elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

LOS PLACERES PROHIBIDOS. Leer a Cernuda.


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Obras Literarias
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Abr 28, 2005 05:51    Asunto: Responder citando

leo..bastante nos trajo un poema que escribió:
Luis Cernuda
SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA


Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.


    
    
    
    


La generación del ´27 no sólo es regeneración de la lírica tradicional hispánica, sino que es también labor innovadora y rupturista, por no decir pionera en muchos ámbitos. Por ejemplo, con los poemas de Los Placeres Prohibidos, por vez primera en la literatura hispánica, y de algún modo -pese a Platón, Gide, Kavafis o Whitman- también en la universal, Cernuda dice claramente cosas nunca dichas antes sobre uno de los temas más fecundos de la literatura, el amor. Y esto Cernuda lo hace enlazando por un lado con tradiciones elitistas de las que hablaré en su momento y adscribiéndose, por otro lado, a la vanguardia surrealista, entonces en boga.

Poemario redactado en 1931 -plena República en España- cuando el poeta cuenta treinta años y acaba de llegar de Toulouse y de asimilar a los surrealistas franceses, Los Placeres Prohibidos, junto a Un Río, Un Amor, primero, y Donde Habite el Olvido, por último, conforma el estrato surrealista y madrileño de su obra general, agrupada bajo el epígrafe de La Realidad y el Deseo, cuya primera edición, en abril de 1936, es la primera edición de Los Placeres Prohibidos .

La realidad y el deseo es un angustioso juego de tensiones sumamente penetrantes entre la intimidad más profunda del poeta y entre la burguesía más intolerante dentro del contexto de la creación, lo que debería hacernos pensar en lo que, en prosa y en francés, eso sí, contó el premio Nobel André Gide. El deseo es una realidad potencial, susceptible de ser, para serlo en una realidad condenada al movimiento, mientras el deseo permanece inmóvil, o más o menos intenso, en su anhelo de materializarse. Es decir, el deseo es una surrealidad profundísima de los yoes, una realidad intimísima, oculta bajo la realidad superficial, por lo que esta espeleología universal del deseo y sus obstáculos para aflorar a la realidad hay que entenderla como Surrealismo. Si bien es un libro considerado surrealista, el surrealismo hispánico presenta particularidades no ortodoxas, además de distintos acentos ) Lorca, por ejemplo) En Cernuda, el surrealismo no es tanto de forma como de contenido: en su poesía hay coherencia de imágenes, bastante discretas, aunque a veces de una fuerza estremecedora, pero no es una escritura obviamente automática, sino esculpida y limada en una búsqueda de elegancia casi minimalista por la no estridencia que prescinde de lo accesorio. Ecos de J.R.J. y la poesía pura, además de Bécquer.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Abr 28, 2005 06:36    Asunto: Responder citando



Siguiendo con el comentario a Si EL Hombre Pudiera Decir....

En este poema, el deseo es deseo de liberarse, como indica la conjunción desiderativa si con que comienza el primer verso, Si el hombre pudiera decir....

Respecto a este primer verso, que también es título, es imposible no acordarse de un célebre endecasílabo de uno de los sonetos de Shakespeare: Yo soy el amor que calla su nombre. de donde, sin duda, parte Cernuda con Si el hombre pudiera decir lo que ama.


He aquí la primera pavorosa visión de la realidad que nos ofrece este poema: por un lado, hay -o había- un amor que no se puede expresar a sí mismo sino en el silencio, lo cual es una contradicción, porque el amor sólo puede ser la máxima forma de comunicación entre los seres. Por otro lado, de forma paralela a la interpretación meramente sociológica del verso, podemos entenderlo también desde un punto de vista que limita con lo místico, pues a la inefabilidad del amor es inherente un conflicto con el Logos de la Humanidad. Apurando las posibilidades, en este verso también resuenan ecos de la doctrina de la poesía pura, que pretende la máxima expresividad con el mínimo de recursos, buscando una palabra capaz de una comunicación absoluta que lo diga todo.

El tema del poema, por tanto, es filosófico: La liberación del ser como vía de conocimiento. (Reminiscencias de la Teoría de las Ideas de Platón)


Es un deseo de poder decirse a sí mismo sin ningún temor, nombrarse para ser, porque las cosas que no existen no tienen nombre, pero también deseo de romper el esquema del silencio impuesto injustamente. Deseo de sobreponerse por encima del cielo, que es como sobreponerse al dogma de la Iglesia y el Catolicismo. Y es ya donde llegamos a la primera referencia concreta a Kavafis: si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio. Nótese la la anáfora de si para buscar el ritmo. ( Kavafis, Murallas, Sin consideración sin piedad, sin recato / grandes y altas murallas entorno mío construyeron. )

La estructura de este poema parece estar dispuesta de forma claramente antagónica entre dos estrofas principales que se corresponden, primero, con un deseo, y segundo, con una realidad. Dos bloques de límites precisos.

