elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

LOS PLACERES PROHIBIDOS. Leer a Cernuda.


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Obras Literarias
Autor Mensaje
meritxell
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 04 Nov 2006
Mensajes: 351

MensajePublicado: Jue Ene 04, 2007 13:34    Asunto: Responder citando

EStoy segura que no, he leido Ocnos y me gustó mucho.
Gracias por exponer todo lo que has puesto, ha sido un placer leerlo además en la forma que está escrito.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Jue Feb 08, 2007 03:18    Asunto: Responder citando

Pues me alegro de que lo encuentres interesante y agradable.
Volver arriba
federoco
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 20 Oct 2004
Mensajes: 7716
Ubicación: Galicia

MensajePublicado: Jue Feb 08, 2007 04:20    Asunto: Responder citando

DESPEDIDA

Luis Cernuda (1902 - 1963)

Muchachos
que nunca fuisteis compañeros de mi vida,
adiós.
El tiempo de una vida nos separa
infranqueable:
a un lado la juventud libre y risueña;
a otro la vejez humillante e inhóspita.

De joven no sabía
ver la hermosura, codiciarla, poseerla;
de viejo la he aprendido
y veo a la hermosura, mas la codicio inútilmente.
Mano de viejo mancha
el cuerpo juvenil si intenta acariciarlo.
Con solitaria dignidad el viejo debe
pasar de largo junto a la tentación tardía.
Frescos y codiciables son los labios besados,
labios nunca besados más codiciables y frescos
aparacen.
¿Qué remedio, amigos? ¿Qué remedio?
Bien lo sé:
no lo hay.

Qué dulce hubiera sido
en vuestra compañía vivir un tiempo:
bañarse juntos en aguas de una playa caliente,
compartir bebida y alimento en una mesa.
Sonreír, conversar, pasearse
mirando cerca, en vuestros ojos, esa luz y esa música.
Seguid, seguid así, tan descuidadamente,
atrayendo al amor, atrayendo al deseo.
No cuidéis de la herida que la hermosura vuestra y
vuestra gracia abren
en este transeúnte inmune en apariencia a ellas.
Adiós, adiós, compañeros imposibles,
que ya tan sólo aprendo
a morir, deseando
veros de nuevo, hermosos igualmente
en alguna otra vida.



Desolación de la quimera. 1963.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Jue Feb 08, 2007 09:38    Asunto: Responder citando

Bueno, el foro trata sobre un libro en concreto, Los Placeres Prohibidos, pero la voz de Cernuda es tanta que es una delicia absoluta leer cualquiera de sus poemas.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Vie Sep 14, 2007 13:44    Asunto: Responder citando

Cita:
SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.


Cita:
Murallas, Konstantinos Kavaphis


Sin consideración, sin piedad, sin recato
grandes y altas murallas en torno mío construyeron.
Y ahora estoy aquí y me desespero.
Otra cosa no pienso: mi espíritu devora este destino;
porque afuera muchas cosas tenia yo que hacer.
Ah cuando los muros construían cómo no estuve atento.
Pero nunca escuché ruido ni rumor de constructores.
Imperceptiblemente fuera del mundo me encerraron.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Mar Sep 18, 2007 05:23    Asunto: Responder citando

Cita:
JARDÍN ANTIGUO
Ir de nuevo al jardín cerrado,
que tras los arcos de la tapia,
entre magnolios, limoneros,
guarda el encanto de las aguas.
Oír de nuevo en el silencio,
vivo de trinos y de hojas,
el susurro tibio del aire
donde las almas viejas flotan.
Ver otra vez el cielo hondo
a lo lejos, la torre esbelta
tal flor de luz sobre las palmas:
las cosas todas siempre bellas.
Sentir otra vez, como entonces,
la espina aguda del deseo,
mientras la juventud pasada
vuelve. Sueño de un dios sin tiempo.

