elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Italianos


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores
Autor Mensaje
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Nov 11, 2007 16:27    Asunto: Responder citando

Océano Mar ya lo leí. Preciosa. La que me resultó dura de leer, como si se tratase de otro autor, fue City. De hecho, la dejé a medio, no sé si más adelante lo volveré a intentar. Y La luna y las fogatas ¿está publicada en España? Porque no tengo noticia de ella.
Volver arriba
Dafne
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 25 Dic 2002
Mensajes: 41

MensajePublicado: Dom Nov 11, 2007 16:38    Asunto: Responder citando

ARIODANTE escribió:

Y La luna y las fogatas ¿está publicada en España? Porque no tengo noticia de ella.

Sí, sólo que con una pequeña variante en el título, cosa de traductores

Está en PRE TEXTOS


La luna y las hogeras
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Dom Nov 11, 2007 16:48    Asunto: Responder citando

Aaah, habia entendido que La luna...era de Baricco, y no acertaba.
Es de Pavese. Bien, lo miraré.
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14778

MensajePublicado: Dom Nov 11, 2007 20:20    Asunto: Responder citando

Sí, es de Cesare Pavese. Acá en Argentina salió una edición de Adriana Hidalgo Ed.

www.adrianahidalgo.com/fichalibro.php?ID=145

A mí me gustó mucho.
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14778

MensajePublicado: Mie Nov 14, 2007 13:47    Asunto: Responder citando

Panorama de la narrativa italiana actual

La ficción peninsular se caracteriza hoy por una extrema variedad en la que conviven relatos de exquisita ligereza con otros de una precisión casi científica en las descripciones psicológicas. Ciertas novelas sentimentales comparten el favor del público con libros de Umberto Eco y de Claudio Magris, mientras que la literatura dialectal y la de temas marginales luchan por abrirse un camino



Una crónica de la narrativa italiana de los últimos años no debería soslayar aquellos valores que, en 1984, Italo Calvino le asignó a la literatura del siglo XXI en sus Seis propuestas para el próximo milenio. Está claro que Calvino no propició una literatura bajo el signo de la liviandad, la rapidez, la exactitud, la visibilidad, la multiplicidad y la consistencia, sino más bien que supuso --con acierto-- que dichas cualidades serían las formas específicas que la literatura del futuro (es decir, la de nuestro presente) habría de privilegiar forzosamente.

Para comenzar, al menos dos novelas de Alessandro Baricco, Océano mar y Seda, representaron en Italia el ejemplo más claro del concepto de liviandad que Calvino definió en sus célebres lecciones magistrales en la Universidad de Harvard. Sustraer peso a las figuras humanas, a los paisajes y a los hechos se transformaría en una clave de la literatura de Baricco, cuyas tramas, envueltas en un aura enrarecida, pretenden más bien sugerir antes que contar. Para Baricco, se trató de un lento aprendizaje, fruto de la frecuentación de escritores sobre todo norteamericanos que, según el novelista turinés, desde siempre supieron llegar de la manera más simple al "corazón ardiente de las cosas". La literatura italiana ya había mitificado desde los años treinta a la literatura de los Estados Unidos --baste pensar en Vittorini, en Pavese o en Fenoglio--, pero nunca había renunciado tan violentamente a sus propias fuentes. Para Calvino, liviandad significaba reaccionar ante el peso angustioso de la existencia a través de imágenes incorpóreas o ligeras. Es obvio que en Italia muchos intercambiaron ese valor por superficialidad.

Pero la revolución de Baricco va mucho más allá del concepto de liviandad. Su aparición implicó en Italia un nuevo modo de pensar la literatura y, sobre todo, arrasó con la idea centenaria de que sólo la crítica autorizada estaba capacitada para emitir juicios acerca de la bondad de una obra en detrimento de otras. Baricco, quien dirigió programas televisivos y radiales, fundó una escuela de escritura creativa, recitó párrafos de sus obras en recitales de jazz y grabó sus libros en videocassettes y en Internet, transformó la circulación de la narrativa en un fenómeno de masas y multimedial, sin prejuicios de género ni elucubraciones teóricas. Incluso las editoriales en Italia se debieron adecuar a una demanda cada vez más variada del consumo de literatura y, además de libros, hoy es frecuente hallar videos y CD interactivos con múltiples materiales.

