elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Pedro Yleanir POESíA


Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Antología Alepha
Autor Mensaje
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Mie Ago 30, 2006 10:10    Asunto: Pedro Yleanir POESíA Responder citando

Podéis llamarme Pedro Yleanir, que es un gazapo que no se desvía demasiado de mi nombre verdadero. Nací hace más de seis lustros en algún lugar de Canarias, perdido en el mar y en la abulia de la isla; vivo ahora en Dordrecht, en el corazón de Holanda, y espero que sea por mucho tiempo. Mi relación con la poesía empieza cuando era un niño, gustaba entonces de leer a Béquer, a Espronceda, y alguna cosa más. No fue hasta los dieciocho que descubrí una antología de Vicente Aleixandre, de eso a intentar componer fueron dos cortos pasos. Desde entonces no he parado, aunque a veces cuesta arrancar poemas de mi alma polvorienta, pero de cuando en cuando sale alguno quebrando las astillas de mi desaliento. Algo he dicho, que hablen pues mis poemas.


Ultima edición por pybarria el Mie Nov 01, 2006 10:02, editado 9 veces
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Mie Ago 30, 2006 10:21    Asunto: Responder citando

POEMAS AL DESGAIRE


“Quando quis tirar a máscara,

estava pegada à cara.”

(Fernando Pessoa)





HURGANDO ESENCIA


Y a todo esto:
¿Qué es poesía?
Por qué malgastar esencia en un cariz
inaudible,
al que ya nadie presta oído corazón?
Creo que sea bulimia de nostálgico,
desazón de embriaguez de un talle
armonizado en tono menor;
y sobre todo, diría,
por encima de todo:
esa inconstancia,
esa maldita inconstancia
que me hace sobrevolar
los espejos oscuros de la noche
pendiente de un tenue hilo
que el ala de un mosquito
desgarraría:
soy como una efímera
leve igual que un día.




BÚSQUEDA EN LA SIMA


Errabundo en abismos oscuros
los objetos se bañan en púrpura retiniana,
antro platónico donde busco la llama;
a la vuelta del recodo el fuego
y su atracción de miedo:
andar que abrasa ojos indiscretos.

Inextricables grutas en que palpo piedra,
piedra estática de tiempo
en la que el universo se congela;
la arista raja la carne,
de la herida cae la sangre
y forma estalagmitas de miedo.
Y qué vacía está la cueva sin aire.

Contemporizo con mi chancla rota
en mi acera de ensueño
sintiendo el acero en el gaznate;
33 días de sala por hurgarse nariz
sintiendo pústula en la lengua,
arrastrar codos desollados por arcilla vil,
fusil en ristre, muerte preparatoria
en bactérica incubación.

Adiós a mi chancla rota (o nueva),
adiós a mi acera de ensueño:
siempre distante,
adiós, en fin, a la vida enlatada.



EL DESMEMORIADO


Desaliñado y salvaje ,
furibundo en la gota de orín
que colmó al múrrimo,
¿o quizás no fuera orín?
¿o quizás no fuera gota?
Fuera acaso antecedente de batalla.
Lo cierto es que no me acuerdo,
no raya mi perineo
la lámina de cristal bohemio;
hurgando en mi sesera
no hallo sino astillas erizadas.
¿De qué madera se desglosaron?
¿Con qué fundamento?

Quiero olvidar mis designios,
pero son ellos cerrilmente
los que me sienten apego;
Mejor que mejor,
todas las infancias son duras,
pero qué nostálgico momento,
Disolvente tengo para esta estampa mohína:
¡Borrón y cuenta nueva!


