elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

La Globalización


Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Temas Varios II
Autor Mensaje
Jaume de Ponts i Mateu
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 30 Ene 2005
Mensajes: 1046
Ubicación: Tortosa (Baix Ebre -Catalunya/UE-)

MensajePublicado: Dom Feb 27, 2005 17:08    Asunto: quid pro quo. Responder citando

Es USTED quien babea con mis modestas notas hasta el punto de caer en la obscena tentación ¡de redactar como si tuviese derecho a que ni más ni menos que yo, infeliz, la lea!

Yo JAMÁS dejo de dejar en su lugar a quien OSA sin invitación explícita al respecto y/o sin guardar el debido respeto al caso ¡aludirme siquiera!

Sólo hago dos excepciones; NO contesto jamás de los jamases a las damas a quien alguien ha equivocado conmigo ni a la chusma NO dañina sino, simplemente, payasa.

Al resto, sí. SIEMPRE.

Así que, si quiere evitarse que, si lo deseo y/o lo considero oportuno, la siga poniendo en su lugar cada vez que cometa la ridícula y abyecta torpeza de aludirme, oiga.., ESFÚMESE de mi paisaje, EVAPÓRESE de mi alrededor, DESINTÉGRESE incluso de los recovecos más abisales de mi memoria.

Haga su vida, muévase con quien le ría el chiste, magréese con aquello a lo que algo como usted, infeliz, mole y/o ponga.

OLVÍDESE completamente de mí, oiga..; ¡los foros de la Casa son INMENSOS!

Tranqui, infeliz..; si se olvida de verdad de mí, cuente con que yo no voy a reparar JAMÁS de los jamases en los, digamos.., affaires del su, sigamos diciendo.., reptar por acá.

¿Vale?

Pues, a ver si se entera de la copla ya, oiga...

Que, es usted, se lo digo con toda franqueza.., tela, tela, tela espesa...

Sin otro particular, mona.

Jaume de Ponts i Mateu
jaumedeponts@terra.es
Tortosa (Baix Ebre)
-Catalunya/UE-
27/02/2005, 21'05 hs. p.m.
Volver arriba
Avaris
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 03 Dic 2004
Mensajes: 404
Ubicación: Valencia (España)

MensajePublicado: Dom Feb 27, 2005 19:11    Asunto: Responder citando

La globalización arranca del avance tecnológico, perfeccionamiento de los transportes tras los pífanos del transporte sobrerrevolucionado de información. Hacer la CRITICA ética de la globalización es o bien un ejercicio de idealismo estúpido, o bien hacer política, es decir, trampas con la Ética. (Algo que cualquiera puede desesperadamente hacer.)

En todo caso intentar cambiar la eterna órbita de una estrella.
Volver arriba
Jaume de Ponts i Mateu
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 30 Ene 2005
Mensajes: 1046
Ubicación: Tortosa (Baix Ebre -Catalunya/UE-)

MensajePublicado: Dom Feb 27, 2005 22:33    Asunto: sólo... Responder citando

Sólo recordar a beneficio de inventario, damas y caballeros, que es público y notorio que ni las estrellas son eternas ni lo son, ¡muchísimo menos!, sus órbitas.

Tal obviedad la tienen por verdad de Perogrullo hasta los/as bebitos/as de teta.

Ni ellos/as ignoran que eterno sólo es Dios Nuestro Señor (o, por ejemplo para el zen, "la eterna pregunta").

Y, la globalización, digan lo que digan los/as infelices ignorantes o la chusma a sueldo de vayan ustedes a saber qué, NO es Dios Nuestro Señor: es un input más del continuum de la Historia.

Hasta prescindible, por tanto.

Desde luego, matizable.

Pero, la chusma no se entera de ; y, pasa total de enterarse.

La chusma va a lo suyo...

"Pan y circo"; y, punto.

¡Que, hacer la "crítica ÉTICA de la globalización" es, pásmense ya con la BURRADA borracha.., así como (sic) "intentar cambiar la eterna órbita de una estrella"!

ASNO ridículo...

Siempre, en cualquier caso, a su disposición, mes amis/es.

Jaume de Ponts i Mateu
jaumedeponts@terra.es
Tortosa (Baix Ebre)
-Catalunya/UE-
28/02/2005, 02'32 hs. a.m.
Volver arriba
tolimenso
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 30 Ene 2005
Mensajes: 284

MensajePublicado: Lun Feb 28, 2005 02:59    Asunto: Responder citando

Lo unico eterno Dios nuestro señor?? Laughing

La globalización es inevitable y necesaria. Si no miren que paso con el bloque comunista. Incluso a la China le tocó. Lo mejor que se puede hacer es sacarle ventaja y ya.

