actividades se desarrollarán en la sede de la asociación: c/ López de Hoyos, 149, 1º, Madrid.


Actividades del Instituto Cervantes de Tel Aviv. El pasado 3 de abril, Jaime Vándor pronunció una conferencia titulada “Experiencias vitales en la obra de un poeta judío”, leyó algunos de sus poemas, presentó su último libro Un bien por compartir (Sefarad) y se presentó un programa musical a cargo del guitarrista Yoram Zerbib. Las actividades anunciadas para este mes son:

*

Del 15 al 17 de mayo tendrá lugar el primer Congreso de Escritores y Traductores en Español-Catalán-Hebreo, encuentro internacional organizado conjuntamente con el Instituto para la Traducción de Literatura Hebrea y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, con el apoyo del Instituto Ramón Llul. Participarán escritores, traductores y representantes de editoriales. Desde España asistirán Almudena Grandes, Javier Sierra, Zoe Valdés, Adolfo García Ortega, Elsa Osorio, Esther Bendahan, Luis García Montero, Carme Riera , Joan Margarit y otros, así como los traductores Raquel García Lozano, Ana Bejarano, Roser Lluch y Eulalia Sariola. Se anuncia la asistencia de los escritores israelíes A. B. Yehoshúa, David Grossman, Tsruia Shalev, Aarón Appelfeld, Judith Katzir, Yoram Kaniuk y otros. Las actividades serán en español y hebreo, con traducción simultánea.
*

El lunes 29 de mayo a las 19:30 h se realizará un encuentro sobre “La Haketía, la lengua de los sefardíes del Norte de África”, con la participación del prof. Iaacov Bentolila, el doctor Armand Amsalem, la doctora Susana Weich-Shahak y la cantante Esti Keinan Ofri con su grupo. En español y en hebreo.
*

El miércoles 31 de mayo, a las 19:30 h se presentará la edición en hebreo del libro Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, traducido por Rami Saari y editado por la editorial Carmel. Participan Rami Saari y el traductor Aminadav Dikman. En hebreo.


Textos de Gelman en un espectáculo porteño. “País que fue, será” es un espectáculo montado a partir de textos de Juan Gelman que interpretan Cristina Banegas y Claudio Peña (violonchelo). Se presenta en la sala El Excéntrico de la 18, Buenos Aires, y la crítica lo ha elogiado. Planteado como un concierto de poesía y música, “País que fue, será” propone un contacto muy íntimo con la última obra poética de Juan Gelman, publicada el año pasado. En la escena los dos intérpretes juegan con las palabras del autor en un contrapunto muy rico en matices, por momentos, mientras que en otros sólo la voz de la actriz desarticula ciertos ritmos para que los versos del poeta adquieran cierta profundidad. "País que fue, será" es un homenaje muy sincero a Juan Gelman; hay mucho afecto en esos intérpretes que lo transitan, pero también hay un sentimiento contenido en el juego con sus palabras.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue May 11, 2006 13:48    Asunto: Responder citando

No hace tanto que Margo Glantz, nacida en Ciudad de México hace 76 años, estuvo en India. Ahora prepara un viaje a Nueva Zelanda y unos días en París antes de volver a su país y después de haber asistido en Alcalá de Henares a la entrega del Premio Cervantes a su amigo Sergio Pitol. Entre tanto, en la Residencia de Estudiantes de Madrid, esta irónica y sabia académica de la Lengua, narradora y ensayista, habla de Las genealogías, que cuenta la peripecia de sus padres, judíos ucranianos asentados en el Distrito Federal.

PREGUNTA. Las genealogías ha tenido varias ampliaciones desde 1981. ¿Lo considera ya cerrado?

RESPUESTA. Empecé a escribirlo porque un primo mío murió de un balazo en la cabeza, por un asunto de drogas, creo. Fuimos al panteón israelí y recordamos una escena de cuando mi padre era joven, ya en México. Un grupo de fascistas lo había querido linchar. Lo conté en un artículo y mucha gente me animó a seguir la historia. Durante dos años trabajé sus vidas con una grabadora. Para terminar el libro tuve que irme a Odessa. Quería saber cómo eran mis padres de niños, qué paisajes vieron, qué olores los rodearon. Mi padre conoció la primera versión. Le di el punto final al libro cuando murió mi madre. Luego murió mi hermana, o sea, que pronto me toca a mí.

P. ¿Qué le dijo su padre?

R. Fue a la presentación del libro y lloró, pero eran lágrimas de senilidad, ya no podía controlar sus emociones.

P. En el libro dice que los judíos son muy llorones, y que las judías más.

R. Sí, yo me emociono escuchando cualquier himno nacional... incluido el Deutschland über alles.

P. Usted habla de recuerdos falsos, dice que acudió a determinados novelistas para imaginar lo que sus padres recordaban. Y que ellos se corregían mutuamente los recuerdos.

R. Mi padre era poeta y a menudos hablábamos de escritores. Él había conocido a Isaak Babel y a otros muchos autores, también a grandes figuras del socialismo. Era interesante discutir, pero sus recuerdos eran muy frágiles, fragmentarios, se combinaban con cosas muy banales. Como las conversaciones corrían el riesgo de no llegar a ninguna parte, me puse a releer a mis autores rusos preferidos. Como Babel era de Odessa, me ayudó mucho a rellenar, mejor dicho, a enderezar los recuerdos de mis padres para darles un sentido más poderoso.

P. Todo el libro está recorrido por la sensación de ser judía sin acabar de serlo. ¿Cuál era su relación con ese mundo?

R. Mis padres nunca alcanzaron a tener una situación económica digamos correcta. Nos mudábamos continuamente y no vivíamos donde estaba instalada la comunidad judía, que era más próspera. No fuimos al colegio israelí, por ejemplo. Yo me crié en una atmósfera bastante mixta. Tenía conciencia de la vida judía pero me sentía muy arraigada a México. Era una niña entre dos mundos y eso me creaba muchas confusiones, la verdad.

