elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Entrevista a Alicia Keys: "El piano me salvó la vida"



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Música
Autor Mensaje
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13826
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Mar Oct 30, 2007 17:42    Asunto: Entrevista a Alicia Keys: "El piano me salvó la vida" Responder citando



Magazine Digital
19/08/2007

Alicia Keys
"Sé de donde vengo y eso me sirve para no perder el norte"

Texto de Núria Escur

La compositora Alicia Keys, considerada un talento musical al piano, sacará a la luz su tercer disco con apenas 26 años. Legiones de seguidores admiran en ella su profunda voz, la mezcla racial de su físico, las huellas del soul, una personalidad arrolladora y la determinación que la llevó a superar las carencias del humilde barrio donde pasó su infancia, para alcanzar el éxito.

---------



Avenue Montaigne, 15. Presentación del último trabajo de la cantante y compositora Alicia Keys. El recinto parece más un templo que un club musical. En la cola, periodistas finlandeses, alemanes, franceses, ingleses, repasando notas. Dentro, paredes de terciopelo rojo y una sala presidida por una fotografía central de Alicia con su gorra gris, calada e inquisidora, de enjambre inglés. Los invitados se van sentando, en silencio, ordenadamente, en las seis hileras de sillas púrpura, a la espera de ver a este fenómeno de mujer que con apenas 26 años ha conseguido el respeto profesional, además de 20 millones de discos y numerosos premios, incluidos nueve Grammy, once premios Billboard y tres American Music Awards.

Empieza a sonar una melodía nueva, una de las piezas de "As I am" (Sony-BMG), el tercer disco de Keys, que saldrá a la venta en octubre y está acabando de perfilarse en París. Poco se sabe de él. Que colabora con el cantante John Legend y la compositora Linda Perry, por ejemplo. El público que asiste obedientemente a esta audición privada actúa como si estuviera en un oficio sacramental. Los fieles asienten en silencio, siguen los acordes con pequeños movimientos de cabeza, se muestran rendidos ante su musa. Todo tiene algo de secta. Y esa voz que castiga y amenaza a veces con romperse se mete en rincones profundos de la memoria, resuena en la cabeza, te persigue. A veces son piezas algo mesiánicas, otras tienen la fuerza del soul y la huella del espiritual negro, canciones de amor eternas ("cantas mejor cuando te han dejado", recuerdo que escribió); otras incluyen sonidos metálicos y perlas orientales. Hay muchas Alicias en una sola.

¿Está saliendo el disco que usted esperaba?

Mucho mejor de lo que esperaba.

Debe de resultar difícil hacer musicalmente lo que uno quiere con tanta gente alrededor, con un equipo tan extenso. ¿Manda usted o se deja mandar?

No les dejo, no. Ahora ya no acepto órdenes, sólo acepto consejos. Llegó un momento en mi vida en que tuve una opinión formada y completa de lo que yo quería ser en mi profesión. Creo que desde muy jovencita. Por eso, a veces, tuve que demostrar que lo tenía muy claro. Así que, hoy por hoy, no, no, nadie me manda, mi equipo me da su opinión y yo, finalmente, hago lo que me dicta el corazón.

Alicia Augello Cook nació el 25 de enero de 1981 en Manhattan, hija de Terri, una asistente jurídica y actriz irlandoitaliana, y Craig, un sobrecargo afroamericano. Vivió desde los dos años junto a su madre, cuyo carácter le influiría siempre ("ella es mi fortaleza, quien me enseñó que nadie te respeta si no te respetas primero a ti misma"), después de que sus padres se separaran. Criada en el barrio de neoyorquino Hell’s Kitchen, desde los siete años empezó a recibir clases de piano. Música clásica. Mucho Mozart y Chopin. La razón la explicó en su día: "Así mi madre evitaba que yo sintiera la tentación de salir a la calle y vagar todo el día por el barrio. Yo me crié entre prostitutas, vendedores de droga y delatores. Pero desde muy pequeña tuve muy claro que no iba a vender mi cuerpo en una esquina".

