elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

El adjetivo y sus arrugas



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Academia
Autor Mensaje
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Vie Ene 27, 2006 18:36    Asunto: El adjetivo y sus arrugas Responder citando

El adjetivo y sus arrugas
Por Alejo Carpentier

Los adjetivos son las arrugas del estilo. Cuando se inscriben en la poesía, en la prosa, de modo natural, sin acudir al llamado de una costumbre, regresan a su universal depósito sin haber dejado mayores huellas en una página. Pero cuando se les hace volver a menudo, cuando se les confiere una importancia particular, cuando se les otorga dignidades y categorías, se hacen arrugas, arrugas que se ahondan cada vez más, hasta hacerse surcos anunciadores de decrepitud, para el estilo que los carga. Porque las ideas nunca envejecen, cuando son ideas verdaderas. Tampoco los sustantivos. Cuando el Dios del Génesis luego de poner luminarias en la haz del abismo, procede a la división de las aguas, este acto de dividir las aguas se hace imagen grandiosa mediante palabras concretas, que conservan todo su potencial poético desde que fueran pronunciadas por vez primera. Cuando Jeremías dice que ni puede el etíope mudar de piel, ni perder sus manchas el leopardo, acuña una de esas expresiones poético-proverbiales destinadas a viajar a través del tiempo, conservando la elocuencia de una idea concreta, servida por palabras concretas. Así el refrán, frase que expone una esencia de sabiduría popular de experiencia colectiva, elimina casi siempre el adjetivo de sus cláusulas: "Dime con quién andas...", " Tanto va el cántaro a la fuente...", " El muerto al hoyo...", etc. Y es que, por instinto, quienes elaboran una materia verbal destinada a perdurar, desconfían del adjetivo, porque cada época tiene sus adjetivos perecederos, como tiene sus modas, sus faldas largas o cortas, sus chistes o leontinas.

El romanticismo, cuyos poetas amaban la desesperación -sincera o fingida- tuvo un riquísimo arsenal de adjetivos sugerentes, de cuanto fuera lúgubre, melancólico, sollozante, tormentoso, ululante, desolado, sombrío, medieval, crepuscular y funerario. Los simbolistas reunieron adjetivos evanescentes, grisáceos, aneblados, difusos, remotos, opalescentes, en tanto que los modernistas latinoamericanos los tuvieron helénicos, marmóreos, versallescos, ebúrneos, panidas, faunescos, samaritanos, pausados en sus giros, sollozantes en sus violonchelos, áureos en sus albas: de color absintio cuando de nepentes se trataba, mientras leve y aleve se mostraba el ala del leve abanico. Al principio de este siglo, cuando el ocultismo se puso de moda en París, Sar Paladán llenaba sus novelas de adjetivos que sugirieran lo mágico, lo caldeo, lo estelar y astral. Anatole France, en sus vidas de santos, usaba muy hábilmente la adjetivación de Jacobo de la Vorágine para darse "un tono de época". Los surrealistas fueron geniales en hallar y remozar cuanto adjetivo pudiera prestarse a especulaciones poéticas sobre lo fantasmal, alucinante, misterioso, delirante, fortuito, convulsivo y onírico. En cuanto a los existencialistas de segunda mano, prefieren los purulentos e irritantes.

Así, los adjetivos se transforman, al cabo de muy poco tiempo, en el academismo de una tendencia literaria, de una generación. Tras de los inventores reales de una expresión, aparecen los que sólo captaron de ella las técnicas de matizar, colorear y sugerir: la tintorería del oficio. Y cuando hoy decimos que el estilo de tal autor de ayer nos resulta insoportable, no nos referimos al fondo, sino a los oropeles, lutos, amaneramientos y orfebrerías, de la adjetivación.

Y la verdad es que todos los grandes estilos se caracterizan por una suma parquedad en el uso del adjetivo. Y cuando se valen de él, usan los adjetivos más concretos, simples, directos, definidores de calidad, consistencia, estado, materia y ánimo, tan preferidos por quienes redactaron la Biblia, como por quien escribió el Quijote.
Volver arriba
acrismi
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 Ene 2001
Mensajes: 1439
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Lun May 08, 2006 22:07    Asunto: Responder citando

Hola, Dianna.

Supongo que del foro que hablás es este y yo pregunto:

Si es que leyeron Los inmortales de Borges, ¿prestaron atención a las descripciones laberínticas? Son geniales, fantásticas, únicas.

