elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

El metodo psicologico aplicado al analisis literario


Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Temas Varios
Autor Mensaje
Mephidross
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 16 May 2005
Mensajes: 4

MensajePublicado: Lun May 16, 2005 12:26    Asunto: El metodo psicologico aplicado al analisis literario Responder citando

Empezemos a discutir sobre esto , cuales son los puntos que debe abarcar este metodo
Volver arriba
samsa
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 14 Nov 2003
Mensajes: 6816
Ubicación: Cuando no ando en las nubes, ando como perdido

MensajePublicado: Lun May 16, 2005 22:37    Asunto: Responder citando

Una vez leí una lectura psicológica sobre El extranjero de Camus y las carcajadas que salían de mi clase de literatura francesa debieron oírse desde varias cuadras.


En otra oportunidad el motivo de la risa fue una anécdota: Lacan llama a eso de las cuatro de la mañana a Margatite Duras para decirle cómo era posible que, en una de sus novelas, haya podido representar, sin saber nada de psicología, el concepto psicológico que él estaba elaborando.
La psicología suele ser especialista en pensar que descubrió alguna nueva verdad sobre el hombre, cuando lo único que hace es inventar problemas para luego vender soluciones.



La mediocridad y la estrechez de la psicologia hay veces que me desespera.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15130

MensajePublicado: Mar May 17, 2005 03:46    Asunto: Responder citando

Además del método comparatista que estudia la literatura comparada, existen otras dos formas para profundizar en el estudio de la obra literaria y sus hacedores: la biografía, género literario ya cultivado en la antigüedad clásica, y la psicología, ciencia humanística de innegables avances en la edad contemporánea. Ambas, sin embargo, presentan una clara dependencia entre sí, pues la biografía no sólo puede basarse en contextualizaciones cronológico-espaciales de los avatares vitales de un autor, despreciando su personalidad como factor aclaratorio y obviando los rumbos internos a los que le lleve su carácter, mientras que la psicología, por su parte, no puede basar su estudio sin analizar factores ambientales, socioeconómicos y culturales de los autores que estudie. Pese a su interdependencia disciplinar, para tratar la forma en que ambas estudian el hecho literario, tanto biografía como psicología parten desde distintos puntos de vista y se enfrentan a diferentes problemas, por lo cual es conveniente tomarlas como estudios independientesץ

Al estudioso de la teoría de la literatura, la biografía puede aportarle tres ángulos distintos desde los cuales analizar la literatura y el literato. Primero, el más importante para la investigación literaria, la biografía puede aportar detalles que ayuden a la comprensión profunda de una obra poética; después, en un nivel más sociológico que literario, la biografía puede arrojar datos importantes a la hora de estudiar al artista en cuanto a personalidad genial; por último, y aquí es donde biografía y psicología interactúan, la biografía de un autor puede ser uno de los aspectos que nos brinden información práctica sobre el estudio psicológico del poeta y de su creación poética.

Pero la biografía literaria plantea dos preguntas fundamentales: ¿Hasta qué punto una obra literaria ofrece datos biográficos de su autor? ¿Hasta qué punto la biografía de un autor puede ayudarnos a comprender su obra?

Para responder a estas preguntas, no podemos pasar por alto que no disponemos del mismo número de datos biográficos para estudiar a los autores antiguos que a los contemporáneos. De los primeros, en algunos casos desconocemos por completo sus trayectorias vitales, llegando incluso al hecho de que algunos críticos llegan a poner en tela de juicio la existencia real de algunos autores, como Homero o Shakespeare. En otros casos, como el de Gonzalo de Berceo, sólo conocemos de sus vidas lo que se desprende de pequeños documentos legales. Y en otros casos, como el del Arcipreste de Hita, el autor inserta en su obra pequeños datos aparentemente autobiográficos que, por incomprobables, muchos críticos acaban por tomarlos como meros recursos literarios que convierten el dato en metáfora. No obstante, algunos biógrafos se atreven a lanzar conclusiones en base a estudios anímicos preponderantes en las obras de ciertos autores, obviando, por ejemplo, que no hay por qué ser una persona trágica para escribir tragedias.

Puesto que con el transcurrir del tiempo los autores han ido tomando conciencia de serlo y, por tanto, hablan más de sí mismos, el estudio biográfico de los autores modernos es más sencillo, ya que nos permite generalizar dividiéndolos en dos categorías diametralmente contrapuestas: el poeta objetivo, en el cual el arte prevalece sobre la personalidad, y el poeta subjetivo, en el que la personalidad se manifiesta a través del arte. Pero sólo una extralimitación del género biográfico permitiría tomar como reales los aparentemente claros datos biográficos que haya en la obra de un autor, pues el carácter connotativo que le es inherente al lenguaje literario está muy lejos de la mera transcripción de sentimientos y vivencias; la obra de un autor puede haber sido inspirada por una ensoñación sin más objeto que la evasión de la realidad, o como máscara catártica de un anti yo e incluso como proyección de un alter ego, por lo cual el biógrafo está obligado en su trabajo a una escrupulosidad científica que no dista de la que le es exigida al historiador.