Londres, 1939



Poema escrito para el pintor Gregorio Prieto, con quien el poeta convivió en el Reino UNido durante cuatro años de exilio, hasta que Cernuda marcha a N. Y. Otro de los poemas que le dedicó:

Cita:
Los lugares idénticos parecen,
las cosas como antes,
más él no está, ni la luz, ni las hojas,
y en esta calma hacia el final de año,
llevas la soledad por toda compañía.

Es grato errar afuera,
ir con tu sombra, recordando
lo pasado tan cerca en lo presente,
crecida y su flor sin tiempo.
¿ Es esta soledad si así está llena?

El mediodia ahora, con su cielo
que se acerca velado
al río de aguas ciegas,
vuelve hacia ti la historia,
íntimo y silencioso como un libro.

En su sosiego crees
que una forma ligera se encamina
dulcemente a tu lado,
como el amigo aquel, cuando las hojas
y la luz, luego idas con él mismo.

Le llamas ido, y no semeja
su vida, transcurriendo a la distancia,
espectro de la mente hoy,
sino vida en la tuya, entre estas cosas
que le vieron contigo.

Negado a tu deseo, hallas entonces,
que si tocas tu mano es como su mano,
que si miran tus ojos con sus ojos,
y tu amor en ti mismo
tiene cuando le dio y en él perdiera.

No le busques afuera. El ya no puede
ser distinto de ti, ni tú tampoco
ser distinto de él: unidos vaís,
formando un solo ser de dos impulsos,
como al pájaro solo hacen dos alas.


Gregorio Prieto hizo veintitrés retratos de Cernuda. POr ejemplo:



Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Mar Oct 16, 2007 06:36    Asunto: Responder citando

DELLWOOD escribió:
Ángel Badalament escribió:


No me cabe duda, Dellwood, que Vicente Aleixandre, uno de los poetas más extraños, extravagantes, elegantes y buen vecino de Juan Ramón Jimenez, se vio influenciado por Cernuda y Lorca de un modo definitivo; sin embargo, el poeta sevillano abandona pronto las cuadras del surrealismo,.



Yo no hablo de influencia, que la hay. Cernuda es posiblemente el poeta que más ha influenciado, directa e indirectamente, a todos los que cantaron durante el S. XX en lengua española. Pero no hablo de eso.

Hablo de

Cita:
Sería interesante sacar a relucir que estos versos genararían, muchas décadas después, versos de otro grande entre los grandes, V. Aleixandre, parte de cuyos poemas sólo pueden entenderse si se ha leído primero Los Placeres Prohibidos. Puedo demostrarlo.


Hablo de por ejemplo, lo siguiente:

Cernuda escribe

Cita:
Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

1931



Y Aleixandre, en el cincuenta y muchos, como dialogando con quien ya había muerto....


Cita:
Si alguna vez pudieras
haberme dicho lo que no dijiste.

(...)


Si tu me hubieras dicho
Te conoc'i y he muerto.

..................................


O por ejemplo, Cernuda escribió

Cita:
No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe
,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Auque sólo sea una esperanza
porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.

........................

Y Aleixandre, en el Moribundo, escribe

Cita:
El decía palabras.
Quiero decir palabras, todavía palabras....


Y sólo son unos ejemplos de los muchos que se pueden encontrar. Una gran parte de los versos de Aleixandre hacen referencia a Cernuda mismo, a lo que Cernuda DIJO.



Retomo este mensaje para aclarar que la ya mencionada relación entre Cernuda y Aleixandre y Lorca y sus vasos comunicantes, tiene en Lorca esta versión:

Poema Doble del Lago Edén, de Poeta en N.Y.

Cita:
No, no. Yo no pregunto, yo deseo.




....................

Aprovecho para traer el poema completo de Lorca, porque en su totalidad también huele a Cernuda.

Era mi voz antigua
ignorante de los densos jugos amargos.
La adivino lamiendo mis pies
bajo los frágiles helechos mojados.

¡Ay voz antigua de mi amor,
ay voz de mi verdad,
ay voz de mi abierto costado,
cuando todas las rosas manaban de mi lengua
y el césped no conocía la impasible dentadura del caballo!