ENSOÑACIÓN

Qué fuerza desconocida
me conduce a mi propia destrucción?
El muermo se insufla en mi fibra,
la tristeza me zahiere con fervor,
y no río y no lloro,
agonizo vilipendiado en mi propio estiércol.
Qué será eso que tenemos dentro
que es nuestro peor enemigo?
Por qué hoy triste, ayer feliz,
mañana posiblemente feliz
o desgraciadamente triste.
Qué me pasa?
Por qué lloro lo que aún no he sufrido?
Será el futuro una realidad enemiga a todas mis expansiones,
y si es así,
¿qué demonios he hecho?
Yo no derramé la hiel
que rajó un cuerpo ventrudo
haciéndolo entre alaridos fenecer.
Yo no sé de políticas estúpidas
ni de filosofías que desmienten el saber.
Entonces por qué demonios
me clavo yo mismo la barrena
en mi descastizado ombligo:
¿Quizá el esplín confuso con la gloria?


INDEPENDENCIA

Se enerva mi deletérea monoidea
en mi verecundia monorrima,
la obsesión late estacionaria
tal una imagen asaz flagelante
de un panorama extenso, pero idéntico:
el mismo sol transportando en su carro
nuevos días de hastío;
la montaña de siempre,
inalcanzable y gélida;
el bosque umbroso
con la corteza de sus árboles
infecta en pestilente moho
como el mildiú que cubre mi corazón;
Y el mar
infinita monotonía.

Cómo arrancar de este abismo sin profundidad
un solo ápice de independencia?
Cómo al sol, a la montaña, al bosque,
a los árboles y al mar
se les puede hacer finitos
si su infinitud alimenta nuestra eternidad?

Sigue en http://perso.wanadoo.es/pybarria/poemasaldesgaire.htm
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Vie Sep 01, 2006 09:13    Asunto: Responder citando

ARS MORIENDI


1

Curado de espanto amando mi ombligo,
y el golpe atroz del mazo asesino
raja la aréola aún virgen sin tino;
Ay de mí, que me duele lo que digo
tal voz intestina desaforada
en tímpano avieso; la estridencia
escarba hondo en mi más sutil creencia,
disgrega las neuronas, me anonada.

Hago yoga a la vera del retrete
sin impedimento de emanación
acre que hurgando en mis narices rete
a la bestia procaz de mi emoción,
sin miedo a karma sangriento que espete
al sosiego una mortal reacción.




2

Hay mucho lodo y escoria efectista
que surgiendo del hontanar profundo
de mi memoria hace todo un mundo
cruel que corrompe y nubla mi vista.

Quisiera acabar con estos pecios
del recuerdo limpiando las orillas
de mi alma con el canto hecho astillas
de un ídolo pagano, así con recios
restregones desuello el corazón
y dejo a la podre entrar en sazón;
preguntan los neófitos por qué
tanto entusiasmo en ver los ojos zarcos
del negro ceño de Muerte, y a qué
tal ponzoña; qué asnos de ideas parcos!



3

Así pues por el glauco corindón
de mi dicha se filtra el túrbido iris,
infrangible, segmentando el rincón
en que yazco hecho trozos como Osiris.

Revuelve la luz las ascuas heladas
de mi pecho insepulto y convulsivo,
ni llama ni distancia adunadas
han sometido mi helor a su estribo.

En el microcosmos de insomnio mórbido
es factible por mor de ser dichoso
dejarse pudrir y ver que el córvido
aletear de un mañana inseguro
nos sorprende con aún mayor acoso,
allí, donde el cosmos alza su muro.






4

La sed de esperanzas acogota el poco
de fervor que he acumulado a fuerza
de exprimir el presente en su foco
de falsía, harto hosco para que tuerza
en balde su brazo atenazador;
los gusarapos de la verdad huyen
por el montante buscando el color
dorado del oquedal, al que afluyen
millones de fulgores mortecinos
atraídos por la neuma frondosa
de los irracionales, hoy vecinos
de luz y tiniebla por el dolor
común de ser ocaso. Dolorosa
fusión permeable de sinsabor.








5

Por fin, en hora aciaga, el deseo
se apoderó de mi ardiente entraña,
estragando el vacío propio al reo
de muerte absorto en su telaraña.