Saludos.
Volver arriba
Avaris
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 03 Dic 2004
Mensajes: 404
Ubicación: Valencia (España)

MensajePublicado: Lun Feb 28, 2005 05:05    Asunto: Responder citando

Se podría preguntar en todo caso:
-Sí, venga, de la REVOLUCIÓN del transporte, que fulmina las distancias, un día también quizá las interestelares y patatín patatán... Pero en tal caso, ¿de dónde arranca ella misma, dicha revolución?
-Del incentivo y sólo del incentivo. Del sano, malsano o insano y, cierto, BÍBLICO egoísmo de cada vecino o vecina.
¡Y menuda GALAXIA ésta de los incentivos! Impepinablemente terca e inconmovible en su naturaleza, y por tanto absolutamente PERFECTA en su órbita inmóvil, y autoalimentada, como la úlcera de jaimillo...
Cualquier aparente “bucle” en esta órbita no es más que ilusión óptica, Historia, historias...
La Historia es la guarnición poco sustanciosa del asado ESTADÍSTICO, y cualquiera es libre de hallar nocturno alivio apedreando con saña el cielo estrellado, y esperando que se apaguen y caigan como aceitunas.
Volver arriba
Jaume de Ponts i Mateu
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 30 Ene 2005
Mensajes: 1046
Ubicación: Tortosa (Baix Ebre -Catalunya/UE-)

MensajePublicado: Mie Mar 09, 2005 12:23    Asunto: un inciso..; permítanme, damas y caballeros... Responder citando

Permítanme, damas y caballeros, un inciso para DOS cuestiones de principia. A saber:

1) Por un lado, yo, mes amis/es, con tal que ese cerdo texano de la White House, oigan.., encuentre TODAS las dificultades posibles y más a su BRUTAL colonialismo chupóptero (creo que lo llaman -él, los suyos y sus perros por todo el mundo mundial- Global Market) hasta jalearía puntualmente a la chusma anti-globalización; me daría igual que fueran, como son, zotes y trepas. ¿Estamos?

2) Por otro..; miren..; ¿han leído alguna vez lo de la zorra y las uvas? Pues, yo, por principia, damas y caballeros, PASO total, total, total de las zorras, ¡vaya!, retratadísimas... Un consejito gratis para tal hez: que, se busquen un escolar de su, digamos.., nivel para buscarle la boca con, no tienen otra cosa.., torponas vomiteras de insultos cutres... Yo -no se habrán dado cuenta ¡todavía..!, ¿verdad, mes amis/es?- estoy como que muy, muy, muy inalcanzable para tal basura ...

Vamos..; que, no llegan ni con escalera de bombero king size.

Lo ve todo quisqui, además.

Pero..; en fin..; ya se sabe..; hay masocas y gusto por hacer el RIDÍCULO en este valle de lágrimas..; sí.

Siempre, en cualquier caso, a su disposición.

Jaume de Ponts i Mateu
jaumedeponts@terra.es
Tortosa (Baix Ebre)
-Catalunya/UE-
09/03/2005, 16'20 hs. p.m.
Volver arriba
Avaris
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 03 Dic 2004
Mensajes: 404
Ubicación: Valencia (España)

MensajePublicado: Mie Mar 09, 2005 15:08    Asunto: Responder citando

...por no mencionar el hecho de que pocos fenómenos hay tan absolutamente globales, como los chichones en las testas -¡tan a menudo encanecidas, curiosamente! -de aquellos empeñados en apedrear la celeste bóveda.
Volver arriba
Jaume de Ponts i Mateu
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 30 Ene 2005
Mensajes: 1046
Ubicación: Tortosa (Baix Ebre -Catalunya/UE-)

MensajePublicado: Mar Abr 12, 2005 20:23    Asunto: SÍ: los qâyîâríes TOLERARON; y, vino lo que vino... Responder citando

Su Alteza Real la princesa Sattareh Farman Farmaian sobrevivió a cuatro revoluciones, cada una MÁS traumática que la anterior.

Nació entre las mil veces bellas rosas de Siraz. Era una de las numerosísimas hijas del espléndido harén de un príncipe de la preclara estirpe de los qâyîâríes; que, imperaban en el trono persa desde finales del XVIII, cuando tan culta dinastía substituyó a la Casa de los Zend. Si bien afirmaba NO saber la fecha exacta, debió de ser poco antes del golpe de estado de 1921, año en que aquel infausto coronel encumbrado del fango y sin una sola gota de sangre como Dios Nuestro Señor manda llamado Rhida Khan Pahlavî se hizo con la potestas en Persia; éste había sido un miserable soldado raso al que los británicos, según se dice, TOLERARON tomase, digamos.., la sartén por el mango de, para los británicos.., aquellos bárbaros y del que, jocosos, ¡estimaban que era sólo por su imponente, monstruosa estatura en una cultura donde los hombres altos inspiran temor por lo que estaba donde estaba! La madre del tal quidam, que culpaba al destino por las sandías en mal estado que traía del mercado.., constituía un SÍMBOLO de las inhibiciones que hacían del antaño orgulloso y poderosísimo imperio de los aqueménidas, de los seléucidas, de los arsácidas, de los sasánidas, de los selyúcidas, de los safawíes, un país ATRASADO, pobre, tímido y victimizado por el United Kingdom, por la Tercera Roma y por un clima hiper-caprichoso y desesperamente reseco... El tal Rhida Khan achacó al Islam el “fanatismo y la indolencia” que producían que se hicieran todavía los fuegos para cocinar con excrementos en las calles del centro de Teherán, repletas de ganado y en las cuales derviches asquerosísimos y peludos como osos vendían curas para la calvicie.

