elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

El loco y el corazón helado


Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Cuentoteca de Alephville
Autor Mensaje
ritli
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 16 Jul 2006
Mensajes: 2605

MensajePublicado: Vie Mar 02, 2007 16:57    Asunto: El loco y el corazón helado Responder citando



El loco y el corazón helado.


Eran buenos amigos, cronológicamente no se notaban grandes diferencias, a excepción de algún rasgo de carácter.

Solían salir a pasear varios días a la semana. Durante el trayecto atravesaban un gran lago de aguas heladas, de caminos, vericuetos. De rato a rato de larga caminata aparecían tramos más llanos que hacían el trayecto agradable con largas charlas divertidas. Al llegar a una última y pequeña cima se divisaba el templo sagrado donde meditaban y los alrededores donde en pasaban horas y horas practicando las artes marciales.

De forma secuencial y sin motivo aparente su amigo el loco (apodo cariñoso con el maestro le llamaba) al comienzo del camino que atravesaba el lago helado se desplomaba en el suelo, con espasmos, con gestos que pareciera como si se ahogara, moviendo los brazos y los pies como si estuviera nadando, con convulsiones. El maestro en el intento de ayudarle recibía golpes y patadas hasta que lograba controlarlo. Luego después de unos minutos cesaba el comportamiento, se calmaba, volviendo a la normalidad. El maestro sorprendido, asustado y con el corazón en un puño le preguntaba si se encontraba bien, y que le había sucedido.

Fueron preguntas que, como maestro tuvieron respuestas después de una profunda meditación, se le ocurrió un plan. Este consistiría en que cada vez notara que le podía sobrevenir ese tipo de locura a su amigo debía apartarlo a una distancia prudente, y con explicaciones, sugestiones y dándole animo, pudiera tomar conciencia de su desvarío. Superándolo, concluyendo que no tenía nada que temer si permanecía delante del lago. Y que el pánico que padecía no tenia sentido. Después de algún fracaso que otro, consiguió que permaneciera durante largo periodo de tiempo delante del lago sin que le sucediera nada y en paz, disfrutando de la naturaleza y de la compañía de los lugareños.

Pasaron tiempos de felices encuentros, largos paseos, charlas sin fin, donde todo parecía normal. Un día, durante su aprendizaje, entre clase y clase de escritura, donde le enseñaba signos de todo tipo, en uno de los trabajos que medio terminó y sin poder rectificar, y que el maestro lo estuvo revisando, en una frase leyó: “¿maestro?”. Este se enfureció y empezó a insultarlo y a vejarlo delante de todo el mundo. Ni siquiera le dio tiempo de excusarse, explicándole que no era un signo de interrogación, si no una coma lo que quiso escribir, y que no pudo rectificar al no poder acceder a la clase donde quedó guardado el documento escrito.

Este incidente desató la ira del muchacho y, de nuevo, inconscientemente, comenzaron los desvaríos en mitad del camino. Después de varios sucesos retornaba a la normalidad. Era consciente y sabía controlarlo para que cesaran, siempre, apartándose del camino y de los lugareños, con lo cual se tornaba de nuevo ermitaño y solitario.

Un día al entrar en uno de los tramos que estaban en peor estado, el maestro distraído dio un mal paso, tropezó dando vueltas y cayó al lago helado. El maestro entre grito y grito de desesperación, suplicaba ayuda. El discípulo sin dudarlo se lanzó al agua, lo cogió de cuello de su ropaje y nadando lo llevó a la orilla. El maestro, consternado, recuperando la respiración y sorprendido, le preguntó:

M -¿Pero tú no le tenias pánico al lago helado? Te creí débil en esa situación.

D -Todos somos débiles en nuestras inquietudes- Le contestó el discípulo.

A partir de entonces el maestro no soportaba el camino que recorría junto lago, por lo que tenían que distanciarse cincuenta metros. El discípulo, con una sonrisa le animaba a que volvieran al antiguo camino. Pero el maestro cuando recordaba lo sucedido se enfurecía y palidecía. Le dijo que jamás volverían al camino.