P. ¿Por ejemplo?

R. Donde yo vivía había festividades católicas muy arraigadas que han ido desapareciendo. La trona de Judas, por ejemplo: de los hilos del telégrafo se colgaban unas preciosas figuras de Judas hechas con papel maché que luego se tronaban con cohetes. Eso me fascinaba y a la vez me daba terror porque, claro, con Judas iban los judíos. Por un lado, quería ser como mi familia, por otro, ciertas cosas de la comunidad judía me molestaban profundamente. Era una comunidad muy encerrada en sí misma, hablaban en yídish...

P. ¿Cómo resolvió el conflicto?

R. De toda la familia fui la que más me asimilé al medio mexicano. No me casé con un miembro de la comunidad y se armó mucho lío en mi casa. Trataron de anular mi matrimonio. Para mis padres -con los que, por otro lado, me llevaba muy bien- era una vergüenza, una especie de sacrilegio. Fui la oveja negra. Para colmo, ¡mis hermanas eran rubias!

P. Pero fuera de casa la consideraban judía, ¿no?

R. Siempre existió en México un cierto resquemor contra los judíos. Y se desarrolló sobre todo en la época del nazismo, porque fueron precisamente amigos de mi padre los que intentaron matarlo. Siempre hubo un deje de desconfianza. Un día me enteré en la universidad de que un compañero iba diciendo que yo era una judía que quería medrar.

P. Aunque la peripecia de sus padres fue dura, lo fue más para su madre por ser mujer. ¿Cómo lo vivió usted?

R. Mi padre se lamentó siempre de tener sólo hijas. Cuando nació la cuarta sufrió enormemente porque ya quería un varón. Para él era la única posibilidad de que su nombre se heredara. De alguna forma yo fui su preferida y heredé su nombre. Mis hermanas usan los apellidos de sus maridos. Aunque yo me casé dos veces, no me quité el de mi padre. El honor del nombre es muy importante entre los judíos. Mis padres eran bastante liberales, pero al mismo tiempo eran judíos, y la religión judía es terrible, como la árabe. Los judíos religiosos son espantosos, todas las mañanas rezan diciendo: "Gracias a Dios que no me hiciste mujer". Y en el Levítico dice: "Los campos, las plantas, los animales y las mujeres son buenos y son fértiles". Las mujeres entran en el grupo de lo natural. Eso influye mucho en la educación.

P. Usted fue por libre.

R. Yo era muy independiente, me divorcié..., pero si me vestía de cierta manera, mi padre me regañaba. Mis hermanas estaban casadas y podían firmar en las cuentas del banco de mis padres, pero yo no porque estaba divorciada. Tenía una independencia absoluta, publicaba en los periódicos, viajaba mucho ¡y no tenía firma en el banco porque como no había un varón detrás de mí! Luego, en los años setenta, en Estados Unidos, quise comprar un coche, pero no me daban el crédito si no firmaba mi marido pese a que yo tenía un buen puesto en la universidad. Viví esas cosas muy violentamente. Aunque no tanto como lo vivió mi madre.

P. ¿La historia de la literatura ha sido justa con las escritoras?

R. Yo me he dedicado mucho a mujeres que cambiaron la historia, empezando por la Malinche. Sin ella Cortés no hubiera podido hacer lo que hizo. Hubiera conquistado México de cualquier manera pero no en el tiempo récord en que lo hizo, tanto que en los códices de la época, la Malinche aparece vestida ya como una mujer de clase superior (no es una esclava), tiene el signo de la palabra (cuando las mujeres tenían que estar calladas) y alza la mano en un gesto de mandato.

P. ¿Y sor Juana Inés de la Cruz?

R. Siendo mujer y monja, es la figura más importante de los siglos de oro. Cuando los galeones llegaban a España desde México, la gente preguntaba: "Además de oro, ¿han traído obras de la madre Juana?". Era el oro intelectual de América, una best seller reconocida en todas partes. En menos de un año se reeditó la Inundación Castálida. En una época en que era carísimo, se hicieron veinte ediciones de sus obras. Hubo hasta ediciones pirata mientras muchos autores de los siglos de oro nunca vieron sus obras publicadas. Góngora y Quevedo funcionaban por manuscritos. Es una poeta admirable. Y con un pensamiento de una agudeza extraordinaria. Sor Juana descubre una ley de la dinámica de los cuerpos sólidos al mismo tiempo que Newton. Lo dice en un texto maravilloso, la respuesta a sor Filotea.

P. Usted asistió a la entrega del Cervantes a Sergio Pitol. Allí la ministra de Cultura dijo que esperaba que el próximo año hubiera una ganadora. ¿Cuáles serían sus candidatas?

R. Se menciona mucho a Ana María Matute y sería estupendo que se lo dieran. Creo que es una gran escritora, por la época en que escribió, por su valentía, pero siento también que escribió fundamentalmente un libro, como Carmen Laforet. Publicaron libros seminales, pero se quedaron ahí.

P. ¿Y en América Latina?

R. Allí hay grandes poetas: Blanca Varela, Idea Vilariño, se acaba de morir Marosa di Giorgio, que era medio loca pero muy interesante. Hay una gran poeta mexicana que se llama Coral Bracho, aunque tal vez es muy joven para el premio. En México hay mejores poetas que novelistas.

P. Cuando presentó Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador dijo que el libro es también una crítica a cierta literatura femenina "en la que hay demasiado regodeo".

R. En una época, en América Latina, la literatura femenina se convirtió, gracias a las editoriales y al mercado, en una literatura que tenía una manera específica de producir novelas. Era una imitación de García Márquez en la que el llamado realismo mágico brillaba por su esplendor. Era literatura de entretenimiento. Tenía, eso sí, un grado superior a las revistas de moda y algunas novelas son muy buenas porque tienen oficio. No es posible denigrarlas, pero no es el tipo de literatura que a mí me interesa.

P. Usted, precisamente, ha escrito sobre moda.

R. He estado vinculada a la moda desde muy niña. Mi madre era una mujer muy hermosa y elegante. Desde chica tuve al alcance revistas de artistas de cine, de Loreta Young, de Greta Garbo... Yo quería ser como ellas, y mire, soy medio jorobada.

