elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Cesare Pavese


Ir a página Anterior  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Jue Jul 12, 2007 19:26    Asunto: Responder citando

VERANO

Hay un jardín claro, entre bajos muros,
con yerba seca y luz que quema despacio
la tierra. Es una luz que sabe del mar.
Tú respiras esa hierba. Tocas los cabellos
y en ellos se agita el recuerdo.
He visto caer
muchos y dulces frutos sobre una hierba que conozco,
como un cuerpo en el agua. Así también tú
te sobresaltaste con un vuelco del corazón. Mueves la cabeza
como si alrededor sucediese un prodigio en el aire,
y el prodigio eres tú. Hay un sabor igual
en tus ojos y en el cálido recuerdo.
Escucha.
Las palabras que escuchas apenas te afectan.
En tu rostro apacible hay un claro pensamiento
que hace imaginar en tus hombros la luz del mar.
Hay en tu rostro un silencio que oprime el corazón
con el rumos de una caída y en él destila una pena antigua
como el jugo de los frutos caídos entonces.

Cesare Pavese



Santo Stefano Belbo - Colina Gaminella



ESTATE

C'è un giardino chiaro, fra mura basse,
di erba secca e di luce, che cuoce adagio
la sua terra. È una luce che sa di mare.
Tu respiri quell'erba. Tocchi i capelli
e ne scuoti il ricordo.
Ho veduto cadere
molti frutti, dolci, su un'erba che so,
con un tonfo. Cosí trasalisci tu pure
al sussulto del sangue. Tu muovi il capo
come intorno accadesse un prodigio d'aria
e il prodigio sei tu. C'è un sapore uguale
nei tuoi occhi e nel caldo ricordo.
Ascolti.
La parole che ascolti ti toccano appena.
Hai nel viso calmo un pensiero chiaro
che ti finge alle spalle la luce del mare.
Hai nel viso un silenzio che preme il cuore
con un tonfo, e ne stilla una pena antica
come il succo dei frutti caduti allora.

Cesare Pavese
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Vie Jul 13, 2007 14:05    Asunto: Responder citando


Su amigo Pinolo Scaglione "Nuto".


Me había ido del valle cuando apenas empezaba a saberlo. Nuto, que se había quedado, Nuto, el carpintero del Salto, mi cómplice en las primeras escapadas a Canelli, había luego tocado la trompeta durante diez años en todas las fiestas, en todos los bailes de esos valles. Para él, el mundo había sido una fiesta de diez años seguidos, conocía a todos los bebedores, los feriantes, las fiestas de cada pueblo.
Desde hace un año, todas las veces que me hago una escapada paso a verlo. Su casa está en mitad de la ladera del Salto, da directamente sobre el camino; hay olor a madera fresca, a flores y a cortezas que, en los primeros tiempos de la Mora, a mí, que venía de una cabaña y un prado, me parecía otro mundo: era el olor de la calle, de los músicos, de las mansiones de Canelli donde nunca había estado.
Ahora Nuto está casado, es un hombre hecho y derecho, trabaja y da trabajo, su casa sigue siendo la misma y bajo el sol se ven geranios y adelfas, hay ollas en las ventanas y en el frente. La trompeta está colgada en el armario; se camina sobre virutas; las arrojan con canastos en la ribera debajo del Salto -una ribera de acacias, helechos y saúcos, siempre seca en verano.
Nuto me dijo que debió decidirse -carpintero o músico y así tras diez años de fiesta dejó la trompeta al morir su padre. Cuando le conté dónde había estado, dijo que ya sabía algo por personas de Génova y que en el pueblo contaban que antes de partir yo había encontrado una olla de oro bajo los pilares del puente. Bromeamos. -Quizás ahora -dije- salga a la luz también mi padre.
-Tu padre -me dijo- eres tú.
-En América -le dije-, lo bueno es que todos son bastardos.
-Eso también -añadió Nuto- es algo que hay que cambiar. ¿Por qué debe haber algunos que no tienen nombre ni casa? ¿No somos todos hombres?
-Deja las cosas como están. A mí me ha ido bien, incluso sin nombre.
-Tú lo lograste -dijo Nuto- y ya nadie se atreve a hablarte de ello, pero ¿y los que no lo lograron? No sabes cuántos mezquinos hay todavía en estas colinas. Cuando viajaba con la música, en todas partes delante de la cocina estaba el idiota, el deficiente, el entenado. Hijos de alcohólicos y de sirvientas ignorantes, que los reducen a vivir de troncos de repollo y de pan duro. Y había quienes se burlaban de ellos. Tú lo lograste -dijo Nuto- porque bien o mal encontraste una casa; comías poco con e! Padrino, pero comías. No hace falta decir que los demás aguantan como pueden, hay que ayudarlos.
Me gusta hablar con Nuto; ahora somos hombres y nos conocemos; pero antes, en la época de la Mora, del trabajo en la granja, él tenía tres años más que yo y ya sabía silbar y tocar la guitarra, era buscado y escuchado, hablaba con los adultos, con nosotros los muchachos, le guiñaba el ojo a las mujeres. Entonces yo andaba detrás de él y a veces me escapaba y corríamos por la costa o cruzábamos el Belbo, en busca de nidos. Él me decía qué hacer para que me respetaran en la Mora; luego, a la noche, llegaba al patio de la granja a pasar la velada con nosotros.
Y ahora me contaba sobre su vida de músico. Teníamos alrededor nuestro las regiones donde había estado, de día claras y boscosas bajo el sol, de noche nidos de estrellas en el cielo

