elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

HAY ON WYE



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta
Autor Mensaje
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Jun 03, 2007 16:31    Asunto: HAY ON WYE Responder citando

HAY ON WYE es un lugar singular que no debe de pasar desapercibido para el mundo lector, escritor, editor y hasta vendedor.

1.500 habitantes en la campiña Galesa y resulta que 1200 de esos habitantes son escritores. De 57 nacionalidades distintas. Cuatro premios Nobel. 4o librerías. El lugar con más libros por habitante de todo el planeta.

Y encima tienen su propio rey, Richard Booth.

Cita:
"Vendo una tienda por 700 libras". El anuncio era del veterinario de Hay-on-Wye, y el edificio del que buscaba deshacerse era la antigua estación de bomberos, en el centro del pueblo. Corría el año 1962. Richard Booth, licenciado en Oxford, decidió comprarla y montar una librería de segunda mano. "Este Richard nos va a arruinar", se quejaba su madre, ante la brillante idea de su único hijo de montar una librería en un adormecido pueblo rural galés.

Pero Richard Booth era un lunático, un cabezota, un visionario, llámenlo equis. Y lejos de dar un paso atrás, se dedicó a adquirir más edificios abandonados del pueblo (incluido el castillo) y a llenarlos de libros que compraba por todo el mundo. La idea era que un bello pueblo lleno de libros podía ser una atracción turística internacional. Inexplicablemente, el tiempo le dio la razón. Ayudó su decisión de declarar la independencia del pueblo y autoproclamarse rey, a finales de los setenta.

Hay-on-Wye estaba por aquel entonces lleno de periodistas, pues había rumores de que se encontraba por allí escondida Marianne Faithful. "Se quedó aquí conmigo un tiempo", asegura Booth, "y los periodistas la buscaron sin éxito durante días, hasta que se cansaron. Un día un tipo del Sunday Mirror me encontró bebiendo en un pub y me preguntó a ver qué era noticia en Hay. Y yo le dije: 'Vamos a ser independientes y yo voy a ser el rey".

La noticia corrió como la pólvora y, el 1 de abril de 1977, Richard Booth declaró la independencia de Hay-on-Wye. Emitieron pasaportes, billetes y títulos nobiliarios. Tal fue el revuelo que las autoridades británicas tuvieron que realizar un desmentido.

Toda esa publicidad ayudó a los planes de Booth. Y Hay-on-Wye es hoy un ejemplo de desarrollo sostenible del turismo rural, y un modelo que se ha exportado a otros lugares. Hoy hay una decena de pueblos de libros por el mundo, unidos bajo la International Association of Booktowns (www.booktown.net), que preside el propio Booth. En 1999, Richard Booth publicó su autobiografía (My kingdom of books). Pero, de un tiempo a esta parte, otro personaje le ha estado haciendo sombra en el pueblo.

Él asegura que todo empezó en una partida de póquer. Fue una noche de agosto de 1987. Peter Florence, entonces un chaval de 22 años, recién salido de Cambridge, tuvo una buena racha y ganó un montón de dinero. Días después, él y su padreencontraron un arriesgado proyecto en el que gastarlo.

El chico y el padre -Norman Florence, que fue director de la compañía de teatro The Globe- utilizaron sus contactos para montar un modesto festival de literatura en el encantador pueblo donde se habían instalado. En aquella primera edición del festival hubo tan solo 15 eventos. Nada en comparación con los 452 que habrán tenido lugar durante estos 11 días, cuando esta noche termine la 20ª edición, "Es lo mismo que fue siempre, pero más grande", asegura Peter Florence, de 42 años. El joven director reconoce que, con el tiempo, han conseguido "elevar el nivel de los invitados". Y el secreto está en el público. "A los escritores les atraen los buenos públicos, y aquí tenemos el más abierto y culto del mundo". El pueblo se ha volcado en el proyecto, abriendo sus casas para alojar a los visitantes y aportando su trabajo desinteresado: más de cien vecinos colaboran como voluntarios.