La rapidez ha sido la llave de escritura y de lectura de toda la narrativa joven en Italia. De los numerosos grupos y nombres que surgieron en los últimos años, podríamos rescatar al menos dos: Niccolò Ammanniti y Aldo Nove. Ambos sellaron definitivamente un nuevo gusto entre los lectores jóvenes de Italia, que hallaron particularmente en dos novelas (Fango, de Ammanniti, y Woobinda, de Nove) la estética más cercana al zapping televisivo y al ágil salto de página a página en la web. Deudor del cine y de la narrativa pulp, decididamente trasnochada, Ammanniti evolucionó rápidamente hacia una escritura más convincente con su último libro Io non ho paura, en que a las novedades técnicas de la nueva literatura les sumó una notable dosis de suspenso y densidad.

La exactitud ha sido el valor más apreciado por los narradores de la vieja camada, quienes optaron por una prosa que, en atmósferas justamente imprecisas, lograra concentrar su atención en la definición precisa de estados psicológicos y de los avatares del alma. Atlante occidental, de Daniele Del Giudice, y Nocturno hindú, de Antonio Tabucchi, fueron ejemplos soberanos de esa cualidad que Calvino intentó defender a rajatablas. Ante el carácter inestable e inasible del mundo, esos escritores reaccionaron con la minuciosidad de la lengua, último refugio de lo probable.

La visibilidad --la capacidad de suscitar imágenes con palabras-- ha sido una de las estrategias más llamativas de la narrativa de Claudio Magris, quien en su novela Microcosmos recreó el universo triestino, dálmata y balcánico, a partir de historias de personajes fracasados. Con esos jirones de vida, captados en escorzo, Magris logró hacer visibles algunos aspectos de una de las más complejas culturas italianas de frontera. En tiempos de inflación visual, nada ha de ser más complejo que hacer visible lo invisible.

La irrupción de lo múltiple no podía estar ausente en el panorama de las letras contemporáneas. Las novelas de Melania Mazzucco (El beso de la medusa, La camera di Baltus, Lei così amata y Vita, ganadora del Premio Strega 2003) son historias de fe en los actos humanos y en el modo como cada individuo los interpreta. Un furor de contar atraviesa toda la obra de Melania Mazzucco, para quien cada página es una maraña de hechos y de ideas. Pluralidad de imágenes, de personajes y de voces que se entrecruzan dialógicamente y una cierta densidad psicológica pueblan sus novelas, verdaderas enciclopedias del sentimiento, que narran historias de mujeres roídas por la angustia existencial.

Ahora bien, más allá de las categorías calvinianas, la narrativa italiana conoció algunos fenómenos particulares que la distinguen de otros sistemas literarios. En los últimos años se multiplicaron los autores de best sellers: Umberto Eco, Andrea Camilleri y, en menor medida, Susanna Tamaro, una escritora de novelas sentimentales, alcanzaron récords de ventas millonarias. Uno de los últimos éxitos fue la novela Non ti muovere, de Margaret Mazzantini, una dramática historia de la relación entre un padre y su hija moribunda, que será llevada al cine en los próximos meses por el cineasta Sergio Castellitto.

