elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Los Cantos de Maldoror


Ir a página Anterior  1, 2, 3, ... 20, 21, 22  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Club de Lectura
Autor Mensaje
Vicente Bathory
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 15 Jul 2003
Mensajes: 176
Ubicación: el Kailash, lagunas de LLanganuco, mi qué, soarin high upon the breezes

MensajePublicado: Mar Jul 29, 2003 04:15    Asunto: Vacío Responder citando

Aqui tienes Brunilda otra página con varias ediciones de Lautreamont, aunque creo que todos estan en ingles...no estoy seguro http://www.gnooks.com/discussion/lautreamont.html

Bueno saludos
V.d.R
Volver arriba
Brunilda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Sep 2002
Mensajes: 6098
Ubicación: Alephandria, la Torre derruida y el mundo flotante...que se hundió

MensajePublicado: Mar Jul 29, 2003 22:28    Asunto: Vacío Responder citando

Sip salvo un libro sobre surrealismo, están todas en inglés, pero además encargar ahora un libro en Amazon es pagar entre libro y envío casi cuatro veces su valor!.
Pero bueno, este fin de semana saldré a caminar por corrientes o por las bibliotecas de las casas de mis amigos

Encontré algo "en castellano" (tendría que llamarlo a alzahir nuevamente para que me traduzca las que dejaste... )


POESÍAS

Reemplazo la melancolía por el coraje, la duda por la certeza, la desesperación por la esperanza, la maldad por el bien, las quejas por el deber, el escepticismo por la fe, los sofismas por la frialdad de la calma y el orgullo por la modestia.

I

Los gemidos poéticos de este siglo no son más que sofismas.

Los primeros principios deben estar fuera de discusión

Acepto a Eurípides y a Sófocles pero no acepto a esquilo.

No demostréis carecer del sentido más elemental de las conveniencias ni poseer mal gusto respecto del creador.

Rechazad la incredulidad: me complaceréis.

No existen dos clases de poesía; sólo existe una.

Hay entre el autor y el lector una convención poco tácita, en virtud de la cual el primero se titula enfermo y acepta como enfermero al segundo. ¡Es el poeta quien consuela a la humanidad! Los papeles se han invertido arbitrariamente.

No quiero ser mancillado con la calificación de presuntuoso.

No dejaré memorias.

La poesía no es tempestad, ni tampoco el ciclón. Es un río majestuoso y fértil.

Sólo admitiendo la noche físicamente se ha logrado hacerla pasar moralmente. ¡OH, noches de Young! ¡Cuántas jaquecas me habéis causado!

Sólo se sueña cuando se duerme. Son expresiones tales como las del sueño, la nada de la vida, el paso por la tierra, la preposición quizá, la inspiración desordenada, lo que ha infiltrado en vuestras almas esa poesía húmeda de las languideces, parecida a podredumbre. Pasar de las palabras a las ideas, basta un paso.

Volver arriba
Brunilda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Sep 2002
Mensajes: 6098
Ubicación: Alephandria, la Torre derruida y el mundo flotante...que se hundió

MensajePublicado: Mar Jul 29, 2003 22:31    Asunto: Vacío Responder citando

Y aqui más :

