elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edición en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

ALEPO, el otro DAKAR...



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Temas Varios II
Autor Mensaje
Carmin Inocente
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 04 Ago 2000
Mensajes: 10718
Ubicación: en el corazón de américa del sur

MensajePublicado: Lun Ene 02, 2017 15:47    Asunto: ALEPO, el otro DAKAR... Responder citando

Antes: París-Dakar
Hoy: Atyrá - Buenos Aires...

Atyrá, un pueblo pequeño,
a 60 kilómetros de Asunción,
capital de Paraguay,
de gente sencilla, que está feliz
porque vendió sus llaveritos
y artesanías varias

Atyrá, considerada la ciudad
más limpia de mi país,
bautizada como la
Capital Ecológica del Paraguay,
por ignorancia o de$conocimiento
de las autoridade$
es convertida en sede de la
largada del rally más destructivo
del mundo contemporáneo

la maldición de Malinche
nos persigue



[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=eyUwolkWINk[/youtube]
Volver arriba
Carmin Inocente
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 04 Ago 2000
Mensajes: 10718
Ubicación: en el corazón de américa del sur

MensajePublicado: Lun Ene 02, 2017 15:49    Asunto: Responder citando

Aquí mucha gente sigue
comprando espejitos
porque gracias al Dakar
estamos en la primera
plana mundial...
casi lo mismo que Alepo
Volver arriba
Carmin Inocente
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 04 Ago 2000
Mensajes: 10718
Ubicación: en el corazón de américa del sur

MensajePublicado: Lun Ene 02, 2017 15:51    Asunto: Responder citando

http://www.elmundo.es/cronica/2017/01/02/5866a68a46163f73568b45b3.html
Volver arriba
Carmin Inocente
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 04 Ago 2000
Mensajes: 10718
Ubicación: en el corazón de américa del sur

MensajePublicado: Lun Ene 02, 2017 15:57    Asunto: Responder citando

El cambio de vida, en Turquía, de Bana, la pequeña tuitera de Alepo

2/01/2017 13:03

Aún corre despavorida cuando oye un avión.Bana Alabed está mustia. Sostiene, adormecida, su barbilla con la mano. "Con tantas comparecencias y entrevistas a duras penas hemos podido descansar desde que dejamos Alepo", confiesa Fátima, su madre. Ahora Bana quiere pastel de chocolate. Ahora no. Ahora un helado, pero Fátima dice que nanai, que no se le ha curado el catarro que agarró hace una semana esperando horas y horas, con un frío glacial, a que se les permitiera salir de la ciudad en guerra. Crónica las desvirtualiza, se cita con ellas en la vida real, en una cafetería de Ankara.Ambas formaron parte de los cerca de 37.000 civiles expulsados de la segunda urbe siria a finales de diciembre, tras cinco meses asediados, privados de alimentos frescos, sufriendo una sangrienta contraofensiva de los leales al Gobierno de Bashar Asad que arrasó barrios, hospitales y escuelas del este alepino. Turquía, Rusia e Irán pactaron la claudicación y evacuación a otra zona opositora externa a Alepo de quienes así lo desearan. Los que se fueron, la mayoría por temor a represalias de los vencedores, denuncian su desplazamiento forzoso. -¿Cómo llegaron a aquí? -preguntamos a la madre de la pequeña.-El domingo 18 de diciembre tuvimos que esperar desde las cinco de la madrugada hasta la una de la tarde a que los buses de traslado llegaran. Cuando lo hicieron, abarrotamos los vehículos y el viaje empezó, pero se interrumpió al poco, justo al pasar el primer puesto de control del régimen. Nadie nos explicaba el por qué. Nos prohibieron bajarnos, ni tan siquiera para que los niños fuesen al baño. La Media Luna Roja dijo que no podía servirnos comida o agua. Fue duro.Bana Alabed es la niña siria más famosa de Twitter. Desde el pasado septiembre, cuando abrió junto a Fátima la cuenta @AlabedBana, sus cerca de 367.000 seguidores han podido conocer gracias a ella cómo es dormir puerta con puerta con la muerte. El miedo infantil bajo lluvias de bombas rusas y sirias, la dificultad de vivir con falta de medicinas o comida y la destrucción de su hogar fueron tuiteadas por la madre, en un buen inglés, y la pequeña, en el mismo idioma, pero de forma mucho más básica... Uno de los tuits de Bana que conmovió al mundo: "Mis queridas muñecas murieron durante el bombardeo de nuestra casa".El proceso de salida, que debían realizar cruzando una zona bajo control gubernamental, se interrumpió dos veces por rupturas del alto al fuego, la imposición de condiciones de última hora, sabotajes y adversidades climáticas. Durante el trance, opositores acusaron a milicianos pro Asad de ejecutar a cinco pasajeros de convoyes de evacuación. Fátima lo recuerda con pavor: "Durante nuestra espera temimos ser bombardeados o atacados por las tropas del régimen, que rodeaban los camiones. Podíamos vernos cara a cara. No intercambiamos palabras más que una vez en la que un oficial ruso nos preguntó si entre nosotros había "rehenes de los terroristas".El camino no se reanudó hasta las siete de la mañana del lunes. "Sobre las nueve menos 10, tras pasar todos los controles del régimen, al ver que nos recibían con fruta y la gente estaba alegre, uno de mis hijos me preguntó: "Mamá, ¿estamos en el paraíso?". Estaban en Idlib, una provincia fronteriza con Turquía en manos opositoras. Allí las protegieron delegados del Gobierno turco, que ha prometido a la familia de Bana casa, trabajo, escuela y la posibilidad de que Fátima acabe su carrera de Derecho.


