elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

LOS GOLIARDOS.-



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
Caramillo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 02 Feb 2004
Mensajes: 5768

MensajePublicado: Vie Jun 10, 2005 03:43    Asunto: LOS GOLIARDOS.- Responder citando

Por estas cosas que pasan, nadie sabe muy bien por qué, ha resucitado últimamente el interés por la Poesía Goliardesca. Y ya es resucitar, porque fuera de círculos muy especializados era difícil, hasta hace poco, encontrar a alguien que tuviera idea de por donde iban los tiros. Aunque sin saberlo la inmensa mayoría, generaciones de universitarios, han homenajeado, año tras año, a los Goliardos.
Debemos situarnos en plena Edad Media. Siglos XII y XIII. Una época tan apasionante como mal conocida. En Europa se estaba produciendo un cambio en las estructuras sociales que, a la larga, desembocará en el Renacimiento y después en el Mundo Moderno. Los Reyes intentaban recuperar el poder político y económico, en manos de la nobleza feudal, otorgando privilegios y cartas de libertad a las ciudades y promocionándolas en lo social. Y aliados con ellos, los obispos, que lo eran de dichas ciudades, disputaban el mismo poder, más el espiritual, a las ordenes religiosas ( léase benedictinos y sus ramas: cluniacenses, cistercienses, etc.) que ostentaban desde la caída del Imperio Romano la exclusiva de lo religioso y, más importante aún, de lo intelectual.
Nace una nueva institución cultural de carácter secular: la Universidad, réplica de las ciudades a los monasterios, sus monjes y sus bibliotecas. Y, naturalmente, se enfrenta, desde ya, a los monjes y a los monasterios. Y, naturalmente también, se enfrenta no sólo discutiéndole la exclusiva de la enseñanza, sino de la misma doctrina. En el concilio de Sens (1140) uno de los nombres míticos de las universidades, Abelardo, topa con San Bernardo, Abad de Claraval y éste, que de tonto no tenía un pelo y se dio cuenta de por donde soplaban los vientos, acusó al maestro Abelardo de ser un " Goliat", que para los tiempos era la personificación de Satanás. Cierto es que a efectos canónigos Abelardo salió mal parado del Concilio - se anatematizaron varias de sus propuestas- pero a efectos de prestigio intelectual muy reforzado.
Y por aquella misma época, en la que las estructuras sociales se resquebrajaban pero, al tiempo, subsistían los antiguos y rígidos esquemas, pululaban por los caminos de Europa una serie de personajes, estudiantes muchos de ellos que iban de ciudad en ciudad para oír las lecciones que dictaba éste o aquel maestro, cuyo principal objetivo era la libertad. La mayoría de ellos ingresaban en la Iglesia pero no por motivos vocacionales, sino como pasaporte a la libertad. El solo hecho de recibir las ordenes menores, libraba al aspirante a cura, de las dependencias señoriales, abaciales o de los consejos municipales. Así que recibían la tonsura y quedaban libres. Libres de impuestos seculares, obligaciones con señores seculares y eclesiásticos, libres del servicio militar de la época, libres de tribunales civiles, etc.
Buscando a los maestros, recorrían los países de taberna en taberna. Bebían, amaban, robaban, jugaban, ociaban, gozaban de la vida y dinamitaban todo el orden intelectual establecido: obispos, primados, monjes, canónigos, y el mismo Papa fueron objeto de sus chanzas y burlas y su vehículo la poesía. Una nueva poesía, un tipo de poesía que se apartaba radicalmente de la, hasta el momento, compuesta en los monasterios. Una poesía viva, popular, que cantaban, como los juglares, acompañándose de música y, eso sí, en latín; claro que no en el latín de los monasterios, sino en un latín muy influenciado por las nuevas lenguas que, poco tiempo antes, se implantaron en las diversas regiones de una Europa que aún formaba un todo.