Cuenta Peter Florence que, cuando llamó a Arthur Miller para invitarle a la edición de 1989 del Hay, el gran dramaturgo estadounidense le respondió: "¿Hay-on-Wye? ¿Es eso algún tipo de sándwich?". Hoy esa frase adorna las camisetas del 20º aniversario del festival. Un día soleado recibe a los visitantes que llegan en masas este segundo fin de semana. La gente guarda cola para sacar entradas, de entre seis y 14 libras, para alguno de los eventos que quedan. Unas 160.000 personas habrán asistido hasta esta noche a alguno de los actos de esta edición. Por estas carpas han pasado, en los últimos 10 días, cuatro premios Nobel (Wole Soyinka, Orhan Pamuk, Derek Walcott y Wangari Maathai), y también una buena representación de autores españoles y latinoamericanos, entre ellos, Javier Cercas, Almudena Grandes, Carmen Posadas, Héctor Abad Faciolince o Juan Gabriel Vásquez. El español es, probablemente, el segundo idioma más representado en el festival, debido a que su reciente expansión internacional le ha llevado a abrir sucursales en Segovia y en Cartagena de Indias. María Sheila Cremaschi, organizadora del festival segoviano, bromea cariñosamente sobre Peter Florence, que deambula impasible entre la multitud. "Yo le suelo decir que es como un papa", cuenta, "y a él eso no le hace mucha gracia". Papas, reyes... hay de todo en este extraño Hay-on-Wye. Pero algunos no se dan nunca por satisfechos. Richard Booth tiene la vista puesta en el pueblecito vecino de Talgarth, ajeno a todo este jaleo. "Voy a hacerme emperador de Talgarth", anuncia.



La edición del festival del año pasado estuvo dedicada a España. Exportaron la idea y se la quedó Segovia, que celebró su priemr Hay el septiembre pasado. Entre los patrocinadores del festival, que dirige Peter Florence,figuran la emisora BBC Radio 4, el diario "The Guardian" y la
aseguradora española Mapfre. una especie de Woodstock de la mente....



Para fotos e información

http://members.aol.com/hayweb/hay.htm
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Dom Jun 03, 2007 16:37    Asunto: Responder citando

Fauna y FLora:

Juan Pedro Aparicio, Almudena Grandes, Javier

Cercas, Jorge Herralde, Luis Mateo Díez, Carmen Posadas, Enrique de

Hériz y los colombianos Héctor Abad Faciolince y Juan Gabriel

Vázquez.

Orhan Pamuk. Wole Soyinka. Derek Walcott. Wangari

Maathai.

el próximo primer

ministro británico, Gordon Brown, el ex asesor del Pentágono Richard

Perle, conocido como el "Príncipe de las Tinieblas", o la secretaria

general de Amnistía Internacional, Irene Khan.

David Attenborough o Zac

Goldsmith, el músico Mark Knofpler, el barítono galés Bryn Terfel y

la diseñadora de moda Vivienne Westwood.

Andrés Neuman y Gonzalo Garcés, el boliviano Rodrigo Hasbún, las

brasileñas Verónica Stigger y Adriana Lisboa, el chileno Alejandro

Zambra, el colombiano Juan Gabriel Vázquez, el ecuatoriano Leonardo

Valencia y la cubana Wendy Guerra.
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Mie Jun 06, 2007 01:22    Asunto: Responder citando

"Es un camino largo y complicado. Pero, cuando al fin llegas, resulta maravilloso". Gordon Brown (Glasgow, 1951) no se refiere a su camino (largo y complicado) hasta convertirse en primer ministro británico, cosa que sucederá con toda probabilidad el 27 de junio, cuando sustituya a Tony Blair al frente del país.

A lo que se refiere Brown, actual ministro del Tesoro, es al camino que conduce al festival literario de Hay, que estos días celebra su 20ª edición en el bucólico pueblo de Hay-on-Wye, en la frontera entre Gales e Inglaterra. En la sala VIP del festival, vestido con chaqueta azul y camisa sin corbata, Brown departe con el escritor nigeriano Wole Soyinka, premio Nobel de Literatura de 1986, mientras más de diez guardaespaldas robustos y trajeados intentan pasar inadvertidos entre la veintena larga de escritores y organizadores que pueblan esta carpa, debidamente revisada antes por las narices de un par de perros policía.

