elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

El Proceso, de Kafka


Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Club de Lectura
Autor Mensaje
Antigona
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Oct 2002
Mensajes: 6322
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Mar Dic 09, 2003 19:45    Asunto: Re: Vacío Responder citando

Ubermensch escribió:
He leido diversas opiniones sobre este tema, e incluso he dado tambien diversas opiniones, pero jamas habia leido una como la que he encontrado hace poco en un libro de Giovani Papini. Dice Algo asi:

"En el proceso se ven las crueles intenciones de un Diablo enmascarado y anonimo que turba las almas de un modo indirecto pero implacable, señalando a una culpa misteriosa que puede ser tanto el pecado original cuanto el pecado de todos nosotros durante todos los dias de la vida"

Asi mismo habla tambien de la metamorfosis y dice que es "la burla mas siniestra que haya podido imaginar el Diablo para humillar y torturar al hombre"

¿Que les parece?

------------------
Fenriz Aus Wie Sagt Man
"Und Wird Nie Vom Himmel Fallen"


Esto sí que me ha dejado perpleja. Übermensch... ¿podrías ampliar un poco más?


En cuanto al encuentro de Joseph K. con el sacerdote en la Catedral debo decir que hemos dedicado unas cuantas páginas (en Obras Literarias) al análisis de "Ante la Ley" (que también ha sido publicado como cuento) fuera del contexto de la novela. Lo hemos analizado en español, en alemán, le hemos dado mil vueltas y explorado en detalle. Leerlo dento de El Proceso hizo que se tambaleara toda mi interpretación. Todavía estoy intentándo encontrarle un sentido que me convenza. Y a proposito de mi búsqueda, quiero resaltar una frase que el Sacerdote dice a Joseph K, hacia el final del capítulo.

"No hay que creer que todo sea verdad; hay que creer que todo es necesario"
Volver arriba
Periplo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 May 2003
Mensajes: 3254
Ubicación: Entre ayer y mañana.

MensajePublicado: Mar Dic 23, 2003 11:06    Asunto: Responder citando

Muy interesante todo, coincido con muchos de ustedes. Ahora quiero dejarles un texto más que interesante, sobre todo para los que también han leído a Camus. Porpone un paralelismo entre El Proceso, de Kafka, y El Extranjero, de Camus. Está en inglés, espero que puedan leerlo:


The Priest (Kafka - Camus)

The Outsider, written by Albert Camus, and The Trial, written by Franz
Kafka, are two books that have been critically acclaimed since the time
that they were published. There are critics that claim that The
Outsider is a dull book, and is not even a read-worthy book. Other
people claim that it shows us how society actually acts upon people who
do not want to be like the rest of society. The Trial falls under the
same kind of criticism; but both books, although written by different
writers in a different époque, fall under the same kind of genre:
Imprisoned Lives. In both The Outsider and The Trial there are many
people who influence the protagonists in a positive and in a negative
way, but none of those characters are as important as the priest. The
priest, being of the same profession in both books and trying to
accomplish the same kind of tasks, have a totally different effect on
the two protagonists. In The Outsider the priest changes the whole
attitude that Meursault has to life, whereas in The Trial the priest
tells Joseph K. how his life actually is.

"Why do you refuse to see me?" This question was asked by the priest
and was meant for Meursault. Normally, if a person is convicted to
death, he will see a priest before the sentence is executed. Meursault
did not do that. He profusely refused to see the priest and why should
he? He "did not believe in god." Meursault did not care, as he did not
care if his mother died, or if someone proposed marriage to him. This
of course went totally against the rules and ethics of society, which
cannot permit such kind of behaviour. But why does Camús characterize
Meursault like that? Why did he create such kind of an outsider to
society? Camús created such an outsider because he wanted to show
people how life actually is. Society does not accept people who do not
bend the truth a little and lie. Society wants to make life as easy as
can be, making up lies so that everything can run smoothly because truth
can hurt sometimes, and Camús knows that. Camús implements the priest
not just as another character in the novel, but as a person who wants to
tell Meursault how society expects him to behave. Meursault did not
want to know how he has to act to make the society happy, as a matter of
fact, the priest was "beginning to annoy" him. Meursault was not even
following what the priest said but rather gazed out of the cell into the
sky.