Su vida es muy distinta a la de los jóvenes de su misma edad que viven en el barrio donde usted creció, un barrio marginal de Manhattan que la policía conoce bien por su conflictividad. Cuando se siente instalada en el lujo propio de una estrella, ¿no le incomoda recordar eso? ¿Qué aprendió de sus gentes?

Jamás los he olvidado. No me creerá, pero mis mejores amigos, mis sentimientos, siguen estando allí. Mi vida ha cambiado, pero mi actitud vital, no. Siempre recuerdo mis orígenes, sigo viviendo en Nueva York, y en mi barrio siguen llamándome Alicia. He crecido, he madurado, pero ellos están en mi mente. Ahora, muchas veces me doy cuenta de lo que podría haber sido mi vida en aquel barrio. Es más, creo que no olvidar mis orígenes me ha ayudado a seguir con los pies en el suelo. A saber que la espuma y el lujo son coyunturales; sé de dónde vengo, de un barrio precario con gente privada de muchas cosas, y eso me sirve para no perder el norte.

Pronto descubrieron en ella un talento musical singular. Comparaban a aquella chiquilla con D’Angelo o Prince. Después de sumergirse intensamente en la composición y producción, grabó su primer disco, en el que empezó a trabajar con apenas 14 años. La primera canción que escribió fue "Butterflyz". A los 12 años había ingresado en la Escuela Profesional de Artes Escénicas y más tarde, refugiada en el estudio, fue aceptada en la Universidad de Columbia, pero no llegó a cursar carrera. La música la había atrapado definitivamente, y la rueda de la fortuna parecía girar a favor. Nacía una nueva estrella del r&b y el neosoul, y sobre todo, alguien que rompía los esquemas. Alguien en quien querían verse reflejados miles de adolescentes cuyas vidas parecían marcadas por la mala suerte. Una luz al final del túnel en los barrios más sórdidos. Una mujer que a los 20 años sacaba a la venta su primer y exitoso álbum, "Songs in a minor". La prueba de que la vida podía ser distinta para ellos.

¿Es molesto vivir con guardaespaldas?

Bueno, mis guardaespaldas no "viven" conmigo, pero son necesarios. No tengo otra opción. Evidentemente, cuando no los necesito procuro estar a distancia. A veces tengo la sensación de que me tratan como a una niña que necesita alguien que la cuide de tanta intensidad como hay ahí fuera, en el mundo del espectáculo; como si yo fuera una niña que necesita "baby-sitter". Pero por otro lado sería tonto correr el riesgo y no mantenerme a salvo.

¿Algún fan peligroso?

En una ocasión recuerdo que yo estaba en el escenario tocando el piano. Por detrás, desde el público, se abalanzó un fan, quería abrazarme, cogerme, no sé, pero inmediatamente uno de mis "chicos" se lo impidió. Y en esos casos una sigue ahí, cantando, sin enterarse de nada de lo que pasa a sus espaldas.

Querría darle un beso, no una puñalada.

Eso nunca lo sabré.

Usted no es una estrella nacida de la improvisación. Detrás quedan muchas horas de prácticas de piano. Convenza a un joven de la importancia de la disciplina para llegar a lo que uno desea.

Absolutamente. ¡Muchas, muchísimas horas de piano! Creo que puedo decir que, a mí, el piano me "salvó" la vida. En mi barrio vivía gente con demasiado tiempo libre para pensar en cosas delictivas, moralmente inadecuadas. Mi madre tuvo claro lo que buscaba con esas horas diarias ligada al instrumento: mientras yo estuviera en casa, me alejaría de los peligros de mi barrio. De algún modo quiso protegerme, creo. Fue su excusa y funcionó. Así que yo pasaba horas, días, semanas, puliendo una pieza hasta que salía perfecta.