Cesare Pavese
La luna y las fogatas (1950)
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Vie Jul 13, 2007 17:01    Asunto: Responder citando

Algunos datos biográficos


* Escritor de novelas, cuentos, poesía y ensayos. Crítico literario.

* Nace el 9 de septiembre de 1908 en Santo Stefano Belbo, un pueblito de la zona del Langhe en la provincia de Cuneo en el Piamonte, Italia. Luego vivirá en Turín.



Pavese niño


* La infancia habría estado marcada por la pronta muerte del padre, una madre que lo reemplazó en su severidad, el amor por los libros y la naturaleza, una personalidad introspectiva, solitaria y, desde la época del liceo, una manía suicida. Una ambivalencia entre el deseo de estar solo y la búsqueda del amor y la compañía.

* Fue notablemente influenciado por su profesor del Liceo D’Azeglio, Augusto Monti, y por otros jóvenes que también seguían al profesor: Leone Ginzburg, Norberto Bobbio, Tullio Pinelli, Massimo Mila.

* Traductor de escritores ingleses y norteamericanos como Melville, Dos Passos, Faulkner, Defoe, Joyce, Steinbeck y Dickens, entre otros. Su obra de traductor tuvo un gran impacto sobre la cultura italiana del momento.

* En la universidad amplió su interés por la lengua inglesa y los escritores norteamericanos recibiéndose con una tesis sobre la poesía de Walt Whitman, en 1930.

* En 1933 comienza a trabajar en una editorial que abría sus puertas, Einaudi.

* En 1935 es condenado por antifascista por esconder unas cartas de su amante, de la que nunca revela el nombre, a pasar tres años de confinamiento en Brancaleone Calabro, del que sólo cumple menos de un año. La mujer finalmente se casa con otro, y esto le provoca una gran desilusión y el retorno a las ideas suicidas.



Foto del prontuario



* Marcha a Roma donde abrirá una sede de la editorial Einaudi. Se aísla del mundo en la compañía de su hermana.

* Se relaciona con la actriz norteamericana Constance Dowling, quien está en Roma para participar en la filmación de Arroz Amargo. Cuando ésta regresa a los estados Unidos, Pavese cae en una nueva depresión que lo llevará a escribir Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.

* En 1950 recibe el premio Strega por su obra La bella estate (El bello verano).



Pavese en la ceremonia del Premio Strega



* Sus desengaños amorosos, su soledad, una crisis existencial, política y religiosa, a pesar de su éxito literario, lo llevan a la muerte. Se suicida el 27 de agosto de 1950, a los 42 años, en una habitación del Hotel Roma en Turín, mediante la ingesta de una alta dosis de barbitúricos.


Fuentes - Pavese en Internet – algunos sitios interesantes

http://www.internetculturale.it/genera.jsp?id=355

http://www.parcoletterario.it/it/autori/pavese.htm

http://www.centrostudipavese.it/


Ultima edición por Exidor el Dom Oct 03, 2010 13:28, editado 2 veces
Volver arriba
Elizabeth
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 14 Jul 2007
Mensajes: 115
Ubicación: En el Sur, siempre en el Sur.

MensajePublicado: Dom Jul 15, 2007 07:47    Asunto: Enhorabuena Responder citando

Mi más sincera enhorabuena, Exidor, por sugerir a Pavese.