Especular grieta fuga de abismo
donde mi agripnia repecha hasta el alba,
famélico, con dentera en priapismo,
incapaz de asir de a un hombre la calva.

A fuerza de apostar sobre seguro
el deseo se inflamó por falible;
ardí por adentro odiando el apuro,
renuncié al solaz de frente visible
por el cáliz de amargo cianuro
que alzaba su encrucijada intangible.






6

Fui tocado por sus dedos de hueso,
calcáreos, pálidos tal su sien,
y me entró dentera hurgando hasta el seso,
pues sus carnes ya no olían bien.

La podredumbre emanaba podre
de las vanas cuencas, antes cubiertas
por garzos discos, y un desollado odre
constituía sus facciones yertas.

Mis sentidos quedaron debelados,
a merced de una voluntad dañina;
con las ansias y los anhelos quebrados
me dispuse a afrontar la vecina
noche, sabedor de que mi inerte
cerebro no esquivaría a Muerte.

Sigue en ars moriendi
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Mie Sep 27, 2006 14:13    Asunto: Jóias de luz Responder citando

JÓIAS DE LUZ



LUZERNAS


Trago ao peito um colar de luzernas,
tiradas do vácuo da minha alma,
que há séculos que é fundo e escuro.

*

Fecha os olhos e não os abras
até que eu voltar;
assim saberei que o teu olhar
só tem faíscas para mim.
*
C’os pés de chumbo
não levanto um palmo do chão,
quem fosse pluma
para se deixar levitar!
*
A minha negra me perguntou
a noite passada
si eu tinha alma.
Disse-lhe que sim;
que eu acho que a tenho
quando estou a rir.
*
Às vezes me engano ao beijar-te,
pois és tão negra que beijo a tua sombra.
*
Se há amor, o pouco faz-se muito;
mas sem ele, tudo é nada.
*
Por sobre as ondas do mar,
mar da paixão,
chega-me o cheiro do teu lar.
*
O sentir-me sozinho,
cá nesta ilha,
faz-me uma profunda mangorra.
Dói-me uma falta imensa,
como de um pulmão,
ou de qualquer coisa
que é mesmo seiva de coração.

Quem me dera um vento oceânico!,
para voar como folha trêmula
até os teus brandos cabelo.
*
Venha cá me embalar
com essa vozinha sua,
que soa tão docemente,
que é açúcar para os ouvidos.
Eu quero ser o seu nené,
e que me leve no colo;
quero que seja meu arimbá,
e me nutrir do seu peito.
*
Gozo ouvindo você falar,
pois são seus lábios uma flor
que desabrocha em palavras.
*
Às vezes me cega tanto a luz
que ando a tropeçar
por entre as ondas
dum mar de cintilas.
*
Os lábios da minha amada
são brandos e quentes,
doces como polpa de manga;
exalam o cheiro bom da hortelão.
Beijá-los é libar
o samborá das nuvens.
*
Quando fecha as pálpebras
reluzem ainda os seu olhinhos;
pois eles são pirilampos sem asas.
*
Tenho tanta fome de ti
que sou um canibal
a devorar a tua pele;
mas tu, quando queres me zangar,
és vergonhosa de mais;
falas mostrando nojo com o nariz:
“Não me lamba a nuca,
nem as orelhas,
que sou muito negra,
mas não sou feita de chocolate.”
*
Não chores, meu bem,
que as lágrimas são pérolas
que acumula a alma;
quando uma delas cair
um anjo chora no céu.
*
Quando caminhas quase nem tocas o chão,
pois teus pezinhos são pequenos e suaves,
muito mais leves do que formas de cotão.
Amar-te é amar coisa sem peso,
é amar o vento que passa sobre as árvores,
alguma coisa que é fragrância de ar fresco.
*
Estou preso nos teus olhares;
minha sereia!, minha prisão!
A luz refletida nas tuas pupilas
faz de mim mesmo cadeia;
o corpo já não é mais envoltura,
mas uma pele na que pega o fogo,
então os anseios são chamas a crescer.
*
Eu fui garimpeiro audaz,
já que achei as gemas raras dos seus olhos
e ousei mirar para a sua luz.
Foi grande milagre que não ardesse,
mas é coisa certa que a falena
se consume com o fogo da sua ânsia.
*
Essa cachopa é que tem bossa,
ninguém se sarandeia como ela;
todos procuram tê-la para si,
mas tanta beleza não pode ter dono,
e ela foge das cadeias como fera.
Para cada um dos homens tem um sorriso,
nunca está tristonha,
nem conhece mágoa o saudade.
A natureza fez dela uma deusa,
mas olvidou que os homens são de barro.
*
As maçãs do seu rosto sabem a chocolate,
tudo nela cheira a chocolate,
da cabeça até os pés é líquido que se ergue,
chocolate quente que se mexe ao vento
como a onda na beira da praia.
*
Você é minha dona-branca,
quando bebo do seu bico
me esqueço de existir
e sou imensamente ditoso.
O curioso é que por fora
é tão negra como breu,
tendo por dentro tal amojo
que ao beijar as suas mamilas
brotam riachos de leite.