P. Más de una vez la habrán tildado de poco intelectual.

R. Pues sí. Yo soy una maestra realmente buena. Así lo creo. Además de ser una persona preparada, me entusiasma tanto lo que hago que lo comunico bien. Muchos alumnos me lo reconocen, y eso me da mucho placer. Pero una vez estuve en un examen profesional, un compañero oyó mi réplica y me dijo: "Yo pensaba que sólo eras elegante, pero veo que eres además inteligente". Siempre hay prejuicios. Por otro lado, es cierto que he trabajado mucho la moda y la frivolidad, pero siempre inmersas en contextos muy violentos, desgarrados: la enfermedad, la cercanía entre el hombre y el animal...

P. ¿Le fascina el contraste entre el glamour y las funciones, digamos, menos nobles del cuerpo?

R. No sé de dónde me viene. Acabo de terminar un libro que se llama Saña en el que lo escatológico es fundamental. Es una de las partes más importantes de la vida. Uno viene con esas funciones corporales. El mismo parto se produce con heces, con sudor, con sangre. Las funciones más básicas tienen que alternar con la belleza.

P. ¿Cómo afecta eso a la escritura?

R. Mire, fui a India. La vecindad con la mutilación, la enfermedad, la suciedad, los olores es algo pavoroso. Es una de las cosas más horribles y a la vez más fascinantes. Estoy escribiendo sobre esas hileras de leprosos, sobre el Ganges: algunos haciendo sus necesidades, otros lavándose los dientes en el río. Lo ha dicho tanta gente, pero verlo... Y oler las piras funerarias.Pasolini, en su libro sobre la India, dice que no huele la carne quemada, pero huele horrible. Esas cosas te repelen y a la vez tienes que convivir con ellas, es lo más elemental. También en la escritura tienen que convivir la repulsión y la belleza. Y tal vez uno las tolere menos viéndolas que escribiendo sobre ellas. Así es de terrible. Esas cosas me horrorizan y me fascinan a la vez. No sé por qué. Debo de ser muy morbosa.

BIBLIOGRAFÍA

El rastro (Anagrama).

Zona de derrumbe(Beatriz Viterbo).

Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador (Anagrama).

La desnudez como naufragio. Borrones y borradores (Iberoamericana / Vervuert).

Las genealogías (Pre-Textos).

***********************

Las "literaturas del yo", marcadas territorialmente por su emisor, resultan un buen terreno abonado para que la crítica de género dirima sus batallas. Si del discurso masculino suele destacarse la linealidad coherente y el carácter público de su autorrepresentación, las confesiones femeninas se clasifican como intimistas, oscuras y fragmentarias.

En Las genealogías, la

siempre sorprendente narradora y ensayista que es Margo Glantz escribe sus memorias que son en realidad los recuerdos de su familia judía, exiliada de la Rusia zarista e incorporada al vibrante quehacer de la ciudad de México en la década de los sesenta. Álbum de instantáneas vitales sentido como una arqueología precaria de restos, ternura del rastro rescatado de la disolución, el libro postula la crónica de una inmigración concreta extrapolable a todos los traslados; se articula como una conversación con los muertos; se divide en pequeños cuadros de conmovedora evocación; combina la argumentación y la poesía, la letra y la imagen, la tragedia y la comicidad, la pasión y la erudición, lo cotidiano con embriones de épica y con figuras de soledad. A la vez y sobre todo, el libro perfila un retrato de lo que se pierde y de cómo esas pérdidas nos constituyen.

Sin embargo, su interés en cuanto confesión de mujer no compete exclusivamente a una política de sexo, aunque se haya dicho que Margo Glantz escribe a fin de recomponer un confundido cuerpo femenino, para el cual estructurar y diseñar la pertenencia y el origen es tarea obligada, previa al habla. Es cierto que en él es consustancial el desconocimiento de sí, que pide como primera tarea la reconstrucción y conquista de su derecho a la voz, con una completa documentación emocional y reelaboración del propio archivo, de la cronología íntima.

Pero Margo Glantz se sienta a dialogar con sus padres octogenarios y a sonsacarles su periplo hasta llegar más que a la tierra de México a la circunstancia que es ella misma. El resultado no siempre arroja los resultados deseados y acaba descubriendo otra cosa: la naturaleza inalcanzable y desorientada de todo lo que se busca. Uno puede también reconocerse en el extravío o en la diseminación, experiencias de ausencia capaces de ofrecer otra forma lenitiva de heredad. Pertenecer a una estirpe, una familia o un séquito no se diferencia de producirlo. La identidad es una cuestión de fábulas y de cuentos narrados, de acuerdo con ese doble significado de la voz "genealogía" que es la sucesión de un linaje, pero también el documento mismo que lo argumenta y lo legisla.

Margo Glantz sabe que re-

dactando sobre su origen lo configura y que éste se crea en el gesto de dibujarlo. De hecho, existe una fuerte conexión, un lazo inquebrantable entre la sucesiva y ordenadora escritura y la frágil, delicada identidad. De ese modo, un texto genealógico es sobre todo un autorretrato, ya que somos sólo a partir de las historias que otros cuentan. Nuestra persona, dividida, parcial, se realiza en el entramado de sujetos, de anécdotas, de detalles, cambios, sucesos, casos y casualidades. Los demás hablan y viven, pero nosotros somos su consecuencia o existimos sólo en la certeza relatada de su pasado. Organizar la genealogía de uno es distribuir en una línea de descendencia el caos de los avatares múltiples de los que derivamos como su irregular producto.