Es sábado y Brown es la estrella indiscutible de esta jornada del festival. Viene a presentar su último libro, Courage: eight portraits (Valor: ocho retratos), un ensayo sobre ocho personajes a los que admira por su coraje, y que le inspiran, dice, en su actividad política: de Nelson Mandela a Robert Kennedy, pasando por Edith Cavell, Martin Luther King, Dietrich Bonhoeffer, Raoul Wallenberg, Cicely Saunders y Aung San Suu Kyi.

Pero no es Brown el único político que ha venido a alterar con su séquito la paz de este pueblo. Entre los ponentes de la mañana había una persona que ha vivido en la misma casa del 10 de Downing Street que Brown ocupara a finales de mes. Es John Major, uno de los dos ex primeros ministros británicos vivos. El pasado y el futuro del Reino Unido bajo las mismas carpas. Y si el futuro primer ministro habló de coraje y de política, el antiguo líder conservador que gobernó el Reino Unido entre 1990 y 1997 habló... de cricket. A la historia de ese deporte dedica John Major su último libro, More than a game (Más que un juego), que presentó en las carpas del Hay Festival la mañana del sábado.

Pero no todo iba a ser cricket. Y John Major aprovechó la ocasión para decir, en una entrevista en The Guardian, que ya está bien: que es hora de que Blair se vaya de Downing Street y le entregue el poder a Brown. "Se sabe que el primer ministro se marcha, está claro quién le va a sustituir, no veo ninguna razón para la demora", declaró.

Pero Gordon Brown no entró al trapo. El objetivo ahora es crearse un perfil, mostrar su lado amable y cercano. El futuro primer ministro abandonó la sala VIP rodeado de su séquito de seguridad y subió al escenario de una carpa abarrotada con más de mil personas. Su charla fue el evento para el que más rápido se han agotado las entradas en la historia de un festival por el que han pasado muchos premios Nobel y figuras como Bill Clinton o Al Gore.

"Vaya, parece que he tenido un efecto en el tiempo", bromeó cuando la lluvia, que hasta entonces no había hecho acto de presencia, empezó a golpear la lona de la carpa. Hizo algunos chistes más brillantes (y preparados, según decían los blogs ayer) y habló de ecología, de participación ciudadana, de identidad nacional y de su libro. Se mostró brillante, suelto y hasta entrañable. El público le respondió con risas y aplausos. Pero, en el turno de preguntas, no se libró del tema de Irak. "Acepto mis responsabilidades por las cosas que hemos hecho", dijo al respecto. Tras una hora de charla, Brown se despidió entre una enorme ovación. Y ayer Hay-on-Wye volvió a ser ese lugar bucólico que Clinton definió como "el Woodstock de la mente".
Volver arriba
DELLWOOD
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 25 May 2001
Mensajes: 15247

MensajePublicado: Jue Sep 27, 2007 08:19    Asunto: Responder citando

El festival fue creciendo cada año y hoy se ha convertido en un macroevento que congregó el pasado mes de junio en Hay-on-Wye a cerca de 160.000 personas, para escuchar a más de 1.200 escritores de 57 nacionalidades distintas, entre ellos, cuatro premios Nobel. El pueblo, un lugar mágico con más librerías por habitante que ningún lugar del mundo, enseguida se volcó en el proyecto. Los vecinos trabajan como voluntarios y alojan a los escritores y a los invitados en sus propias casas.

El siguiente paso fue la expansión internacional. Peter Florence estaba empeñado en traer a su festival a Gabriel García Márquez. Y en una conversación con Carlos Fuentes, éste le abrió los ojos. Gabo nunca iría al festival, le dijo. ¿Por qué, entonces, no va el festival a Gabo? Dicho y hecho. En enero de 2006 empezó la expansión internacional del festival con la primera edición del Hay Festival Cartagena de Indias, en Colombia. Fue todo un éxito y, además, a la hora de conectar con los escritores, se dieron cuenta de las sinergias que había con Madrid. Así que buscaron un emplazamiento cercano y, en septiembre de 2006, se celebró el primer Festival Hay de Segovia.

Ambos han repetido con un considerable éxito. Tanto que, el año que viene, el proyecto tendrá otra rama española más. Y el emplazamiento es difícil de superar. Será en la Alhambra de Granada donde, entre el 3 y el 6 de abril próximos, se celebrará la primera edición del Hay Mapfre.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Gaveta Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1