Si estou em jejum de você
acontece que sou um bêbedo a delirar,
vejo bichas e ratos em toda a parte.
*
Ela tinha o peito narcisado,
a frente açucenada,
era branca de mais
com tanta preta junto dela;
seus cabelos pareciam fogo
de tão vermelhos.
Tremi como homem
que visse ante si o demo;
jamais tinha visto neve
ao pé das brasas.


Segue em jóias de luz
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Mie Oct 18, 2006 08:18    Asunto: La esencia del ansia Responder citando

I


Vivir es desear el misterio,
ansiar el acto y sus secuelas,
soñar la muerte en el secreto
caudal de una sangre sin vena.
No hay muerte en lo que ha muerto,
la muerte no es la verdad eterna:
es el acto de morir, su anhelo.

Vivir es desear, como piedra
que sueña que fue peña del cielo,
como arena que se sueña piedra.










II


La voz del Dios se acalla en las tripas,
a fuerza de gritos y gañidos
se ahoga en el seno de la orgía
para así quebrar a lo divino
los anclajes de una lejanía.
Aislada en el ruedo del ombligo
el alma se agita con porfía.

Poco me importa el bullicio
después de oír tu voz pulida,
voz del silencio en hondo sentido.










III


A veces te alejas de mi casa,
mi aliento empaña los cristales
y ves que floto en nubes extrañas,
niebla de olvido en remotos mares.
Afuera te me haces casi nada;
no dejes que la sombra me cale,
dentro de mi piel sólo tú manas.

Tras la ventana tu leve carne
semeja un bulto de agua clara,
deseo que mi alma en ti se bañe.










IV


Conceded al Dios su esencia pura,
tan real que no precisa prueba;
en cambio el hombre porta faz ruda,
que necesita para ser cierta
gran cantidad de carne velluda.
Tu único disfraz es la letra,
invisible serpiente entre dunas.

Dad a la carne lo que conlleva,
su solaz, su lujuria, su cuna
de vermes ¬—la muerte nace en ella.










V


Joven es quien tiene el ansia joven,
quien guarda en su pecho sus tesoros:
sus deseos gemas que esconde
de las fauces de voraces lobos.
Nuestra piel es cubierta de cofre,
poseemos bajo ella tan sólo,
fuera todo es vanas ilusiones.

Actuar no es cumplir a lo loco
cualquier deseo que nos otorguen,
es medrar el ansia desde lo hondo.