Los últimos tres versos, por estar dirigidos a un Tú concreto pero anónimo y por tanto polivalente, deberíamos considerarlos aparte, como resultado de la tensión entre deseo y realidad de las dos estrofas anteriores, como producto del juego de fuerzas que culmina en la realidad autobiográfica de una lógica existencial. Además del indudable tono shakespeariano sobre el Ser, hay que constatar que esos últimos versos son la fuente de el final de un poema que Aleixandre escribe al final de su carrera, precisamente cuatro años después de la muerte de Cernuda. Me refiero al poema Si alguien me hubiera dicho, del libro Poemas de la Consumación, en el que Aleixandre escribe (...)Si tú me hubieras dicho/ Te conocí y he muerto. (...) Además del título, y del contenido de este poema, es obvia la correspondencia que estos versos de Aleixandre mantienen con (...) si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.(...)


La división interna en dos grandes masas de materia lírica no viene dada por un cambio de tiempo verbal, como suele ser tradicional. Desde la mitad de la primera estrofa, o núcleo temático del deseo, se utiliza el mismo tiempo verbal que domina por completo el segundo bloque, el de la realidad: el presente de indicativo. Deseo y realidad confundidos en sí mismos por la acción.

Puesto que el poema presenta una versificación ajena a la métrica tradicional, el ritmo de estos versos viene dado, por ejemplo, por el uso de diversas construcciones sintácticas, como la anáfora de la conjunción si al principio del poema .Anáforas también encontramos en el verso que dice (...) la única libertad que me exalta / la única libertad por que muero. (...) o en los últimos, al decir (...) si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero (...), donde además hay quiasmo, o a través de las comparaciones como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban (…) como leños perdidos que el mar anega o levanta (...) También es de notar la perfecta plurimembración de y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu.
Es notoria la abundancia de sustantivos, tanto abstractos como concretos, aunque de entre todos destaca el uso repetititivo de la palabra Libertad y algunos adverbios que se derivan de ella. Por el contrario, los adjetivos apenas aparecen.

Desde el punto de vista semántico encontramos una contundente metáfora, para saludar la verdad erguida en medio, en la cual hay, además, personificación, pues los conceptos abstractos ni contestan a los saludos ni se yerguen. En esta imagen, erguida en medio, hay cierta connotación falocéntrica, por lo demás bastante habituales en Los Placeres Prohibidos, como cuando dice La angustia se abre paso por los huesos, remonta por las venas hasta abrirse en la piel surtidores de sueño, etc.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie May 31, 2006 19:23    Asunto: Responder citando

Sería interesante sacar a relucir que estos versos genararían, muchas décadas después, versos de otro grande entre los grandes, V. Aleixandre, parte de cuyos poemas sólo pueden entenderse si se ha leído primero Los Placeres Prohibidos. Puedo demostrarlo.
Volver arriba
Dunia
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 05 Jun 2006
Mensajes: 57

MensajePublicado: Lun Jun 05, 2006 16:11    Asunto: Responder citando

Acabo de descubrir este foro y me encuentro con un post sobre uno de los libros de poesía que más me han fascinado y que más veces he leído. Veo que en este foro hay mucho nivel, espero estar a la altura Wink

Saludos y disculpadme por salirme del tema.
Volver arriba
manuel sebastian
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 12 Jun 2006
Mensajes: 1

MensajePublicado: Lun Jun 12, 2006 22:00    Asunto: Responder citando

ES QUE NECESITO PARA UNA TAREA SABER ¿CUAL ES LA PERDIDA QUE TIENE EL AMOR EN EL POEMA 'DIRÉ CÓMO NACISTEIS ' ?
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mar Jun 13, 2006 04:57    Asunto: Responder citando

Diré cómo nacisteis, placeres prohibidos,
Como nace un deseo sobre torres de espanto,
Amenazadores barrotes, hiel descolorida,
Noche petrificada a fuerza de puños,
Ante todos, incluso el más rebelde,
Apto solamente en la vida sin muros.

Corazas infranqueables, lanzas o puñales,
Todo es bueno si deforma un cuerpo;
Tu deseo es beber esas hojas lascivas
O dormir en esa agua acariciadora.
No importa;
Ya declaran tu espíritu impuro.

No importa la pureza, los dones que un destino
Levantó hacia las aves con manos imperecederas;
No importa la juventud, sueño más que hombre,
La sonrisa tan noble, playa de seda bajo la tempestad
De un régimen caído.