Elizabeth
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Dom Jul 15, 2007 12:58    Asunto: Responder citando

Gracias, Elizabeth. Espero que te estimule a buscar sus libros. Wink
Volver arriba
Elizabeth
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 14 Jul 2007
Mensajes: 115
Ubicación: En el Sur, siempre en el Sur.

MensajePublicado: Dom Jul 15, 2007 16:47    Asunto: Responder citando

De nada, Exidor.
Considero no proceden comentarios acerca del contenido de mi biblioteca personal.
Espero que esta experiencia te estimule en la búsqueda autónoma de nuevos escritores.

Elizabeth.
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Dom Jul 15, 2007 21:23    Asunto: Responder citando


Peter Callesen
The outline of a skeleton



Suicidios
[fragmento]

Hay días en los cuales la ciudad donde vivo, y los transeúntes, el tráfico, los árboles, todo se despierta por la mañana con un aspecto extraño, usual y sin embargo irreconocible, como en esos instantes en que uno se mira al espejo y se pregunta: «¿Quién es ese tipo?» Para mí, son los únicos días amables del año.

Esas mañanas me escapo, si puedo, un poco antes de la oficina y bajo a las calles mezclándome con el gentío, y no me da corte mirar fijamente a cualquiera que pase, del mismo modo que, imagino, algún transeúnte me mira a mí, porque de verdad en esos momentos experimento una sensación de jactancia que me convierte en otro hombre.

Estoy convencido de que jamás recibiré de la vida nada valioso, salvo quizás la revelación de cómo podría conseguir provocar a voluntad esos instantes. Un modo de prolongarlos que a veces me ha salido es sentarme en algún café reciente, claro y acristalado, y desde allí captar el estruendo de la calle con sus idas y venidas, el relampagueo de los colores y las voces, y la calma interior que regula toda la agitación.

Yo he sufrido en unos cuantos años desilusiones y remordimientos agudísimos, y sin embargo, puedo afirmar que mi aspiración más cordial es sólo esta paz y esta serenidad. No estoy hecho para las tempestades y para la lucha: y aunque ciertas mañanas bajo muy vibrante a recorrer las calles, y mi paso semeja un desafío, repito que no pido a la vida nada sino que se deje mirar.

Cesare Pavese
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Lun Jul 16, 2007 17:56    Asunto: Responder citando

ALTER EGO

Dal mattino alla sera vedevo il tatuaggio
sul suo petto setoso: una donna rossastra
fitta, come in un prato, nel pelo. Là sotto
rugge a volte un tumulto, che la donna sussulta.
La giornata passava in bestemmie e silenzi.
Se la donna non fosse un tatuaggio, ma viva
aggrappata sul petto peloso, quest'uomo
muggirebbe più forte, nella piccola cella.

Occhi aperti, disteso nel letto taceva.
Un respiro profondo di mare saliva
dal suo corpo di grandi ossa salde: era steso
come sopra una tolda. Pesava sul letto
come chi s'è svegliato e potrebbe balzare.
li suo corpo, salato di schiuma, grondava
un sudore solare. La piccola cella
non bastava all'ampíezza d'una sola sua occhiata.
A vedergli le mani si pensava alla donna.

Cesare Pavese






ALTER EGO

Desde la mañana al ocaso, yo veía el tatuaje
en su pecho sedoso: una mujer rojiza
incrustada, como en un prado, entre el pelo. Allí
debajo
brama a veces un tumulto que sobresalta a la mujer.
Transcurría el día entre blasfemias y silencios.
Si la mujer no fuese un tatuaje y estuviese viva
y aferrada a su pecho peludo, ese hombre
bramaría aún fuerte en su pequeña celda.

Callaba, tendido en el lecho, con los ojos abiertos.
Un profundo hálito de mar ascendía
de su cuerpo de huesos grandes y recios: estaba
tendido
al igual que en cubierta. Pesaba sobre el lecho
como quien ha despertado y podría saltar de él.
Su cuerpo, salado por la espuma, chorreaba
un sudor solar. La pequeña celda
era insuficiente para el alcance de una mirada suya.
Al verle las manos, se pensaba en la mujer.

Cesare Pavese
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Mar Jul 17, 2007 15:20    Asunto: Responder citando

CREACIÓN

Estoy vivo y he sorprendido las estrellas en el alba.
Mi compañera continúa durmiendo y lo ignora.
Mis compañeros duermen todos. La clara jornada
se me revela más limpia que los rostros aletargados.