Este libro entrañable y entrañado -la escritura de Margo Glantz siempre es interior, sanguínea, de órganos y vísceras implicados- traza un recorrido en tiempo y espacio para contar desde ambos, desde lo anterior y lo lejano, el aquí y el ahora. A la manera de un palimpsesto de la carne, de una autobiografía de los otros, rastrea las huellas borradas de los que ya no están y restaura olvidos significativos para seguir el hilo de aquello que éramos antes de empezar a ser.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Jun 15, 2006 09:01    Asunto: Responder citando

MADRID

La Asociación Cultural Hebraica anuncia las siguientes actividades para este mes de junio:

* Sábado 17 de junio, a las 21:00 h, “Nostalgias y vicisitudes de los judíos argentinos en Madrid”, presentación del libro de Bernardo Veksler a cargo de Solly Wolodarsky, con presencia del autor y de la poeta Noemí Grumberg.
* Sábado 24 de junio, a las 21:30 h, mesa literaria sobre El Salmo de Kaplan de Marco Schwartz con la presencia de Juana Salabert y el autor.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mar Jun 20, 2006 06:35    Asunto: Responder citando

La cadena de librerías Steimatzky
fue comprada por el fondo Markstone

El fondo privado de inversión Markstone, presidido por Ron Lubash y Amir Kess, compró el 100 por ciento de la cadena de librerías y editorial Steimatzky en una operación de la que si bien no trascendió la cifra se estima que alcanzó los 60 millones de dólares. El acuerdo, que también incluye las operaciones de la cadena fuera de Israel, fue informado una semana después de que la compra se hiciera realidad.
Al mismo tiempo también se anunció que la cadena mantendrá su plantilla de 800 trabajadores y su departamento ejecutivo que incluye a Ari Steimatzky, presidente de la compañía, y a Ioshúa Matzliaj, gerente de la firma. Steimatzky es la mayor cadena de librerías de Israel y cuenta con 150 locales y una facturación anual de 400 millones de shékels. Fue fundada en 1925 por Iejezkel Steimatzky y desarrollada hasta la actualidad por su hijo, Ari Steimatzky.
Comenzó con un solo negocio en Jerusalén hasta llegar a su número actual de librerías y debido a su recaudación y presencia en el mercado se convirtió en una de las 250 empresas más influyentes de Israel. Según una investigación de mercado de la consultora BDI, durante el último año se vendió en el país un total de 35 millones de libros. El estudio informa también que el precio promedio de un libro en Israel es de 55 shékels. Todos estos factores probablemente hicieron que Markstone, que es el fondo de inversiones más grande que opera en Israel con activos por 800 millones de dólares, se interesara en adquirir Steimatzky. De hecho Markstone ya lleva realizadas millonarias operaciones en el mercado israelí, como por ejemplo la compra de las Páginas Amarillas y participaciones accionarias en Nilit, Netafim y PRS.

Una industria en pie de guerra
Sin embargo, más allá del impacto que produjo la transacción, la guerra entre editoriales continúa.
En una muestra de lo combativo que se encuentra el sector, Ari Steimatzky ordenó retirar de sus locales propios y franquicias de la cadena los libros y publicaciones de su más acérrimo competidor, Tzomet Sfarim, que cuenta con el 16 por ciento del mercado contra el 69 por ciento de Steimatzky.
En un comunicado urgente, el empresario explicó que Tzomet Sfarim hace ofertas y vende libros a precios ridículos para intentar desestabilizar el mercado. El presidente de la compañía instó a los responsables de los negocios de la cadena a que sólo dejen algunas copias de los libros más vendidos en las tiendas para no dañar la variedad de libros disponibles de Steimatzky.
``No dejen libros de chicos o de comida más allá de los más buscados. El resto de los libros deberá ser pedido especialmente por el cliente que lo requiera”´´, comunicó Ari Steimatzky. Y agregó que en el último tiempo Modán, uno de los editores de Tzomet Sfarim, comenzó a vender libros en supermercados directamente a los clientes a precios mucho menores de los que vende Steimatzky. ``Por eso nos vemos obligados a vender ese tipo de libros sólo por pedido y sin mantener inventario”´´, añadió.
Esta acción, seguramente, no será la última en la disputa entre editoriales, cadenas y locales que conforman un mercado que mueve alrededor de 1.800 millones de shékels por año.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Ago 27, 2006 18:55    Asunto: Responder citando

Maridos y mujeres. Tsruyá Shalev publica Marido y mujer, la segunda entrega de una trilogía sobre las crisis de pareja. "La violenta realidad del país donde nací y vivo influye en mis libros", dice la autora israelí. Se trata del segundo volumen de una trilogía no proyectada como tal, iniciada el año pasado con la exitosa Vida amorosa –y de nuevo traducida por Ana María Bejarano–, que no comparte protagonistas o argumentos pero con un mismo hilo conductor: la descripción de la caótica realidad de las crisis de pareja y de convivencia. Edita Galaxia Gutemberg/Círculo de Lectores. [Lea completo este artículo en www.revista-raices.com]

Los nazis y el cine. En Lesa humanidad, publicado por Ediciones La Crujía (Buenos Aires), los especialistas Paula Croci y Mauricio Kogan estudian cómo el régimen nazi convirtió la pantalla grande en medio ideal para la transmisión de su ideología. En marzo de 1933 se crea el aparato de propaganda que impondrá y consolidará las ideas nazis en la sociedad, a partir de la exaltación del nacionalismo, la instigación al racismo y un mensaje subliminal que imponía la obediencia al partido por sobre el individuo. El programa utilizó el cine, según la expresión del ministro Joseph Goebbels, para "educar" los gustos del público e instaurar la idea de que el arte debía estar sometido por completo al poder político

Robert Walser: Historias de amor. Trad.: Juan de Sola Llovet. Madrid: Siruela, 2003. 210 páginas. La burla asoma tras la prosa sencilla de Robert Walser. En la selección póstuma de 80 relatos, Historias de amor, el autor judeosuizo habla del sentimiento como estado de fuga. En realidad, Robert Walser (1878-1956) no escribió este libro, aunque todas las historias que lo componen se deben a su pluma. En vida, el escritor suizo publicó quince libros, pero ninguno se llamó Historias de amor. Este volumen se editó en 1987 para celebrar su centenario.

Clarice Lispector: Cuentos reunidos. Varios traductores. Madrid: Alfaguara, 2002. 529 páginas. La obra narrativa de Lispector no está impulsada por el argumento o los personajes, sino por un lenguaje deslumbrante que actúa como un mosaico de sensaciones, donde prevalece un propósito de búsqueda limitado por las insuficiencias de la palabra

Philip Roh: Patrimonio. Trad.: Ramón Bonaventura. Seix Barral, 2003. 239 páginas. Franz Kafka ocupa un lugar central en la escritura de Philip Roth. Basta con leer La mancha humana (Alfaguara), su excelente novela, donde el profesor Coleman Silk es acusado falsamente de racismo por la autoridad universitaria. Incluso durante un tiempo, hasta que la policía checa le impidió moverse con libertad, hostigándolo, Philip Roth hizo de Praga su segundo hogar. No costaría, pues, esfuerzo relacionar la Carta al padre (1919) de Franz Kafka, que trabajó como agente de seguros, con Patrimonio. Una historia verdadera (edición original, 1991), el libro en el que Philip Roth se enfrenta a la vida de su padre, el agente de seguros de Newark Herman Roth.