Placeres prohibidos, planetas terrenales,
Miembros de mármol con sabor de estío,
Jugo de esponjas abandonadas por el mar,
Flores de hierro, resonantes como el pecho de un hombre.

Soledades altivas, coronas derribadas,
Libertades memorables, manto de juventudes;
Quien insulta esos frutos, tinieblas en la lengua,
Es vil como un rey, como sombra de rey
Arrastrándose a los pies de la tierra
Para conseguir un trozo de vida.

No sabía los límites impuestos,
Límites de metal o papel,
Ya que el azar le hizo abrir los ojos bajo una luz tan alta,
Adonde no llegan realidades vacías,
Leyes hediondas, códigos, ratas de paisajes derruidos.

Extender entonces una mano
Es hallar una montaña que prohíbe,
Un bosque impenetrable que niega,
Un mar que traga adolescentes rebeldes.

Pero si la ira, el ultraje, el oprobio y la muerte,
Ávidos dientes sin carne todavía,
Amenazan abriendo sus torrentes,
De otro lado vosotros, placeres prohibidos,
Bronce de orgullo, blasfemia que nada precipita,
Tendéis en una mano el misterio.
Sabor que ninguna amargura corrompe,
Cielos, cielos relampagueantes que aniquilan.

Abajo, estatuas anónimas,
Sombras de sombras, miseria, preceptos de niebla;
Una chispa de aquellos placeres
Brilla en la hora vengativa.
Su fulgor puede destruir vuestro mundo.
Volver arriba
Ángel Badalament
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 02 Jun 2005
Mensajes: 4509
Ubicación: Bilbao

MensajePublicado: Sab Jul 01, 2006 08:07    Asunto: Responder citando

En primer lugar, antes que nada, felicitaciones a todo los participantes en este foro (y especialmente a su inaugurador y principal sostenedor, Dellwood) que han dado una lección de lo que es el conocimiento amoroso y literario de la poesía de un autor amalgamando ambos extremos con precisión, sin pedantería, y de una manera amable y pedagógica. Ha sido un placer leerlo entero con Cernuda entre las manos, siguiendo vuestras huellas.

No me cabe duda, Dellwood, que Vicente Aleixandre, uno de los poetas más extraños, extravagantes, elegantes y buen vecino de Juan Ramón Jimenez (cuya sombra, a Dios gracias, cada día se agranda más) del 27, se vio influenciado por Cernuda y Lorca de un modo definitivo; sin embargo, el poeta sevillano abandona pronto las cuadras del surrealismo, casi desde "Donde habite el olvido" para caminar por una senda propia de despojamiento y lenguaje sencillo, coloquial, que culmina en su último libro, muy expresivo y para mí una de las cumbres amargas de la poesía española que anticipa la literatura rupturista, endiablada y mefítica de un Juan Goytisolo por ejemplo, con esa negación brutal, esa flecha envenenada hacia la mater hispania que ha abandonado, como denunciaba ya la poesía modernista catalana, a sus hijos. En esto se diferencia de Aleixandre. "Desolación de la quimera", donde se cierra el ciclo amoroso cernudiano con un desengaño total fruto de la vejez y los estragos del vivir ("El oficio de vivir", que dijo Pavese) a sotavento de la moral oficial (Cernuda, recuerdo, fue defenestrado por causas morales hasta en el encuentro literario de escritores por la República que tuvo lugar en Valencia en 1937), es la mejor culminación posible para un autor que comenzó cantando a la primavera del amor de un modo becqueriano, garcilasiano, italianizante, bebiendo también de los autores franceses parnasianos, y acabó viviendo más allá del tiempo del amor sin poder regresar a él (y así se lo exige a sus paisanos en el penúltimo verso de "A sus paisanos" hasta que concluye con un rotundo aldabonazo: "imposible".) en una demostración palpable, rendida, de que entre la realidad y el deseo, la realidad (concepto que influirá mucho a jaime Gil de Biedma, uno de sus discípulos más aventajados en esa lucha agónica entre la pasión y el tiempo que se decanta a favor de este último le pese al poeta o no, y Biedma dirá que "envejecr, morir,/ es el único argumento de la obra") es un ente triunfante siempre, algo que suena a "Hamlet" también

Lo que más me fascina de Cernuda, de todos modos, no es su capacidad sincretista de unir la tradición de la poesía castellana en expresiones y modos románticos que se sublima con Bécquer (una expresión muy particular, por cierto, del romanticismo alemán) con la poesía francesa decimonónica que trae la "absoluta modernidad" y libertad de un Rimbaud presurrealista, sino, al contrario que el joven poeta francés renegado de la literatura, su capacidad de trazar un corpus coherente, temático, en torno a la búsqueda desesperada de una estética y una ética del alma, el cuerpo y la lascivia desde sus primeros poemas hasta el final, donde se sigue un argumento biográfico, cierto, pero también diegético: los trastornos del amor, el tránsito del amor de juventud, pasional, arrebatadoramente romántico, al amor maduro, erótico ("Los placeres prohibidos"), y la definitiva pérdida del eros que, sin perplejidad, es visto como una tortura por la pérdida de la belleza original pero como un descanso para los humores del alma. Algo que Luis Buñuel, por ejemplo, no podría dejar de comapartir, y así lo dejó escrito desvelando la vena de su compañero literario de generación.