Bana susurra a su mamá en árabe.-Dice que quiere zumo de naranja. (Me traduce Fátima).-Mira, Bana (le propongo en inglés ) ¿Ves ese hombre de ahí? Ve y dile que quieres portakal suyu. Así se dice zumo de naranja en turco.Bana se espabila. Se alza pizpireta y dirige hacia el camarero de la barra sus diminutos pasos, su anatomía debilitada por la guerra y un pelazo castaño que rebasa su cintura, del que brotan florecillas de fieltro.Portakal suyu... El zumo llega. Bana lo absorbe poco a poco con la pajita, ensimismada. "¿Recuerdas la serie Tom y Jerry? A veces el gato Tom, triste por no atrapar a Jerry, ponía esta misma cara. Bana se suele quedar así mirando a través de la ventana", cuenta Fátima. "Estos días sólo quiere pisar la calle. Es lo que no podía hacer en Alepo, donde era prisionera en su casa. Sus hermanos no dejan de gritar y agitarse. Diría que salir de Siria ha sido como descomprimir sus mentes. Aún corren despavoridos a esconderse cuando oyen un avión".Niños como Bana y sus dos hermanos pequeños, Nur y Mohamed, están entre los 7,5 millones de menores víctimas de la guerra de Siria, que ha forzado el desplazamiento de la mitad de su población desde mediados de 2011. Asedios como el de Alepo trajeron hambruna y enfermedades. Dos millones de niños no van a clase. Naciones Unidas ha alertado de una "generación perdida" por culpa de un conflicto que ha matado a más de 400.000 personas, la mayoría a manos de partidarios de Asad."Bana ha visto destrucción, amputados y muertos a diario. Esta generación ha perdido su fe y probablemente notaremos las consecuencias en el futuro", lamenta Fátima. "Estos niños jamás se sentirán como en casa porque, aunque nos traten como a civiles, no dejamos de ser refugiados. Hablamos de niños que adolecerán de falta de confianza, problemas de comunicación con sus semejantes e incluso miedo a los lugares exteriores. No serán independientes, sino siempre esperarán a que se les ayude".Contra los 'trolls' Bana sabe inglés pese a las hordas de trolls, apologistas de Asad, que la han acusado de conocer el idioma de Shakespeare de un modo sospechosamente avanzado, de ser una terrorista yihadista e incluso de no existir más que en un programa de la CIA. Y ahí están Bana y sus siete años jugando a juegos educativos en inglés con el smartphone de Fátima y leyendo un libro de inglés de quinto de primaria con una fluidez asombrosa bajo la atenta mirada de la madre, quien no esconde su rol de tutora diligente.Algunos periodistas han llegado a poner en duda que madre e hija tuitearan desde Alepo, sin saber que en la ciudad siria había internet con un ancho de banda decente, pudiendo emitir incluso en directo por Periscope. "¿Qué se creen, que los sirios somos tontitos o vivimos en el desierto?", ironiza ella. Alude a los avanzados sistemas de internet por satélite, facilitados por EEUU en 2012 como "ayuda no letal" que les han permitido a ellas, a muchos activistas y a este que firma conectarse a la red desde Alepo."En la guerra existen los generadores eléctricos, y como alternativa ante la escasez de combustible, los paneles solares. Yo los tenía. Sabemos cómo funcionan", prosigue Fátima sarcástica. "Para comprarlos hace falta dinero. Mi marido y yo lo habíamos ahorrado antes de la guerra", continúa, "pero somos personas y tenemos un corazón, y aunque la guerra nos afectara a nosotros