elaleph.com
foros de discusión literaria
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   RegistrarseRegistrarse 
 Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados  Chat Chat    LoginLogin 
 Biblioteca de libros digitalesLibros Digitales   Edicin en demandaPublicar un Libro   Foros PrivadosForos Privados   CelularesCelulares 

EL FIN DE LA CULTURA


Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El Ágora de Alephville
Autor Mensaje
Alcmán
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 19 Feb 2001
Mensajes: 5010

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2003 09:21    Asunto: EL FIN DE LA CULTURA Responder citando



Roma, la Expansión del Islam y China (en tanto que potencias de turno en áreas geográficas específicas) dejaron –tras sus conquistas- un legado de cultura. De hecho, para congoja de los eurocentristas, la Ruta de la Seda reabierta tras la pacificación mongola, dio una transfusión cultural a Occidente desde Oriente de enorme repercusión. El aislamiento cultural lleva, indefectiblemente, al estancamiento y Europa llevaba siglos estancada. Igualmente notable es el hecho de que cuando las legiones romanas abandonaron Britania, dejaron un sistema de carreteras que no fue superado en 1400 años.


Pero el caso de los Estados Unidos es distinto, no es ésta una nación de logros culturales permanentes.


Si bien es cierto que la Constitución y la República estadounidenses fueron grandes logros políticos -en teoría-, la Historia ha demostrado que no es un sistema político sin precedentes, al menos, no que se ha llevado a la práctica en la nación del norte.


Veo claros paralelismos con, por ejemplo, la República de Venecia, quien basaba su hegemonía en su poderío comercial y militar, a la vez que espiritualmente se justificaba con una suerte de “Guerra Santa” contra los moros. Aunque no dudó en atacar otros estados cristianos.


La bandera de los Estados Unidos es la “exportación” de la democracia y la libertad. Irónico en una nación que no ha resuelto sus graves problemas internos de injusticia social.


Lo peligroso de la “globalización” es que no se trata de un proceso de “Diálogo entre Culturas”, como diría el senegalés Senghor, sino de homogeneización, estandarización hacia un grupo de valores que recibe distintas denominaciones: “Cultura Pop”, “Cultura del Management”, “American Dream”, pero que no son más que distintas caras del mismo fenómeno estéril que constituye la punta de lanza de la “cultura americana”.


Estados Unidos es una nación moderna, pero desdichadamente estéril. Y ella lo sabe. Tanto es así, que existe en Las Vegas un hotel que imita al paisaje venecianos. Incluso, la famosa luz del crepúsculo veneciano se intenta imitar, con el único resultado de la intoxicación sensorial de quienes tienen el pésimo gusto de alojarse en él.


La de Estados Unidos es una cultura de imitación. Más aún, de mimetización, de ocultamiento.


Un ejemplo palpable es el hecho de lo mal que se maneja en Hollywood los sentimientos humanos. Siempre que se quiere realizar una producción donde se muestren las gamas de sentimientos humanos, se cae inevitablemente en la ridiculez, el mal gusto, los tópicos.


Esta enfermedad cultural no es exclusiva de los Estados Unidos. Escritores de posguerra japoneses como Mishima o Kenzaburo denunciaron el desarraigo cultural que estaba sufriendo su propia sociedad. Sin embargo, los Estados Unidos son quienes padecen la fase terminal de la enfermedad, su fase más virulenta.


¿Cómo una nación puede pretender imponer una Cultura de la que carece?


Es aquí donde entra en juego el sistema de valores tergiversados, de distorsión de la realidad, de “maquillaje” que populariza esa enorme maquinaria propagandística que es el cine y la televisión estadounidenses.


Un producto sintomático es la transformación del andrógino plástico Michael Jackson: una grotesca máscara sin conciencia de pertenencia. Michael Jackson es los Estados Unidos en miniatura, con gran capacidad material y de intoxicación sensorial, pero sin logros espirituales.


El mundo –el mundo conectado a cable y satélite- se paraliza con espectáculos de inaudita mediocridad como la entrega de premios óscar y grammys.


La intoxicación de los sentidos es arma más efectiva que las bombas que caen en Irak, pues mientras el mundo entero se manifiesta en contra de la guerra de Irak, casi nadie lo hace en contra de la invasión, más sutil y peor que está destruyendo la cultura en todas partes del planeta. Porque va directo a la psiquis, anulando casi toda posibilidad de oposición.