¡Ah!; el ejemplo de la Turquía de Ataturk hacía pensar, no sé.., que la secularización supondría una influencia “modernizadora” y PROGRESISTA; que, crearía ciudades con anchas avenidas y calles llenas de coches... Fueron los hasta entonces displicentemente tolerados, digamos.., intelectuales persas quienes habían exigido tan pronto como hacerlo no supuso peligro APISONADORAS en, por ejemplo, la plaza de Maidané Aminés-Saltah (en Teherán, aclaro a poco viajadetes...) y, de una vez por todas, “un hábil médico para un país enfermo”; pero, el tal Rhida Khan sólo conoció –de niño y de hombre- la vida en el ejército, ¡en aquel ejército!; se le daba, pues, mejor mandar que recetar.

ARRASÓ frenéticamente, sin contemplación ni rubor algunos, los exquisitos barrios medievales de las ciudades persas; construyó con feroz, infinita tenacidad urbanizaciones baratas inspiradas en las de Occidente; BARRIÓ el mundo, ¡ay!, de la entonces pequeña princesa humillando procazmente a la antigua dinastía y haciéndose coronar sha.

DESTRUYÓ los elegantes recintos palaciegos de la destronada realeza de los qâyîâríes, los preciosos hogares de la desventurada princesa, el delicado harén de las meta-numerosas familias donde vivió, y descartó a sus augustos habitantes, ¡sangre azul absoluta!, cual si fuesen “gusanos extraídos de un cadáver que estaba descuartizado”.

Pero, ¡ah..!, las revoluciones, mes amis/es, son, a fin de cuentas, cosa fácil; las REFORMAS es lo que es, ¡vaya!, tela, tela, tela DIFÍCIL.

Las antiguas instituciones persas, bueno.., pues TOLERARON la peli y NO opusieron ninguna resistencia al, digamos.., neo-sha; sin embargo, ¡resultó IMPOSIBLE erradicar la religión!, aun cuando se pudiera abolir su poder formal y sofocar o reprimir sus símbolos externos (en este aspecto, damas y caballeros, Persia no era distinta de otros países, ni lo era el Islam de las demás creencias –los/as, digamos.., intelectuales del siglo pasado compartían un craso ERROR al creer que ¡Dios Nuestro Señor había muerto! y que la religión, por tanto, entraría en un ineludible continuum de rapidísimo debilitamiento..; en eso querían, tozudos/as, creer a pesar de toparse a todas horas y en toda circunstancia con los/as devotos/as de todas las fes, quienes afirmaban que se estaba, sin duda, preparando una crisis y denunciaban el peligro del crecimiento y la extensión del abominable escepticismo religioso; pues, NO hay nada que estimule tanto la reacción religiosa como el temor a la vendetta, digamos.., pagana-).

En la Rusia del siglo pasado, pongo por caso, se han burlado de la Cristiandad ortodoxa, la han ATORMENTADO y domado por mucho más tiempo que al Islam en lo que hoy se llama Irán; pero, cuando el régimen comunista se derrumbó, el clero, doblegado por los golpes camino del calvario comunista, rebrotó espléndido, armado hasta los topes de poderes espirituales ¡tras más de setenta años de secularización asidua! El evidente FRACASO soviético en la promoción de una cultura, digamos.., laica en las repúblicas islámicas de la afortunadamente extinta Unión se reflejó en la creciente desesperación con que las obras de propaganda y “sabiduría” caricaturizaban el Corán y acusaban al Islam de ser, ¡pásmense!, ni más ni menos que “burgués”. A la presión más sutil e insidiosa ejercida sobre la religión por el inhumano materialismo, el perverso consumismo y el egoísta humanismo en tierras de los/as yankees siguió un renacimiento religioso fortísimo como para ayudar a “espiritualmente renacidos” a llegar a la White House como presidentes y restablecer “cuatro pequeñas letras: D-I-O-S” en el discurso político (por si lo ignoraban, el father –otro que tal...-del impresentable fascista que aspira ¡a la re-elección a mandamás de los/as yankees! –que Dios Nuestro Señor nos coja confesados/as si algo así ocurre, mes amis/es...- empleó tal incalificable frase –en inglés, of course...- en la campaña para las elecciones presidenciales del ’92; y, se TOLERÓ).

El Islam es tan difícil de suprimir como lo son otras religiones y acaso más difícil de erradicar de la política... Es una religión política: su nombre mismo significa un modo de vida, así como un sistema de fe; en el uso islámico, la sociedad civil y la congregación de fieles son limítrofes; los preceptos del Profeta pretendían ser un código de derecho civil suficiente para su época y en algunos países islámicos son tratados como si aún lo fueran. En casi todos los estados musulmanes, en TODAS las épocas de la Historia, los gobiernos han tratado de conseguir una legitimación religiosa, incluso en algunos casos en que dirigentes no islámicos se han introducido desde fuera (sin ir más lejos, en Sudán –donde el nieto del Mahdi fue primer ministro hace nada, en 1989-, los británicos, que suplantaron la teocracia mahdista, se sentían orgullosos de haber “acercado los sitios sagrados” y de haber “subvencionado y ayudado a los hombres religiosos”; y, si bien apartado de la primera línea de la vida política desde los años ’20, el Islam ha continuado siendo una enorme fuerza moral en la república turca, mientras que en otras partes del mundo islámico la secularización ha sido abandonada, dondequiera que se haya intentado imponer).