Estás aquí bebiendo mi sangre,
bebiendo mi humor de niño pesado,
mientras mis ojos se quiebran en el viento
con el aluminio y las voces de los borrachos.

Déjame pasar la puerta
donde Eva come hormigas
y Adán fecunda peces deslumbrados.
Déjame pasar, hombrecillo de los cuernos,
al bosque de los desperezos
y los alegrísimos saltos.

Yo sé el uso más secreto
que tiene un viejo alfiler oxidado
y sé del horror de unos ojos despiertos
sobre la superficie concreta del plato.

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!

Esos perros marinos se persiguen
y el viento acecha troncos descuidados.
¡Oh voz antigua, quema con tu lengua
esta voz de hojalata y de talco!

Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.

Quiero llorar diciendo mi nombre,
rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,
para decir mi verdad de hombre de sangre
matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.

No, no, yo no pregunto, yo deseo,
voz mía libertada que me lames las manos.
En el laberinto de biombos es mi desnudo el que recibe
la luna de castigo y el reloj encenizado.

Así hablaba yo.
Así hablaba yo cuando Saturno detuvo los trenes
y la bruma y el Sueño y la Muerte me estaban buscando.
Me estaban buscando
allí donde mugen las vacas que tienen patitas de paje
y allí donde flota mi cuerpo entre los equilibrios contrarios.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Mie May 21, 2008 07:09    Asunto: Responder citando

Una foto nueva en la red.

Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Mie May 21, 2008 07:22    Asunto: Responder citando

El siguiente poema no es de Los PLaceres Prohibidos. Pero como sabemos, Cernuda, en derterminado momento de su vida literaria, ya no pensaba en términos de libros para su obra, que él designó bajo el epígrafe global de La realidad y el Deseo.


BIRDS ON THE NIGHT
El gobierno francés, ¿o fue el gobierno inglés?, puso una lápida
En esa casa de 8 Great College Street, Camden Town, Londres,
Adonde en una habitación Rimbaud y Verlaine, rara pareja,
Vivieron, bebieron, trabajaron, fornicaron,
Durante algunas breves semanas tormentosas.
Al acto inaugural asistieron sin duda embajador y alcalde,
Todos aquellos que fueran enemigos de Verlaine y Rimbaud cuando vivían.

La casa es triste y pobre, como el barrio,
Con la tristeza sórdida que va con lo que es pobre,
No la tristeza funeral de lo que es rico sin espíritu.
Cuando la tarde cae, como en el tiempo de ellos,
Sobre su acera, húmedo y gris el aire, un organillo
Suena, y los vecinos, de vuelta del trabajo,
Bailan unos, los jóvenes, los otros van a la taberna.

Corta fue la amistad singular de Verlaine el borracho
Y de Rimbaud el golfo, querellándose largamente.
Mas podemos pensar que acaso un buen instante
Hubo para los dos, al menos si recordaba cada uno
Que dejaron atrás la madre inaguantable y la aburrida esposa.
Pero la libertad no es de este mundo, y los libertos,
En ruptura con todo, tuvieron que pagarla a precio alto.

Sí, estuvieron ahí, la lápida lo dice, tras el muro,
Presos de su destino: la amistad imposible, la amargura
De la separación, el escándalo luego; y para éste
El proceso, la cárcel por dos años, gracias a sus costumbres
Que sociedad y ley condenan, hoy al menos; para aquél a solas
Errar desde un rincón a otro de la tierra,
Huyendo a nuestro mundo y su progreso renombrado.

El silencio del uno y la locuacidad banal del otro
Se compensaron. Rimbaud rechazó la mano que oprimía
Su vida; Verlaine la besa, aceptando su castigo.
Uno arrastra en el cinto el oro que ha ganado; el otro
Lo malgasta en ajenjo y mujerzuelas. Pero ambos
En entredicho siempre de las autoridades, de la gente
Que con trabajo ajeno se enriquece y triunfa.