"Las perturbaciones, las ansiedades, las depravaciones, la muerte, las excepciones de orden físico o moral, el espíritu de negación, los embrutecimientos, las alucinaciones servidas por la voluntad, los tormentos, la destrucción, los vuelcos, las lágrimas, las insaciabilidades, las esclavitudes, las imaginaciones que profundizan, las novelas, lo inesperado, lo que no se debe hacer, las singularidades químicas del buitre misterioso que acecha la carroña de alguna ilusión muerta, las experiencias precoces y abortadas, las oscuridades de caparazón de chinche, la monomanía terrible del orgullo, la inoculación de estupores profundos, las oraciones fúnebres, las envidias, las traiciones, las tiranías, las impiedades, las irritaciones, las acrimonias, los despropósitos agresivos, la demencia, el esplín, los espantos razonados, las inquietudes extrañas que el lector preferiría no sentir, las muecas, las neurosis, las matrices sangrientas por las que se hace pasar a la lógica de rodillas, las exageraciones, la ausencia de sinceridad, lo latoso, lo chato, lo sombrío, lo lúgubre, los partos peores que asesinatos, las pasiones, el clan de novelistas de sala en lo criminal, las tragedias, las odas, los melodramas, los extremos presentados a perpetuidad, la razón silbada impunemente, los olores de gallina mojada, las insipideces, las ranas, los pulpos, los tiburones, el simún de los desiertos, lo sonámbulo, turbio, nocturno, somnífero, noctámbulo, viscoso, foca parlante, equívoco, tuberculoso, espasmódico, afrodisíaco, anémico, tuerto, hermafrodita, bastardo, albino, pederasta, fenómeno de acuario y mujer barbuda, las horas ebrias del desaliento taciturno, las fantasías, las acritudes, los monstruos, los silogismos desmoralizadores, las basuras, lo que no reflexiona como el niño, la desolación, ese mancillado intelectual, los chancros perfumados, los muslos de camelias, la culpabilidad de un escritor que rueda por la pendiente de la nada y se desprecia a sí mismo con alegres gritos, los remordimientos, las hipocresías, las perspectivas vagas que os trituran con sus imperceptibles engranajes, los escupitajos serios sobre los axiomas sagrados, la gusanera y sus insinuantes cosquilleos, los prefacios insensatos, como los de Cronwell, de la señorita de Maupin y de Dumas hijo, las caducidades, las impotencias, las blasfemias, las asfixias, las sofocaciones, las rabias: frente a esos osarios inmundos, que me ruboriza nombrar, es por fin tiempo de reaccionar contra lo que nos choca y nos somete tan soberanamente.

Vuestro espíritu es perpetuamente arrastrado fuera de sus goznes y sorprendido en la trampa de tinieblas construida, con arte grosero, por el egoísmo y el amor propio."









Volver arriba
Vicente Bathory
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 15 Jul 2003
Mensajes: 176
Ubicación: el Kailash, lagunas de LLanganuco, mi qué, soarin high upon the breezes

MensajePublicado: Mie Jul 30, 2003 04:07    Asunto: Vacío Responder citando

Buenas Noches Brunilda... si pues tienes razón es mucho más caro por amazon, oye que bien que los hayas encontrado ya traducidos. Estaba ya por traducir el poesies II. Sí que es dificil el segundo. Pero bueno me parece que comenzamos por los "capítulos" de los cantos o tal vez mejor por páginas. Para fines de esta semana comienzo con la primera y de ahí continuamos. De donde sacaste las traducciones...genial brunilda!!
bueno que sigan los ánimos!!! buena suerte
V.d.R
Volver arriba
Brunilda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Sep 2002
Mensajes: 6098
Ubicación: Alephandria, la Torre derruida y el mundo flotante...que se hundió

MensajePublicado: Vie Ago 01, 2003 14:02    Asunto: Vacío Responder citando

Me encantaría, pero hay un pequeño problema: No encuentro por ningún lado ese libro (lo busqué hasta por las librerias antiguas de Av. de Mayo!)
Lo único que queda son las librerias de usados, o recurrir a un amigo librero que tengo, que a veces puede salvarme de estas situaciones tan terribles de la vida.

Podés comenzar, Vicente, a mi no me molesta leerte (aunque suene a monologo) y si surge algún otro lector "maldito" mejor!

Saludos,
Volver arriba
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13826
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Vie Ago 01, 2003 19:11    Asunto: Vacío Responder citando

alucino con este libro...hay fragmentos increíbles, como la relación sexual con la hembra de tiburón, o el exhorto a los pederastas...
Volver arriba
Vicente de Rais
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 20 Abr 2003
Mensajes: 85
Ubicación: Peru

MensajePublicado: Sab Ago 02, 2003 18:11    Asunto: Vacío Responder citando

Aqui está la primera estrofa del primer canto para comentarla.