Al principio, damas y caballeros, en la Persia de la infancia de S.A.R. la princesa Sattareh Farman Farmaian, el auto-titulado sha Rhida precisaba como agua de mayo del apoyo de los mullá; y, por tanto, TOLERÓ.

Pero, cuando lo hubieron ayudado –con su, en correspondencia, pragmática tolerancia...- a establecerse, se volvió abruptamente CONTRA ellos y trató de quitarles sus privilegios políticos y su influencia social. Prohibió con escogidas palabras de infinito desprecio la auto-flagelación e impuso por la fuerza tocados que hacían completamente imposible postrarse para rezar. El absurdo y hasta ridículo nombre de Irán (por, digamos.., Tierra de los Arios; ¡casi ..!) que impuso en lugar del sacrosanto nombre de Persia suponía en sí mismo la proclamación ¡de una identidad compartida con los pueblos no islámicos de la India y de la Europa! Pero, sobrevivió el sentido coránico de la trascendencia que todo musulmán aprende en la infancia; y, con él, la reverencia sin matices ni fisuras inspirada tradicionalmente por los hombres santos. Ya la augusta madre de S.A.R. la princesa Sattareh Farman Farmaian (que, ordenaba a sus cocinas añadir más carne y mantequilla al arroz cuando tenía el privilegiadísimo honor de que la visitara un mullá) advirtió que Dios Nuestro Señor maldeciría a quien se llamaba sha por su demente y brutal impiedad...

Mas, cuando la secularización se revocó, tras unos cincuenta años de consistentes esfuerzos de los sucesivos gobiernos por marginar el Islam, lo que todavía se llama Irán había experimentado dos revoluciones políticas por inducción británica. La primera, en 1941, suplantó a Rhida Khan por su hijo, Muhammad Rhida. La segunda, en 1953, apoyada desvergozadamente por la C.I.A., expulsó al héroe de la princesa, el doctor Mussaddaq. Como resultado, a principios de los años ’60 la potestas se había concentrado en manos de un nuevo déspota, otro villano Pahlavî que se auto-denominaba sha.

La imagen que tal quidam tenía de sí mismo se proyectó en un libro oficial de fotografías, titulado “Soberana Majestad en el Poder”. Mirando (yo lo tengo...) desde las páginas satinadas, con la emoción oculta detrás de una mueca sin humor, con el bronco cabello del color del hierro y los ojos de un inquietante azul metálico, posaba en abracadabrantes sillas de oro purísimo, incómodamente tieso, con su lujosísimo traje abotonado de diamantes perfectos. Su familia, apiñada alrededor de él, cual el perfil de un campo magnético, le proporcionaba un resto de aspecto así como humano, disimulado de inmediato por eléctricas posturas hieráticas, expresiones sin emoción y exclusivísima ropa de marca. Repudió la decoración lujosa, demasiado chillona para ser de buen gusto, afirmando con total falta de sinceridad que “aunque el mobiliario de mis palacios sugiera algo distinto, realmente preferiría dormir en el suelo”.

El relato de la vida en su corte hecho por un repugnante apologista demuestra el tipo de hombre que era en realidad (cfr. “The shah & I: The Confidencial Diary of Iran’s Royal Court” del impresentable Asadollah Alam –ED, London, 1991-): un asqueroso oportunista resuelto a obtener un máximo de ingresos por el petróleo; un sucio fanfarrón al que le encantaba embaucar a quienes le entrevistaban; un salvaje, perverso misógino al que le ponían tope las prostitutas caras y sin manías y que recomendó terapia sexual para su heredero ¡antes incluso de que le salieran los pelos en la entrepierna!; un cruelísimo autócrata corrompido hasta el tuétano por la VANIDAD y aislado a cal y canto por la omnipresente adulación. Estableció la auto-elogiosa rutina de convocar con regularidad a los embajadores británico y estadounidense, con lo que así como que se convencía de que su, por llamarlo de alguna manera.., dinastía había puesto fin a la era de la dependencia y tal y tal, a la vez que halagaba la sensación de importancia que de sí tenían los embajadores. Se le caía la baba, como a un colegial idiota, con los catálogos de armas; y, gastó a manos llenas los enormes ingresos de un boom en los precios de la energía mundial para satisfacer su gusto por el material militar (en puridad, para ser tope preciso, debería señalar que todos/as sabemos que tal boom se debió a los ingresos del petróleo, cuyo precio se CUADRIPLICÓ en 1974 por decisión del propio auto-denominado sha).