Cruzándose la mirada entre paso y paso en una de sus largas caminatas, el anciano perplejo, se quedó un rato observando a su discípulo en un intentó de comprenderlo. Como no se aclaró, le preguntó:

M -Si podías evitar ese momento de terror, ¿por qué no lo evitaste?, con no ir por ese camino, se acabó el problema.

D -Lo hice por estar con los lugareños y pensando que debía de dar lo bueno que hay en mí y recibir de igual manera, ser más humano.

M -Después de mi accidente en el lago he podido comprender tu realidad. Es terrible

D -Claro, la realidad común y general es una cosa y la realidad de cada persona es diferente, según las vivencias.

Para usted, yo ya me acostumbré.

M -Te creía débil, cuando en realidad eres muy fuerte. ¿Te caíste muchas veces en el agua helada de pequeño?

D -No me caí, me lanzaron, tanta veces que ni me acuerdo, dejándome el corazón tan helado, que muy a menudo debo mimarlo, darle calor de cuando en cuando para poder sentirlo, de ahí mi arrogancia que tanto me cuesta disimular. Usted es débil en mi realidad de igual manera que yo lo soy en la suya. Solo que yo me atrevo, traspaso esa línea de ese lugar que la vida me arrebató, y donde la mayoría de personas aparentemente son felices. Aunque dudo de su felicidad y libertad. Así, que estoy enormemente agradecido por todo lo bueno conseguido. Y que tengo la certeza de que no ha sido en vano. Mi optimismo me permite verlo de es manera. Qué valió la pena, por lo tanto estoy satisfecho y sin rencores.

Ahora empiezo a cuestionarme qué tipo de vida es mejor, y quién de verdad es más feliz. La experiencia ha sido muy ilustrativa, maestro. Esta vez sin error, sin signo de interrogación.


Saludos


Ultima edición por ritli el Sab Mar 03, 2007 20:24, editado 1 vez
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Sab Mar 03, 2007 11:59    Asunto: Responder citando

Ritli, he colocado aquí tu cuento porque el lugar donde lo pusiste era para seguir el desarrollo de un cuento colectivo.

En cuanto al cuento, decirte que debes tener cuidado con el uso de la puntuación, porque si no se utiliza correctamente, no tiene sentido. Yo te aconsejo que lo revises bien y lo reescribas.

Saludos.
Volver arriba
ritli
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 16 Jul 2006
Mensajes: 2605

MensajePublicado: Sab Mar 03, 2007 20:12    Asunto: Responder citando

edit
Volver arriba
chevasco
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 05 Jul 2006
Mensajes: 1155

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2007 17:09    Asunto: Sin sustento Responder citando

Sin sustento

Cuando fueron a desinfectar la celda para ocuparla con otro preso, notaron las frases dispersas en las paredes, escritas en lápiz. Como la letra era muy pequeña, no les habían prestado atención; pero el juez ordenó al secretario que tomaran nota de todas ellas por si había algo útil. El fiscal buscó algún mensaje cifrado, pero no encontró nada y descartó la pista. Decidió incorporarlas al expediente en el siguiente orden, aunque tal vez no sea el más lógico:

Estoy en una celda, solo.
Me acusan de haber matado a una muchacha.
Dicen que era mi mujer.
Los policías que me detuvieron me insultaron.
Un abogado me dijo que soy inocente.
Tengo frío.
Si era mi mujer, me debe haber amado.
No entiendo cómo se puede matar a alguien que te ama.
Un día creí que sólo la locura me habría de salvar.
El universo cabe en una celda, la tristeza no.
Anoche soñé que volaba.
La gente, asombrada, aplaudía mis vuelos rasantes.
El cálido viento acariciaba mi rostro.
Fue la noche más feliz de mi vida.
Ingravidez. Veo el mundo desde arriba.
Hay lágrimas muy bonitas, preciosas, como gemas.
Una cinta de pensamientos se desliza por mi cabeza.
Anoche, luego de una requisa, alguien dejó un alambre debajo de mi colchón.
Y si fuese culpable, ¿qué más merezco?
Uno, dos, tres…cuatro, cinco…y se me terminaron las balas.
Fugazmente, veré la celda desde arriba.
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.
No jures; hasta los pelos de tu cabeza están contados.
Día, noche, sol, luna, jardín, luz, tiniebla.
Tengo miedo.
La decisión está tomada, soy libre. Mi espíritu es un mar sereno.

