elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

AMOS OZ


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Vie Oct 26, 2007 06:27    Asunto: Responder citando

Oviedo,
Azahara VILLACORTA

Amos Oz tenía una abuela que ayer se convirtió por unos minutos en la dueña absoluta de las emociones del auditorio que asistió a la conferencia que el premio «Príncipe de Asturias» de las Letras 2007 ofreció en la biblioteca del campus de Humanidades de la Universidad de Oviedo. La abuela de Oz sirvió de excusa narrativa para evidenciar que «no existe una línea divisoria entre ficción y realidad, la tragedia y la comedia», que son «las dos caras del cristal por el que contemplamos el jardín de nuestra vida».

Un día de esos de 40 grados a la sombra la abuela, con su vestido de seda, su sombrero y su pluma, con su elegancia europea, narró el escritor israelí, se metió en un mercado de Jerusalén. Y se topó con sus olores, sus colores, sus animales, su ajetreo y sus trabajadores sudorosos con los torsos desnudos. Y en ese mismo instante entró en estado «shock» y pronunció una sentencia que la acompañaría durante toda su vida: «El aire está lleno de microbios».

Aproximadamente así lo cuenta Amos Oz en su última obra, «Una historia de amor y oscuridad», a medio camino entre la autobiografía y la fantasía, que son lo mismo. «Desde ese día, yo fui testigo, los microbios se iban a la otra acera cuando se la cruzaban por la calle. Mi abuela, obsesionada con los gérmenes, lo hervía todo, las verduras y hasta a ella misma tres veces al día, fuese verano o invierno», contó. «Hasta que, con 80 años y con problemas cardiacos, el médico le dijo que dejase de bañarse con el agua tan caliente o que, de lo contrario, no podría hacerse responsable de su salud». La abuela, claro, hizo caso omiso del doctor y siguió bañándose en agua casi hirviendo. «Tenía tanto miedo que murió en el baño».

Hace años que una etiqueta que reza “el escritor más importante de la literatura israelí” aparece en las referencias a los libros de Amos Oz (Jerusalén, 1939). Cada año su nombre figura en las listas del Nobel, y ha recibido ya galardones de prestigio, como el Goethe (2005) y el Príncipe de Asturias (2007). Oz encabeza un grupo de intelectuales israelíes, como David Grossman, que no cejan de plantearse en ensayos y ficciones el dilema moral que confronta a su país, la espinosa cuestión palestina. Estos escritores viven estremecidos por el maltrato dado por su gobierno a los vecinos árabes y por el sentimiento de incapacidad para actuar en su favor.

De Fima, publicada originalmente en 1991, diré de entrada que es una auténtica delicia. El lector no se arrepentirá de pasar unas horas siguiendo al singular personaje Efraim Nomberg, Fima, su protagonista. Oz lo denomina un schlemiel, un perdedor, se parece a Woody Allen personaje, un perdedor con una capacidad verbal desmedida, en cuyas tiradas se mezclan ocurrencias de-satinadas con válidas apreciaciones intelectuales sobre la vida israelí. Su escasa habilidad para resolver los asuntos prácticos de la vida cotidiana redondea su personalidad. Tamaña incompetencia para la vida regular le sirve a Oz para abordar las cuestiones que le preocupan, la vida en el Estado de Israel, donde la palabra, el debate, fuertemente controversial, se revela en el fondo como un obstáculo para el logro de una solución práctica y consensuada.

La novela resulta una suma de pequeños episodios en la existencia cotidiana de Fima. Trabaja de recepcionista en una pequeña clínica ginecológica, incumpliendo así las esperanzas puestas en su talento por familiares y amigos, que lo veían como un poeta y un intelectual prometedor. Aprendemos también de actos insignificantes, sus lecturas en la cama cuando apunta en trozos de papel las ideas sugeridas por los artículos, como de las tiradas sobre los mismos vertidas en conversaciones con los amigos.

Cuando lo conocemos tiene 54 años y ha sobrevivido a tres matrimonios. Vive aún en contacto con su última mujer, Yael, que, casada de nuevo, tiene un hijo, Dimi, para quien Fima hace a veces de canguro. El padre, un exitoso octogenario, lo visita con frecuencia y mantiene con él permanentes discusiones. Nina, la mujer de un amigo, lo busca de vez en cuando para hacer una prestación de caridad, de permitir a Fima que se desahogue sexualmente. Cuando Fima se siente frustrado y sus amigos, las víctimas habituales de su imparable discurso, que contradice el igualmente imparable, pero derechista, de su padre, convoca en su fantasía a su gobierno y soluciona los problemas del país.