Continuó, impaciente, absolutamente INTOLERANTE, con la política de secularización; mas con un DESDÉN muchísimo peor, en opinión de los mullá, que la ansiosa y bárbara hostilidad de su predecesor. Creía estar gobernando un pueblo que “se asemejaba a los norteamericanos” en “la Francia de Asia”. Afirmaba “creer con fervor auténtico” en el Islam y haber experimentado, de niño, visiones del mesiánico “imán oculto” de la tradición profética chií: esto hizo más a favor de su orgullo que en el de su religiosidad y le proporcionó la alucinación de un camino hacia el empireo propio de un snob, pasando por encima del clero musulmán. “Sentí que un Ser Supremo me guiaba”, declaró el quidam... Compartía el sueño del antiguo monarca de “atravesar Persépolis cabalgando triunfalmente al frente de mis ejércitos”; y, se dice que gastó cientos de millones de dólares de entonces para celebrar las glorias de Ciro el Grande, vuelto a la vida en 1971 –según creía...- en su época y en su persona. Sin darse cuenta de la contradicción, se veía igualmente como un, pásmense.., ¡”líder revolucionario”!; que, imponía la participación de los/as trabajadores/as en los beneficios, concedía derechos políticos a las mujeres, promovía la educación en las zonas rurales y dividía grandes latifundios en parcelas para los/as campesinos/as, en lo que denominó “revolución blanca”. Si bien esto, a cuatro cegatos/as, pudo haberles dado la impresión de ser una reforma agraria en la tradición de la de la Revolución Francesa o de Sun Yat-sen, de hecho equivalía únicamente a la expropiación pura y dura de las propiedades religiosas. Al poco de la proclamación de la llamada revolución blanca, en 1963, la policía disparó contra unos seminaristas que se manifestaban en la ciudad mil veces sagrada de Qum. Una pequeña pero, ojo al dato.., inflexible facción de mullá de esta ciudad empezó a predicar y a conspirar para derrocar al auto-titulado sha; sin que les hicieran apenas caso al principio...

Con el boom petrolero de los años ’60 y principios de los ’70 se podía pagar, sí, tanto el progreso social (y, así, calmar el malestar...) como los hombres y las armas para reprimirlo..; pero, cuando se acabó el boom y las dificultades económicas se amontonaron e hicieron ACUCIANTES, el auto-denominado sha, al que mantenían aislado de las malas noticias y que, por tanto, no se enteró de los problemas, NO fue capaz de encontrar soluciones. La oposición MÁS peligrosa –la alternativa más convincente a su gobierno, vaya...- parecía proceder de la tradición nacionalista legada por el doctor Mussaddaq y eso alentaba a la princesa Sattareh Farman Farmaian...

Pero, desde la perspectiva de los revolucionarios islámicos, los líderes nacionalistas se hallaban CONTAMINADOS por repugnantes herejías, como el modernismo, el occidentalismo y el laicismo. SIN capacidad propia para movilizar una revolución, los nacionalistas sólo podían llegar a alcanzar la potestas si cooperaban con el auto-llamado sha o si se aliaban con intolerantes insurgentes de éxito. Un golpe militar les habría, sin duda, convenido..; pero, NO había quien lo llevara a cabo; del partido comunista clandestino se creía que constituía una impresionante amenaza..; pero, su reputación era, ¡vamos!, exageradísima, su ayuda, a fin de cuentas, desagradaba en extremo y su fiabilidad resultaba, para más inri, casi NULA. La única iniciativa potencialmente revolucionaria se encontraba en manos de los mullá de la mil veces sagrada ciudad de Qum.

El indiscutible e indiscutido ÉXITO de su principal propagandista, el ayatollah Jomeini, que iba aumentado gradualmente, constituyó un premio a su pura e intachable PERSISTENCIA. Si bien Jomeini odiaba con todas sus fuerzas y más otras formas de modernización, se había hecho con la tecnología de la comunicación de masas y había digerido uno de los principia FUNDAMENTALES de la comercialización: un mensaje sencillo adquiere credibilidad al ser REPETIDO. El mensaje de Jomeini consistía en repetir machaconamente que el régimen de aquel auto-denominado sha era obra –literalmente- del DEMONIO; y, que constituía un deber religioso DESTRUIRLO.

¡Ah!; la cultura persa es riquísima en humor anti-clerical..; en un país donde se podía decir que la mejor manera de matar a un mullá es convidarlo a que se atiborre, la hiper-evidente INCORRUPTIBILIDAD de Jomeini le prestaba auctoritas, coadyuvada por su casi demente absoluta convicción de ser santo. Gracias a sus emisiones desde el exilio algunos de sus oyentes creían que el imán oculto estaba a punto de llegar y que verían la imagen de Jomeini sobre la faz de la luna, como señal inequívoca del favor de Dios Nuestro Señor.

Las charlas por radio combinaban las técnicas de la oratoria desde el púlpito con el PODER del micrófono. Se difundían mediante grabaciones piratas y se convirtieron en un auténtico objeto de culto, sin que la policía del auto-denominado sha ni la prensa internacional las detectara para nada. El mensaje de Jomeini estaba contenido en un programa político de MAGNÉTICA candidez: dividía el mundo entre “opresores” y “desposeídos”; su república islámica sería un Estado de bienestar que enriquecería a los/as fieles, en el cual las necesidades de la vida se cubrirían de manera gratuita y donde habría INTOLERANCIA total y absoluta con los antiguos descabalgados opresores. Irónicamente, los dos primeros inputs de esta visión reflejan los modelos de bienestar social a espuertas de los estados petroleros de la península arábiga que Jomeini afirmaba odiar por considerarlos “reinos de obscuridad”; en Arabia Saudí y en los emiratos del Golfo Pérsico, donde había y hay poca población en relación con los ingresos por el petróleo, las prestaciones universales podían distribuirse a manos llenas..; pero, tan indiscriminada generosidad NUNCA sería posible en lo que seguimos llamando, impropiamente, Irán. Además, Jomeini logró superar el programa de nacionalismo: su política exterior sería intolerantemente xenófoba de forma abierta, hecho que hacía pensar en la vieja teoría nacionalista del “equilibrio negativo” –es decir, una resistencia imparcial a toda influencia extranjera- y se hacía eco de la INDIGNACIÓN que sentía el pueblo por la pornográfica riqueza y el ostentoso exhibicionismo de los/as yankees expatriados/as que colaboraban con el que seguía, como si tal cosa, llamándose sha.