No está muy claro él por que de la denominación de Goliardos. Puede ser porque los consideraban demonios por su forma de vida y su esencial irrespetuosidad ( Goliat); o porque se les consideraba unos comilones, que se pasaban la vida en tabernas bebiendo y comiendo: en francés " geule" significa esto: aficionado y buen comedor, de buenas tragaderas. De ahí guliarts que se latiniza en goliardos. Que, encima, es por fonética parecidas a Goliat. Así que todo quedaba redondo. También se cita a un imaginario Obispo Golías, que los propios goliardos presentaban como su antepasado más remoto. Aunque tampoco es necesario llegar tan lejos, porque siguiendo con la fama de buenos tragones, "goliardus", en latín, significa glotón.
Lo cierto es que los goliardos propusieron un nuevo tipo de poesía. Abandonaron los metros clásicos- griegos y romanos- que se practicaban en los monasterios y, especialmente, pasaron de la métrica de cantidad clásica a la de intensidad de las modernas lenguas. O sea abandonaron la acentuación de cantidad: sílabas largas y cortas, para usar la acentuación de intensidad: agudas, graves y esdrújulas. Y rimaron sus versos, mayormente en consonante. Fue un paso trascendental que permitió el nacimiento de un nuevo modo de componer poesía. Eso sí, siguieron empleando el latín, aún faltaban unos años para llegar al " quiero fer una prosa en román paladino/ en qual suele el pueblo fablar a su vecino/ ca non so tan letrado por fer otro latino: / bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino", con lo que Berceo de alguna manera homenajeaba a los goliardos.
En todo caso hay que tener en cuenta que no fue un invento goliardo la nueva métrica, sino que la recogieron de los cantares populares, las canciones de amigo, lay, baladas, albas etc., en las versiones de los distintos países, que utilizaban la estrofa corta, los versos con mucho ritmo, las melodías cantables que ellos conocían muy bien porque ellos pertenecían a dicho grupo social. Fue, de hecho, la revolución de la poesía popular que comenzó a desplazar a la culta de los monasterios. Y la aparición de los rudimentos de la nueva métrica que se avecinaba.
Y no sólo en métrica, también en los temas despreciaron los contenidos propios de la poesía de los monasterios y cantaron a sus mujeres, de carne y hueso y de amores carnales; al juego, practicado en mesones camineros; al vino, a la comida, a los placeres de la vida, a la brevedad de ésta, a la necesidad de aprovechar el tiempo y dejarse de zarandajas; en fin que si bien despreciaron la poesía de Horacio y Virgilio como patrones métricos, se apuntaron al tan horaciano Carpe Diem con verdadero furor. Y, por descontado, fueron anti todo lo que significara poder: civil, eclesiástico, intelectual y autoritario. Ni respetaron la religión: ya puestos utilizaron las expresiones tradicionales de la liturgia como exaltación de la Virgen, por ejemplo, para dedicárselas a sus mancebas. Y transformaron himnos religiosos, " Pange lingua" en festivas canciones amorosas. No dejaron títere con cabeza. Y si respetaron algo fue la Universidad, recién nacida y todavía en pañales y sus maestros; y la Universidad, como veremos, les devolvió el favor.
Los primeros textos goliardos son del siglo XII-XIII y los más conocidos e importantes los " Carmina Buruana" ( la mayor parte del contenido es del Siglo XII), textos encontrados en la abadía benedictina de Beuren, Baviera, escritos la mayoría en latín, aunque algunos hay en alemán, especialmente versos y estribillos intercalados, unos pocos incluso con notaciones musicales que han permitido reconstruir la melodía de unos cuarenta. En total aproximadamente doscientos cincuenta. En ellos basó una Cantata de título homónimo el compositor alemán Carl Orff ( 1895-1982): Carmina Buruana.