Lo que nadie se explica es cómo hizo para atar el alambre en un barrote que está a tres metros de altura, sin sustento alguno.
Volver arriba
ritli
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 16 Jul 2006
Mensajes: 2605

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2007 17:56    Asunto: Responder citando

Muy bueno chevasco.

En cuanto a mi cuento, le veo fallos. Lo elaboré muy deprisa. Ahora que lo releo le encuentro alguna idea que no esta acorde. No sé, si lo retocaré para que resulte algo más inteligente. Pero que conste que me di cuenta.

Cuando se mata lo que se ama, se mata uno mismo, es un absurdo.


"El varón castrado"

Es un libro que habla del tema, para quien le interese.
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2007 19:42    Asunto: Re: Sin sustento Responder citando

chevasco escribió:
Sin sustento

Cuando fueron a desinfectar la celda para ocuparla con otro preso, notaron las frases dispersas en las paredes, escritas en lápiz. Como la letra era muy pequeña, no les habían prestado atención; pero el juez ordenó al secretario que tomaran nota de todas ellas por si había algo útil. El fiscal buscó algún mensaje cifrado, pero no encontró nada y descartó la pista. Decidió incorporarlas al expediente en el siguiente orden, aunque tal vez no sea el más lógico:

Estoy en una celda, solo.
Me acusan de haber matado a una muchacha.
Dicen que era mi mujer.
Los policías que me detuvieron me insultaron.
Un abogado me dijo que soy inocente.
Tengo frío.
Si era mi mujer, me debe haber amado.
No entiendo cómo se puede matar a alguien que te ama.
Un día creí que sólo la locura me habría de salvar.
El universo cabe en una celda, la tristeza no.
Anoche soñé que volaba.
La gente, asombrada, aplaudía mis vuelos rasantes.
El cálido viento acariciaba mi rostro.
Fue la noche más feliz de mi vida.
Ingravidez. Veo el mundo desde arriba.
Hay lágrimas muy bonitas, preciosas, como gemas.
Una cinta de pensamientos se desliza por mi cabeza.
Anoche, luego de una requisa, alguien dejó un alambre debajo de mi colchón.
Y si fuese culpable, ¿qué más merezco?
Uno, dos, tres…cuatro, cinco…y se me terminaron las balas.
Fugazmente, veré la celda desde arriba.
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.
No jures; hasta los pelos de tu cabeza están contados.
Día, noche, sol, luna, jardín, luz, tiniebla.
Tengo miedo.
La decisión está tomada, soy libre. Mi espíritu es un mar sereno.


Lo que nadie se explica es cómo hizo para atar el alambre en un barrote que está a tres metros de altura, sin sustento alguno.


Me ha gustado mucho, chevasco, refleja bien esas sensaciones que debe de tener una persona desesperada y privada de libertad en unas pocas frases.

Resalto ésta:

Cita:
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.


Bravo. Smile
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2007 19:45    Asunto: Responder citando

ritli escribió:
Muy bueno chevasco.

En cuanto a mi cuento, le veo fallos. Lo elaboré muy deprisa. Ahora que lo releo le encuentro alguna idea que no esta acorde. No sé, si lo retocaré para que resulte algo más inteligente. Pero que conste que me di cuenta.

Cuando se mata lo que se ama, se mata uno mismo, es un absurdo.


"El varón castrado"

Es un libro que habla del tema, para quien le interese.


Ritli, no temas en reescribir, pulir, cambiar, transformar lo que hayas escrito, eso siempre, siempre es bueno y en eso consiste el oficio de escribir.