Un día Alicia cambió su verdadero apellido por Keys. Le atraía uno de sus significados ("key" como "tecla"). El piano había sido para ella el aliado, el confidente. Todavía defiende que al instrumento musical hay que cuidarlo, acariciarlo, diariamente, porque de lo contrario puede creer que le tenemos olvidado. Su diálogo con el piano parece el mismo que con un viejo amigo.

En la sala donde se presenta el nuevo disco, descorren unas plúmbeas cortinas. Al fondo, la figura de una mujer erguida, potente, magnética, enfundada en un vestido ceñido, de seda, con flores de cerezo sobre negro y aspecto de geisha, ante un piano clásico de cola. No parece real. Keys muestra un aspecto algo más sofisticado, distante, que en otras ocasiones. Al acabar, le tienden una toalla blanca para secarse el sudor como un boxeador al final de un duro combate.

Hoy no es la chica grunge, de tejanos raídos, camiseta de tirantes, corbata y cadena en la cadera. Aquella que descubrió un día Clive Davis, lo mismo que con Whitney Houston años atrás. Clive fue su mejor mentor, el mismo tipo que había sacado a la luz a gente como Janis Joplin, Bruce Springsteen, Miles Davis o Santana. Pero cuando dejó la compañía, todo se torció. Los nuevos ejecutivos pretendían lanzar a Alicia como una cantante prefabricada. Le grabaron un disco que no quiso editar. Tras cuatro años de tensiones, ella volvió con Clive y su nuevo sello, J. Records. "Llegué a la conclusión –dijo– de que nadie mejor que yo para saber qué tipo de intérprete quería ser durante el resto de mis días. Ahora estoy orgullosa de haberme impuesto. Esas canciones, hoy, pasadas por mí, no tienen nada que ver con lo que ellos querían hacer con ellas."

¿Qué le aporta el piano que no le comunique otro instrumento?

Paciencia. Yo era, y soy, una persona muy impaciente. Todo lo quiero ya. Y con el piano eso nunca puede ser así. El piano es el instrumento que te ayuda a ser paciente, a veces, infinitamente paciente. A repetir, a insistir, a esperar, a volver.

¿Qué se le pasa por la cabeza cuando escriben que a usted se la considera la Aretha Franklin o Roberta Flack de hoy?

Guauuu… Honor. Recibo como un honor que me comparen con esas figuras que han marcado un hito en la historia de la música, mujeres que han sido capaces, incluso, con sus canciones, de cambiar el rumbo de algunas vidas. No me siento mejor que nadie por ser comparada con ellas, pero me imprime respeto.

¿Qué canción le hubiera gustado componer?

"Chain of fool". Es grande, impresionante. Eterna.

En el 2003, su segundo álbum, "The diary of Alicia Keys", inspirado en la música americana de los años 70, fue un éxito de ventas y críticas. Legiones de adolescentes de todo el mundo empezaron a colgar en sus habitaciones pósters de esta mujer impresionante que podría haber sido intérprete clásica y acabó arrastrando a los más jóvenes, los más rompedores. Sólo veían en ella una fuerza de la naturaleza sobre el escenario. Podía tratarse de otra estrella tan mediática como fugaz. Algunos de esos rebeldes iconoclastas ignoraban entonces que estaban admirando y aplaudiendo a una chica de sólida formación académica.

Tras un viaje a Sudáfrica, en el año 2002, para colaborar televisivamente en el día mundial del Sida, empezó un particular peregrinaje por hospitales. Visitaba a chicos y chicas de 14 y 15 años, enfermos terminales. Le pidieron que hiciera algo por ellos. Grabó un dueto junto a Bono, de U-2. "Sentí como si llevara el mundo sobre mis hombros", confesó al volver de aquello. Durante su posterior estancia en las islas Seychelles, rodeada de lujo, se sintió más culpable que nunca, "llegaban cuentas enormes por un simple desayuno. Me sentía fatal. Comprendí que no podía volver a Nueva York y fingir que no había visto nada", explicó en una entrevista.