Entonces hasta la negra prostituta tenía derecho de insultarles;
Hoy, como el tiempo ha pasado, como pasa en el mundo,
Vida al margen de todo, sodomía, borrachera, versos escarnecidos,
Ya no importan en ellos, y Francia usa de ambos nombres y ambas obras
Para mayor gloria de Francia y su arte lógico.
Sus actos y sus pasos se investigan, dando al público
Detalles íntimos de sus vidas. Nadie se asusta ahora, ni protesta.

"¿Verlaine? Vaya, amigo mío, un sátiro, un verdadero sátiro.
Cuando de la mujer se trata; bien normal era el hombre,
Igual que usted y que yo. ¿Rimbaud? Católico sincero, como está demostrado."
Y se recitan trozos del “Barco Ebrio” y del soneto a las “Vocales”.
Mas de Verlaine no se recita nada, porque no está de moda
Como el otro, del que se lanzan textos falsos en edición de lujo;
Poetas mozos de todos los países hablan mucho de él en sus provincias.

¿Oyen los muertos lo que los vivos dicen luego de ellos?
Ojalá nada oigan: ha de ser un alivio ese silencio interminable
Para aquellos que vivieron por la palabra y murieron por ella,
Como Rimbaud y Verlaine. Pero el silencio allá no evita
Acá la farsa elogiosa repugnante. Alguna vez deseó uno
Que la humanidad tuviese una sola cabeza, para así cortársela.
Tal vez exageraba: si fuera sólo una cucaracha, y aplastarla.
La casa es triste y pobre, como el barrio,
Con la tristeza sórdida que va con lo que es pobre,
No la tristeza funeral de lo que es rico sin espíritu.
Cuando la tarde cae, como en el tiempo de ellos,
Sobre su acera, húmedo y gris el aire, un organillo
Suena, y los vecinos, de vuelta del trabajo,
Bailan unos, los jóvenes, los otros van a la taberna.

Corta fue la amistad singular de Verlaine el borracho
Y de Rimbaud el golfo, querellándose largamente.
Mas podemos pensar que acaso un buen instante
Hubo para los dos, al menos si recordaba cada uno
Que dejaron atrás la madre inaguantable y la aburrida esposa.
Pero la libertad no es de este mundo, y los libertos,
En ruptura con todo, tuvieron que pagarla a precio alto.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15237

MensajePublicado: Mie May 21, 2008 07:37    Asunto: Responder citando

Por cierto, hay una reciente versión facsímil de Los Placeres Prohibidos.

Este volumen da a conocer, por primera vez de forma completa, los manuscritos del texto original de Los placeres prohibidos tal como se conservan hoy en los archivos del escritor. Se reproducen en forma facsimilar, las dos versiones del texto que existen: la mecanografiada y la autógrafa, copia esta última de la que han desaparecido bastantes originales cuyo paradero se desconoce. En cualquier caso, las anotaciones y correcciones de mano del autor que aparecen en ella la hacen especialmente interesante. Los textos de ambos documentos están sin puntuar, lo que les otorga un mayor grado de cercanía a las técnicas de automatización practicadas por el surrealismo. Un aspecto de gran interés que no es posible apreciar en la obra definitiva, pues Cernuda los corrigió antes de su publicación.

Los manuscritos publicados proceden de dos fuentes distintas: el archivo de José Luis Cano conservado en el Centro Cultural Generación del 27 (Málaga), y el legado de Cernuda recientemente depositados en los fondos documentales de la Residencia de Estudiantes. Al acuerdo entre ambos centros obedece la realización del volumen.

FACSÍMILES.LUIS CERNUDA
LOS PLACERES PROHIBIDOS
Luis Cernuda; Centro Cultural de la Generación del 27 (Residencia de Estudiantes - Publicaciones)
Edición de Francisco Chica.
Coedición con el Centro Cultural de la Generación del 27.
Incluye la reproducción de la versión original del texto y de manuscrito
Precio:30 € ($47,21)
Idioma: Español
ISBN: 8477855978. ISBN-13: 9788477855972
Volver arriba
Foros
Publicidad


Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Obras Literarias Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 5 de 7