Un saludo.
Volver arriba
chevasco
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 05 Jul 2006
Mensajes: 1155

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2007 20:43    Asunto: Re: Sin sustento Responder citando

DIANNA escribió:
chevasco escribió:
Sin sustento

Cuando fueron a desinfectar la celda para ocuparla con otro preso, notaron las frases dispersas en las paredes, escritas en lápiz. Como la letra era muy pequeña, no les habían prestado atención; pero el juez ordenó al secretario que tomaran nota de todas ellas por si había algo útil. El fiscal buscó algún mensaje cifrado, pero no encontró nada y descartó la pista. Decidió incorporarlas al expediente en el siguiente orden, aunque tal vez no sea el más lógico:

Estoy en una celda, solo.
Me acusan de haber matado a una muchacha.
Dicen que era mi mujer.
Los policías que me detuvieron me insultaron.
Un abogado me dijo que soy inocente.
Tengo frío.
Si era mi mujer, me debe haber amado.
No entiendo cómo se puede matar a alguien que te ama.
Un día creí que sólo la locura me habría de salvar.
El universo cabe en una celda, la tristeza no.
Anoche soñé que volaba.
La gente, asombrada, aplaudía mis vuelos rasantes.
El cálido viento acariciaba mi rostro.
Fue la noche más feliz de mi vida.
Ingravidez. Veo el mundo desde arriba.
Hay lágrimas muy bonitas, preciosas, como gemas.
Una cinta de pensamientos se desliza por mi cabeza.
Anoche, luego de una requisa, alguien dejó un alambre debajo de mi colchón.
Y si fuese culpable, ¿qué más merezco?
Uno, dos, tres…cuatro, cinco…y se me terminaron las balas.
Fugazmente, veré la celda desde arriba.
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.
No jures; hasta los pelos de tu cabeza están contados.
Día, noche, sol, luna, jardín, luz, tiniebla.
Tengo miedo.
La decisión está tomada, soy libre. Mi espíritu es un mar sereno.


Lo que nadie se explica es cómo hizo para atar el alambre en un barrote que está a tres metros de altura, sin sustento alguno.


Me ha gustado mucho, chevasco, refleja bien esas sensaciones que debe de tener una persona desesperada y privada de libertad en unas pocas frases.

Resalto ésta:

Cita:
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.


Bravo. Smile


Gracias, DIANNA, por el aliento. Pero tal vez vos no sepas que no solo acepto, sino que hasta exijo la crítica a fondo, con frialdad quirúrgica.

Saludos Smile
Volver arriba
chevasco
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 05 Jul 2006
Mensajes: 1155

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2007 20:47    Asunto: Responder citando

DIANNA escribió:
ritli escribió:
Muy bueno chevasco.

En cuanto a mi cuento, le veo fallos. Lo elaboré muy deprisa. Ahora que lo releo le encuentro alguna idea que no esta acorde. No sé, si lo retocaré para que resulte algo más inteligente. Pero que conste que me di cuenta.

Cuando se mata lo que se ama, se mata uno mismo, es un absurdo.


"El varón castrado"

Es un libro que habla del tema, para quien le interese.


Ritli, no temas en reescribir, pulir, cambiar, transformar lo que hayas escrito, eso siempre, siempre es bueno y en eso consiste el oficio de escribir.

Un saludo.


Creo que DIANNA tiene mucha razón en esto. Incluso, muchas veces, retocando, cambiando, eliminando y hasta tirando a la basura y empezando de nuevo, nacen cosas muy buenas que nos damos cuenta que estaban en germen, en lejanas capas semióticas.

Ritli: me parece que en tu cuento hay síntomas de una buena trama, pero tal vez te haga falta "torcerle el cuello a la paloma" (de una frase de Picasso, que dijo que antes de pintar una paloma es preciso torcerle el cuello).

Un saludo. Smile
Volver arriba
DIANNA
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 29 Oct 2002
Mensajes: 9496
Ubicación: TOMBUCTÚ

MensajePublicado: Sab Mar 10, 2007 06:40    Asunto: Re: Sin sustento Responder citando

chevasco escribió:
DIANNA escribió:
chevasco escribió:
Sin sustento

Cuando fueron a desinfectar la celda para ocuparla con otro preso, notaron las frases dispersas en las paredes, escritas en lápiz. Como la letra era muy pequeña, no les habían prestado atención; pero el juez ordenó al secretario que tomaran nota de todas ellas por si había algo útil. El fiscal buscó algún mensaje cifrado, pero no encontró nada y descartó la pista. Decidió incorporarlas al expediente en el siguiente orden, aunque tal vez no sea el más lógico:

Estoy en una celda, solo.
Me acusan de haber matado a una muchacha.
Dicen que era mi mujer.
Los policías que me detuvieron me insultaron.
Un abogado me dijo que soy inocente.
Tengo frío.
Si era mi mujer, me debe haber amado.
No entiendo cómo se puede matar a alguien que te ama.
Un día creí que sólo la locura me habría de salvar.
El universo cabe en una celda, la tristeza no.
Anoche soñé que volaba.
La gente, asombrada, aplaudía mis vuelos rasantes.
El cálido viento acariciaba mi rostro.
Fue la noche más feliz de mi vida.
Ingravidez. Veo el mundo desde arriba.
Hay lágrimas muy bonitas, preciosas, como gemas.
Una cinta de pensamientos se desliza por mi cabeza.
Anoche, luego de una requisa, alguien dejó un alambre debajo de mi colchón.
Y si fuese culpable, ¿qué más merezco?
Uno, dos, tres…cuatro, cinco…y se me terminaron las balas.
Fugazmente, veré la celda desde arriba.
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.
No jures; hasta los pelos de tu cabeza están contados.
Día, noche, sol, luna, jardín, luz, tiniebla.
Tengo miedo.
La decisión está tomada, soy libre. Mi espíritu es un mar sereno.


Lo que nadie se explica es cómo hizo para atar el alambre en un barrote que está a tres metros de altura, sin sustento alguno.


Me ha gustado mucho, chevasco, refleja bien esas sensaciones que debe de tener una persona desesperada y privada de libertad en unas pocas frases.

Resalto ésta:

Cita:
Juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo, juro que no lo recuerdo.


Bravo. Smile


Gracias, DIANNA, por el aliento. Pero tal vez vos no sepas que no solo acepto, sino que hasta exijo la crítica a fondo, con frialdad quirúrgica.

Saludos Smile


Laughing

Está bien. Veamos...

Cita:
Cuando fueron a desinfectar la celda para ocuparla con otro preso, notaron las frases dispersas en las paredes, escritas en lápiz. Como la letra era muy pequeña, no les habían prestado atención; pero el juez ordenó al secretario que tomaran nota de todas ellas por si había algo útil. El fiscal buscó algún mensaje cifrado, pero no encontró nada y descartó la pista. Decidió incorporarlas al expediente en el siguiente orden, aunque tal vez no sea el más lógico:


Encuentro esta primera parte un poco "abrupta", es decir, podría trabajarse un poco más para que el estilo fuera más fluido, procurando que una frase lleve a la otra y no quede tan cortante. Quizás también le faltaría un poco de digresión, no mucha, pues es un cuento corto, pero sí algún detalle para meter al lector en "ambiente". Entonces, también has de decidir qué "imagen visual" vas a dar según el efecto que tú quieras causar en el lector, y para ello usarás las palabras adecuadas. Por ejemplo, si quieres reforzar la imagen de tristeza, buscarás palabras como "lúgubre", "gris"... Si quieres la imagen de desesperación, puedes recurrir a nombrar los "barrotes"... Pero, ojo, se trata de poner las palabras a tu servicio, no de que ellas te pongan a ti al suyo. Con unos pequeños “toques” bastará.

La parte de las frases es lo mejor. Yo la dejaría tal cual. Al ser frases sueltas que revelan diferentes momentos anímicos, no tienen que tener continuidad ni cohesión de unas con otras y el cuento corto tampoco admitiría más.

En cuanto al final...

Cita:
Lo que nadie se explica es cómo hizo para atar el alambre en un barrote que está a tres metros de altura, sin sustento alguno.


Para mí debe ir conectado con el principio y creo que algo se escapa. Igual lo que has de hacer es plantear el principio un poco más conforme con este final, es decir, sugiriendo que lo que se está llevando a cabo no es la desinfección de la celda sino una investigación sobre lo que realmente ha podido pasar (pero sin nombrarlo) y que revelas al final del texto con esta frase que aclara que ha sido un suicidio.

Espero haberte ayudado a retorcerle el cuello. Razz
Volver arriba
Foros
Publicidad


Si le interesa adquirir un teléfono móvil, le sugerimos comparar precios en nuestra tienda de teléfonos móviles. Amena, Movistar y Vodafone presentan sus distintas alternativas para que pueda tomar la mejor decisión.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Cuentoteca de Alephville Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Página 1 de 4