--------------------------------------------------------------------------------

Los Carmina Buruana se suelen dividir en cinco partes:
Carmina moralia et satirica: poemas morales y satíricos.
Carmina amatoria: poemas de amor.
Carmina potoria: poemas dedicados a la bebida y para cantar en plena juerga.
Ludi: poemas de carácter sagrado. Tal como los entendían ellos, por supuesto.
Supplementum: poemas varios.
--------------------------------------------------------------------------------


Los Carmina Buruana son los más importantes textos goliardos, pero no los únicos. Existe un Cancionero de Cambridge en Inglaterra; otro de Charlons-sur-Marne en Francia, un "Carmina Rivipullensia", de un monje anónimo de Ripoll, en Cataluña y algunos poemas del Libro del Buen Amor de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, son de extracción goliarda. Es más, toda la obra debe mucho a la inspiración, los temas y planteamientos goliardos. Y también se conoce el nombre de algún poeta goliardo: Gautier de Châtillon y Hugo de Orleáns del siglo XI-XII.
Quizás el poema más definitorio de la especial concepción vital de los goliardos y uno los más populares de los Carmina Buruana, toma, como es normal en los Carmina y en la poética de la Edad Media, el título del primer verso: In taberna quando sumus... Cuando estamos en la taberna...


TEXTO ORIGINAL TRADUCCIÓN
1 1
In taberna quando sumus, Cuando estamos en la taberna,
non curamus, quid sit humus, no nos importa qué sea la tierra,
sed ad ludum properamus, sino que nos precipitamos al juego,
cui semper insudamus. que es nuestro perpetuo desvelo.
Quid aguatur in taberna, Lo que se hace en la taberna
ubi nummus este pincerna, donde el dinero es copero,
hoc est opus, ut queratur, esto sí importa averiguarlo.
sed quid loquar, audiatur! ¡Pero escuchad lo que os voy a decir!
2 2
Quidam ludunt, quidam bibunt, Unos juegan, otros beben,
quidam indiscrete vivunt. otros viven desenfrenadamente.
Sed in ludo qui morantur, Pero entre quienes se dedican a jugar,
ex his quidam denudantur, unos acaban desnudos,
quidam ibi vestiuntur, otros se visten allí mismo,
quidam saccis induuntur. otros se cubren con sacos.
Ibi nullus timet mortem, Nadie teme allí a la muerte,
sed pro Baccho mittunt sortem. sino que a Baco su suerte dejan.
3 3
Primo pro nummata vini, Primero por el precio del vino:
ex hac bibunt libertini; por éste beben los libertinos;
semel bibunt pro captivis, una vez beben por los cautivos,
post hec bibunt ter pro vivis, después beben tres por los vivos,
quarter pro Chistianis cunctis, cuatro por todos los cristianos,
quinquies pro fidelibus defunctis, cinco por los fieles difuntos,
sexies pro sororibus vanis, seis por las hermanas vanas,
septies pro militibus silvanis. siete por los caballeros salvajes.
4 4
Octies pro fratribus perversis, ocho por los hermanos perversos,
novies pro monachis dispersis, nueve por los monjes dispersos,
decies pro navigantibus diez por los navegantes,
undecies pro discordantibus, once por los desacordados,
duodecies pro penitentibus, doce por los penitentes,
tredecies pro iter agentibus. trece por los que van de camino.
Tam pro papa quam pro rege Tanto por el Papa como por el Rey,
bibunt omnes sine lege. beben todos sin ley.
5 5
Bibit hera, bibit herus, Bebe el alma, bebe el amo,
bibit miles, bibit clerus, bebe el caballero, bebe el clérigo,
bibit ille, bibit illa, bebe éste, bebe aquél,
bibit servus cum ancilla, bebe el siervo con la criada,
bibit velox, bibit piger, bebe el activo, bebe el perezoso,
bibit albus, bibit niger, bebe el blanco, bebe el negro,
bibit constans, bibit vagus, bebe el constante, bebe el versátil,
bibit rudis, bibit magus. bebe el rudo, bebe el amargo.
6 6
Bibit pauper et egrotus, Bebe el pobre y el enfermo,
bibit exsul et ignotus, bebe el desterrado y el desconocido,
bibit puer, bibit canus, bebe el chico, bebe el viejo,
bibit presul et decanus, bebe el prelado y el decano,
bibit soror, bibit frater, bebe la hermana, bebe el hermano,
bibit anus, bibit mater. bebe la vieja, bebe la madre.
Bibit ista, bibit ille, Bebe ésta, bebe aquél,
bibunt centum, bibunt mille. beben cien, beben mil.
7 7
Parum sexcente nummate Seiscientas rondas poco
durant, cum immoderate duran, cuando sin medida
bibunt omnes sine meta, beben todos sin meta,
quamvis bibant mente leta aunque alegremente beban.
Sic nos rodunt omnes gentes Así, todas las gentes nos denigran
et sic erimus egentes. y siempre seremos pobres.
Qui nos rodunt, confundantur ¡Quienes nos denigran se vean confundidos
et cum iustis non scribatur! y no se cuenten entre los justos!