menos que a otros vecinos nuestro deber era hablar en nombre de todos, sobre todo de los que no tenían nada".Fátima promete seguir tuiteando a pesar de la presión en Twitter, por donde se han dado a conocer y han podido agitar conciencias, pero también por donde han recibido multitud de amenazas de muerte. "Los ataques de los trolls me dejan perpleja, pero no hacen sino que darnos más fuerzas para seguir adelante. Ahora pedimos a la ONU que asista a los civiles que se han quedado en Idlib. No queremos ser famosas", insiste, "sino ayudar a todos los sirios sin importar de parte de quién estén, especialmente a los niños".Los críticos han acusado a la cuenta de Bana de emitir mensajes políticos, lo que ha suscitado un debate sobre la instrumentalización de niños con fines activistas. Se ha criticado un tuit: "Querido mundo, es mejor empezar la Tercera Guerra Mundial en vez de dejar a Rusia y Asad (sic) cometer #holocaustoAlepo". "Es la primera vez que un periodista me pregunta por él", reconoce visiblemente incómoda la madre. Puntualiza que no quiso llamar a la guerra, sino describir un contexto geopolítico.A lo largo de toda la entrevista -realizada este martes- queda claro que la voz cantante la lleva su progenitora. La pequeña, que pasa la mayor parte del tiempo ajena al diálogo de los mayores, sólo rompe su silencio, espontáneamente o a petición de Fátima, para emitir mensajes como "gracias a todos, ayudad a los niños de Alepo, por favor". Lo dice en inglés y entre susurros de su madre que hace las veces de apuntadora, como en un recital de textos memorizados. "Sólo es una niña. La ayudo a construir su mensaje", se justifica.Fátima es toda orgullo de madre. Cree que Bana "será como Malala [Yousafzai] o incluso mejor porque es más joven y su mensaje es muy importante". "Bana ha sufrido una guerra. Cuando crezca relatará lo sucedido, cómo se sintió. Desde ahora ya pide ayudar a todos los niños de Siria, especialmente los que aún están durmiendo en campamentos, bajo meras tiendas de lona. Necesitan urgentemente mantas y refugios más sólidos".Durante sus días en la guerra, ella y su marido Ghasan, jurista -se ha quedado en el hotel cuidando de los más pequeños a resguardo del frío de Ankara-, se emplearon a fondo en la educación de su prole. Sus creencias religiosas son profundas. "Hemos intentado inculcarles la fe en Dios explicándoles que, si morimos, es porque él así lo ha querido; que no debemos tener miedo, que hemos de confiar en que la gente nos ayudará". Una ayuda que, critica, ha sido ínfima por parte de la comunidad internacional "que se ha dedicado más a guerrear que a proteger a los civiles".Ahora, desplazadas de su tierra, temerosas por su seguridad incluso en suelo turco, el tándem de tuiteras se mueve entre la desazón y cierto optimismo. "Ahora sólo deseamos que estos días terribles pasen. No estamos asentadas, seguimos durmiendo en un hotel y todo es incertidumbre. Pero confío en que nuestro futuro sea bueno", suspira Fátima. Los dos hijos menores, explica, no quieren ni oír hablar de Alepo. En cambio, añade, Bana ha pedido regresar a su arrasado barrio: "Es optimista por naturaleza. Añora su casa, donde nació y vivió toda su vida. Dice que echa de menos a sus muñecas".
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Temas Varios II Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1