Marcel Möring: En Babilonia. Trad.: Julio Grande. Madrid: Alianza, 2003. 516 páginas. En Babilonia es una obra torrencial y llena de inventiva en la que el narrador Marcel Möring retrata una saga familiar de relojeros judíos holandeses. Cuando abrimos un libro queremos una historia que nos encandile y nos enriquezca con experiencias ajenas. Respecto a esta demanda, En Babilonia es un libro ideal. Su éxito internacional de buena cuenta de ello. El holandés Marcel Möring es un narrador nato, de inventiva torrencial, que sabe contar de manera sencilla, ligera y entretenida. Pero, ¡qué desmesura!
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Feb 18, 2007 17:19    Asunto: Responder citando

Primera historia d'Esther’ en el TNC. La obra de Salvador Espriu tiene en Primera historia d'Esther uno de sus hitos indiscutibles. Escrita en 1948, la Primera historia tiene lugar en la población de Sinera, mítica y recurrente recreación por Espriu de sus recuerdos de infancia en Arenys de Mar. A partir de una relectura del tema bíblico de Esther, como la que ya había hecho Jean Racine en el siglo XVII, nos habla de cuestiones como la deshumanización del poder, la vanidad y la familia. A medida que pasa el tiempo, se consolida la figura de Salvador Espriu, tanto con respecto a su condición de poeta como la de prosista y hombre de teatro. Espriu destaca en esta obra por su extraordinario uso de la lengua, en un homenaje a un catalán a la vez refinado y popular. En este sentido, Primera historia d'Esther, una de las cumbres de la literatura catalana de posguerra, es un auténtico monumento a la palabra. Director: Oriol Broggi; intérpretes: Caterina Alorda, Joan Anguera, Rafa Cruz, Aida de la Cruz, Pep Farrés, Jordi Farrés, Oriol Guinart, Àngela Llinares, Xavi Lloses, Gemma Miralles, Josep Mota, Òscar Múñoz, Àngels Poch, Pere Ventura, Ramon Vila, Arman Villèn. Teatro Nacional de Catalunya (TNC) hasta el 4 de marzo.


Conferencias sobre autores judíos. En Gerona se ofrece un ciclo de conferencias sobre autoras y autores judíos del siglo XX. El ciclo tiene el objetivo de presentar diferentes personalidades literarias del siglo XX que, de alguna forma (por nacimiento, formación, cultura, adscripción o negación) hayan tenido relación con el judaísmo. Autoras y autores que se presentarán desde la perspectiva de análisis del judaísmo y la cultura judía. El martes 20 de febrero, Robert Caner (profesor de Teoría literaria y literatura comparada, Universidad de Barcelona) dictará la conferencia “Paul Celan. Poesía y Holocausto”. Será en el Centre Bonastruc ça Porta - Institut d’Estudis Nahmànides - Museu d’Història dels Jueus (C. de la Força, 8 - Gerona).

Espacios de Lectura en la Biblioteca E. E. Shalit. El viernes 16 de febrero, a las 19h tendrá lugar en la Biblioteca E.E. Shalit de Gerona la presentación del tercer volumen de la colección Girona Judaica, “Els poders públics i les sinagogues a la Corona d’Aragó, segles XIV-XV”, de Jaume Riera i Sans. La presentación estará a cargo de Flocel Sabaté, doctor en Historia de la Universidad de Lleida.

Presentación de ‘Desaires’ de Luisa Futoransky. Textos y poemas de Luisa Futoransky acompañan las fotografías de José Antonio Berni en un libro único llamado Desaires que se presenta el jueves 15 de febrero, a las 20h, en el Centro de Arte Moderno. Esos textos y esas fotos forman parte de una exposición que se exhibirá desde esa fecha hasta el 17 de marzo en la Pequeña Sala del Centro. Visitas: Martes a sábados de 11 a 14 y de 17 a 21 h. Centro de Arte Moderno (Gobernador, 25 esquina San Pedro – Madrid).
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Feb 18, 2007 17:25    Asunto: Responder citando

Moustaki presenta libro en Barcelona.

El lector de estos relatos puede soprenderse por quien los firma, pero una vez dentro no le quedará duda de que son cuentos escritos con una enorme sensibilidad literaria, la misma sensibilidad de las letras y la música de Georges Moustaki, como no podía ser de otra manera. Este viajero infatigable, verdadero ciudadano del mundo, habría podido escoger cualquier decorado, pero es a Oriente Medio donde su pluma lo ha conducido para crear unos relatos que son una reacción a lo inaceptable.

SIETE CUENTOS FRONTERIZOS.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Mar 01, 2007 16:51    Asunto: Responder citando

Nueva obra de Fast


Mis gloriosos hermanos


Howard Fast, maestro de las letras judeo-norteamericanas, novela las guerras de los Macabeos contra la ocupación sirio-griega de la Tierra de Israel, más de un siglo y medio antes del nacimiento de Jesús. La gesta de Judas Macabeo, su padre y sus hermanos, que culminó con la consagración del Templo de Jerusalén una vez expulsados los invasores, es recordada cada año por las comunidades judías durante la celebración de Janucá.


*****

"La llengua de l'extermini". La Fundació Caixa de Catalunya y el Comitè de Traduccions i Drets Lingüístics del PEN Català, presentan durante todo el mes de marzo conferencias, debates y conciertos en torno a "La llengua de l'extermini", en La Pedrera (Barcelona). Información sobre horarios y reservas: 902 400 973.

· El 9 de marzo: «Extermini i traducció». Encuentro de traductores: Arnau Pons; Adan Kovacics; Simona Skrabec; Eloi Castellò; Varda Fiszbein y Dolors Udina (moderadora).

