elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Training Day



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
Billy MacGregor
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 28 Ago 2014
Mensajes: 51

MensajePublicado: Mie Sep 24, 2014 17:16    Asunto: Training Day Responder citando

...todo el día follando como un cerdo mientras pueda, como las moscas tiki tiki en las cortinas, como llamas, ardiendo, con las uñas, comiendo por el suelo como perros y sin hacer las camas en semanas ni fregar un sólo plato o hablando de Cezanne, de Matisse, de Jimmy Hendrix, fumando hierba y bebiendo vino caro en una terraza al norte de París, al Sol, o tirando en el cine a la moqueta cáscaras de avellanas. Tumbarnos sobre el césped. Contar estrellas. Sin para qués. Contar estrellas cogidos de la mano y rascarnos la cabeza con una ramita de abedul. Que te dejaras ganar al ajedrez. De vez en cuando. Ir a un concierto de jazz. Con mucho humo y un negro tocando el saxo y todas las cartas encima de una mesa manchada de culos de vaso. Ver Matrix. Una y otra vez. Hasta que vomite. Dibujar Unicornios, Centauros, koalas, con tiza en la pizarra. Poner debajo: la profe de francés es una guarra. Llamar al timbre. Salir corriendo. Pisar todos los charcos. Saltarnos todos los semáforos.
Pero quería contigo. Aunque primero hubiera que rellenar una solicitud por triplicado y firmada por Elvis para ya sabes qué o fuera el día ese que te tocaba estar echa una puta mierda porque llevabas levantada desde pufff y habías hecho 137 cosas pufff puff puff y ya, ni dabas para más , pufff, de reventada.
Y todavía. Porque sigues igual que el primer día. ¿Te acuerdas? Yo no. Hace tanto. Y estabas más gorda. Mucho más gorda. Aunque recuerdo que llovía. Que nos refugiamos en una cabina de teléfono. Que eran nubes grandes como edificios de diez plantas y gotas gruesas y redondas como sapos y relámpagos y truenos que parecían cada uno el fin del mundo atravesando el cielo como grietas que parían aquella luz azul y tú y yo atados de la lengua, clavándonos los besos con martillos. Empapados. Muertos de miedo.
He estado paseando. Por donde entonces. Nuestra farola aún sigue allí. Me senté en aquel banco a imaginarte, furiosa, porque tenías una piedra en el zapato, y era culpa mía como todo lo que no tenía explicación. Vi aquellos pájaros. No serán los mismos. Tendrían barba. Vi los globos. Subiendo, subiendo como puntos suspensivos hasta la estratosfera. Los naranjos. El olor. Vi un saltamontes, muy quieto entre las hojas. Vi tu nombre y el mío tatuado en un almendro. Ahora es un gimnasio. Pero yo vi un almendro. Siempre el mismo almendro. Y la Sinfónica de Boston tocando el Sumertime. Mientras tú me llamabas loco, mentiroso, individuo, y yo no sé qué más. ¿Crees que uno va por ahí diciéndole a las chicas "eres la mujer más bonita que he visto en mi vida"?
Porque quise contigo. Todos los inviernos. Contigo y tus pies fríos.
Luego he llegado a casa, he soltado las llaves sobre un libro de Henry Miller y le he dicho a la enfermera que se vaya. He apagado las luces y me he acercado a la cama y con los ojos ya me has dicho que el mundo no se acaba porque a mí se me paren los relojes. Que de dónde vengo con esa cara. Pero a mí se me paran. Porque te veo ahí. Varada. Como un ficus de oficina, u otra de esas plantas donde la gente apaga las colillas. Porque este silencio mataría a cualquiera. Porque no tienes pelo. Porque huele a suero, a tubo por la boca y a pastillas naranjas, verdes, bicolor, redondas, ovaladas, a comida de huerto, a sábana manchada, a billete de tren, a que un día, te irás, y me dejarás rumiando este pasillo largo de un lado para otro. ¿Cómo no quieres que tiemble? He planchado un pañuelo. Blanco. Por si acaso, nunca más puedo volver a llamarte palomita. Ya sé que lo odias. Palomita...palomita...

Aún te pones tan guapa cuando te enfadas...


Ultima edición por Billy MacGregor el Jue Sep 25, 2014 17:24, editado 1 vez
Volver arriba
federoco
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 20 Oct 2004
Mensajes: 7697
Ubicación: Galicia

MensajePublicado: Mie Sep 24, 2014 18:50    Asunto: Responder citando

Ponle puntos suspensivos detrás de "enfadas" y un "y olé" al final del todo.
Volver arriba
Billy MacGregor
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 28 Ago 2014
Mensajes: 51

MensajePublicado: Jue Sep 25, 2014 17:23    Asunto: Responder citando

Se los pongo Fede.
Volver arriba
markjon55
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 26 Feb 2015
Mensajes: 1

MensajePublicado: Jue Feb 26, 2015 07:40    Asunto: Responder citando

y Hendrix, fumando hierba y bebiendo vino caro en una terraza al norte de París, al Sol, o tirando en el cine a la moqueta cáscaras de avellanas. Tumbarnos sobre el césped. Contar estrellas. Sin para qués. Contar estrellas cogidos de la mano y rascarnos la cabeza con una ramita de abedul. Que te dejaras ganar al ajedrez. De vez en cuando. Ir a un concierto de jazz. Con mucho humo y un negro tocando el saxo y todas las cartas encima de una mesa manchada de culos de vaso. Ver Matrix. Una y otra vez. Has



_________________
We offer up to date Testking linux certification exam practice questions with self paced test engine to help you pass rhcsa certification exam and complete your ccent course coloradocollege.edu you should also find. curry.edu
Volver arriba
zoraya
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 14 Oct 2015
Mensajes: 1

MensajePublicado: Mie Oct 14, 2015 08:03    Asunto: Responder citando

Desde ese día mi suspicacia iba en aumento, comencé a espiar a mi madre con pasión detectivesca, así descubrí que con mi padre el sexo era aparentemente bueno pero insuficiente. Yo aparecía por el piso a cualquier hora sin previo aviso y sin estridencias, me escabullía hacia el dormitorio de mis padres con le intención de descubrirla in-fraganti. Lo único que descubrí durante casi dos semanas, fue la desnudez de mi mamá, el impacto fue tremendo era una mujer hermosa y deseable, de carne firme y tenía el pubis prolijamente depilado como un pequeño bigote, cada vez que la espiaba, tenía el impulso de masturbarme allí mismo, me acariciaba el miembro con fuerza mientras la veía cambiarse, o depilarse, o preparar su ducha.

Petardas
jovencitas
sexo gratis
comics
Morritas
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1