Canto I
Strofa I

Quiera el cielo que el lector, envalentonado y momentáneamente vuelto tan feroz como lo que lee, encuentre, sin desorientarse, su abrupto y salvaje camino a través de la ciénaga desolada de estas páginas sombrías y llenas de veneno, pues, salvo que aporte a su lectura una lógica rigurosa y una tensión de espíritu igual al menos a su desconfianza, las emanaciones mortíferas de este libro empaparán su alma del mismo modo que el agua empapa el azúcar. No es bueno que todos lean las páginas que siguen: solo algunos saborearán sin peligro este amargo fruto. En consecuencia, alma tímida, antes de penetrar más adentro en semejantes tierras inexploradas, dirige hacia atrás tus pasos, no hacia delante. Escucha bien lo que digo: dirige hacia atrás tus pasos y no hacia delante como los ojos de un hijo que se apartan respetuosamente de la contemplación augusta del rostro materno; o, mejor, como un ángulo que se pierde de vista de grullas frioleras y meditabundas que, durante el invierno, vuelan con energía a través del silencio, a toda vela, hacia un punto determinado del horizonte donde, de pronto, se inicia un extraño y fuerte viento, precursor de la tempestad. La grulla más vieja y que forma en solitario la vanguardia, al ver esto, menea la cabeza (en consecuencia también su pico que hace sonar) como una persona razonable que no está contenta (tampoco yo en su lugar lo estaría) mientras que su viejo cuello desprovisto de plumas, contemporáneo de tres generaciones de grullas, se remueven en ondulaciones irritadas que presagian la tormenta cada vez más próxima. Después de mirar varias veces con sangre fría por todas partes, con ojos poseedores de experiencia, prudentemente, la primera (pues ella es quien tiene el privilegio de enseñar las plumas de su cola a las otras grullas, inferiores en inteligencia) con su grito vigilante de centinela melancólico, para rechazar al enemigo común, vira con flexibilidad la punta de la figura geométrica (quizás es un triángulo pero no se ve el tercer lado que forman en la lejanía esas curiosas aves de paso) bien a babor, bien a estribor, como un hábil capitán, maniobrando con alas que no parecen mayores que las de un gorrión y, como no es tonta, elige así otro camino filosófico y más seguro.

***


Saludos
V.d.R
Volver arriba
verzzeti incontra!
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 02 Ago 2003
Mensajes: 24
Ubicación: lima, peru

MensajePublicado: Sab Ago 02, 2003 19:08    Asunto: Vacío Responder citando

Senyor Vicente, Senyorita Brunilda ...
Saludo a ustedes envalentonados y por momentos ferozes insatisfechos que no encuentran mas que la orientacion al leer los cantos, que para ser exacto... es lo que os guia al entendimiento. Pero que mas dulce que el exquisito veneno de esas paginas sombrias que aun no leo, pero presiento malditas. Por lo que prosiguire a leer la primera estrofa del canto I con calma. Proometo comentarlo.
Esto es un saludo desde la cueva donde vivo.
Una pequenya introduccion que me he permitido.
Cito tu inroduccion Vicente: "todo el mal encerrado en estos cantos puede ser encontrado en cualquier lugar, pero cualquier maldad que no se encuentre en estos cantos no se encontrara jamas"... Espero retomar esto en algun final y desangrar en el intento!


------------------
antes de la muerte prefiero no verte...
Volver arriba
Vicente de Rais
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 20 Abr 2003
Mensajes: 85
Ubicación: Peru

MensajePublicado: Dom Ago 03, 2003 20:57    Asunto: Vacío Responder citando

Buenas noches.


Ducasse llega a París en el otoño de 1867, desde esta fecha hasta su muerte en noviembre de 1870 se ocupa de la publicación de su obra. Publicó Balitout, Questroy et Cie, el Canto I en agosto de 1868, en Bruselas con dinero de su padre; firmó la obra con tres asteriscos, lo mismo que la segunda edición, la cual apareció en una publicación colectiva titulada Parfums de l´ame en 1869.