Camús wants to show us actually how uninterested Meursault is in the
priest. But all this is about to change because Camús adds an
unexpected twist. The priest mentions how even the hardest of criminals
stare at something at one point in their life and imagine a divine face
in it. Meursault did not see the face of Jesus Christ in it, but he saw
the face of Marie, the girl who proposed the marriage to him. But this
was the turning life in Meursault’s life. All of a sudden he starts to
care about things and take some interest in things, and that explains
the outrage he suddenly got against the priest. Meursault knows that he
his going to die, and he cannot accept that. His whole attitude all of
a sudden changed. Camús shows us that a person cannot go against
society and that society and the majority, be it good or bad, will
always win.

Kafka’s priest however was different. He did not tell to change Joseph
K.’s life but rather told Joseph K. how his life is and how unjust
society actually is. The setting that Kafka creates is pretty
phenomenal. The cathedral is dark and gloomy, only lighted by some oil
lamps which have a small illumination radius. "It is a rainy day",
which gives it an even more sad and depressing feeling. As time passes
by, the inside of the cathedral gets darker and darker, which creates a
sort of evil foreshadowing of what will happen at the end of the book.
Then the priest comes to the altar, which is humorous because there will
be no sermon right now. It is rainy, a weekday and nobody showed up at
the church. But that is the illusion Kafka wants to create. The priest
is not there to preach, he is there to talk to Joseph K. During the
talk the priest has with Joseph K., Kafka uses the analogy with the
doorman.

But why did Kafka use this? Kafka used this analogy because he wanted
to show us how unjust and corrupt the court and justice system actually
is. Yes, the government states that the law is there so everybody can
benefit from it; "justice is there for everybody" and that anybody can
access it with no difficulty. But later Kafka writes that everything is
accessible to man, except the law. "The law is closed to him", which
means there will be no justice because the law cannot be accessed, and
without the law there cannot be any justice. Through this scene Kafka
also foreshadows that Joseph K. has been played the fool, and that the
court is actually unjust and that he was convicted unjustly. Now,
Joseph K. did not know this. He thought that everything was well, and
that his appeal has already been processed and that he would be free in
a few days. But that is why Kafka put in the priest, so that he can
clarify to Joseph K. how and in what situation the life of Joseph K.
actually stands.

Both books make profound impact on the readers; some reject the novels
and regard them as absolute trash because they do not want to accept
that society actually is how the two authors, Albert Camus and Franz
Kafka, portray them to be. They both carry a lot of hidden messages and
meanings and how the authors actually feel about the society they live
in. They criticize society because the society is corrupt and unjust,
and that is what the authors wanted us readers to find out ourselves
because one person alone cannot make any changes. It has to be many
persons, perhaps even a whole society. Many critics have criticized
these books, trying to bring down their popularity because they
themselves have been a part of the corrupt and unjust society and they
do not want to admit that they belong to one of these societies. These
books portray the truth of what kind of world we live in today and that
we should think about ourselves and what our ethics in life actually
are.
Volver arriba
samsa
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 14 Nov 2003
Mensajes: 6825
Ubicación: Cuando no ando en las nubes, ando como perdido

MensajePublicado: Mie Dic 31, 2003 16:51    Asunto: Responder citando

Quizás con esta intervención me muestre arbitrario o poco pertinente; pero a quienes hayan leído a Franz Kafka el objetivismo y las nociones de pertinencia pueden tenerles sin cuidado.

En 1915, durante la gestación de la novela El proceso, el escritor Franz Kafka escribe en su diario íntimo. Dice una frase algo así: uno se ve obligado a reconocer que vino al mundo rebosando inmundicias.

Me gustó esa frase como materia de reflexión para El Proceso.