Sin duda, junto a su mentor y amigo Pedro Salinas )ambos parecidos y radicalmente distintos, Cernuda nunca alcanzará el lirismo optimista y simbolista, casi freudiano a través de la represión, de Salinas que en Cernuda deriva enseguida en desasoiego a través de la constatación de esa "realidad" que le enfrenta permanentemente al deseo, la imposibilidad de materializar y consumar el amor idelizado) uno de los poetas más honestamente románticos, sin vergüenza, del 27 y, en sus hijos pródigos que han dado luengos frutos hasta en la música incluso (ver el caso de Aute sin ir más lejos), uno de los poetas españoles que más ha influido en la evolución de la poesía patria en castellano a través de sus sucesores de la generación del l50, como hemos visto. A diferencia de su querido Lorca, poeta tan personal y exclusivo que se agota en sí mismo, pese a que "Poeta en Nueva Yok" parece ser el viejo motor que, dicen, impulsa la pretendida renovada y "actual" poesía española con fantoches como Javier Almuzara a la cabeza. Se creerán muy modernos y nos retrotraen a 1930, para regocijo de estos grandes creadores de mundos interiores proyectados al exterior.

Saludos, mis felicitaciones, mis genuflexiones, lo que haga falta. Un inmenso placer.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Ago 23, 2006 07:46    Asunto: Responder citando

Ángel Badalament escribió:


No me cabe duda, Dellwood, que Vicente Aleixandre, uno de los poetas más extraños, extravagantes, elegantes y buen vecino de Juan Ramón Jimenez, se vio influenciado por Cernuda y Lorca de un modo definitivo; sin embargo, el poeta sevillano abandona pronto las cuadras del surrealismo,.



Yo no hablo de influencia, que la hay. Cernuda es posiblemente el poeta que más ha influenciado, directa e indirectamente, a todos los que cantaron durante el S. XX en lengua española. Pero no hablo de eso.

Hablo de

Cita:
Sería interesante sacar a relucir que estos versos genararían, muchas décadas después, versos de otro grande entre los grandes, V. Aleixandre, parte de cuyos poemas sólo pueden entenderse si se ha leído primero Los Placeres Prohibidos. Puedo demostrarlo.


Hablo de por ejemplo, lo siguiente:

Cernuda escribe

Cita:
Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

1931



Y Aleixandre, en el cincuenta y muchos, como dialogando con quien ya había muerto....


Cita:
Si alguna vez pudieras
haberme dicho lo que no dijiste.

(...)


Si tu me hubieras dicho
Te conoc'i y he muerto.

..................................


O por ejemplo, Cernuda escribió

Cita:
No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Auque sólo sea una esperanza
porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.

........................

Y Aleixandre, en el Moribundo, escribe

Cita:
El decía palabras.
Quiero decir palabras, todavía palabras....


Y sólo son unos ejemplos de los muchos que se pueden encontrar. Una gran parte de los versos de Aleixandre hacen referencia a Cernuda mismo, a lo que Cernuda DIJO.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Ago 23, 2006 08:23    Asunto: Responder citando

El amor que no se atreve a decir su nombre. W. Shakespeare. Sonetos.


Oscar Wilde, en su famoso juicio:
"El amor que no se atreve a decir su nombre, en este país, es como el afecto de un viejo a un joven, así como fue el amor entre David y Jonathan y tal como lo pueden encontrar en los sonetos de Miguel Angel o Shakespeare. Este profundo y espiritual afecto es tan puro que es perfecto...es hermoso, es delicado, es la forma más noble de afecto. No hay nada sobrenatural en esto y, repito, existe entre un hombre mayor y uno joven, donde el mayor tiene el intelecto y el joven tiene toda la energía, esperanza y glamour de la vida por delante. Esto debe ser así y el mundo no lo entiende."
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Sep 09, 2006 19:59    Asunto: Responder citando

Los placeres prohibidos
no tienen en Cernunda un mundo
perfectamente acotado
en las aristas físicas de ese libro,
sino que aparecen
en otros poemas de otros libros,
utilizando el mismo sintagma
para que no haya la menor duda.
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Obras Literarias Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 3 de 7