Una de sus intervenciones más conocidas fue a favor de niños africanos afectados por sida, y allí se despachó a gusto exigiendo una intervención internacional. ¿Una cantante debe manifestar su ideología política o religiosa, o mantenerse al margen?

Hay que tener opinión. Y contestar cuando te preguntan y comprometerse. No entiendo y me irritan aquellos que, ante una pregunta, contestan: "Oh, no sé, no sé, yo no entiendo de esto". Bueno, ¡algo opinarás! ¡Mójate! Porque tú eres la voz de la gente, en ti muchos grupos sociales delegan sus sentimientos y esperanzas, ellos no pueden llegar más lejos, tú eres su vínculo con aquellos que pueden mover las piezas. Así que no te puedes permitir callar.

Hotel Park Hyatt Paris-Vendôme. Rue de la Paix. Alicia Keys responde, con voz grave, profunda, mientras se toma una taza de cappuccino gigante. Sobre la mesa deja su móvil y un "gloss" de labios brillante. Viste unos pantalones rojos y una camiseta gris perla. Siempre se ha sentido más cómoda con ese tipo de atuendo que con la minifalda, y lo ha explicado así: "No me gustan las faldas cortas. A mí lo que me gusta es tocar el piano. Pero como hay que vestirse, lo hago y escojo mi ‘look’. Dicen que, a pesar de todo, en el escenario a veces hago striptease. Eso es ilusión. No hay nada malo en ser más sensual que sexual. A mí, personalmente, me gusta más el misterio".

¿El matrimonio y los hijos no entran dentro de sus proyectos inmediatos?

Ok, ok, sé que si no me lo preguntáis, os lo recriminan. De momento, no, el matrimonio no está en mis planes actuales. Soy muy joven, todavía debo descubrir muchas cosas sobre mí misma. Pero también es cierto que, para mí, el matrimonio no define el amor; no van necesariamente juntos. En cuanto al tema de los hijos, lo dejo para más adelante. Ser madre es un negocio muy serio, un alto comisionado. Sólo pienso asumirlo cuando encuentre al hombre adecuado.

¿Se convertirá entonces en una "superwoman" como la que da el título a su última canción?

No sé si seré capaz de llevarlo todo adelante. Para mí, todas las madres son en realidad supermujeres. Así que, cuando eso llegue ese momento, habrá que parar y respirar hondo.

¿Cómo le gustan los hombres a Alicia Keys?

Prefiero el modelo "confidente". No me gustan en absoluto los hombres "machos", ya me entiende, los aborrezco. Necesito alguien que sea capaz de escuchar, alguien con quien se pueda hablar profundamente, no sólo de tópicos, que me estimule mentalmente. Alguien que trate a mi familia con cariño. Que tenga pequeños planes y grandes sueños. Sólo si llega a mi cerebro me llena.

Muchos ven en usted un cóctel explosivo. Una madre irlandoitaliana, un padre afroamericano. ¿Esa mezcla racial le ha aportado más ventajas o más problemas a lo largo de su vida?

En mi caso, desde luego, más ventajas. Soy consciente de que no siempre es así en el mundo. Pero ha ocurrido. Y espero no ser el último caso.

Desde pequeña, le fascinaron el tacto y el sonido del piano. El primero que hubo en casa fue una pianola de los años 20 que acabó convirtiéndose en la mampara divisoria de su habitación, que no era más que un rinconcito de la sala de estar. Hoy, años después, Alicia se levanta de este lujoso sillón ocre del hotel, camino, supongo, del coche particular donde la esperan sus dos macizos guardaespaldas. Con lo que a ella le gustaría escaparse, pienso, meterse en el metro de Alma-Marceau y perderse entre la gente…
Volver arriba
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13826
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Jue Nov 01, 2007 10:34    Asunto: Responder citando

"No One",adelanto del nuevo disco, más dos canciones más, "A woman´s worth" y "Fallin´":





Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Música Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1