La biografía puede ayudar a explicar, por alusiones y referencias, la evolución, madurez y posible decadencia del arte de un autor, ofreciéndonos, por ejemplo, información sobre las lecturas que el autor realizó en vida, o comentarios sobre determinados temas que el autor hizo a otros literatos, pero es sumamente peligroso atribuirle una importancia crítica a estos factores porque, si no hay pruebas, todo puede ser falso y destinado a fines que nada tienen que ver con el estudio profundo de una obra y su autor.

La psicología, en cuanto a términos literarios se refiere, atiende al estudio del escritor, en tanto que oficio genérico y en tanto que individuo concreto que crea literatura, pero también analiza la psicología el proceso creador y los efectos de la literatura sobre los lectores. Pero si bien el estudio psicológico del autor y del proceso creador pueden decirnos muchas cosas sobre los autores y sus obras, éstas son competencias de la psicología del arte, no de la literatura, y los efectos psicológicos de la literatura en el lector es competencia de la sociología, por lo cual sólo es materia de estudio de la teoría literaria el estudio del carácter psicológico de las obras mismas y de los procesos psicológicos que hacen evolucionar a sus personajes.

Para los antiguos griegos, la naturaleza de la inspiración poética tenía origen en un espacio indeterminado entre la neurosis y la psicosis, entendiendo nosotros por neurosis la crisis emocional y por psicosis el trastorno de alternancia de ánimo de los maníaco depresivos, espacio en el que la creación literaria cumpliría la función de catarsis. La cuestión fundamental es que si el escritor es un neurótico hay que ver si es la neurosis la que pasa a conformar la obra o es la obra la que vuelve al escritor un neurótico. Y si esto es así, por qué una obra neurótica, creada por un neurótico, resulta a pesar de todo inteligible para el lector.

Freud consideraba al escritor como un neurótico que por un lado es incapaz de renunciar a los placeres instintivamente primarios, alimentando su neurosis en su obra, y por otro, pretende solucionar el problema neurótico a través de una obra. Por ejemplo, un autor neurótico es Dickens, quien aseguraba ver y oir a sus personajes hasta el extremo de que eran los personajes mismos quien dirigían la acción, lo cual parece estar conectado con la sinestesia del hiperestésico, quien por un exceso de sensibilidad es capaz de asociar percepciones sensoriales a través de estímulos en las palabras.

Jung, por su parte, elaboró una compleja tipología psicológica del artista por la cual el carácter extrovertido e introvertido se subdivide en cuatro tipos, en cada uno de los cuales predomina el pensamiento, el sentimiento, la intuición o la sensación, a la vez que agrega que hay dos tipos de creador, el objetivo y el subjetivo.

Kretschmer, importante psiquiatra alemán, realizó una compleja pero interesante tipología de caracteres que en lo que a literatos se refiere divide en poetas con tendencias esquizofrénicas y novelistas maníaco depresivos, lo cual parece enlazar con la visión del poeta poseso y el poeta artífice.

Nietsche, en El origen de la tragedia también habla de esa polaridad, contraponiendo el espíritu dionisíaco al apolíneo, ya que Apolo y Dyonisos eran dioses del arte.

En cuanto al proceso creador, hay que abarcar desde los orígenes subconscientes hasta las últimas correcciones de la obra, es decir, desde la estructura mental del artista al acto de la redacción, o lo que es lo mismo, impresión y expresión. La inspiración es el lugar en que se sintetizan la impresión y la expresión y que permite al autor llegar al estado mental necesario de la producción. Algunos autores han liberado el subconsciente mediante estímulos como el opio o el alcohol, pero en realidad, más que obra de las drogas, la obra lo es por efecto de la actividad neurótica. Otros autores recurren al fetiche particular de su mitología. Por ejemplo, Balzac escribía vestido de monje, y Proust, en la cama. A la pregunta de si influye escribir con pluma estilográfica o con un ordenador, de día o de noche, etc. sólo es posible responder que toda costumbre elabora un método y el orden del método facilita muchas cosas, pero el método de cada escritor es particular. Sobre la cuestión concreta del proceso creador, el único documento relevante es Filosofía de la composición, en el que E. A. Poe trata de separar las bases en las que se construye su poema El Cuervo, haciendo una separación entre lo consciente y lo inconsciente. Ese tipo de separaciones pueden ser válidas si admitimos que el poeta trabaja más en función de las semejanzas y desemejanzas y que el escritor narrativo trabaja más las relaciones del espacio y el tiempo.