Gracias, pues, a la evidente URGENCIA del mensaje y, también, al dominio del medio, Jomeini suscitó la REVOLUCIÓN del ’79 casi exclusivamente con sus discursos. Su INTOLERANTE elocuencia llenó las calles de manifestantes deseosos/as de convertirse en mártires. PARALIZÓ, damas y caballeros, el gobierno y la economía al hacer un exigente llamamiento a las huelgas y castró a las fuerzas armadas al alentar, incansablemente, la deserción. Neutralizó o, mejor dicho, HIPNOTIZÓ a los rivales revolucionarios de los fundamentalistas.

Pero, además de las palabras, se precisaban hechos; y, cuando se llegó a las mismicas puertas de la REVOLUCIÓN, cuadros de barbudos, entrenados desde hacía tiempo en células clandestinas, estaban esperando para organizar comités de seguridad pública; los “luchadores por la libertad” islámicos ocuparon las azoteas. La fuente de esta fuerza armada se reveló en los inicios mismos del éxito revolucionario, cuando Yasser Arafat, el leader palestino, apareció en el balcón de la escuela Alavi a fin de recibir, en medio del éxtasis de la masa, el abrazo público de Jomeini. Entretanto, mes amis/es, pelotones de ejecución disparaban en la misma azotea contra las víctimas de la justicia revolucionaria.

S.A.R. la princesa Sattareh Farman Farmaian NO vió a Jomeini. Cuando aquella turba de malolientes exaltados la arrestaron para interrogarla por considerar que ¡había colaborado con el antiguo régimen!, NO había “instalaciones” para las mujeres y unos brutales guardias, que fingían ceguera ante su sexo, la mantuvieron en el umbral un día y una noche. Había fundado y dirigido la Escuela de Trabajo Social en Teherán y era famosa por ser amiga incondicional de los “desposeídos”..; pero, fué acusada, entre otras mil cosas, de “matar a millones de bebés” ¡por haber preconizado en un artículo, un único artículo, se abriera un debate franco sobre la anticoncepción!, y de apoyar al sionismo ¡por haber asistido, por órdenes directas del auto-llamado sha, a una conferencia internacional en Israel! Un juez concienzudo se atrevió a absolverla, mientras se hallaba sentada sobre una caja de rifles en una tienda de campaña desde donde se oían los continuos disparos de las masivas ejecuciones.

Le ordenaron que volviera a su cargo..; pero, como casi todos los miembros de la sociedad persa comme il faut que pudo hacerlo, prefirió HUIR del país.

Hace algo más de una década, tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de Su Alteza Real la princesa Sattareh Farman Farmaian; quedé absolutamente fascinado por la elegancia y el charme de aquella bellísima septuagenaria... Yo había leído su interesantísima obra (“Daughter of Persia” –London, ED, 1992-), que, debo confesarlo.., me había dejado pilladísimo. No pude, pues, resistir la tentación de hacer llegar una cuestión para el turno de preguntas y tal y tal...

Cuando me tocó, me acercaron el micrófono y, un poco azorado, me atreví a preguntar (traduzco, tranquis..; traduzco):

-“He leído la obra de Vuestra Alteza Real; que, debo decirle encuentro absolutamente MAGNÍFICA. Quisiera atreverme a pedir a Vuestra Alteza Real tratara de sintetizar el, en definitiva, si lo hay, ORIGEN de lo que se ha revelado, quizá, un problema

Sonrió... Sonrió como sólo sonríe la sangre azul, damas y caballeros.

-“¿No lo sabe, caballero? Es obvio: la TOLERANCIA. Ustedes, al respecto, siguen una, digamos.., ‘política del avestruz’; y, FINGEN convivir con lo que debería quedar claro que NO aceptan. Llaman a eso TOLERANCIA; cuando, en el fondo, ustedes ya saben que es, simplemente, fracaso y MIEDO a llamar a las cosas por su nombre. Creo que ustedes, caballero, tendrán ocasión de escribir, también, obras como la mía sobre a qué llevó su falta de precisa y exigible incorruptible INTOLERANCIA. Espero haber contestado satisfactoriamente a la cuestión, caballero...

NO me dejaron turno para, por supuesto, decirle que había contestado.

Con creces.

Habían muchas personas que querían preguntar...

en la quinta jornada de las tristes, tristísimas novemdiales por el Padre Santo, a.c.s., siempre, en cualquier caso, a su disposición, damas y caballeros.

Jaume de Ponts i Mateu
jaumedeponts@terra.es
Tortosa (Baix Ebre)
-Catalunya/UE-
13/04/2005, 01'18 hs. a.m.

post scriptum.- por supuesto, damas y caballeros; NO lo duden para nada: la extensión de la demoníaca peste de eso que llaman (sic) "TOLERANCIA" es, ¡con mucho!, el gran PELIGRO de eso otro que llaman "globalización"; sin duda. Cherchez la femme, mes amis/es..; cherchez la femme...
Volver arriba
Rho
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 09 Feb 2001
Mensajes: 4915
Ubicación: Montevideo, Uruguay

MensajePublicado: Mar Abr 12, 2005 20:59    Asunto: Responder citando

blablabla
Volver arriba
Jaume de Ponts i Mateu
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 30 Ene 2005
Mensajes: 1046
Ubicación: Tortosa (Baix Ebre -Catalunya/UE-)

MensajePublicado: Mar Abr 12, 2005 21:22    Asunto: ¡qué MALA es la TOLERANCIA..! Responder citando

¡Qué rematadamente MALA es la tolerancia, damas y caballeros..!; purito ácido corrosivo; ni la sangre de un alien, vaya...