Ya se ha dicho en este foro que Josef K implicaba nuestro evangelio; El Proceso es el mundo moderno capitalista, yen este inmundo todo forma parte del tribunal que nos condena a muerte por el mero hecho de existir, incluso algunas niñas de aspecto inocente, intrincadas entre la indescifrable y absurda burocracia que nos gobierna. Uno lee a Kafka y verdaderamente siente ese sabor de la inmundicia. Creo que leemos sobre algo que nos atañe, y se trata ciertamente de algo inmundo. El Proceso, en otro plano, siempre me pareció a su vez, como libro, un proceso al mundo: está el proceso que condena a Josef K, o al agrimensor, o a mi célebre lacayo Gregorio Samsa, el que condena a todos nosotros los lectores que nos vemos representados por ellos; pero también está el proceso al mundo, el artista que ha escrito esta obra a hecho un proceso al mundo con la escritura. Así, al igual que Josef K es castigado dentro del texto debajo de la portada que anuncia El Proceso, por afuera de dicha portada este libro de Kafka enjuicia al mundo y el mundo tampoco se ve favorecido por su veredicto. Kafka cuando escribe se castiga, y bastaría enumerar algunos estudios que emparentan los rasgos de los personajes con los del autor. Pero más allá de todo, lo que yo quería rescatar es que El Proceso es una novela a nuestro modo trágica –se trata de otro cánon de tragedia-, que sin embargo podría compararse al teatro clasicista de Racine, y Barthes podría darnos al respecto algunas sugerencias. También Blanchot en su libro De Kafka a Kafka desarrolla la noción de la palabra como una lápida, la vida que lleva la muerte en sí y en ella se mantiene, la tenebrosa paradoja de las palabras: y es un libro que se refiere a la obra de Kafka... Por eso, antes de algún comentario sobre lo de Camus que pegó más arriba Periplo, quería compartir con ustedes esta impresión sobre el escritor y el caso particular de El Proceso como una obra verdaderamente emblemática y crucial para nuestro tiempo, y para eso propongo acercarnos un poco al autor. Transcribo la cita de aquel escrito del diario íntimo en 1915 a la que me refería:




En cierto momento del conocimiento de sí mismo, y en presencia de otras circunstancias favorables a la observación, es inevitable que uno se considere execrable. Toda escala de valores morales –por más diversas que sean las opiniones en ese sentido- parecerá demasiado elevada. Uno tiene que descubrir que sólo es una cueva de miserables hipocresías. Ni el más mínimo acto aparece libre de esta hipocresía. Estas hipocresías son tan inmundas. Que en el momento de la observación de sí mismo uno no quiere reflexionar, y sólo se contenta con contemplarlas desde lejos. En estas hipocresías no hay solamente egoísmo, el egoísmo a su lado parece un ideal de bondad y belleza. La inmundicia que uno encuentra existe de por sí, uno se ve obligado a reconocer que vino al mundo rebosando inmundicias, y que por su culpa volverá a irse de él sin ser reconocido (o tal vez demasiado reconocido). Esa inmundicia es el último fondo discernible, el fondo absoluto no contiene lava, sino inmundicia. Lo más bajo y lo más alto contienen esta inmundicia, y aun las dudas que la observación de sí mismo suscita, pronto se debilitan y llevan a complacerse consigo mismas, como un cerdo que se revuelve en el estiércol.


Como se aprecia, Kafka nos comenta que uno vino al mundo rebosando inmundicias y que se irá de él sin ser reconocido o demasiado reconocido.
Creo entender que el hecho de ponerse a escribir -aún sin rumbo fijo, incluso dejando obras inconclusas o deseos incendiarios-, puede ser un intento desesperado de ser reconocido y elevarse por encima de la inmundicia. Y Kafka lo ha ensayado al extremo, y con dolor.

Pues bien, al contrario de nosotros, este escritor atormentado ha sabido qué estética darle a esas inmundicias que recibió del mundo, y les dio forma literaria: por lo tanto Kafka ha sido uno de los demasiado reconocidos entre los que han pasado por este inmundo mundo, y creo que eso se debe fundamentalmente al hecho de habernos escrito El Proceso.

Les dejo un agradecido silbido de insecto a todos los foristas, y les debo una reflexión a propósito de Josef K frente a Mersault: el otro condenado a muerte por un mundo absurdo que nos escribe el kafkiano Camus.
Volver arriba
samsa
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 14 Nov 2003
Mensajes: 6825
Ubicación: Cuando no ando en las nubes, ando como perdido

MensajePublicado: Vie Ene 02, 2004 11:26    Asunto: Responder citando

Escribiré algunas reflexiones a propósito del posible carácter trágico de la obra de Kafka.