Sobre los tipos y leyes psicológicas presentes en las obras literarias hay que decir que no hay reglas fijas, aunque muchos autores, especialmente dotados para la observación, pueden caracterizar a sus personajes de una forma lógica, aunque también hay que decir que muchas obras infrigen esas reglas y no por eso se reciben como obras de menor calidad.

De todas formas, creo que deberías empezar por acotar lo que tú entiendes por análisis literario.
Volver arriba
Agustín C.
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Oct 2004
Mensajes: 1190

MensajePublicado: Mar May 17, 2005 19:00    Asunto: Responder citando

No leí el mensaje ladrillo de Delwood ni tampoco se a que te referís precisamente con el método psicológico pero me parece que la psicología y la literatura no pueden ir de la mano. De todas formas parece un tema interesante para plantear. Podemos estudiar la psicología de los personajes de una obra pero me parece que es muy limitante ver la psicología del autor a través de su obra.
Lo que si creo es que a muchas personas de este foro les vendría bien un poco de analisis.
Volver arriba
Erinia
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 03 May 2004
Mensajes: 1506

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 12:54    Asunto: Responder citando

Agustín C. escribió:
... me parece que la psicología y la literatura no pueden ir de la mano.


Falso. Un ejemplo (quizá no aplica para el tema del tópico): para comprender el libro "El realismo de la esperanza" sobre resiliencia, leí de nuevo Oliver Twist.
Volver arriba
Agustín C.
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Oct 2004
Mensajes: 1190

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 14:08    Asunto: Responder citando

Erinia escribió:
Agustín C. escribió:
... me parece que la psicología y la literatura no pueden ir de la mano.


Falso. Un ejemplo (quizá no aplica para el tema del tópico): para comprender el libro "El realismo de la esperanza" sobre resiliencia, leí de nuevo Oliver Twist.

Si, pero no viceversa. No podrías haber usado un libro de Psicología para analizar a Oliver Twist. Es por eso que no aplica para el tema del tópico, como decís. Y si lo hubieras usado no hubiera tenido mucho sentido, solo hubiera servido a los fines psicológicos, pero no a los fines de la literatura que es de lo que estamos hablando.
Volver arriba
Erinia
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 03 May 2004
Mensajes: 1506

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 17:06    Asunto: Responder citando

Punto aclarado... Pueden ir de la mano.

Cita:
No podrías haber usado un libro de Psicología para analizar a Oliver Twist


En el segundo libro del mismo autor (lo debo) hacen ésto con otro personaje: Jean Valjean.
Volver arriba
Marquitos
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 21 Ago 2004
Mensajes: 1425

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 19:18    Asunto: Responder citando

Entonces, no sé porqué se ha llegado a decir de Williams Shakespeare es el mayor psicólogo de la historía cuando a sido uno de los nombres más famosos de la literatura, debió de ser un bromista. En una ocasión lei "psicoanalisis de los cuentos de hadas" y me quedé alucinado en cuanto al contenido.
Volver arriba
Agustín C.
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Oct 2004
Mensajes: 1190

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 20:15    Asunto: Responder citando

samsa escribió:

La mediocridad y la estrechez de la psicologia hay veces que me desespera.

Totalmente de acuerdo con Samsa. No van de la mano porque la psicología es un reduccionismo, solo podría servir para empobrecer una lectura. Ahora si a vos, querida Erinia, te gusta ver todo desde un ángulo estrecho esto te viene ideal. Si vos le preguntás a un psicólogo que piensa de Van Gogh te va a decir que era un lunático bipolar o algo por el estilo pero jamás podrá valorar su arte en si, porque los psicólogos no toleran a los inadaptados y un artista lo es. Sobretodo en la modernidad. Te hablarán de su soledad, de su relación de dependencia con su hermano Theo, etc. Pero no valorarán la belleza de su obra, no podrán jamás poner en palabras o clasificaciones lo que sucedía en sus cuadros. Y esto se puede aplicar a todo el arte moderno en general. Te dirán que Dostoievsky era un epiléptico y cosas como esa. Y al final lo único que vas a terminar leyendo,Erinia, son libros de autoayuda o de
Coehlo.
Volver arriba
Agustín C.
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 24 Oct 2004
Mensajes: 1190

MensajePublicado: Mie May 18, 2005 20:20    Asunto: Responder citando

Marquitos escribió:
Entonces, no sé porqué se ha llegado a decir de Williams Shakespeare es el mayor psicólogo de la historía.

Si pero era mucho más que eso, era también un poeta, un filósofo, un dramaturgo (obviamente), etc.
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Temas Varios Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2