Este virtuoso de la novela, Amos Oz, sabe utilizar la tradición narrativa para elevar, como hace Woody Allen en el cine, la aparente intrascendencia de asuntos tratados con humor a un nivel artístico extraordinario. Su realismo es heredero de Flaubert en las escenas dramáticas y de Antón Chejov en la textura de su recreación de la vida cotidiana
Volver arriba
lachesca
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 17 Ago 2007
Mensajes: 51
Ubicación: argentina

MensajePublicado: Vie Oct 26, 2007 10:28    Asunto: Responder citando

Interesante......gracias por tus aportes. Salgo en busqueda del libro.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Oct 28, 2007 06:43    Asunto: Responder citando

Para que lo disfrutes

http://galiza-israel.blogspot.com/2007/10/entrevista-con-amos-oz.html
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Vie Nov 09, 2007 16:50    Asunto: Responder citando

A mi tambien me gusta Amos Oz, Dellwood, pero no he leido Fima. ¿Me podrías decir en qué editorial está publicada en España, por favor?
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Nov 10, 2007 05:14    Asunto: Responder citando

Pues está editada en una de las mejores editoriales que hay en Espala: Siruela. Con traducción de Raquel, claro.

..........................................................

Fima

1
Confianza y benevolencia

Cinco noches antes de la tragedia, Fima tuvo un sueño que escribió a las cinco y media de la madrugada en su libreta de los sueños. Esa libreta, de color marrón, estaba siempre en el suelo, debajo de un montón de periódicos y de revistas viejas a los pies de la cama. Fima había adquirido la costumbre de escribir, con las primeras luces del alba, que se colaban por las rendijas de la persiana, lo que veía por la noche. Si no veía nada, o si veía algo y lo olvidaba, también encendía la luz de la lámpara, parpadeaba, se sentaba en la cama, usaba alguna revista gruesa a modo de mesa sobre las piernas dobladas y escribía por ejemplo: "Veinte de diciembre: noche en blanco". O: "Cuatro de enero: algo con un lobo y una escalera, pero los detalles están muy borrosos". Las fechas solía escribirlas con letra y no con número. Luego se levantaba para ir a orinar y volvía a acostarse hasta que llegaban desde fuera el zureo de las palomas, el ladrido de los perros y el sonido de un pájaro cercano que parecía asombrado, como si no creyera en lo que veían sus ojos. Fima se prometía levantarse de inmediato, a los dos o tres minutos, o a los quince como máximo, pero a veces se volvía a dormir hasta las ocho o las nueve, porque su trabajo en la clínica no comenzaba nunca hasta la una del mediodía. Durmiendo encontraba menos falsedad que cuando estaba despierto. Aunque había comprendido hacía tiempo que la verdad no estaba al alcance de sus manos, quería alejarse lo más posible de las pequeñas mentiras que llenaban la vida
diaria, que como un polvo fino penetraban en cada rincón, hasta en los lugares más recónditos. El lunes de madrugada, cuando un turbio fulgor naranja se filtraba ya por las rendijas de la persiana, se sentó en la cama e hizo en su libreta la siguiente anotación: "Una mujer atractiva, aunque no guapa, en vez de acercarse al mostrador de recepción donde yo estaba, apareció por detrás de mí, a pesar de que ponía "Reservado para los empleados". Dije: Señora, preguntas solo por delante, por favor. Ella se rió y dijo: Ya lo hemos oído, Efraim, ya lo hemos oído. Aunque no tenía ningún timbre, dije: Señora, si no sale, tendré que tocar el timbre. Y también esas palabras le provocaron una risa tan agradable como un chorro de agua limpia. Era estrecha de hombros, tenía el cuello algo arrugado, pero el pecho y el vientre eran redondeados y llevaba medias de seda con una costura sinuosa.La redondez y la debilidad eran sensuales y conmovedoras. O quizás lo conmovedor era el contraste entre la cara de maestra desdichada y el cuerpo escultural. Tengo una hija tuya, dijo, ha llegado el momento de que nuestra hija te conozca. Aunque sabía que estaba prohibido abandonar el puesto de trabajo y era peligroso seguirla, y más descalzo, porque de repente estaba descalzo, se produjo una señal interior: si se pasaba el cabello con la mano izquierda hacia el hombro izquierdo, había que ir. Y ella lo sabía, y con un ligero movimiento se pasó el cabello por delante hasta caer sobre su vestido y cubrir su pecho izquierdo, y dijo: Ven. La seguí por varias calles y callejuelas, por varios portales y escaleras, y de nuevo por patios empedrados de la ciudad española de Valladolid, aunque de hecho era más o menos el barrio de los bújaros de aquí, de Jerusalén. A pesar de que la mujer del vestido de algodón infantil y las medias sensuales era una completa desconocida y jamás la había visto, a pesar de todo yo quería ver a la niña. Así caminamos a través de portales que conducían a patios interiores llenos de tendederos cargados de ropa, desde los que desembocábamos en nuevas callejuelas y de allí en una especie de plaza antigua alumbrada con una farola bajo la lluvia. Porque había empezado a llover, no con fuerza, no a cántaros, casi sin gotas, sino con la profunda humedad del aire que iba oscureciéndose. No nos encontramos ni un alma por el camino. Ni un gato. Y de repente la mujer se detuvo en un corredor con vestigios de un esplendor decadente, como la entrada de un palacio oriental o un simple túnel entre un patio mojado y otro patio mojado, con buzones rotos y azulejos destrozados: entonces me quitó el reloj y señaló una manta militar hecha jirones en un rincón de las escaleras, como si con el reloj hubiese comenzado una especie de destape y ahora yo tuviese que engendrarle una hija, y pregunté dónde estábamos y dónde estaban esos niños, porque durante el camino la niña se había convertido en niños. Y la mujer dijo: Carla1. No pude saber si Carla era el nombre de la niña o si Carla era el nombre de la mujer que presionaba mi mano contra su pecho o si Carla era la desnudez de las niñas delgadas o era la palabra que invitaba a abrazarla para darle calor. Cuando la abracé, todo su cuerpo se estremeció, no de deseo sino de desesperación, y me susurró, como después de la desesperación, Efraim, no tengas miedo, conozco el camino y te haré pasar con vida a la zona aria. En el sueño ese susurro sonó lleno de confianza y benevolencia y yo continué confiando en ella y creyendo y siguiéndola con exaltada alegría y sin que en el sueño me cuestionase cómo se había transformado en mi madre y dónde estaba la zona aria. Hasta que llegamos al agua. Al borde del agua, con un rubio bigote militar y las piernas abiertas, había un hombre con un uniforme oscuro que dijo: "Hay que separar. Así supe que ella tenía frío por culpa del agua y que no volvería a verla. Y me he despertado apenado y ni siquiera ahora, que he concluido este escrito, ha cesado esa pena".