En cuanto al carácter trágico de la obra de Kafka –soy conciente de los inconvenientes del término- Sábato nos recuerda que los grandes dramaturgos griegos ofrecían un saber trágico que no sólo emocionaba a sus espectadores sino que también los transformaba: eran educadores de su pueblo. Lo cita a Jaspers y dice que para este autor ese saber trágico devino luego en fenómeno estético, y tanto el poeta como su auditorio abandonaron la grave actitud primogenia para proporcionar imágenes sin sangre (esto está en Querido y Remoto Muchacho, Abaddon). Que sea tratado o considerado como tal no implica que el arte literario sea en la modernidad un mero fenómeno estético. Es más, si fuera por la actitud de la sociedad capitalista actual para con el arte, el arte sería un mero producto de consumo kitsch: se compra El alquimista como se compra una nueva marca de fideos, lo cual no está mal para el caso... Ahora bien, escritores como Kafka desmienten esta mediocridad de la literatura que consiste en lo mundano, porque de las mismas condiciones de mundanidad Kafka hace lo trágico: un gran escritor debe saber lidiar con las circunstancias de su tiempo y condensarlas en una estética apropiada que sirva para todos los tiempos. Hacer una lectura de la propia época que sea susceptible de ser leída por todas las épocas: a eso le llamo el gran logro literario. Kafka da el ejemplo, y una novela como El proceso, para nosotros -citándo una última vez a Sábato- no es menos grave que Edipo Rey. ¿Cuál sería una diferencia? Que al contrario de aquellos espectadores de los dramaturgos griegos, los lectores de Kafka posiblemente no comprendan el alcance simbólico del libro que tienen en sus manos por estar insertos y en general formar parte de esa misma mundanidad absurda a cuya representación literaria asisten: también la tragedia nuestra consiste en pasar ante ella sin capacidad de reconocerla. Esto sólo habla mal de los lectores y de una concepción literaria carente de gravedad, pero habla muy bien de Kafka. Ese mundo burocrático atroz que describe Kafka en El Proceso es el mismo que regula la edición del producto El Proceso a través de sus políticas editoriales... Pero para no perderme en este tipo de reflexiones difusas me viene bien comentar lo que dice Camus con respecto al carácter trágico de Kafka.
En El mito de Sísifo hay un capítulo llamado La esperanza y lo absurdo en la obra de Kafka -este capítulo originariamente no fue incluido en el libro porque la censura nazi no podía permitir la edición de un ensayo sobre un escritor judío-. Camus considera la obra de Kafka a través de la figura de la paradoja: los colores expresan el vacío y los gestos cotidianos traducen las ambiciones eternas. En la obra de Kafka uno no deja de chocarse con oscilaciones entre lo natural y lo extraordinario, el individuo y lo universal, lo trágico y lo cotidiano, lo absurdo y lo lógico. Esta obra es un símbolo, y un símbolo supone dos planos y una correspondencia entre uno y otro. En este universo kafkiano de pesadilla esos dos planos son el de la vida cotidiana y el de la inquietud sobrenatural. Camus observa que en Kafka se cumple a la perfección la máxima nietzscheana: los grandes problemas se encuentran tirados en el medio de la calle. Aquí habría que explayarse algo sobre el concepto del absurdo de Camus expuesto en El Mito de Sísifo, pero para no disgregarme demasiado resumiré que:
1. Para Camus Kafka simboliza el absurdo del hombre mediante un juego de contrastes paralelos y, lo que va al grano:
2. Kafka expresa lo absurdo mediante lo lógico y lo trágico mediante lo cotidiano.
Me interesa esto de expresar lo trágico de lo cotidiano, porque lo cotidiano es verdaderamente el lugar común de lo trágico en lo que podríamos llamar la era posmoderna o como se quiera. La vida de un hombre corriente determinada por una burocracia absurda e inhumana es una figura trágica y precisábamos que alguien dejase un retrato de la misma.
En Mímesis Auerbach considera a Flaubert un precursor del realismo moderno porque es capaz de darle relevancia trágica a lo que le sucede a un personaje corriente: las fantasías de una ama de casa de provincias. Lo mismo Balzac, que en Papa Goriot no tiene reparos en convertir en un cristo de la paternidad a un mediocre anciano. Antes lo trágico era lo contrario a lo cotidiano y a la vida corriente, se hallaba solamente en un nivel elevado de sublimidad prácticamente incorpórea y pertenecía a personajes extraordinarios, como corresponde a la visión del mundo de la antigüedad.
Kafka ha sabido situar la tragedia en lo cotidiano, en la corriente burocracia de nuestras vidas, en una era donde primero están las cosas y luego está el hombre perdido entre ellas como en un laberinto.
En El hombre y lo absoluto Lucien Goldmann se ocupa de la tragedia mediante una lectura de la obra de Racine. Para este autor -Goldmann- la tragedia consiste en la oposición radical entre un mundo de seres sin conciencia auténtica y sin grandeza humana y entre el personaje trágico, cuya grandeza está precisamente en la negación de este mundo y de la vida. Pero este es un concepto literario, y la práctica ofrece muchos matices. En términos generales lo trágico implica una imposibilidad de conciliación entre dos términos que son por antonomasia el hombre y el mundo. Esto se simboliza con situaciones argumentales: para Andrómaca hay dos valores sagrados: la memoria de Héctor y la vida de su Hijo, único descendiente de Troya. Pirro, su captor y el asesino de su familia, está enamorado de ella, y le propone matrimonio ofreciéndole a cambio salvar la vida de su hijo que los griegos debían asesinar. Andrómaca no tiene salida: si se casa con Pirro, ofende la memoria de Héctor. Si no se casa, termina con la extirpe de Héctor. No hay forma de vivir en el mundo con la pureza, hay que ensuciarse o perecer, y el héroe trágico perece.
Esta visión trágica implica la visión del mundo de toda una época, y está sustentada sobre valores sagrados de índole religiosa que también involucran la tradición en todo sentido: la fidelidad al pasado, al padre, a la propia sangre y dinastía: lo trágico consiste en la imposibilidad de mantener en el mundo esos valores en su plena pureza.
En cuanto a Kafka, él también nos ofrece una literatura trágica con El proceso: es una obra donde el término hombre no puede reconciliarse con el término mundo. La diferencia es que lo trágico ya no tiene que ver con la culpa ni con los dioses que a nosotros nos tienen sin cuidado: ahora se trata de un tribunal omnipotente que nos somete a una cotidianeidad absurdamente burocrática donde el hombre vaga angustiado por la vida sin hallarle un sentido y es ese mismo sinsentido lo que lo condena a muerte. Los personajes de Kafka son los héroes que se enfrentan al monstruo de nuestro tiempo: la falta de sentido de la vida en una existencia deshumanizada, y la mayoría de las veces son derrotados. En Racine Fedra cumple su destino trágico y se suicida: en el infierno será juzgada por Minos. Los personajes de Kafka encuentran su infierno en este mundo y por eso no precisan morir para padecerlo, como es el caso de América y El Castillo donde el tormento eterno está en vivir en un iluso avance que en realidad no se mueve nunca del punto de partida: Borges considera “precursor” de Kafka a Zenón de Elea con su aporía de la flecha. Muchas veces pensé que el temor o la angustia que los coetáneos de Dante podrían sentir ante el relato del infierno en la Divina Comedia es correspondiente con la angustia nuestra ante las páginas de El Proceso. La puerta del universo kafkiano podría recibir a sus personajes con la misma inscripción del portal del infierno dantesco: ¡Oh, vosotros, los que entráis, abandonad toda esperanza!