· El 12 de marzo, «Creació literària i extermini»: ponencia de Xavier Antich sobre «L'elaboració literària del testimoni»; ponencia de David Serrano sobre «Realitat i ficció dels camps a la literatura catalana»; ponencia de Gonzalo Pontón sobre «Altres visions ficcionals (Borges, Kolitz, Aaron, Amis, Sebald Coetzee...); debate; diálogo entre Boris Pahor y Simona Skravec.

· El 19 de marzo: «Testimonis»: Ponencia de Simona Skrabec sobre «El desgel de l'Europa Central: una postguerra tardana»; ponencia de Giovanna Boursier / Luca Bravi sobre «Porrajmos o l'extermini nazi dels gitanos»; ponencia de Giovanna Massariello sobre «Les dones en els camps»; debate; diálogo entre Aharon Appelfeld y Adan Kovacics.

· El 26 de marzo: «Poesia, música, imatge i extermini». Ponencia de Rossend Arqués sobre «Dante i l'infern contemporani»; ponencia de Pascal Hyun; debate; diálogo entre Marianne Hirsch y Carles Torner sobre «Les imatges de l'externimi»; concierto de Francesco Lo Toro: «La música composada als camps de concentració».

Boris Cyrulnik presenta un libro. El estudioso francés Boris Cyrulnik presenta "De cuerpo y alma. Neuronas y afecto: la conquista del bienestar" (Gedisa) el 5 de marzo a las 17:30 h en La Pedrera y el lunes, 12 de marzo - 19:30 h. en el Instituto Francés de Barcelona. Nacido en Burdeos en 1937, Boris Cyrulnik sufrió la muerte de sus padres en un campo de concentración nazi del que él logró huir cuando sólo tenía 6 años. Tras la guerra, deambuló por centros de acogida hasta acabar en una granja de la Beneficencia. No es ni mucho menos gratuito que el Dr. Cyrulnik haya indagado tan a fondo en el trauma infantil: con siete años vio cómo toda su familia, emigrantes judíos de origen ruso, eran deportados a campos de concentración de los que nunca regresaron.

El Diario de Anna Frank en el teatro. Los días 2 y 3 de marzo a las 21'30h y el día 4 a las 18h, se representa bajo la dirección de Armand Calafell Jonquera, una versión teatral de El Diari D ´Anna Frank. Será en Fomento Hortenc (Alt de Mariner 15, Barcelona).

La historia de Ester en el TNC. La obra de Salvador Espriu Primera historia d'Esther es uno de sus hitos indiscutibles. Escrita en 1948, la Primera historia tiene lugar en la población de Sinera, mítica y recurrente recreación por Espriu de sus recuerdos de infancia en Arenys de Mar. A partir de una relectura del tema bíblico de Esther, como la que ya había hecho Jean Racine en el siglo XVII, nos habla de cuestiones como la deshumanización del poder, la vanidad y la familia. Espriu destaca en esta obra por su extraordinario uso de la lengua, en un homenaje a un catalán a la vez refinado y popular. En este sentido, Primera historia d'Esther, una de las cumbres de la literatura catalana de posguerra, es un auténtico monumento a la palabra. Director: Oriol Broggi; intérpretes: Caterina Alorda, Joan Anguera, Rafa Cruz, Aida de la Cruz, Pep Farrés, Jordi Farrés, Oriol Guinart, Àngela Llinares, Xavi Lloses, Gemma Miralles, Josep Mota, Òscar Múñoz, Àngels Poch, Pere Ventura, Ramon Vila, Arman Villèn. Teatro Nacional de Catalunya (TNC) hasta el 4 de marzo.

Autores judíos del siglo XX. En Gerona se ofrece hasta el mes de junio un ciclo de conferencias sobre autoras y autores judíos del siglo XX. El ciclo tiene el objetivo de presentar diferentes personalidades literarias del siglo XX que, de alguna forma (por nacimiento, formación, cultura, adscripción o negación) hayan tenido relación con el judaísmo. Autoras y autores que se presentarán a partir de alguna de sus obras, o de su conjunto de textos, libros, escritos, y desde la perspectiva de análisis del judaísmo y la cultura judía. El martes 20 de marzo, Giovanni Levi (profesor de Historia, Universidad de Venecia), dictará la conferencia "Primo Levi. El Testimonio". Será en el Centre Bonastruc ça Porta - Institut d'Estudis Nahmànides - Museu d'Història dels Jueus (C. de la Força, 8 - Gerona).

Boris Cyrulnik en el Círculo. El estudioso francés Boris Cyrulnik presenta "De cuerpo y alma. Neuronas y afecto: la conquista del bienestar" (Gedisa) en el Círculo de Bellas Artes el martes 13 de marzo a las 19 h. Nacido en Burdeos en 1937, Boris Cyrulnik sufrió la muerte de sus padres en un campo de concentración nazi del que él logró huir cuando sólo tenía 6 años. Tras la guerra, deambuló por centros de acogida hasta acabar en una granja de la Beneficencia. No es ni mucho menos gratuito que el Dr. Cyrulnik haya indagado tan a fondo en el trauma infantil: con siete años vio cómo toda su familia, emigrantes judíos de origen ruso, eran deportados a campos de concentración de los que nunca regresaron. «No es fácil para un niño saber que le han condenado a muerte».

******Congreso internacional sobre el teatro judío en Viena. La Asociación Internacional de Teatro Judío, conjuntamente con el Teatro Judío de Austria, serán los anfitriones de una conferencia internacional a celebrarse del 20 al 23 de marzo en Viena, dirigida a profesionales del teatro judío, artistas y aficionados. El programa integrará funciones teatrales con lecturas de textos y paneles de discusión, mientras se desarrolla el Festival Internacional de Teatro Tikún Olam, que tendrá lugar en la sala del histórico Teatro Nestroyoff. Entre los muchos temas de la conferencia se tratarán: "Arab-Jewish Cooperation Projects at the Acco Festival of Alternative Israeli Theatre 2001-2004", por Ati Citron (Haifa); "Jewish Theater Educational Outreach Programs in North America"; "The Children of the Jüdische Künstlerspiele"; "The Politics of Jewish Theatre", por Motti Lerner (Tel Aviv); "Is the Israeli Theatre Jewish?", por el Prof. Shimon Levy (Tel Aviv). Más información en: www.afjt.com (AJT).
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Abr 04, 2007 04:37    Asunto: Responder citando

Desde Berlín, donde reside y siente la libertad, el Nobel húngaro evoca la vida bajo una dictadura y reflexiona sobre lo que significa crear bajo su dominio. El escritor, sobreviviente del Holocausto, que publica un libro de ensayos y recupera una de sus primeras narraciones, repasa la historia de su país en el siglo XX y habla de lo que significa tomarse en serio la escritura.