A distancia, pasa un viejo, camino del trabajo
o a gozar la mañana. No somos distintos,
idéntica claridad respiramos los dos
y fumamos tranquilos para engañar el hambre.
También el cuerpo del viejo debería ser sano
y vibrante -ante la mañana, debería estar desnudo.

Esta mañana la vida se desliza por el agua
y el sol: alrededor está el fulgor del agua
siempre joven; los cuerpos de todos quedarán al
    
descubierto.
Estarán el sol radiante y la rudeza del mar abierto
y la tosca fatiga que debilita bajo el sol,
y la inmovilidad. Estará la compañera
-un secreto de cuerpos. Cada cual hará sentir su
    
voz.
No hay voz que quiebre el silencio del agua
bajo el alba. Y ni siquiera nada que se estremezca
bajo el cielo. Sólo una tibieza que diluye las estrellas.
Estremece sentir la mañana que vibre,
virgen, como si nadie estuviese despierto.

Cesare Pavese



El Langhe


CREAZIONE

Sono vivo e ho sorpreso nell'alba le stelle.
La compagna continua a dormire e non sa.
Dormon tutti, i compagni. La chiara giornata
mi sta innanzi più netta dei volti sommersi.

Passa un vecchio in distanza, che va a lavorare
o a godere il mattino. Non siamo diversi,
tutti e due respiriamo lo stesso chiarore
e fumiamo tranquilli a ingannare la fame.
Anche il corpo del vecchio dev'essere schietto
e vibrante - dovrebbe esser nudo davanti al mattino.

Stamattina la vita ci scorre sull'acqua
e nel sole: c'è intorno il fulgore dell'acqua
sempre giovane, i corpi di tutti saranno scoperti.
Ci sarà il grande sole e l'asprezza del largo
e la rude stanchezza che abbatte nel sole
e l'immobilità. Ci sarà la compagna
- un segreto di corpi. Ciascuno darà una sua voce.

Non c'è voce che rompe il silenzio dell'acqua
sotto l'alba. E nemmeno qualcosa trasale
sotto il cielo. C'è solo un tepore che scioglie le stelle.
Fa tremare sentire il mattino che vibra
tutto vergine, quasi nessuno di noi fosse sveglio.

Cesare Pavese
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14655

MensajePublicado: Mie Jul 18, 2007 18:26    Asunto: Responder citando

Non ci si uccide per amore di una donna. Ci si uccide perché un amore, qualunque amore, ci rivela nella nostra nudità, miseria, inermità, nulla.

Uno no se mata por el amor de una mujer. Uno se mata porque un amor, cualquier amor, nos revela nuestra desnudez, nuestra miseria, nuestro desamparo, la nada.

Cesare Pavese




Pavese con la actriz Constance Dowling.
Su amor fallido por ella habría desencadenado una crisis que lo llevaría al suicidio.




TO C. FROM C.


You,
dappled smile
on frozen snows -
wind of March,
ballet of boughs
sprung on the snow,
moaning and glowing
your little "ohs"-
white-limbed doe,
gracious,
would I could know
yet
the gliding grace
of all your days,
the foam-like lace
of all your ways -
to-morrow is frozen
down on the plain
you, dappled smile,
you, glowing laughter


Tu,
screziato sorriso
su nevi gelate -
vento di Marzo,
balletto di rami
spuntati sulla neve,
gemendo e ardendo,
i tuoi piccoli "oh!" -
daina dalle membra bianche,
graziosa,
potessi io sapera
ancora
la grazia volteggiante
di tutti i tuoi giorni,
la trina di spuma
di tutte le tue vie -
domani è gelato
giù nella pianura -
tu, screziato sorriso,
tu, risata ardente.


Tú,
sonrisa moteada
sobre nieves heladas-
viento de marzo,
taller de ramas
combadas sobre la nieve,
gimiendo y encendiendo
tus pequeños "¡oh!"-
gamo de blancos miembros,
gentil,
podría saber
todavía
la gracia deslizante
de todos tus días,
la blonda espumosa
de todos tus caminos-
se ha helado el mañana
abajo en la llanura-
tú, sonrisa moteada,
tú, risa encendida.

Cesare Pavese
Volver arriba
Foros
Publicidad


Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente
Página 2 de 13