VI


Tierra erizada de bohordos,
extensión de mi piel que me acoge
entre piteras, cardos y abrojos.
Soy una isla de límites moles
dentro de otra isla de roca y lodo,
náufrago innato hecho galeote,
un foso que llena otro foso.

Mi tierra y mi piel son sinsabores,
me apartan sin piedad de tus ojos;
por el verbo vislumbro tus dones.










VII


Tu sereno callar dignifica
lo que has creado y olvidado,
tu mudez es una densa niebla
que nos libra a nuestros cuidados,
por ella nuestra conciencia vibra
en libertad, siendo su propio amo,
sin ella el alma no existiría.

Tu olvido es como el hámago,
lo amargo en medio de la miel viva
con que propalas el verbo santo.


Sigue en http://perso.wanadoo.es/pybarria/laesenciadelansia.htm
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Vie Oct 27, 2006 08:57    Asunto: Labios de arena Responder citando

ADÁN



Muerdo la manzana
que Eva desechó,
subo al árbol de la ciencia
con un escabel hecho de trenzas de mujer.
Era mentira la serpiente,
la escolopendra y la pinza,
Eva no es hija de mi costilla,
es hija de una lágrima mía:
tanto lloré aquel día
que del barro nació una hembra,
cuerpo de mármol vibrante,
árbol de raíces al viento.
Me dijo hola con un beso
y yo le robé la luz de la mejilla.
Andamos juntos un buen trecho,
cogidos de la mano.
Estábamos desnudos de alma para abajo;
yo huía su espalda,
porque mirar su espalda
era como mirar el tiempo que pasa
y deja cadáveres en la orilla.
Abracé sus amplias caderas,
la besé como besa el bruto;
ya no supe más de mí,
todo era vivir dentro de un puño
el ansia latiendo a cada paso.

Entonces se me ocurrió inventar a Dios,
Eva se hartó de mi humor rancio,
encontró la palabra exacta en los labios,
me dijo adios sin un beso.
Desde entonces cada vez que la miro
no veo más que la negra espalda del tiempo.




AGORAFOBIA



Todas la líneas son ángulos,
todas las puertas precipicios.
Andamos sobre la línea del hogar
como sobre los cristales de la mudanza.
Tenemos las manos llenas de espanto,
el miedo es un amigo que ríe,
y la sangre siempre corre hacia arriba,
hacia los labios,
hacia la ponzoña de entre los dientes.
Es como un amor deshojado
en una margarita de cristal,
los vidrios siempre queman las manos,
siempre hay plomo entre las uñas.
Yo me sacudo la ceniza de la solapa,
y río,
río agazapado en mi miedo diario.



BURBUJAS



Te subirán al cielo,
en un rincón con posos de café
y cenizas de tabaco,
serás tan matrero como un Judas
sin árbol del que colgar.
Son burbujas, mi alma,
todo son burbujas,
la uña del viento y el dedo del pie.
Mirarás la amanecida,
como el sol se quitó la túnica
entre granos de café,
entre posos de ceniza.
Y verás las burbujas
de tu desespero
como borbollan bajo la luz.
Te derrites en dos sierpes,
te acurrucas en el viñedo.
Eres burbuja que asciende,
que sube hasta donde no hace pie.

No hago pie en mi hogar,
que es una linfa fosforescente,
ni en el umbral que cruzo
todas las veces que bostezo.
Son burbujas, mi alma,
cosas hacia otro mundo.
Quién juega con agua y jabón…

El niño ríe mientras estallan
las burbujas
burbujas del corazón.



CAMALEÓN



Dormitabas en la rama
y eras color de rama,
dormitabas en la flor
y eras color de flor,
pero sin espinas ni fragancia.
Desapareció la rama y la flor,
vino la noche,
fuiste color de noche;
vino el día
y fuiste color de día.
Dormitaste en mi pecho
y fuiste color de alma,
color de alma sin espinas.




