elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

El origen de la vida



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El templo de Clío
Autor Mensaje
DrVT
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 08 Mar 2003
Mensajes: 948
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Vie Feb 18, 2005 15:57    Asunto: El origen de la vida Responder citando

Voy a postear una serie de artículos que describen lo que hoy en día se sabe sobre los hechos que condujeron posteriormente a la aparición del Hombre sobre nuestro planeta.

Los tortuosos inicios

Faltan 3.000 millones de años para que aparezca el hombre sobre la Tierra. Un mar en continuo movimiento y profundamente azul, marcado por ocasionales espumas iridiscentes, cubre cerca de dos tercios del planeta. El tercio restante lo forma un único y gigantesco continente de rocas negruzcas en las que relucen aquí y allá algunas manchas de brillantes minerales. En su mayor parte, la roca aparece lisa y desnuda, pero en algunas zonas se alzan hileras de montañas de escasa elevación que se extienden a lo largo de miles de kilómetros; escarpados surcos cruzan, además, la rocosa llanura.

Esta desagradable planicie se halla en continua agitación. Por doquier aparecen conos y fisuras volcánicas que arrojan cenizas y vapor, o chorros rojizos de ríos de lava que se endurecen pronto en la oscuridad. El clima, uniformemente tropical y húmedo, se caracteriza por nieblas locales, nubes espesas, lluvias y tormentas eléctricas. Los vientos y las olas barren y arrasan la tierra; los extensos charcos dejados por las lluvias se vuelven parduscos al deshacerse los erosionados fragmentos de las rocas que, á su vez, se van convirtiendo en arena. Un ocasional visitante, procedente del espacio, hubiera podido oír una interminable confusión de sonidos: el silbido del aire en movimiento y el rugir de las tormentas, el chasquido de las olas y las mareas, ruidos sordos, crujidos y explosiones de la tierra al calentarse y enfriarse con el cíclico devenir de los días y las noches.

Lo que un visitante no podría oír ni ver sería signo alguno de vida sobre el planeta. El opaco mar carecía de vida; la tierra no mostraba traza alguna de vegetación. La atmósfera no contenía oxígeno respirable; consistía principalmente en vapor de agua, y los gases incoloros nitrógeno, hidrógeno y bióxido de carbono. Estos elementos químicos se disolvían y burbujeaban en las aguas de los charcos y mares.

Una despiadada corriente de radiaciones ultravioletas, enemigas de la vida, se derramaba sobre la Tierra procedente del Sol. En tales condiciones ambientales, ninguna de las formas elevadas de vida, que más tarde poblarían el planeta, hubiera podido sobrevivir ni un instante. Sin embargo, para un viajero del espacio que visitara a este planeta hostil, esa misma hostilidad habría significado una promesa de vida futura. En efecto, el desorden de la Tierra primigenia, por extraño que parezca, era un requisito previo a la aparición de la vida. Esta surgiría en tres etapas, y en cada etapa la Tierra sufriría una transformación que tendría por resultado final el mundo en el que los hombres vivirían.


Durante unos 1.000 millones de años, a partir del mismo nacimiento del planeta, los constituyentes físicos de la vida se habían ido acumulando en la atmósfera y en las aguas. Ahora, en el cálido mar primigenio, la verdadera vida se hallaba a punto de surgir. Permanecería en el mar durante más de dos mil millones de años, cambiando constantemente sus formas, tamaños y funciones. Desde el principio, los cambios progresarían inexorablemente desde lo más simple y primitivo hasta la misteriosa complejidad del hombre, siguiendo un axioma formulado por el genetista Theodosius Dobzhansky: "La vida tiende a propagarse y utiliza todas las oportunidades para manifestarse, no importa las tortuosas y estrechas que éstas puedan parecernos."
La oportunidad para que se originase la vida, que existía en la Tierra hace 3.500 millones de años, no podía ser mas difícil y escasa, pero existía.

