elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

Su opinión de este relato



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa
Autor Mensaje
andyadru
Miembro Principiante
Miembro Principiante


Registrado: 12 May 2001
Mensajes: 6
Ubicación: carora

MensajePublicado: Dom May 20, 2001 10:19    Asunto: Su opinión de este relato Responder citando

Quiero que me den su opinión y/o consejos acerca de este relato que he escrito para que me vayan conociendo. Tengan en cuenta que solo soy un principiante.

EL ANIMAL OSCURO DE LA MUERTE
Cuando era pequeño jamás pensó que las cosas serían así. Eso de una muerte andando entre tanto polvo y remolino, entre los postes y los cables de la luz. Quizás tuvo oportunidades para presentirlo. Así quizás lo vio aquella mañana de sábado, en el rellano de la escalera que daba a la azotea, cuando el carasucia se atragantó con un pedazo de algo y se quedó allí quietecito. El permaneció largo rato mirando aquella cosa sin comprender y tocaba las alas y las pequeñas garras encogidas del animal y no pasaba nada.

Quizás después tuvo tiempo para reconocer esa presencia en otros paisajes. Quizás estuvo cerca también una tarde, regresando de la escue­la, cuando se adelantó hacia la puerta de la casa de la esquina, siguiendo los pasos del bullicio.. Miró la caja extendida en la sala y se acercó más todavía, con un temblor en las rodillas, agitado por la sensación de que algo nuevo estaba pasando. Entonces vio a través del vidrio la cara páli­da y verde, con los algodones metidos en la nariz extranjera, el pelo liso sobre una cara regordeta y rodeado de colores blancos.

Cuando era niño, él jamás pensó que las cosas serían así. Por eso tuvo siempre las ganas de hacer lo más maravilloso, lo arriesgado hasta el fondo. él tampoco la vio los días que se quedó encerrado en Ia casa grande mientras los otros se iban de vacaciones. Tampoco la vio cuando Ricardo se le acercó en la esquina para decirle que Clarito ya no estaría más con ellos en la escuela. Siempre le rozó la cara, pero nunca pensó que el asunto tenía que ver con é1.

Y fue cuando se lanzó al ruedo aquella tarde, en la plaza de la ciu­dad. Los ojos enrojecidos del animal oscuro de Ia muerte le miraron a 61 que continuaba allí, pegado a la arena con las manos en alto y las palmas de frente al animal. El hocico se vino de frente y el primer golpe lo levantó y lo mantuvo un buen rato allá arriba, sin punto de equilibrio, sin saber hacia dónde era la caída. Cuando despertó solamente tuvo que lamentar los pantalones rotos y el dolor en la espalda.

Las cosas siguieron como siempre, pero en el poblado su nombre comenzó a decir otras cosas. Quería decir riesgo, una foto en el periódi­co y un saludo más cordial cuando bajaba en su camión, por las maña­nas, rumbo a la fábrica nueva para buscar los tablones. De todas mane­ras él siguió atisbando esa presencia minúscula, sobre todo en su boca, cuando perdió los dientes por descuido.

La Negra nunca le hizo caso. El pasaba manejando su camión gran­de por el frente de su casa y le mandaba regalos como de pan dulce y empinaba la botella los viernes en la noche, con los amigos, hablando de sus gustos en voz alta y alabando las caderas de la Negra. La gente no entendía cómo aquel varón tan grande podía llegar a llorar como un niño solamente porque la Negra no sabía mirar su valentía.

Ella comenzó a perder peso y a quejarse de un dolor sordo allí, en el vientre. Pasaron los meses y su hermana nunca pudo curarla en esas raras operaciones que le hizo entre velas y cuchillos. Cuando por fin decidió ir al médico, le sacaron una masa verde y sanguinolenta como del porte de un niño. Dijeron que la raíz la tenía en la columna y desde entonces no ha podido levantarse de cualquier sitio en donde la sien­tan.

Las tardes del domingo dejaron de tener sentido. Comenzó a traba­jar más duro en lo de siempre y dej6 su rutina de los viernes. En Ia salida que va hacia el poniente, con sus propias manos, emprendió la única tarea para la cual había venido al pueblo. Dibujó un círculo en el suelo y dijo aquí será. Levantó las vigas gruesas alrededor del círculo. Rompió y destrozó los cajones de madera. Quitó los clavos con sus manos gruesas uno a uno. Soldó, remachó, pasó lija de Ia gruesa y de la fina y por último, como a los tres meses, pintó la plaza de toros con el color de las plumas de su primer animal.

La tarde del último sábado de noviembre, la gente fue a ver aquello. Había bulla cerca de la plaza y todo retumbaba. Unas cornetas así de grandes anunciaban la primera corrida en el poblado. Los vendedores de ropa y de comida se dieron cita en el lugar. Los amigos de los viernes recordaron la tarde en el ruedo de la ciudad.

El se hizo llamar con un nombre extraño, relacionado con el color de su pelo y se vistió de luces con una gabardina gruesa para el invierno. Como a las cinco se dio inicio a la última fiesta. El animal salió del encierro piafando grueso y se paró de golpe. Viró su curva de dios y sus ojos rojos. El otro lo miró como la primera vez e hizo el mismo gesto con la palma de su mano. Desde ese momento solamente hubo dos cosas en el mundo. La gente volteó a mirar hacia la gabardina batién­dose contra el viento y los remolinos de polvo. Entonces él volvió a mirar de cerca al animal oscuro de su muerte, respiró suavecito y esperó.


Volver arriba
nazgul
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 23 Abr 2001
Mensajes: 13831
Ubicación: Cartagena, España

MensajePublicado: Vie May 25, 2001 07:23    Asunto: Vacío Responder citando

muy bueno, realmente muy bueno....
seguro q eres principiante?
pd: no suelo leer textos largos por pereza, pero hice una excepción contigo porq no te escribía nadie....y no me arrepiento...FELICIDADES!

------------------
"sin más amigo que mi corazón
que espera hallar felicidad en todo"
-PERE GIMFERRER-
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Foro del Taller - narrativa Todas las horas son GMT - 3 Horas
Página 1 de 1