El siglo XX, especialmente la segunda mitad, estuvo bajo el signo de los Estados Unidos. Fue un siglo de grandes avances materiales, pero sin avances espirituales. Eso se refleja de manera evidente en el arte. Fue el siglo del “Pop Art” y fue el siglo de las peores guerras. Me atrevo a decir que fue un siglo más cercano a la noción clásica de “barbarie” que cualquiera de los siglos inmediatamente precedentes. Ni hablar de una comparación con las dinastías Tang o Song en China o con el Renacimento italiano.

El siglo XX fue –también- el siglo que más lenguas vio morir: una lengua cada dos semanas. Con cada lengua que desaparece, desaparece una forma de percibir el mundo.


Cada lengua es expresión de la poética de la sensibilidad de un pueblo para describir la realidad.

Los términos japoneses para referirse a imágenes visuales son, muchas veces, imprecisos. Un vocablo puede significar “verde”, “azul”, “mortecino”, de acuerdo al contexto. Sin embargo, nos asombra su precisión con impresiones táctiles o acústicas: tienen un vocablo diferente para describir la lluvia que cae sobre la hierba, o sobre madera o sobre el mar.


La lengua de los yanomami del Amazonas es muy metafórica, poética, tanto que los eruditos pasan verdaderos trabajos para comprenderla.


Sin ir muy lejos: la distinción en lengua española del matiz “ser” o “estar”, puede parecer a un anglosajón o un francés irrelevante, con su “to be” o “être”.


Ahora bien, si la tendencia apunta hacia una globalización de la lengua (el inglés) se tendrá sólo una visión del mundo, un modo de pensar, un modo de percibir. Y no estamos hablando del inglés de los sonetos de Shakespeare. Hablamos del inglés mecánico, casi una jerga, que usan los hombres de negocios, los “tycoon”. Esos que dicen, cada vez más, “to make money”, en vez de “to earn money”.

Incluso la ciencia, en su hipertrofia, se robotizó. Se volvió un instrumento más de la alineación del hombre, muchas veces, de su destrucción física y espiritual. Compárese con la ciencia viva de los sabios europeos del siglo XIX, como Humboldt, o con la universalidad (la “paideia” frente al “epistemé”) de Leonardo o Aristóteles.

Los ínclitos hombres, los universales, son cada vez más escasos. Las mismas fuentes de la cultura –que no de la información- están cada vez más vedadas, por la endémica y crónica incapacidad del hombre para reconocerse a sí mismo.


Volver arriba
Brunilda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Sep 2002
Mensajes: 6098
Ubicación: Alephandria, la Torre derruida y el mundo flotante...que se hundió

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2003 09:24    Asunto: Vacío Responder citando

Qué alegría Alcmán!...después leo
Volver arriba
Hop Frog
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 06 Abr 2002
Mensajes: 2319

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2003 14:37    Asunto: Vacío Responder citando

Dado que Alcmán pasa por ser uno de los "sabios" del aleph, lo cual dicho sea de paso no es muy difícil, me gustaría que me diese su opinión sobre estos artículos de Orianna Fallaci que están relacionados con el tema y si después de leerlos sigue pensando igual de Estados Unidos.
http://www.el-mundo.es/especiales/2001/09/internacional/ataqueusa/oriana.pdf


Volver arriba
Brunilda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Sep 2002
Mensajes: 6098
Ubicación: Alephandria, la Torre derruida y el mundo flotante...que se hundió

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2003 14:55    Asunto: Vacío Responder citando

Alcmán En gran parte estoy de acuerdo, pero no hay que olvidar que de alguna forma el contrastar culturas tan distintas -distintas principalmente por la antiguedad de las mismas- tampoco es justo.
Creo que mal o bien la "cultura" americana lleva una impronta que a muchos no nos gusta pero que la diferencia del resto.
Hablás del inglés como lengua predominante, tal vez ahora es así, pero quién sabe que pasará.
La globalización (odio la "globalización) acarreó ese gran problema que es la disolución de las tradiciones y culturas propias de cada lugar para dar paso a una mixtura extraña de modernidades y culturas comunes. Yo no creo que hayan impuesto su forma de ser y de vivir sino que gran parte del mundo "compró" su forma de ser y de vivir. Vendieron el "sueño americano" de la misma forma que hicieron fortunas con la derrota de Vietnam.
Todos los "Imperios" vivieron su apogeo y su caída, el ciclo es inevitable, veamos que pasa con "américa".
Saludos y un gusto leerte de nuevo.
Volver arriba
diegoech
Miembro Semi-Senior
Miembro Semi-Senior


Registrado: 16 May 2000
Mensajes: 755
Ubicación: Lima, Perú

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2003 17:09    Asunto: Vacío Responder citando

Hey!