No puedo con mi cansancio ya hoy, pero prometo mencionar detalles y los misterios que lo llevaron a crear sus obras fantánticas (no fantásticas por lo buenas que son, sino por la calidad conque logró escribir fantasías, esas fantasías que mientras se las lee, parecen realidades).

¿Tenés material que fundamente la adjetivación en Borges, Dianna? Yo tengo muy poco y me gustaría mucho leer más sobre el tema.

Acrismi Wink
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Mar May 09, 2006 08:10    Asunto: Responder citando

Hola, Cris. Sí, mismamente este hilo.

Algo de eso tengo. Resumo a continuación.

Algunas técnicas de adjetivación utilizadas por Borges y otros escritores:

-Adjetivación afectiva: consiste en emplear adjetivos que no expresen cualidades de las cosas a las que se les aplica, sino resalten las reacciones que estas cosas provocan en los personajes.

Ejemplo en Borges:

Ya era de noche; desde el polvoriento jardín subió el grito inútil de un pájaro.

La muerte y la brújula (Ficciones)

Vemos como aquí aplica el sentimiento de inutilidad que posee el personaje moribundo al canto del pájaro.

Solía llevar consigo un cuaderno y hacer una alegre fogata.

Ficciones

El sentimiento de alegría se traslada al objeto.

-Adjetivos que cambian de lugar (la hipálague que nos explicó belemin)

En Borges:

-No hay que buscar tres pies al gato –decía Treviranus blandiendo un imperioso cigarro

El orden correcto sería:blandiendo imperioso un cigarro...

-Oxímoron: adjetivos que contradicen al sustantivo (Me encanta).

En Borges:

Ejerce no sé qué cargo en una biblioteca ilegible de los arrabales del sur

El Aleph

Una puñalada feliz le ha revelado que es un hombre valiente.

El Aleph

-Utilización de dos adjetivos para describir a un personaje: uno le califica físicamente y el otro moralmente.

Lo recuerdo, la cara taciturna y aindiada

Dos hombres de pequeña estatura, feroces y fornidos

Era alto y desganado.


Ficciones
Volver arriba
acrismi
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 Ene 2001
Mensajes: 1439
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Mie May 10, 2006 00:12    Asunto: Responder citando

Holi.

Geniales ejemplos, Dianna, pero esos casos son precisos, es la palabra indispensable para expresar lo que desea, esa fue su gran genialidad; era a ello a lo que me refería, la maestría con la que sabía utilizar cada adjetivo, ni uno de menos ni uno de más, el exacto, siempre el adjetivo exacto o ninguno.

Estas palabras que pego de Cortázar lo atestiguan. Observen cuando menciona su "impresión de sequedad".

".... En principio soy -y creo que lo soy cada vez más- muy severo, muy riguroso frente a las palabras. Lo he dicho, porque es una deuda que no me cansaré nunca de pagar, que eso se lo debo a Borges. Mis lecturas de los cuentos y de los ensayos de Borges, en la época en que publicó "El jardín de senderos que se bifurcan", me mostraron un lenguaje del que yo no tenía idea (...) Lo primero que me sorprendió leyendo los cuentos de Borges fue una impresión de sequedad. Yo me preguntaba: '¿Qué pasa aquí? Esto está admirablemente dicho, pero parecería que más que una adición de cosas se trata de una continua sustracción'. Y efectivamente, me di cuenta de que Borges, si podía no poner ningún adjetivo y al mismo tiempo calificar lo que quería, lo iba a hacer. O, en todo caso, iba a poner un adjetivo, el único, pero no iba a caer en ese tipo de enumeración que lleva fácilmente al floripondio..."

De "Los cuentos: un juego mágico", entrevista por Omar Prego Gadea; La fascinación de las palabras.


Acrismi Wink
Volver arriba
miguelin
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 03 Dic 2004
Mensajes: 2172

MensajePublicado: Jue May 11, 2006 13:49    Asunto: Responder citando

Shocked me gustó lo de Borgesy lo de Cortazar, lo que me pierdo por no salir de TVII Shocked
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Jue May 11, 2006 15:49    Asunto: Responder citando

Sí, es interesante. Bienvenido.
Volver arriba
josedecadiz
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 11 Jun 2006
Mensajes: 1
Ubicación: México D. F

MensajePublicado: Dom Jun 11, 2006 17:31    Asunto: Intesante la cátedra sobre el adjetivo. Responder citando

Muy ilustrativa, lástima que tenga muy pocos aportes. Bueno, seguire mos buscanco...

Saludos. Laughing
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Academia Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1