Algunos de los poemas goliardos anticipan las canciones de amigo y de estribillo:


TEXTO ORIGINAL TRADUCCIÓN
O mi dilectissima¡ ¡Oh, tú la más querida!
vultu sereníssima ¿ Leerás con rostro sereno
et mente legis sedula, y espíritu aplicado
ut mea refert littera? cuanto dice mi carta?
Mandaliet¡ mandaliet¡ ¿ Canción de gozo, canción de gozo,
Min geselle chimet niet¡ mi amigo no se queja!
.
" Que est hec puellula", ¿ Quién es la mozuela
dixi, " tam precandida, -te decía- más que blanca y pura,
in cuius nitet facie en cuyo rostro lucen
candor cum rubedine?" el candor y el rubor?
Mandaliet¡, mandaliet¡ ¡Canción de gozo, canción de gozo,
Min geselle chomet niet! mi amigo no se queja!

(Fragmento) Se trata seguramente de un poema estribado sobre un cantar en lengua popular.


--------------------------------------------------------------------------------


Ya que hemos citado a Juan Ruiz, Arcipreste de Hita y autor del " Libro del Buen Amor" incluiremos una cantiga inspirada en los temas y decires goliardos; la titula " Cantiga de los clérigos de Talavera ". Trata de un mandato del Papa que el Arzobispo de Toledo da traslado al Arcipreste para su cumplimiento por los clérigos de su jurisdicción. El Arcipreste se lo comunica a sus clérigos en tetrástrofos monorrimos ( o cuaderna vía: alejandrinos monorrimos en consonante), de los que trascribimos los siguientes:


Las cartas que han llegado dicen de esta manera:
" Que casado ni clérigo de toda Talavera
no ha de tener manceba casada ni soltera:
cualquiera que la tenga, excomulgado era"
Por aquestas rozones que la carta decía
quedó muy abatida toda la clerecía;
algunos de los clérigos sufrieron acedía;
para tomar acuerdo juntáronse otro día.

Cuando estaban juntados todos en la capilla
levantóse el deán a mostrar su mancilla;
dice: " Querría, amigos, que toda esta cuadrilla
contra el Papa apelase ante el Rey de Castilla.

pues, aunque somos clérigos, somos sus naturales,
servímosle muy bien, fuimos siempre leales;
de sobra sabe el Rey: todos somos carnales;
se ha de compadecer de aquestos nuestros males.

¿ Que yo deje a Orabuena, la que conseguí antaño?
Si yo la abandonase, recibiré gran daño:
le di, para empezar, doce varas de paño,
u aún, ¡por mi corona! anoche marchó al baño.

Antes renunciaría a toda mi prebenda,
junto a mi dignidad y toda mi renta,
que dejar a Orabuena, extraordinaria prenda;
y creo que otros muchos seguirán esta senda.

... Y así sigue y siguen los demás.

