elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

La morena de la calle 5



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
Tiesto
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 25 Mar 2010
Mensajes: 78

MensajePublicado: Dom Abr 14, 2013 20:08    Asunto: La morena de la calle 5 Responder citando

Los hombres piensan en eso más que en la comida, verdad que sí. Nosotras los ponemos a babear una sonrisa con un simple movimiento de cintura. Aquí venía uno que con un abrazo le sacaba yo todo. Incluyendo los chelitos. Tal vez no sea tan así como tú piensas. Nosotros nos trazamos una meta. Eso es todo. Salimos de ahí y a veces nos da toda la gana de entrar de nuevo. Pero de una manera más suave, claro está. Nos comemos eso como el maná en el desierto. Ustedes no son santas tampoco. Lo único que a veces son un poquito más discretas. Antes más que ahora, porque ya no pierden tiempo. Han despertado en los hombres una especie de pragmatismo sexual. Bonita manera de romper con el romanticismo. Arrancarle hasta la última raíz. La cuestión es un negocio serio. Pensamos que mientras más cosas lindan le decimos más caras las ponemos y eso nos lo han creado ustedes. Las de ahora le dicen la verdad a cualquiera. Con eso quieren manipularlo todo. No es eso. La cuestión es ponérsela difícil a los tipos que no nos gustan y se ponen a molestarnos. Que se manifiesten con el efe o les damos banda. Como que con un piropo pagamos el salón. Una vez había un “cuatro ojos” detrás de mí. Me llamaba a cada rato. Una vez lo invité a la tienda y le dejé la tarjeta sin balance. En la escalera le di un besito y le prometí que saldríamos pronto. Pero que tenía que esperar. Me dijo que sí. Que su único deseo era estar conmigo. Al otro día lo llamé. Le hice un drama. Que tenía que decirle algo y me daba vergüenza. Me prometió que me ayudaría en todo lo que pudiera. Entonces empecé a explicarle que se me había el gas. Que tenía que pagar la casa y otras historias tristes. Me envió el dinero. Duró un tiempo sin llamarme. Dos fines de semana después, me explicó que las cosas no andaban bien. Pero que estaba trabajando duro. Le saqué una recarga y lo de pagar mi apartamento. Quedamos de juntarnos a final de mes. Lo llamé al principio de la última semana de julio. Le dije que tenía que ir al campo. Que el padre de mis hijas era un policía. Que me estaba sofocando y le puse una orden de alejamiento. Se pasó la semana entera enviándome recargas. El treinta lo llamé y le dije que me habían pedido la casa. Que tenía un depósito para mudarme pero me faltaban dos. Me dijo que sí que iba a ver si lo conseguía. Prometió llamarme y todavía estoy esperando su llamada.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1