Sigo debiendo alguna comparación entre Josef K y Mersault...


Saludos
Volver arriba
danielkaf
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 30 Ene 2004
Mensajes: 13
Ubicación: argentina

MensajePublicado: Sab Ene 31, 2004 12:25    Asunto: Responder citando

solo queria agradecer a kafka por
dejar un importante testimonio historico y literario
un testimonio que como han dicho todavia sigue vigente
GRACIAS KAFKA por hacernos comprender, aunque
sea un poco mas, esta vida humana que se amontona
ruina sobre ruina
Gracias Kafka, algun dia espero darle mi humilde tributo
aunque sea indigno y casi blasmefico espero rendirle el tributo
que se merece Kafka,
nuevamente Gracias K. por escribirnos El Proceso...
Volver arriba
eduardo perez
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 31 Ene 2004
Mensajes: 1

MensajePublicado: Sab Ene 31, 2004 19:59    Asunto: Responder citando

Perderse en las redes laberínticas de una parábola que infinitamente se recurre a sí misma es la proposición del célebre autor checo, o quizás la traslación de un infierno que precisa de una imaginación vírgen para resurgir.
No es acaso el simple lector un siervo de la pesadilla kafkiana, un mero ladrillo que sostiene la caricatura del anti-edén palpable? No se transforma quien sostiene el libro en un intersticio de ese extraño orden en que espacio y tiempo se confunden?
No lo hace permanente?
Volver arriba
Periplo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 May 2003
Mensajes: 3254
Ubicación: Entre ayer y mañana.