El término canto nos remite a la épica griega. La épica narra los tiempos precedentes a las grandes civilizaciones, enmarcados por lo general en periodos de lucha en los que los hombres realizaron los grandes hechos heroicos. La división en cantos da a su obra un ambiente solemne; recuerda la división por cantos de la Comedia de Dante o el Paraíso Perdido de Milton. No obstante el texto que me viene a la mente como principal influencia, al menos la obra de mayor influencia, la Ilíada en la "violenta" traducción de Hermosilla que se conserva con la notas a mano de Isidoro Ducasse.

La primera estrofa lleva el son de una fina advertencia al lector en la que encontramos una socavada arenga que se hará ya latente para comienzos del segundo canto. Quiera el cielo que el lector, envalentonado y momentáneamente vuelto tan feroz como lo que lee… El tono que caracteriza a los Cantos es fuertemente apelativo, de interpelación y de sorpresa permanente al lector desprevenido. No es bueno que todos lean las páginas que siguen: sólo algunos saborearán sin peligro este amargo fruto.

Son “los muchos” los οι πολλοι, a los que las emanaciones mortíferas de este libro empaparán su alma del mismo modo que el agua empapa el azúcar. Por mucho tiempo estos Cantos conocieron más que recelo y reticencia por el público. A primera vista parecen llevar un tono de desprecio por la humanidad, lo cual no es falta a la realidad de los Maldoror pero me parece que tal apelativo tampoco agota tal realidad; podría pensarse desde una lectura psicoanalítica que la intención del Isidore era agredir e infligir sobre el mundo toda la turbación y confusión que éste vivió. Se puede encontrar en su infancia rastros de esta turbación y violencia, ésta fue interrumpida pues pierde la libertad - o acaso la conoce solo parcialmente al nacer en una ciudad sitiada - pierde a su familia, los amigos, además la lengua al emigrar a Francia; se transforma en adolescente en un internado escolar que sustituye el cariño por la disciplina. Esto, como la errónea conjetura de su posible locura, no agota la realidad de los Cantos.

La verdad del asunto es que esta obra está dirigida a unos pocos, aquellos a quienes tales emanaciones mortíferas no disuelvan su persona. Cuando el agua empapa el azúcar la desaparece en el, la disuelve; no corresponde al agua, en esta metáfora, al mal, ni tampoco la verdad, sino la naturaleza de la humanidad, la cual, como veremos más adelante es concebida por Lautreamont como un todo formado por el Bien y Mal, partes de una balanza que es la naturaleza y en donde todo contribuye a un equilibrio que se llama vida. Hegel decía que la conciencia natural, es decir, el hombre común y corriente, en su ascenso por el mundo de la cultura hasta el saber verdadero, recorre necesariamente las “figuras” que la humanidad ha realizado en la historia. Y en la historia tenemos ejemplos más que espantosos de maldad, muchos ejemplos los encontramos en la Comedia de Dante, o Auschwitz, y otros tantos espeluznantes ejemplos anónimos de las guerras.

Ducasse pide al cielo por el bien del lector….es acaso esto una fina ironía?.....El tema del mal es central en estos cantos; mal que la sociedad, la moral y la justicia han negado por tantos siglos sin conseguir erradicarlo. La mayor fuerza del diablo es haber conseguido negarse. Pero cuál es el propósito del joven Ducasse al abrir este nuevo camino, al cual, como leemos en las últimas líneas de este canto, confiere el rango de filosofía?

Desde la primera estrofa comienza la construcción del lector, lo cual me parece realmente fascinante. Isidoro Ducasse desarrolla su alter ego, Lautreamont, a partir de su permanentemente re-construcción de la imagen de su lector. Aquí encontramos una verdadera genialidad y es que “moi c`est l´autre” / Yo es otro. La figura de Lautreamont solo existió cuando Ducasse escribía, arrebatado por la violencia, por la irrefrenable atracción del verbo, estos oscuros cantos; Lautreamont existe y existirá solo en y para sus lectores como la fuerza creadora del mundo de Maldoror. Es en esta constante interpelación con el lector - mejor dicho provocación – que Lautreamont devela su ser, su existir. Recordemos que Ducasse deja una triple memoria: Ducasse/Lautreamont/ Maldoror.