Kertész recibe en el lujoso café -"es mi oficina"- del hotel Kempinski de Berlín, ciudad donde mantenía un piso de trabajo y a la que acaba de trasladarse. La suavidad de su voz concuerda con la finura de sus modales y la delicadeza de su expresión en un alemán culto y algo quebrado. Aunque atiende con amabilidad, se diría que se ha propuesto atajar definitivamente las servidumbres periodísticas, ya que acaba de publicar en Dossier K. Una investigación (que saldrá en otoño en Acantilado) una irreverente y muy sagaz "autoentrevista", donde un Kertész socarrón interroga a un Kertész remiso sobre su obra y su vida. La vida de un hombre (Budapest, 1929) que a los 15 años fue internado en Auschwitz y después trasladado a Buchenwald. El autor húngaro publica en España el libro de ensayos La lengua exiliada y Un relato policiaco.

PREGUNTA. Un relato policiaco nace, en 1976, como una especie de relleno, para la publicación de otra novela.

RESPUESTA. Así es. El editor era un gran conocedor de la literatura universal. Tiene que haber un mínimo de diez octavillas, dijo. Para completar el volumen de mi novela El rastreador necesitaba otro texto de una determinada extensión. Yo, entonces, desde hacía mucho tiempo, rumiaba la idea de Un relato policiaco y, de repente, se presentó esta emergencia. Lo tuve que escribir con extrema celeridad, porque en el llamado socialismo un libro tardaba dos años en ser publicado, y si uno se quedaba fuera del plan, había que esperar cuatro años. De modo que me instalé con mi proyecto en una casa de escritores, y en dos semanas lo terminé; así aparecieron los dos textos juntos.

P. Lo que no se explica es cómo semejante historia pudo pasar la censura.

R. Mire, en Hungría, en aquella época -estamos hablando de 1977- teníamos lo que se llamaba el "comunismo gulash", una versión blanda del comunismo anterior y, de hecho, la censura no era la misma. Cada redactor jefe o director de una editorial era responsable de su propia empresa. Una censura central, tal como la había en Polonia o en la antigua Checoslovaquia, no existía en Hungría. Se trataba de una historia seudo-suramericana. Todo era ficción; no había un Estado suramericano así. De modo que el editor lo podía leer como algo completamente inocuo, incluso dijo: ¡pero si es como aquí! (risas). Y así fue como se publicó. No llamó mucho la atención, como todos mis libros, y después desapareció.

P. En su ensayo de 1990, Budapest, Viena, Budapest, llama a la literatura "el único sentido de la vida". ¿Opina hoy igual que entonces sobre la importancia de la literatura?

R. Mi actitud no ha cambiado, pero me he dado cuenta de que la literatura ahora no posee, ni por asomo, la importancia que tenía entonces en Hungría. Pero eso me da igual. Aunque la literatura resulte superflua, para mí es esencial. Esto es todo; no quiero y no puedo valorar de forma objetiva si vale lo que escribo. Simplemente escribo porque me apetece.

P. Me refería a que en una dictadura la literatura constituye un canal para el desarrollo de una actividad mental.

R. Ah, sí, desde luego. En la dictadura la literatura adquiere una relevancia existencial, al menos cuando uno se toma en serio la escritura. La literatura te devuelve a tu propia existencia, ya que ocuparse cada día con uno mismo sirve para aclararse la vida. Es triste, pero imprescindible.

P. En Ensayo de Hamburgo afirma ser un escritor que saca su inspiración exclusivamente de lo negativo. ¿Cómo logra inspirarse en la actualidad?

R. (Risas) Bueno, hoy escribo más desde lo positivo. Mi último libro, Dossier K., probablemente sea mucho más alegre que mis otras obras. Es algo que he disfrutado mucho. Pero en aquel entonces -hay que trasladarse mentalmente a los años setenta, ochenta- no había ninguna esperanza de que se produjera un cambio. No era previsible que esta superpotencia, ese mamut, ese elefante, se derrumbase algún día. Fue un milagro.

P. ¿Cree que "el intelectual superfluo" del que habla en su ensayo del mismo título ha desaparecido?

R. No, creo que sigue estando allí. En Hungría, por descontado. Y, desgraciadamente, desempeña un papel importante en la sociedad y en la política. Hungría está pasando por una crisis y en esta crisis se dan muchos problemas artificiales de rasgos superfluos que simplemente no pertenecen a la época actual: nacionalismo, antisemitismo, derecha e izquierda, no son conceptos que ayudan a un país a vivir. Pintan problemas de hace cien años, se lo aseguro, ya que el pasado histórico no asumido de Hungría empieza con la Primera Guerra Mundial. Al final de aquella guerra, Hungría pierde dos tercios de su territorio y el resentimiento que surge entonces sigue vigente hoy. Después, la época de entreguerras, el papel de Hungría en la Segunda Guerra Mundial, la alineación del comunismo después de 1956, nada de esto será asumido. Son cuestiones muy difíciles que representan una pesada carga para una sociedad; además, fueron hábilmente eludidos. No sé cómo ha sido en España; al principio, después de la dictadura de Franco, parecía más difícil, pero hoy no se percibe ninguna dificultad.

P. ¿En qué dirección se mueven las nuevas generaciones de intelectuales húngaros?

R. No lo sé muy bien, no tengo demasiado contacto con mi país para pronunciarme con certeza, pero hay mucha extrema derecha. Un joven, que me encontré casualmente en el avión, me contó que estudia en la Universidad de Budapest y le llamaba la atención, al conocer otras universidades en Occidente, que en todas los jóvenes son de izquierdas, mientras que en Budapest la mayoría tiende a la derecha. Y esto es fruto del resentimiento, la incapacidad de superar el pasado. Es como una enfermedad que brota una y otra vez, igual que en Yugoslavia y Polonia. Es una señal muy significativa de que Europa todavía está lejos de estar unida; existen, como mínimo, dos Europas.