Entre los componentes que formaban la ponzoñosa mixtura del medio ambiente original de la Tierra existían los siguientes elementos: carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, elementos básicos que forman parte de los seres vivos. En un laboratorio moderno, los cuatro productos químicos que llenaban la atmósfera de la Tierra primitiva y los mares -agua, hidrógeno, nitrógeno y bióxido de carbono- pueden ser manipulados de modo que sus elementos constitutivos produzcan los materiales orgánicos de la vida. El experimento es sorprendentemente sencillo: basta con someter la mezcla al calor y exponerla a alguna forma de energía (electricidad o radiación). Se trata de un experimento que debió producirse un incontable número de veces en la Tierra durante los primeros 1.000 millones de años (nunca es poco el tiempo que dediquemos a reflexionar y hacernos una idea de cuánto pueden ser 1000.000.000 de años). La electricidad se hallaba en los relámpagos que caían del cielo; había radiaciones en las oleadas de rayos ultravioletas que procedían del Sol, y había calor en los terribles volcanes en erupción en cualquier parte de la corteza terrestre.

Gradualmente, la energía de la Tierra primitiva y los materiales básicos de la vida debieron de haber creado la sustancia. de la que está hecha la vida -especialmente los elementos orgánicos compuestos denominados aminoácidos que constituyen los bloques constructivos de las proteínas y también el ADN, el portador de los patrones hereditarios de todos los seres vivos. El mar, especialmente, se enriqueció con este tipo de materiales; las investigaciones modernas confirman que el mar primigenio era una especie de liquido orgánico. Y fue precisamente en el mar donde sucedió el siguiente paso, en un decisivo punto de inflexión que se produjo hace unos tres mil quinientos millones de años. Hasta aquel momento los materiales básicos para la vida se habían ido acumulando, pero todavía no existía vida propiamente dicha; luego, la gran potencia de la energía natural hizo que algunos de los materiales existentes se unieran en nuevas y todavía más complejas sustancias. Algunas de esas sustancias poseían una asombrosa capacidad: se podían reproducir por sí mismas. De los materiales básicos existentes en tomo a ellas podían obtener sustancias iguales a las que las constituían y proliferar gracias a ello. Estos fueron los primeros organismos vivientes que existieron sobre la tierra.

Se sabe muy poco acerca de estos organismos primitivos. Deben de haber sido microscópicos, y tal vez se pareciesen a los modernos virus, bacterias y hongos.

Pudieron haber vivido sin respirar oxígeno, puesto que no existía oxígeno libre sobre la tierra; en vez de ello, debieron conseguir la energía que les sostenía mediante la descomposición de los materiales que constituían el liquido orgánico, a través de la acción química denominada fermentación, un proceso empleado todavía actualmente por algunas bacterias y hongos. Pero puesto que estas primeras cosas vivientes se alimentaban de los mismos materiales orgánicos que las habían originado, hubiesen acabado finalmente por agotar el líquido orgánico del mar. Esta era la fatal corriente que conducía la vida original de la tierra hacia un callejón sin salida, según señala el ecólogo Bany Cosnmoner: "La vida hubiera destruido las condiciones de su propia supervivencia."

sigue
Volver arriba
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13831
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Vie Feb 18, 2005 16:14    Asunto: Responder citando

Muy interesante, DrVT! la Historia Natural también puede tener cabida en este foro, claro que sí... Smile
Volver arriba
DrVT
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 08 Mar 2003
Mensajes: 948
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Sab Feb 19, 2005 12:23    Asunto: Responder citando

Gracias, Nazgul. Continuamos, entonces.

................

Hace unos 3.000 millones de años, se produjo un segundo punto de inflexión, una segunda oportunidad para la vida. Durante el proceso de fermentación se pierde un producto importante: el anhídrido carbónico, esas burbujas de gas que alegran una bebida fermentada, como la cerveza o el champagne. Este producto desperdiciado se convirtió en el punto de inflexión de nuevas formas de vida que contenían la sustancia denominada clorofila. La clorofila hizo posible el proceso denominado fotosíntesis; esto es, convertir el anhídrido carbónico, el agua y la luz del sol y en azúcar, que, a su vez, se convertía en alimento para la clorofila que contenía formas de vida. Estas formas, liberadas de la dependencia de las moléculas preexistentes del liquido orgánico, florecieron sobremanera, convirtiéndose lentamente en los variadísimos miembros del reino vegetal, y lo que es aún más importante, ellas a su vez produjeron una tercera oportunidad para la vida sobre la tierra.