Las novelas de Pier Vittorio Tondelli constituyen, quizás, uno de los casos más interesantes de los últimos años. Deudora de los psicodélicos años setenta, pero inmersa en los reaccionarios años ochenta que signaron el fin del boom económico, la obra de Tondelli (Pao Pao, Rimini, Otros libertinos, Habitaciones separadas) se impuso en Italia como una voz disidente que hablaba desde el abismo profundo de la marginalidad social. Sexo, droga y alcohol, preferiblemente en sobredosis, signaron uno de los retratos generacionales de la vida de provincia en Italia. Lejos del carácter religioso con que Pasolini tamizó su experiencia homosexual, Tondelli enfrentó sin tapujos temáticas todavía tabú en su país y constituyó, aunque con singular retraso, el caso más evidente de una suerte de literatura beat finalmente con color local. Muerto prematuramente en 1991, Tondelli se transformó en un ícono que, después de años de procesos por obscenidad, logró entrar en algunas de las conservadoras aulas de las universidades italianas.

Otro aspecto relevante del panorama actual es la aparición esporádica de algunos libros, particularmente bellos, que narran historias de un pueblo o de una minoría. Italia vaciló durante siglos entre una idea centrífuga de literatura, en lengua toscana, que aspiró a una expresión universalizadora y, por otro lado, una tendencia centrípeta a veces retrógrada y conservadora, que privilegió el dialecto contra la hegemonía del florentino, convertido en lengua oficial de Italia. A mitad de camino entre ambos extremos, en cambio, existieron en el siglo XX escritores que intentaron combinar esas dos lenguas en libros de una belleza rara y a menudo perfecta: las obras de Carlo Emilio Gadda o la monumental Horcynus Orca, de Stefano D´Arrigo (todavía desconocida en nuestro país), fueron casos excelsos de una expresión lingüística tan personal como universal. Felizmente, esa tendencia no ha menguado. A la incursión permanente de Vincenzo Consolo en el dialecto siciliano se suma la prosa experimental de Laura Pariani, quien en su colección de cuentos L´uovo di Gertrudina, que se acaba de adjudicar el Campiello, recreó el mundo interior de distintas monjas lombardas en el curso del tiempo. Otro caso es el de la novela Passavamo leggeri sulla terra, en que el recientemente fallecido Sergio Atzeni revisó poéticamente la historia de Cerdeña a través de una lengua evocativa y nostálgica.

Ante la mole de publicaciones que año tras año pueblan las librerías italianas, es complejo comprender cuáles de todas ellas terminarán por constituir un canon que resistirá el paso del tiempo y que las transformará definitivamente en clásicos contemporáneos.

Desde hace ya años, el cine italiano continúa preso de una visión asfixiante que, a través de imágenes de paisajes concebidos como postales, da una idea de Italia bella como una ruina o como un fósil, o que, por medio de un revisionismo simplificador, refleja el modo de vivir y de pensar de la burguesía acomodada. Por el contrario, la narrativa italiana dio mayores pruebas de una voluntad implícita de dar una respuesta a la compleja demanda de nuevos horizontes estéticos. No hay dudas de que el gusto del público ha cambiado y de que las divergencias generacionales no logran encontrar un punto de conciliación. Quien creció con Pavese y Calvino no termina de aceptar la nueva literatura, a la que juzga un ejercicio retórico a la deriva, que ni puede llamarse literatura ni tiene nada que ver con el nobílisimo pasado del país. Para los más jóvenes, que dieron la espalda a la idea de la historia de la literatura como el único modo de pensar una tradición centenaria, Italia está dando por fin voces con las que ellos mismos se identifican. Será difícil saber si, tarde o temprano, habrán de dialogar ambas visiones.

Por Alejandro Patat
Para LA NACION - Roma, 2004



Link corto: http://www.lanacion.com.ar/579191
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14778

MensajePublicado: Mie Nov 14, 2007 14:01    Asunto: Responder citando

-Artículo sobre Alessandro Baricco.


-Crítica de City.


-Crítica de Océano Mar.
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Nov 14, 2007 14:56    Asunto: Responder citando

Gracias, Exidor, por los artículos que incluyes. Me los he copiado y voy a dedicarles un rato para ver lo que dicen de Baricco y otros. Me interesa mucho. Es un detalle por tu parte.
Con lo que tengo un problema es de encontrar una edición española o distribuida en España de "Aquiles, pies ligeros", de Steffano Benni. Y si sabes de algún articulo que hable de él...
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14778

MensajePublicado: Mie Nov 14, 2007 15:18    Asunto: Responder citando

Por na'.
Acá salieron en editorial Norma.

