elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

"La Plaga" nueva versión cuento de taller


Ir a página Anterior  1, 2
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
LunAnavi
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 11 Feb 2001
Mensajes: 211
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Dom Mar 04, 2001 01:59    Asunto: Vacío Responder citando

Goliardo, espero leer tu versión Plaga.04 en breve tiempo.
Pienso que a veces como ocurre en la resolución de un dificultoso problema matemático, el corregir y corregir puede llevarnos a varios puntos:
* Aprender más y más. Esto siempre es bueno.
* Perder el impulso y la belleza inicial que engendró a la idea que luego plasmás en el relato acabado. Esto no lo es tan bueno, ya que la frescura y la exactitud pueden peligrar. En tal caso para corregir te sugiero que te remitas al primer escrito del cuento y luego que contemples lo rescatable de cada correción de los borradores siguientes siempre respetando la génesis del relato.
* Descubrir en qué creación sentís esa vibración del espíritu que te dice "Así es. Qué bueno!" Y esto es maravilloso a pesar que otros te critiquen, para vos sentir esto ante una creación es reconocer que ella ya es hija de tu intelecto y no importa más nada porque a veces en la imperfección puede toparse uno con una genialidad y otras veces ante una perfección estilística no sentís nada ni emoción siquiera.
* Encontrar el punto de equilibrio entre el escrito original y la necesidad de corregirlo. Como humanos somos, nuestras obras también son perfectibles infinitamente y es bueno poner el punto final a una obra antes de perderla. En la próxima obra algo nuevo y mejor saltará espontáneamente, ése es el parámetro de tu propio crecimiento.
Bueno, "que la inspiración te acompañe"!
Volver arriba
Goliardo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Nov 2000
Mensajes: 1270
Ubicación: Capital Federal (Argentina)

MensajePublicado: Dom Mar 04, 2001 18:42    Asunto: Vacío Responder citando

Nada se pierde,hay espacio en el disco rígido para millones de versiones, puedo hacer un experimento en base a cada opinión, y así jugamos todos.
Pero seguirá siendo aprender de oido.
Volver arriba
Goliardo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Nov 2000
Mensajes: 1270
Ubicación: Capital Federal (Argentina)

MensajePublicado: Jue Mar 08, 2001 18:24    Asunto: Vacío Responder citando

BUENO, TUVE EN CUENTA LAS ÚLTIMAS OBSERVACIONES Y HAY UN PEQUEÑO TOQUE DE SUSPENSO:

La Plaga:

-Kar Vibz, Cuerpo de Emergencias Sanitarias ¿Cuál es la situación?
-¡Allí!¡Allí!¡Son muchas!¡Muchas!- Que así sea, rogué, considerando que toda alarma nocturna suele ser falsa y cuanto más falsa una alarma, más auténtica su emergencia.
-¡Horror! - Coloqué mi maletín sobre la mesa al centro del apartamento -¡Peste!¡Inmundicia!-El primer paso del rito consiste en una inspección de rutina -¡Qué asco!¡Qué asco!- Activar el rastreador, recorrer el área -¡Muchas, por todas partes!- con la hembra zumbando al borde del desquisio y el resto de la familia, sellando sus puertas a nuestro paso -¡Portadores de la Mal!¡Vehículos de la Immundicia!- Las primeras líneas ceremoniales corresponden al damnificado y es bueno que exprese en ellas todo el dramatismo del caso -¡Tus huestes se repliegan pero insisten al retorno!- Amén, o perdería mi trabajo, ya bastante mal juzgado por la suspicacia de los escépticos -¡Seres de la abominación!- incapaces de apreciar la sutileza de Dogma y las profundas necesidades que lo fundamentan-¡Vete con nuestras miserias!- En esto coinciden los enemigos de la fe, las miserias serían siempre nuestras -¡Sobre tus lomos vendrá la Peste a arrasar con este mundo!- no así sobre el Bicho, al que consideran tan inofensivo como incapaz de transmitir mal ninguno -¡Yo te repudio sucio engendro!- aunque tal vez fuera más sano seguir el ejemplo de los Refutadores y odiarnos a nosotros mismos -¡Cómo es posible que existan criaturas tan horrendas!- para lo que nunca faltaron razones, ya una sangrienta revolución depuso a la Emperatriz, proclamando a cambio el pequeño imperio de una Reina en cada hogar-¡Haz cruzado la línea!- las que ahora amparadas en sus fueros, son las que incurren en nuevos excesos -¡Fuera de mi casa!- como el de la Dama en cuestión, cuyos avisos de alarma, venían haciéndose casi cotidianos-¡Signo de Perdición!- No podía ser más grave: marca mínima de presencia de plaga y máxima exhaltación para la Dama -¡Hiiiiiiiiiiii!- Ya de regreso ante mi maletín, empaqué el rastreador para extraer el estuche negro, cuando la Reina aulló en mi nuca -¡Quiero que los mate! ¡Mátelos a todos!- para luego cubrirse la boca sorprendida de su exabrupto y confirmando en mi evaluación. -Ruego se libere a mi hogar de la malsana pestilencia...- agregó con timidez, la última línea oficial del parlamento al que yo debía responder: “La Plaga será contenida por la autoridad que me confiere el blablabla...”
Muy tarde, la asistencia del ceremonial le sería denegada y solo quedaba entretenerla.
Hasta que todo termine.
-En realidad, Señora mía, tenemos mucho que agradecer a estas feas criaturas- comenté, de espaldas a ella y atento al montaje de mi pistola.
-¿.?
-¿Sabía Usted que siglos atrás, brillantes agrónomos reclutaron a la sabandija para servir de alimento a la bella fauna ornamental, el equilibrio orgánico de los suelos y el tratamiento natural de la carroña?- introduje una ampolla en la cámara de carga.
-¡La Plaga conquistará al Mundo!- clamó, jadeando en su impotencia.
-Claro, claro- concedí, y cerré la cámara de carga- pero en todo caso lo “reconquistarían”, dado que millones de años atrás, estas especies ya fueron los amos de la Tierra. Llegando incluso a desarrollar una importante cultura...-el inyector parecía obturado, decidí reemplazarlo.
-Tonterías... Elevaré una queja – y ya marchaba hacia el teléfono.
–Tan orgullosos como estaban de sus logros, estos Bichos centraron el Universo en sus ombligos y como si la Tierra hubiera sido creada tan solo para homenajearles, la cubrieron con su mugre, sirviéndose de ella hasta dejarla exhausta -hice un largo silencio, comprobando el ajuste de la reposición.
–¿Y..?
-Pagaron por esa negligencia, la Naturaleza los castigó con brutales cambios climáticos, a los que no pudieron hacer frente con la humildad y la cordura necesarias.
La Civilización cayó desmoronada y degeneraron en el salvajismo. Pero al contrario, este nuevo medio ambiente resultó ser el óptimo para nuestros antepasados ¡Los Padres Primitivos! quienes proliferaron sobre aquellas ruinas.
-¡Oh!
-Y como estas alimañas eran de lo que más abundaba, nuestros Padres..¡Se las comían!
-¡Puaj! ¡No puedo creer que nuestros Padres hayan podido...
-Pues está demostrado, Señora mía, está demostrado. Y sepa que en aquel entonces nuestros ancestros tenían una talla muchísimo menor que la nuestra, mientras los antiguos ejemplares de la Plaga eran monstruos gigantescos y gran prueba de valor el enfrentarlos.
-¡Ooooh!-
-Así, al paso que nosotros evolucionábamos -di calibré el equipo, una dosis mínima sería suficiente - solo los bichos más pequeños escaparon a la depredación, adaptándose a una existencia cobarde y rastrera, siendo excluidas por eso de la dieta y sobreviviendo como especie, más que nada, merced al admirable desarrollo de sus órganos sexuales.
-¡*Asquerosos!- (*adjetivo que sustantivado, vale en nuestra lengua como sinónimo de “varón”) El equipo estaba listo. Giré, enfrentándome a sus ojos y mi gesto la sobresaltó.
-Lo siento, debo proceder- y me incliné para iniciar la distribución del cebo, ante la Dama aún contraida en angustiosa vigilancia.
-¿Será... será... seguro... eso..?
-Ciento por ciento, Señora mía, es una droga de alta selectividad, absolutamente inocua o letal, según corra por sus venas hemolinfa blanca o... – Pero un ejemplo vale mil palabras y cuando el tierno animalito llegó al reclamo de su cena -¡Crack!- resonó, hecho papilla bajo mi garra-¿Ve Usted, Señora mía?¡Sangre roja!- sentencié con orgullo académico, mientras mi delicada Reina, abría la carrera en dirección al sanitario sobre tres ágiles pares de miembros.
(11/03/2001)


[Este mensaje ha sido editado por Goliardo (editado 11 Marzo 2001).]
Volver arriba
LunAnavi
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 11 Feb 2001
Mensajes: 211
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2001 01:44    Asunto: Vacío Responder citando

Goliardo, me gusta tu versión corregida.
Está mucho más ágil.
He de reconocer que el gran párrafo del inicio es toda una síntesis muy sutil de una postura crítica frente a nuestra realidad, por lo que es justo que se mantenga su extensión y amalgama de voces e incisos.
La ironía del relato me recuerda la ironía de la estupidez humana, buenísimo!.
Volver arriba
Goliardo
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Nov 2000
Mensajes: 1270
Ubicación: Capital Federal (Argentina)

MensajePublicado: Vie Mar 09, 2001 14:32    Asunto: Vacío Responder citando

Pienso que los consejos fueron buenos, y más interesante el superar mis resistencias a seguirlas.
Espero que entre todos los aportantes hayamos mejorado el trabajo y aquí lo dejo por ahora.

Estoy trabajando en otro relato "El Sótano" al que antes de exponer desearía reducir a una extensión semejante a la de la primer versión de "La Plaga".

Nos vemos, en lo profundo de un subsuelo porteño, con más gajes del oficio del Fumigador.

Goliardo
Volver arriba
LunAnavi
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 11 Feb 2001
Mensajes: 211
Ubicación: Argentina

MensajePublicado: Sab Mar 10, 2001 01:04    Asunto: Vacío Responder citando

o.k.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página Anterior  1, 2
Página 2 de 2