La fotosíntesis, como la fermentación, tiene un producto de desperdicio característico, el oxígeno, el cual a lo largo de un período de 1.000 millones de años se filtró por las aguas, en las cuales crecieron las primeras plantas. El oxígeno era letal para muchos de los primeros organismos de la fermentación, pero a lo largo de otros mil millones de años se fue acumulando en la atmósfera, y más tarde abrió el camino a un modo de vida distinto y mucho más eficaz.
Hace algo menos de mil millones de años, ciertas formas microscópicas de vida comenzaron a alimentarse a sí mismas mediante la combinación de oxígeno con material orgánico -procedente de vegetales ó de otras formas de vida parecidas a ellas mismas. Estos animales que respiraban oxígeno, los más remotos antepasados del hombre, pronto pulularon por el mar, alimentándose de plantas o devorándose unos a otros. A partir de diminutas burbujas unicelulares, en corto espacio de tiempo, llegaron a convertirse en criaturas enormemente especializadas. Algunas flotaban pasivamente, o se anclaban en los escollos existentes bajo las aguas. Más tarde se convirtieron en esponjas, corales, gusanos de mar y medusas.

En unos pocos casos raros, estas antiguas formas de vida han dejado recuerdos masivos de su existencia. Las microscópicas algas verdiazules, las primeras plantas que evolucionaron, secretaban constantemente la cal y, capa sobre capa, construyeron enormes estructuras denominadas estromatolites, que todavía existen en versión reducidla a lo largo de la costa de la península de Florida y otros lugares. Algunos de los más antiguos estromatolites se parecen extraordinariamente a enormes cucuruchos de helado invertidos, con la diferencia de que alcanzan hasta 6 m de alto por 6 de ancho en la base. Hace 1.000 millones de años se alzaban sobre el silencioso fondo del mar, formando verdaderos bosques blancoverdosos de arena y algas, que se extendían a lo largo de cientos de kilómetros.


Estromatolites en Shark Bay, Australia

No obstante, los restos de estromatolites son una de las pocas reliquias de aquellos tiempos remotos. La mayor parte de los animales y plantas que vivieron entonces tenían cuerpos blandos, sin los huesos, conchas y estructuras calcáreas que forman los fósiles. Solamente al producirse el amanecer de una nueva era, comenzaría a existir gran abundancia de fósiles, y, en comparación, su huella sería fácil de interpretar.

sigue
Volver arriba
DrVT
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 08 Mar 2003
Mensajes: 948
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Dom Feb 27, 2005 00:53    Asunto: Responder citando

Hay tres grandes eras en la historia de la vida sobre la Tierra: el Paleozoico (palabra griega que significa vida antigua), el Mesozoico (vida media) y el Cenozoico (vida reciente). Cada era está dividida en períodos, y alguno de estos períodos en épocas. Con la parte más antigua de la era paleozoica, el período Cámbrico, se estableció una especie de fundamento en la historia de la Tierra -un fundamento en el que se inicia el registro fósil de los seres vivientes-.


El período Cámbrico nos ha legado un rico tesoro de fósiles, que contrasta fuertemente con los tiempos precámbricos, los cuales, fuera de casos aislados, nos dejaron solamente estromatolites. El medio ambiente había cambiado muy poco desde el mundo precámbrico. El clima de la Tierra era todavía tropical y sin cambios estacionales; las saladas aguas del mar acunaban todavía su único continente de rocas desnudas. Pero la variedad de formas vivas en el mar era enorme, y sus miembros pululaban por todos los rincones de los mares cámbricos.


Trilobite

De todos ellos, los más numerosos de los que tenemos noticia eran los trilobites, semejantes a langostas, los cuales constituyeron nada menos que el 60 por ciento de todos los fósiles del período Cámbrico. Estos segmentados animales de caparazón duro y múltiples patas asumían la más sorprendente variedad de formas. Algunos tenían dos ojos, otros ninguno; algunos poseían una enorme cabeza, mientras que otros parecían carecer de ella. Casi todos eran de pequeño tamaño; uno de ellos mediría 50 centímetros, desde la maciza cabeza hasta la fuerte cola. Toda esta clase de animales se extinguió. Pero había otros tipos de vida marina que fueron más prometedores; algunos no dejaron fósiles, por ser de cuerpo blando, como gusanos y esponjas, y éstos sí que dieron origen a descendientes modernos. Otros poseían caparazones duros, parecidos a los de las almejas y los caracoles. Existían también otros que tenían camisas parecidas a las de los actuales camarones.

.
Volver arriba
DrVT
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 08 Mar 2003
Mensajes: 948
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Lun Mar 07, 2005 10:01    Asunto: Responder citando

La calma del período Cámbrico continuaba, pero el nuevo período, el Ordoviciense -ocurrido en el lapso de 504 millones de años hasta 438 millones de antigüedad-, trajo enormes inundaciones -las mayores que ha conocido el planeta-. En los mares que inundaban las tierras se produjeron entonces incesantemente nuevas oportunidades para nuevas formas de vida.