1 "Car", en hebreo, significa "frío". "Car la" quiere decir "ella tiene frío". (N. de la T.)

........

Debería de escribirse en castellano Kar`la.
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Sab Nov 10, 2007 14:57    Asunto: Responder citando

¡Mmmm!¡Qué bonito, qué estremecedor comienzo...! Porque es un comienzo, ¿no? Bueno, me has convencido: leeré Fima en cuanto pueda conseguir el libro. Siruela, es, efectivamente una buena editorial, que cuida mucho sus publicaciones. Ya no la dirige Jacobo Fitz-James ¿no? Y ¿quién es Raquel?
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Sab Nov 10, 2007 20:59    Asunto: Responder citando

Raquel es su traductora al castellano. Una española a la que tengo el gusto de conocer desde algunos fiestorros comúnes en Yerushalayim.

Para mí la grandeza de Siruela está en las elecciones de lo que publica, además de cómo lo edita. Tienen un gusto exquisito en nómina, casi tanto como Muchnik. Pero esto son temas para otro foro.
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Nov 11, 2007 11:50    Asunto: Responder citando

Si, si, comparto tu predilección con respecto a Siruela y Muchnik. Lo de los fiestorro no lo comparto, nunca he estado en Jerusalen. Pero me interesa mucho la cosmovisión y cultura hebraicas, no desde el punto de vista político, sino cultural. Aunque también leo a Philip Roth...
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Feb 07, 2008 04:33    Asunto: Responder citando

Cuando hables de lo hebreo, que no de lo hebraico porque no estamos hablando en italiano, no olvides nunca que su cosmovisión es plural a más no poder, por lo que cuando hables de su cultura, y de todo lo que eso conlleva, incluso en política, no olvides que no se puede reducir todo a un mínimo común denominador. Para eso ya está el antisemitismo latente de la oligofrenia periodística de gran parte de la prensa europea, en especial la peor de todas, la española.
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Sab Feb 09, 2008 14:44    Asunto: Responder citando

Vaaale, Dellwood, anotaré tu corrección. No diré hebraico, sino hebreo (aunque creo que en castellano se pueden decir ambas cosas...)Por supuesto que no se les puede reducir a ningún mínimo. Al igual que otras culturas, como la cristiana, donde puedes encontrar desde beatos de misa diaria hasta ateos que han sido bautizados, y desde los más radicales, que adaptan lo más extremista del mensaje evangelico hasta los del OPUS, que siguen siendo cristianos. Y por el lado político igual: tanto se llaman cristianos alguno socialistas como los conservadores e incluso la extrema derecha. Y desde el punto de vista religioso mismamente, la escisión entre el mundo católico y el protestante es abismal...y siguen siendo cristianos. he puesto este ejemplo como podria poner otros. Ya sé que el judaismo no es sólo una religión, ya lo sé. Pero incluso en el mismo Eretz Israel hay posturas políticas y religiosas encontradísimas. Y no digamos en EEUU o en otras partes del mundo.
Volver arriba
Foros
Publicidad


La más amplia variedad de vídeos y DVDs se encuentra en nuestra tienda.
Ingrese a la sección de Vídeo y DVD.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
Página 7 de 8