P. En su obra reelabora siempre experiencias vividas. ¿Por qué se opone al término "ficción autobiográfica"?

R. Porque todo es ficción, el ser humano es una ficción. Si contemplo mi vida, veo que me hago escritor cuando nada indicaba que lo fuera. No contaba con nada, no conocía nada, no tenía un proyecto, y los que emprendía eran completamente irreales, imposible vivir de ellos o verlos publicados en una sociedad como la de la Hungría comunista. Pero me atenía a esta ficción que me había inventado y llevaba una doble vida: una vida secreta, grandiosa y una vida muy estrecha en la superficie. Me decía entonces que vivía como un escritor inglés: me levanto, reflexiono, escribo algo; lo único que no hago es jugar al golf y al tenis y no conduzco un coche. Me atenía firmemente a esta ficción y así me convertí en una ficción. Lo que me permite escribir de mí mismo como de un extraño, como en Dossier K.: es un diálogo, aparentemente es un diálogo entre yo y mí mismo, pero poco a poco aparece una tercera persona que observa discutiendo a estos dos, controlando que, como en una partida de pimpón, intercambiamos correctamente la pelota. Un juego curioso.

P. La ficción está estrechamente relacionada con un tema muy recurrente en su obra: el concepto de la realidad, la realidad construida interiormente y la realidad en un sistema totalitario.

R. Yo creo que siempre vivía en la irrealidad, siempre fui una invención, hasta que me empezaron a doler las muelas. El dolor de muelas me hizo comprender que existía (risas) e iba al dentista. Pero, aparte de esto, me tomo las cosas alejándome de la realidad; no siempre puedo diferenciar los distintos niveles y menos cuando escribo. Me sorprendo a mí mismo con algunas frases. Cuando estuve trabajando en Yo, el otro, una frase fue muy importante para mí: "La libertad no se puede experimentar en el mismo lugar donde uno ha sido esclavo". Esto, simplemente, lo había escrito así, como una frase clara con un ritmo, y diez años más tarde se había convertido en una profecía. Fue mi verdad existencial: tenía que marcharme de allí.

P. ¿Es ésa la razón por la que vive ahora en Berlín?

R. Sí, así es. Durante cuarenta años yo no he tenido pasaporte. Ni siquiera podía viajar a un país vecino. Yo soy un hombre de la gran ciudad, me siento a gusto en un entorno extraño, me encanta estar rodeado de una lengua extranjera. Y vivía atado a mi tierra como un hombre de la Edad Media. Ésta es una de las razones por las que vivo aquí, aunque también me siento a gusto en Berlín. Es una ciudad interesante, liberal, abierta, donde vivo con más libertad y, sobre todo, no tan cargado de problemas que no me importan. No tengo que repetir como un loro mi fidelidad a Hungría o que soy escritor; ya no me tengo que ocupar de los problemas de mi país.

P. En su discurso del Premio Nobel señala que tal vez el lenguaje ya no sirva para "representar los procesos reales, los conceptos que en otros tiempos eran inequívocos". ¿Qué puede ofrecer el lenguaje al escritor del siglo XXI?

R. Ésa es la cuestión en la que hay que ahondar. En todos mis libros el lenguaje es diferente. Eso se manifiesta de forma muy marcada en Sin destino. La cuestión era ¿se puede crear un "lenguaje atonal"? Empleo este término musical para caracterizar un lenguaje que no posee tónica, no tiene tonalidad de do mayor o de si bemol menor, lo cual significa que no existe un consenso entre los seres humanos, que no hay una cultura válida; en otras palabras, los términos han cambiado por completo. Crear un lenguaje atonal suponía para mí desentenderme del todo de los significados originales de las palabras; todas las palabras han adquirido un contenido nuevo en la situación en la que tiene lugar mi historia. Este "lenguaje atonal" implicaba en Sin destino que la novela no debe narrar, una técnica en la que siempre hay un presente, pero nunca una narración. La manera en que se vive el presente, mediante momentos discontinuos, muestra el desgarramiento, lo inconcebible, el falso orden del mundo. Es una técnica que hay que variar en cada libro.

P. Su "lenguaje atonal" recuerda mucho el lenguaje de Kafka.

R. Kafka se publicó muy tarde en Hungría. El primer libro de relatos de Kafka lo pude leer alrededor de 1964. Tenía un diario de Kafka que pude comprar en Budapest en alemán, pero mi alemán entonces no era lo suficientemente bueno para leerlo sin dificultades. En realidad, Kafka no ha tenido tanta influencia en mí, lo cual fue una suerte para mí. No sé si hubiera podido escribir mi obra bajo la influencia de una cabeza tan excepcional y, sobre todo, un talento literario tan extraordinario. Su forma de representar pequeñas cosas, cómo describe a un hombre, es fantástico. En cambio, un libro que sí quería urgentemente leer, cuando trabajaba en Sin destino, del que me enteré por los periódicos húngaros que hablaban del proceso de Eichmann en Israel, porque trataba del mismo tema que me ocupaba a mí, la banalidad del mal, fue Eichmann en Jerusalén, de Hannah Arendt. Tampoco lo conseguí.

P. ¿Quiénes fueron sus maestros literarios cuando decidió ser escritor?

R. Sobre todo, Thomas Mann y Camus, dos puntos estelares completamente distintos; ellos fueron mis pilares. A Thomas Mann, gracias a Dios, lo leí relativamente pronto; en 1954 se publicó un libro de relatos con La muerte en Venecia, etcétera, y me hizo un gran efecto. Esa monotonía literaria del estalinismo, esas novelas soviéticas con su mala literatura: encontrarme, de repente, con un texto existencial fue grandioso. Después de 1956 leí El extranjero, de Camus. Eso lo he descrito en Dossier K.: ambos escritores acabaron conmigo, pero cuando resucité me sentía feliz de haberlos conocido.
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
Página 4 de 8