MensajePublicado: Jue Feb 05, 2004 15:31    Asunto: Responder citando

danielkaf escribió:
solo queria agradecer a kafka por
dejar un importante testimonio historico y literario
un testimonio que como han dicho todavia sigue vigente
GRACIAS KAFKA por hacernos comprender, aunque
sea un poco mas, esta vida humana que se amontona
ruina sobre ruina
Gracias Kafka, algun dia espero darle mi humilde tributo
aunque sea indigno y casi blasmefico espero rendirle el tributo
que se merece Kafka,
nuevamente Gracias K. por escribirnos El Proceso...


Perdón por disentir, pero yo creo que Kafka no nos hace entender sino que nos hace dudar. Nos hace preguntarnos, darnos cuenta de que hay cosas que parecen normales y no por ello son buenas o acordes a nuestra condición humana, más intrínseca aún que la condición social del hombre.

Salud!
Volver arriba
MOGAPE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 10 Feb 2004
Mensajes: 54
Ubicación: aquí en la TIERRA

MensajePublicado: Dom Feb 22, 2004 00:02    Asunto: el proceso de ................. Responder citando

ingresé al foro por pura curiosidad Shocked
y me quedé casi media hora leyendo los importantes comentarios de lectores también importantes, todos son buenos, claro que los puntos de vista algunos encontrados y otros diversos, pero que en el centro casi dan en el blanco, digo casi, porque es bonito diferenciar los puntos de vista, eso lo hace atractivo a un foro, hay algunos foros tan pero tan estúpidos, que dan ganas de vomitar, pero este me fue acorralando cada vez más y más y fui entendiendolo cada vez más a Kafka... y creo que todos los que sintonizamos con la realidad nos parecemos a él, y yo sin haberlo leído, simpatizo con la lucha que libro este hombre auténtico, aunque lleno de conflictos y desesperanzas.
Sigan alimentando nuestro apetito por saber más...prometo volver a leer nuevamente todo el foro y creo que podré saber mas del "proceso" sin haberlo leído, porque todos sin querer estamos y vivimos el mismo "proceso". Saludos Kafkianos Rolling Eyes Wink Crying or Very sad Embarassed Laughing
Volver arriba
Martin
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 29 Feb 2004
Mensajes: 23

MensajePublicado: Lun Mar 01, 2004 01:29    Asunto: La mirada del miope Responder citando

Hace ya algunos años que leí la novela de Kafka, razón por lo que mi memoria apenas me entrega trazos que se esfuman. Pero tal vez sea interesante que el miope nos relate qué es lo que ve a lo lejos (aunque nos sea de poca utilidad).
Entonces, si bien no recuerdo con precisión el texto, sí recuerdo lo que me sorprendió de él (a veces nos ocurre esto mismo con una señorita: la vemos y pensamos: "qué linda"; volvemos a nuestras casas y ya no recordamos su rostro, pero sí recordamos nuestro comentario acerca de ella - disculpen mi paralelismo torpe).
Decía que lo que me sorprendió de la obra es la resignación con la que el protagonista se entrega a su propia ejecución. La pelea por su supervivencia fue tan grande, que en recorrer esa infinitud se le agotaron las fuerzas. Y cuando ya no puede oponerse, se deja arrastrar por el absurdo de saberse culpable y desconocer la causa.
La ridícula aplicación de la justicia aparece también en otra novela genial, ya no de Kafka, que no sé por qué ha de pensarse que es para niños. Alicia en el país de las maravillas muestra una situación similar (sólo que en un tono más jocoso) en la que alguien va a ser ejecutado por un juicio en el cual no se aplica la lógica. Alicia exige a los jurados que la lógica se aplique y se le concede el deseo, pero en forma tan retorcida que no se hace más que confirmar la culpabilidad de un inocente.
Bueno, demasiadas palabras para quien no demuestra tener buena memoria. Los dejo para que hagan comentarios más prudentes que el mío.
Hasta luego.
Martín.
Volver arriba
Vicente Bathory
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 15 Jul 2003
Mensajes: 176
Ubicación: el Kailash, lagunas de LLanganuco, mi qué, soarin high upon the breezes

MensajePublicado: Mie Mar 03, 2004 02:48    Asunto: Responder citando

hola amigos Kafkianos.........les tengo una pregunta:

¿Por qué se dice que en las obras de Kafka vive un tiempo que muere?

saludos


V....del foro de Los cantos de Maldoror.


el calor es un tiempo no un ardor.
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Club de Lectura Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente
Página 8 de 11