¿Saben?; un debate entre los xosa de comienzos del XIX, cerca del extremo más meridional de África, se polarizó, oigan.., en torno a las figuras de dos profetas: Makana era el profeta de la resistencia intolerante a las incursiones de los white; y, Ntsikana era el profeta de la TOLERANCIA, de la "acomodación controlada", pues se sentía atraído por el cristianismo y percibía, pelín morbosillo, que los white podían ser tan útiles como peligrosos.

¡Ah!; desde los años '40 del XIX, la riquísima e hiper-populosa ciudad-estado de Abeokuta, en el África occidental, toleraba a misioneros cristianos y cultivaba el algodón para Lancashire a cambio de material de guerra enviado desde Lagos..; pero, esta política fué pronto discutida y finalmente CAMBIADA por completo. En 1847, El Haj Omar, creador de un estado teocrático en el Níger superior y en Senegal, propuso la colaboración con la France; que, quería proporcionarle armas para conquistar Futa Jalon, a cambio de lo cual garantizaba el orden y autorizaba el comercio... SÍ: cuando los voraces apetitos imperialistas de Europa apenas comenzaban a manifestarse, los africanos, damas y caballeros, incitaban a la intervención por su actitud comprensiblemente equívoca ante lo que era todavía una amenaza visible o apenas visible.

En el último cuarto del siglo XIX, cuando el imperialismo europeo se iba extendiendo por todo el continente negro, dependía aún en casi todas partas de la complicidad y la TOLERANCIA. A veces, se hacían venir desde muy lejos a los colaboradores negratas. Cuando Frederik Lugard entró en Uganda en 1890, disponía de un jefe de porteadores somalí, un sargento sudanés y fusileros de Zanzíbar; a su llegada, avanzó hacia la orilla del lago Albert para reclutar un ejército sudanés. Cuando Henry Morton Stanley se abrió paso con explosivos con el fin de reclamar el Congo para el rey de los belgas, en 1880, una expedición estaba ya en posesión de este territorio por cuenta de los franceses, al mando del sargento Malamine, un negrata senegalés que solía vestir "sucios harapos africanos" y que declaraba "con toda seriedad que, ¡pues era el único blanco allí!, se alegraba de la llegada de otros para que le hicieran compañía" (para abundar en tan estrafalario y brutal quidam, lo mejor son las págs. 292/293 del tom. I -1885- de "The Congo & the Founding of the Free State" de H. M. Stanley; también reproducidas fielmente en las págs. 150/151 de "The Scramble for Africa" del profesor Pankenham -Cambridge Un. Press, 1991-). Entre los promotores del imperialismo británico en el África occidental estaba la comunidad de colonos negros de Sierra Leone, llevada allí por los británicos y escogida entre la mercancía humana rechazada después de la prohibición de la esclavitud. Esta elite, digamos.., criolla incluía algunos pensadores radicales y tal y tal..; pero, con valores culturales completamente colaboracionistas. Los primeros que llegaron fueron desembarcados como quien dice en pelotas..; pero, pronto se las arreglaron para conseguir trajes ingleses de domingo y criaron, ¡oh, los "niños de terciopelo"!, una generación de dandies con negros cuellos ceñidos de blanco almidón y corbatas de lazo, según los satirizaba en 1868, mes amis/es, un periódico local. Su capital en Freetown se convirtió en un purito disfraz british, con fiestas en los jardines, ciclos de conferencias, "conciertos que elevaban el espíritu" y una TOLERANTE sociedad de temperancia. En los años '80 del XIX, en la librería Sawyerr (cuenta -págs. 13/25 de s/. "The Creoles of Sierra Leone: Their Responses to Colonialism"; London, ED, 1975- el profesor Spitzer) podían comprarse una guía de bailes y un manual de etiquetas para damas perfectas.

En otros lugares, los imperios se sostenían con el tipo de colaboración derivada de la regla imperialista de dividir para vencer. Se armó a los kafir con fusiles Martini-Henry para que dispararan contra los zulús; los artilleros hausa, confirmados en sus pretensiones de superioridad con la protección británica, fueron los cipayos del dominio británico sobre otros pueblos del África occidental. En 1889, los conquistadores franceses de Tukolor, en el Níger, incorporaron a sus fuerzas a miles de miembros de la tribu bambara, y, cuando éstos se amotinaron, se reclutó a tukoloros para aplastarlos.