Este primer canto es en realidad una advertencia para los lectores frágiles. Primero Lautreamont utiliza asemeja el respeto que se le debe tener a estos cantos con el respeto de un niño frente a la autoridad de la figura materna. Luego Lautreamont utiliza la figura de la grulla para describir al lector. La grulla es un ave que llega a 12 o 13 decímetros de altura – poco menos alta que una pierna humana - y tiene pico cómico y prolongado, cabeza en parte cubierta con algunos pelos pardos y rojos y cuello largo negro, alas grandes y redondas, cola pequeña pero de cobijas largas y cerdosas y plumaje de color gris. Es ave de alto vuelo, como el hombre, y suele mantenerse en un pie cuando se posa. Es realmente graciosa no solo por su aspecto grácil; como es habitual en otras aves, al acercarse la época reproductora, las parejas de grulla común incluyen en su cortejo nupcial una serie de saludos, profundas reverencias y exhibiciones, acompañadas de un formidable griterío. Aunque la danza se inicia al llegar al lugar de cría, en las áreas de parada y de invernada, sirviendo, además, como símbolo de excitación general antes de iniciar el viaje postnupcial.

En este caso, Lautreamont describe una bandada de grullas emigrando a pastizales lejanos y mejores con motivo del invierno. Sin embargo la grulla vieja, y por tanto la más sabia y prudente prevé la tempestad anunciada por un extraño y fuerte viento, que la obliga a tomar un camino mas seguro para ella y toda la bandada.


Saludos.
V.d.R
Volver arriba
verzzeti incontra!
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 02 Ago 2003
Mensajes: 24
Ubicación: lima, peru

MensajePublicado: Lun Ago 04, 2003 14:06    Asunto: Vacío Responder citando

Buenos Dias.

"Quisiera el cielo..." -dice la primera linea del primer canto. Apelar al "cielo" desde un inicio para el riesgo del que nos advierte es una forma de aceptar ese desconocido, o ese resto facimente llamado religion, colmado de dioses y creencias a las que todo estamos sujetos en algun momento. Ya desde este momento lautremont confiesa que la maldad que el expresara tiene un origen divino del cual el es solo un testigo. Ya no estariamos en el jugosisimo juego de ser Dios, mas bien estariamos jugando a entenderlo (igualmente peligroso)
Como todo escrito en el que ponemos en riesgo las creencias, esta la advertencia de quienes se merecen saber y quienes no! Yo diria los malditos de los no malditos, pero cada uno con sus terminos.
Pone en claro un momento para leer los cantos, que es esa euforia de la insatisfaccion de ciertos momentos que nos crean ideas que nos preparan y advierten del peligro de estos cantos y otros escritos. Lineas en las que facilmente cualquier inapropiado lector se perderia. Ese veneno que cualquier mortal repeleria con un simple parpadeo, pero tan letal como la tortura mas lenta y eficaz. Ese veneno del que algunos dependen para estar vivos (tal vez el sentido este en ese peligro...??)
Dirige hacia atras tus pasos y no hacia adelante... nos advierte cuando estamos a punto de entrar. Asi como un buen hijo no le levantaria el tono de voz a la madre y bajaria el rostro en muestra de respeto. Como tambien lo hace la gruya hacia la madre naturaleza... De cierta forma no expone una opcion en la que podemos seguir adelante sin ofender a nadie, o seguir por este peligroso camino, con la posibilidad de ofender a lo mas sagrado. Lo que no llego a entender en su totalidad es a que se refiere con las grullas, a esa bandada, que siguen a la grulla mayor...?? Podria interpretar esto como nuestros recuerdos, a la familia, a los amigos... a quien estamos poniendo en peligro? O solo se refiere a lo que creemos, o en lo que creemos, antes de cruzar este limite?? Es por eso que nuestra filosofia no peligra si vamos por el camino seguro??...


Un gusto,

Verzzeti


Volver arriba
Foros
Publicidad


Descubra cuántos productos surgieron alrededor del fenómeno de ventas de El Código Da Vinci.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Club de Lectura Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, ... 20, 21, 22  Siguiente
Página 2 de 22