CARIÑO



No voy a cantar tu belleza
ni las hebillas de tu cintura,
te quería por querer no más,
como quien quiere a su ombligo.
Contigo era tierna la piedra,
tierno hasta el berrinche.
Me sentía tan blando
que me derretía hacia fuera,
en una osmosis de besos
y de caricias afiladas.
Qué redondo el cariño,
y el diente, qué redondo;
era un regazo de hembra
los días, sí, mis días.

Si hubieras sido bella
también te habría querido.



CUATRO



La cifra se adueña de mi alma,
un 4 ensimismado, una promesa,
velarán los ocultos americanos
por el pan de mi futuro.
Conozco poco el guarismo,
no sé si es fruto de mi FE
o de alguna escondida presea,
de nada vale que indague,
estoy amarrotado en mi presencia.
De nada vale la presencia de un mundo,
soy menos yo en mi continente.
Quisiera que hablara el fuego un día,
que mostrase su comodín el fullero,
estoy harto de las incertidumbres,
hasta la coronilla de tanto embeleco.
Que hable el arcano pues,
la voz tras un nombre escrito de mujer.
Un 4 no es más que un 4,
pero cuanto resabio en la cifra.
Amarás tu desdicha hasta el último segundo.


Sigue en http://perso.wanadoo.es/pybarria/labiosdearena.htm
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Dom Feb 21, 2010 08:19    Asunto: Responder citando

Miro cansado de mirar
los ojos lánguidos y largos
la sonaja de azabache en la mano
y un tren de marfil en los dientes
Este mundo está lleno de imágenes
de signos de dudosa nomenclatura
y yo abro la poesía en el lagrimal
abro las brechas de este corazón
a una gente que es fiel y devota
Escribo para los creyentes
en las ramas de los árboles anidan
pájaros de frente despejada
Escribo para las voces de arena
que se desnudan en granos finos
Escribo y sufro con azotes a la espalda
pues veo todo el dolor del mundo
y no duermo
y se me caen las pestañas
y miro en la noche con ojos sin párpados
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Sab Ago 07, 2010 08:28    Asunto: Ojos sin párpados Responder citando

Supe tu nombre una noche
en que los astros giraban breves
noche de desespero y espeluzno
supe tu nombre Arabela
y fuiste la mujer en mi costado
No importaba no verte
no palpar tu figura
importaba tu nombre
supe tu nombre y amé
Así son las palabras para mí
preseas de hálito indomable
al poeta viejo le bastó una mirada
a mí me bastó oír tu nombre
porque amar es fácil en pechos generosos
y yo te amo en tu nombre Arabela
en la cadencia de un altar precioso
donde cumplo mis ritos eternales
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Sab Ago 14, 2010 11:01    Asunto: Ojos sin párpados Responder citando

La nieve cubre el firme
blanquea la mañana
con motas de pureza
estaremos tristes
pero juntas las manos
no habrá envidiosos
ningún pilar de envidia
por eso es blanca la nieve
por eso se ama en invierno
y traen los copos recuerdos
como un caer de memorias hondas
por eso es blanca la nieve
por eso duermo la siesta
y despierto con pétalos en los labios
por eso se ama en invierno
porque el frío no quema mi alma
ni mi corazón bosteza de insomnio
Volver arriba
pybarria
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 789
Ubicación: Zuid-Holland

MensajePublicado: Sab Ago 28, 2010 09:20    Asunto: Ojos sin párpados Responder citando

Tras el río las lilas
nacen en el camposanto
las flores de los muertos
adornan nuestros pechos
en el regurgitar de las bacanales.
Se abren mis ojos
y son dos rosas
dos capullos de espanto
sin pétalos ni párpados
y velo las estaciones
como el azar el camposanto
profundas mis garras en la noche
mis manos guanches cavas
y llegará la aurora
y seguiré velando
pues mis ojos largos
no tienen pétalos ni párpados
Soy una rosa abierta al infinito
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Antología Alepha Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Página 1 de 4