Pero, en general, sin embargo, fué la aceptación, la TOLERANCIA y la ayuda locales, en detalles, lo que MÁS ayudó a sostener los imperios europeos en África. El verdadero árbitro de los límites entre las esferas belga y francesa en el bajo Congo ¡NO fué una potencia europea!, sino un capo local llamado Ngaliema, al que Stanley calificó de "bobalicón", sí..; pero, que consiguió que ambos lados se dieran regalos fabulosamente costosos como alhajas, sedas y rifles. Los imperialistas tenían MÁS éxito cuando aplicaban el consejo dado por un comité parlamentario británico en 1898: "adoptar los gobiernos nativos ya existentes, contentarse con controlar sus excesos y mantener la paz entre ellos". Sin la aquiescencia, el imperialismo resultaba demasiado caro; y, en la mayoría de los lugares, probablemente sólo justificaba de manera marginal su costo, en el mejor de los casos. En los sobrados 11.000.000 kilómetros cuadrados del territorio francés en el África negra, en 1914, se contaban 2.708 funcionarios white, apoyados por 230 intérpretes negros, 5.989 polícias negros y 14.142 soldados negros; sólo, ¡para TODO el territorio mencionado!, había un batallón white, con guarnición en Dakar. El capitan Richard Meinertzhagen, la futura alimaña sionista, que disponía ¡de 100 hombres para controlar a 300.000 personas!, en la Kenia de comienzos del recién siglo pasado, consideraba que las expectativas de ejercer el "control" eran "absurdas y risibles" (consultar, si acaso, el ya célebre "African Reactions to the Imposition of Colonial Rule in East & Central Africa" de T. O. Ranger -en págs. 293/321 [tom. I] de "Colonialism in Africa" {P. Duignan y L. Gann, comps.; Cambrigde Un. Press, 1969}-).

El término TOLERANCIA es pasivo... Los colaboradores negratas a menudo escogieron formas de cooperación que les permitían, de acuerdo con su peculiar percepción de la realidad, retener alguna iniciativa... ¡Ay, mes amis/es!; resulta, ciertamente, muy difícil reconstruir hoy día las estructuras mentales con las cuales daban sentido y uso a lo que les había tocado vivir..; pero, los/as antropólogos/as, que tan y tan hábiles son en la recuperación de las cosmologías desechadas, pueden ayudarnos a recobrar las estructuras de una re-interpretación. Un caso representativo, damas y caballeros, que aparece en obras recientes, es el del rey de los lozi (para abundar al respecto de este pueblo pueden, si lo desean, remitirse a mi modesta nota -21/10/04, 3'38 hs. a.m.- titulada "¡ah; los adivinos 'ngoni', damas y caballeros!", sita en el hilo "acerca del etnocentrismo tan común" en el área de Historia de los foros de la Casa), Lewanika I, que afrontó el ascenso de lo que fué llamado Rhodesia en los años '80 del XIX, mediante la imitación de las acciones de los hipopótamos siguiendo, suicidamente tolerante, un proverbio que decía: "el hipopotamo de Libonda salta cuando nada; y, si ve una canoa en la orilla, agita las aguas más profundas".

En la segunda mitad de los años '80 del XIX, Lewanika I decidió emplear el poder británico para proteger sus tierras de los enemigos que las rodeaban: los portugueses, los ndebele, los matabelé y los bóers... Ha llegado hasta nosotros/as, mes amis/es, una fotografía de su primera negociación, en 1890, para establecer una relación satisfactoria con la corona británica, mantenida con un representante de la Compañía Británica de África del Sur. Vestido con una chaqueta de lino y un sombrero hongo, el monarca aparece sentado en frente de su interlocutor, que lleva casco colonial, en el borde de una plaza arenosa ocupada por músicos; una muchedumbre supervisa las negociaciones, con el pueblo a un lado y los jefes al otro. En esta ocasión, la Compañia Británica indujo al rey a concederle, tolerante, TODOS los recursos de su país..; pero, el subsiguiente repudio del acuerdo por Lewanika I fué aprobado por la tolerante corona británica... En 1897, el rey, más tolerante en justa correspondencia, había adquirido los servicios de un residente británico y había puesto un retrato de la reina Victoria I sobre su trono. Entretanto, sus enemigos ndebele habían sido vencidos; lo que fortaleció su PODER entre su pueblo. En una parte de África en donde la intensidad de la rivalidad imperial había condenado a la explotación y las matanzas a pueblos vecinos, era uno de los clientes MÁS satisfechos del imperialismo.

Cuando visitó el United Kingdom, en 1902, la prensa en pleno, el mismísimo Parlamento, tolerante a tope (se lo merecía.., ¿no?), lo llamó un "Disraeli de tez oscura".

Sí, sí, sí..; en su momento, NO quedó ni rastro de la sangre de los reyes lozi, a pesar, oigan.., de ser tan y tan TOLERANTES.

Cosas que pasan..; ¿no?

¡Ay; que mala, malísima, mala que es la tolerancia, mes amis/es!; sobre todo, claro, para los/as que TOLERAN.

Y, si no, time to time.

En la quinta jornada de las tristes, tristísimas novemdiales por el Padre santo, a.c.s., siempre, en cualquier caso, a su disposición, damas y caballeros.

Jaume de Ponts i Mateu
jaumedeponts@terra.es
Tortosa (Baix Ebre)
-Catalunya/UE-
13/04/2005, 02'21 hs. a.m.
Volver arriba
Foros
Publicidad


¿Planeando un viaje de vacaciones?
Consulte las tarifas más económicas en nuestra sección de Viajes.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Temas Varios II Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Página 3 de 5