elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Salado y mango



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
Billy MacGregor
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 28 Ago 2014
Mensajes: 51

MensajePublicado: Vie Sep 12, 2014 18:56    Asunto: Salado y mango Responder citando

Alexandra Elisabeth Montoro Malpartida-Lily sin bragas-todavía tendría que vivir cien años, llorar cien vidas, morir cien muertes, si quería olvidarse de él o por lo menos de su nombre, sin cuartearse como el campo los años de sequía hasta que la tierra se partía en mil pedazos-“Obatalá”-, las vacas se morían -“Obatalá”-, y de los embarazos sólo se sacaban niños sin brazos que no servían luego para recoger la siembra ni preparar el té de mediodía.

Había conocido al antillano paseando por la hacienda-sobre una yegua torda traída de Las Indias para su cumpleaños-, una tarde de julio después de la costura.
Fue su forma de mirarla desde los algodonales. Como si fuera a comérsela. En el casino decían que estos negros, se comían entre ellos y de allá de donde fueran, hacían huesos hervidos para matar el hambre. Y que se acostaban en la hierba con sus hembras a la vista de todos los demás, como animales. Que eran diablos que se movían en la noche como jaguares, buscando cobijo entre las piernas de las senegalesas.

“-¿Quieres que mi padre te azote hasta morir?”

Obatalá desde el suelo afirmó con la cabeza y dijo que sí, que si esa noche bajaba a los pajares él iba a estar allí, esperando sus carnes, entre los fardos, desnudo y en silencio, que si llegaba vestida con un tul y se dejaba caer en su pecho como un dardo la elevaría a los altares, a lo celeste, a lo níveo, por encima de los árboles frutales y los ciervos y las nubes del monzón, tan alto, que casi no alcanzara a distinguir lo blanco de lo negro.

Lily aparecía al día siguiente con la excusa de condenarle a muerte con sólo querer, y al tiempo, se dejaba decir barbaridades que sólo las mujeres de un burdel habían escuchado alguna vez. Luego se alejaba al trote ondeando como la bandera de una república.
Hasta que un día le dijo que a las tres. De la noche. En el lagar que daba al río.

La abrió de par en par como a una puerta, le rodaron las cuentas del collar, la quiso por delante, la quiso por detrás, la inundó siete veces, hasta las piernas flojas y un hálito apenas de vida en los pulmones, hasta que ella se cansó de pedir más, de rabo de lagarto, de aquella cosa tibia que nunca se acababa cayendo por su cara, salada y mango, de suplicar más dentro, más hondo, de susurrar que estaba, tocando, el cielo con las manos.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1