Plantas marinas de los más variados tipos cubrieron el fondo del mar con una gruesa capa de vegetación; las mareas corrían a través de espesos bosques de viscosas frondas; enormes islas de algas se formaron en la superficie de las aguas. Los organismos que nadaban o flotaban cerca de la superficie, en el batiente de las olas, bajo la acción del ciclo de la luz solar, alternando con la oscuridad de la noche, desarrollaron estilos distintos que el de los que permanecían en aguas más profundas, con luz amortiguada y más bajas temperaturas. En las frías profundidades del mar había seres que soportaban terribles presiones y que debían de resplandecer en la oscuridad; otros se arrastraban en el fondo sobre los suaves detritus que caían desde la superficie.

Algunos organismos ordovicienses, como los caracoles, almejas, estrellas y erizos de mar, eran del todo distintos de aquellos de los tiempos modernos. Otros pudieran parecernos de alguna manera familiares, pero son asombrosamente distintos de los actuales en tamaño o apariencia. Existía, por ejemplo, el primer verdadero gigante de los mares, el nautilus, que en ocasiones alcanzaba los 4,5 m de longitud. Estaba protegido por un caparazón duro. Otros animales, insignificantes en el seno de los mares ordovicienses, representaban potenciales promesas para épocas futuras. Entre ellos había unos pocos peces pequeños y extraños; eran los primeros animales que poseían una columna vertebral, la estructura vertebrada que hoy día ofrece soporte a los animales superiores, incluido el hombre.


Nautilus

...
Volver arriba
DrVT
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 08 Mar 2003
Mensajes: 948
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Mar Mar 08, 2005 18:26    Asunto: Responder citando

En el período Silúrico, que siguió al Ordoviciense, los peces comenzaron a aparecer en gran número, pero no eran animales particularmente impresionantes. Estos primeros peces, denominados ostracodermos, poseían una armadura ósea que les cubría la cabeza y parte del tronco.

Aunque no se sabe con certeza por qué desarrollaron esta dura estructura, se cree que fue como mecanismo de defensa, ya que en los mares del Ordoviciense vivían artrópodos parecidos a las langostas y cangrejos de enormes dimensiones (alguno semejaban a gigantescos escorpiones de 1.80 mts), los que probablemente fuesen los depredadores de los vertebrados inermes.

A través del descubrimiento de fósiles de ostracodermos se ha podido conocer parte de la anatomía de sus partes blandas, como el cerebro, el corazón, las branquias, el intestino y los órganos sensitivos, y determinar que ya poseían las características generales de los vertebrados.
La mayor diferencia encontrada con los vertebrados que se conocen hoy en día fue la presencia de una boca inmóvil, circular y muy primitiva, que empleaban solo para aspirar el agua y alimentarse con las sustancias orgánicas en suspensión.

Los ostracodermos emergieron con bastante rapidez y poblaron, además de los mares, los ríos y los lagos, ocupando por millones de años el ambiente acuático. Su extinción comenzó al principio del Período Devónico (hace unos 395 millones de años), cuando aparecieron los primeros peces que por su anatomía pueden ser considerados como tales. Esto es, con mandíbulas que les permitían comer o depredar. Sin embargo, un pequeño grupo de parientes lejanos de los ostracodermos pudo perpetuarse hasta nuestros días, los denominados ciclostomata o ciclóstomos.


Ostracodermos


Con la aparición de ese pez superior, hacia fines del Silúrico, aparece también otro precursor del futuro -igualmente diminuto e igualmente importante-. Por vez primera, los vegetales comenzaron a difundirse desde las herbosas profundidades hacia las orillas de los mares. Por fin, la vida se hallaba dispuesta para abandonar su cuna de las aguas y difundirse por la tierra.

La ciencia sabe muy poco acerca de estos primeros vegetales, incluso acerca de su misma existencia. Parece que eran sólo modestos arbustos. Lo que sí se sabe es que, de alguna extraña manera, los dos precursores estaban en relación...

...
Volver arriba
maflores
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 21 Mar 2005
Mensajes: 37

MensajePublicado: Mie Mar 23, 2005 13:17    Asunto: Responder citando

muy interesante
cuando sigue???
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El templo de Clío Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1