Y quiero terminan volviendo al comienzo de este articulo. Los goliardos, muchos de ellos, eran estudiantes de las más antiguas Universidades y no sólo fueron los primeros, sino que también, por lo visto, imprimieron su sello a las tradiciones universitarias. El inconformismo, la ruptura con los valores establecidos, el aprecio por el maestro y el desprecio por lo establecido, por lo consolidado; las ganas de vivir, y de amar, de cantar y de gozar de la vida, que nunca parece más breve que cuanta más queda por delante. No sé quien dijo que si la juventud no es revolucionaria ni es juventud ni es nada. Los goliardos fueron los primeros universitarios modernos y por tanto fueron revolucionarios y junto a las tradiciones nos dejaron algo más, nos dejaron una canción suya titulada " De brevitate vitae" " Sobre la brevedad de la vida", que hoy conocemos por su primer verso: Gaudeamos igitur: Alegrémonos pues. El Himno de la Universidad, así en singular. Todas las Universidades del mundo entonan en sus momentos solemnes el Gaudeamos Igitur, un himno universal, Una canción de los goliardos. Trascribimos las tres primeras estrofas que son el programa de vida de unos lejanísimos colegas que, junto a su poesía, nos transmitieron su filosofía del vivir: una versión existencial del ya por sí existencial Carpe diem.



TEXTO ORIGINAL TRADUCCIÓN
Gaudeamos igitur Alegrémonos, pues,
iuvenes dum sumus mientras somos jóvenes,
Post iuncundam iuventutem, que después de la alegre juventud
post molestam senectutem y de la achacosa vejez
nos habebit humus. nos poseerá la tierra.
.
Ubi sunt qui ante nos ¿Dónde están los que antes de nosotros
in mundo fuere? en el mundo estuvieron?
Adeas ad inferos Baja a los infiernos,
transeas ad superos sube a los cielos
hos si vis videre. si los quieres ver.
.
Vita nostra brevis est, Breve es nuestra vida,
brevi finietur. pronto ha de acabarse.
Venit mors velociter, Rauda llega la muerte
rapit nos atrociter, y nos arrebata violenta
nemini parcetur. sin perdonar a nadie.

Existen varias versiones muy poco diferenciadas, más bien de detalle, tanto del original en latín como de las traducciones, pero no afectan en absoluto al contenido. En todas la idea es la misma: la vida es breve y lo mejores gozarla. Una idea muy moderna.
Volver arriba
Lysippa
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 05 Nov 2004
Mensajes: 41
Ubicación: Barcelona - España

MensajePublicado: Mar Jun 14, 2005 08:48    Asunto: Responder citando

He leído con mucho interés cuanto has escrito sobre los Goliardos, me has hecho recordar alguna de las veces que cayeron en mis manos selecciones de versos de estos personajes tan curiosos. ¡Eran tan irreverentes!

Pero he detectado un pequeño error cuando mencionas los Carmina Buruana. d'oh!
En realidad se llaman Carmina Burana. Esos a los que Carl Orff musicó para deleite de tanta gente.

Cada vez que intenté imaginarme a esos personajes, los veía armando ruido, bebiendo copiosamente, disfrutando de la vida en un mundo, una época, en el que el ideal religioso era tan medieval, tan represor, tan fustigador... Y ahí aparecen ellos dando un sentido mucho más lúdico a su peculiar carpe diem. Rolling Eyes

Y para contribuir a tu excelente explicación, citaré unos versos goliárdicos, los únicos que recuerdo, que no aparecen en la recopilación de los Carmina Burana, y que conservé en mi mente como brindis ante una buena copa de vino.

Meum est propositum - Tengo la intención
in taberna mori, - de morir en la taberna
vinum sit appositum - que el vino sea acercado
morientium ori - a la boca de los moribundos
Ut dicant cum venerint - para que digan cuando vengan
angelorum chori: - los coros de ángeles:
"Deus sit propitius - "Dios sea propicio
huic potatori". - a este bebedor."
Volver arriba
Caramillo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 02 Feb 2004
Mensajes: 5768

MensajePublicado: Mar Jun 14, 2005 22:14    Asunto: Responder citando

Siempre se les recordará por su intrepidez en el vivir.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1