-Llega la Bennimanía.
Volver arriba
ARIODANTE
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 11 Ago 2007
Mensajes: 87
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Nov 14, 2007 15:25    Asunto: Responder citando

Caray, ¡qué rapidez! ¡Qué eficacia! Surprised Surprised . Gracias de nuevo, Exidor. Voy a ver si les echo un vistazo, antes de que envíes más.
Volver arriba
Exidor
Miembro Decano
Miembro Decano


Registrado: 26 Nov 1999
Mensajes: 14778

MensajePublicado: Mie Abr 23, 2008 17:50    Asunto: Responder citando

Alessandro Baricco: "Vivimos de una forma anfibia entre dos civilizaciones"

El reconocido escritor italiano considera que la humanidad está entre dos civilizaciones y alerta sobre el auge de los "bárbaros" ante lo que considera declive de la cultura burguesa.




Baricco se encuentra en Barcelona para dar el pregón inaugural del Día del Libro, una ocasión especial además para hablar sobre Los bárbaros, un compendio de artículos aparecidos en el diario italiano "La Repubblica" en 2006.



Aunque con muchas alusiones a la realidad italiana, el análisis de Baricco trasciende a otros aspectos de la cultura occidental. Su conclusión "es que hay una especie de declive de la cultura burguesa occidental", según explicó este martes en declaraciones a la prensa reseñadas por la agencia EFE.

"Los bárbaros, aquí están. Por regla general se lucha para controlar los puntos estratégicos del mapa. Pero aquí, de una forma más radical, parece que los agresores están haciendo algo mucho más profundo: están cambiando el mapa", afirma.

El autor del delicado best-seller Seda se adentra en el ensayo para intentar captar claves de una "mutación bárbara que nos afecta y atraviesa a todos".

Establece un paralelismo entre la época actual y aquella en la que nació la Ilustración "o en los días en que el mundo entero se descubrió, de repente, romántico. No se trataba de movimientos de tropas ni tampoco de hijos que asesinaran a sus padres. Eran mutantes que sustituían un paisaje por otro, y allí fundaban su hábitat".

"Todos vivimos de una forma anfibia entre dos civilizaciones", apunta el escritor italiano, para quien lo que quedará de esos cambios "dependerá mucho de nosotros, la generación que queda en medio, los que podemos aportar algunos trozos del viejo mundo, aunque tampoco podemos enrocarnos en él".

Por eso considera que "la responsabilidad de los intelectuales es enorme" y entre ellos menciona a su compatriota Umberto Eco, alguien "a quien debemos conservar, proveniente del viejo mundo, pero que puede dialogar con el nuevo".

En la nueva civilización que se avecina todas las cosas tendrán un valor "si consiguen viajar por diferentes medios", y hasta dijo que Google es un emblema que permite entender la cultura como navegación rápida por la superficie.

Baricco Básico
Turín, 1958. Escritor

Es licenciado en Filosofía y fue periodista. Fundó una escuela de técnicas de escritura llamada Holden, por el protagonista de "El cazador oculto", de Salinger. En 1994 fue el creador y presentador de un programa televisivo dedicado a la literatura denominado Pickwic. En 2003 colaboró con el dúo francés de música electrónica Air en el disco "City Reading (Tre Storie Western)". Mario Vargas Llosa lo definió como "un agitador y misionero cultural, un cruzado del cuento" y dijo que su novela Seda" es "misteriosa, lacónica y perfecta". También escribió las novelas Océano mar (1993) y City (1999) y el monólogo teatral Novecento (1994).


http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/04/22/01656616.html
Volver arriba
Foros
Publicidad


Descubra cuántos productos surgieron alrededor del fenómeno de ventas de El Código Da Vinci.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Autores Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 4 de 7