¿es este uno de los poco frecuentes mensajes o el inicio de un regreso?

ojalá lo ultimo....bueno, sigo viendo el Real Madrid - Manchester que va 3-1 y es un partidaso...

un abrazo
Volver arriba
eliana
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Mar 2002
Mensajes: 1186
Ubicación: Bogotá

MensajePublicado: Mar Abr 08, 2003 17:33    Asunto: Vacío Responder citando

Me pasma la pertinencia y la capacidad argumentativa de Hop.

***

Me alegra leerte de nuevo, Alcmán. Tu texto hace vigentes con mayor fuerza las razones por las que te extrañaba.

Partes de las manifestaciones artísticas de los norteamericanos, como expresión del espíritu de este pueblo. Un pueblo joven, con los sentidos intoxicados, ricos y hastiados, con 56 channels of shit to choose from, en palabras de Pink Floyd, concentrados sobre sí mismos, pragmáticos.

El pragmatismo en filosofía surgió en Estados Unidos (aunque, curiosamente, William James, uno de sus principales exponentes escribió "Las Variedades de la Experiencia Religiosa", eso sí, desde un punto de vista estrictamente científico). El desarrollo técnico y tecnológico juega un papel muy importante no sólo en la economía, sino en el imaginario de los ciudadanos.

En el sustrato esta la economía, el mercado necesitando ampliarse, necesitando primero homogeneizar para lograr economías de escala en la producción y luego diferenciar, para abrirle camino a los mismos productos con características específicas, que hagan sentir al consumidor que son diferentes y que el mismo lo es. La tecnología ya permite hacer productos diferenciados.

En esta expansión cultural que tu bien identificas, requieren primero homogeneizar, crear un sustrato común en todos los humanos, que sin duda, pasa por encima del espíritu, para luego crear segmentos de mercado de acuerdo a las posibilidades de la producción.

Así al enfrentamiento ya señalado por otros entre lo local y lo global, se suma el enfrentamiento entre la cultura, como sustrato de un espíritu abierto a otros y enriquecido y el consumo, como la respuesta a las demandas del mercado.
Volver arriba
eliana
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Mar 2002
Mensajes: 1186
Ubicación: Bogotá

MensajePublicado: Mie Abr 09, 2003 11:40    Asunto: Vacío Responder citando

Brunilda (no te había saludado, pues no estaba visible tu mensaje cuando contesté), si sigues por ahí, me gustaría que me aclararas eso de que el mundo les compró... Me parece interesante.
Volver arriba
JT-Dario
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 24 Mar 2003
Mensajes: 58
Ubicación: Paris, Francia

MensajePublicado: Mie Abr 09, 2003 13:15    Asunto: Vacío Responder citando

Perlas contra en el estreñimiento mental

*************

Estados Unidos de América no han adherido a buena parte de los instrumentos internacionales de derechos humanos vigentes, entre otros, al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; a ninguno de los dos Protocolos del Pacto de Derechos Civiles y Políticos; a la Convención contra el Apartheid; a la Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de lesa humanidad; a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer; a la Convención sobre la supresión del tráfico de personas y la explotación de la prostitución de terceros; a la Convención sobre el estatuto de los refugiados; a la Convención sobre los derechos de los trabajadores migrantes y sus familias; a la Convención de Ottawa de 1997 que prohibe las minas antipersonal y se niega a respetar el protocolo de Kioto sobre reducción de la contaminación de la atmósfera. Tampoco votó por la creación de una Corte Penal Internacional.
Sobre más de 170 Convenios de la Organización Internacional del Trabajo, los Estados Unidos adhirieron sólo a 12 y no es parte de los principales, entre ellos los números 87, sobre libertad sindical, 98 sobre el derecho de negociación colectiva y 138 sobre edad mínima (trabajo de menores). Es uno de los dos países del mundo (el otro es Somalia) que no ratificó la Convención de los Derechos del Niño.
En 1994, James Grant, que era entonces Director Ejecutivo del UNICEF, al presentar en una conferencia de prensa la publicación "El Progreso de las Naciones 1994", dijo que la situación de los niños en los Estados Unidos de América del Norte era la peor de todo el mundo industrializado. En efecto, en dicho país el 20% de los niños viven por debajo del umbral de pobreza, mientras en otros países industrializados ese porcentaje varía entre aproximadamente el 5% en Europa occidental y el 10% en Canadá, Australia y el Reino Unido. También se estima que en Estados Unidos son víctimas de abandono, malos tratamientos o violencias sexuales tres millones de niños por año, tres veces más que en 1980.
Desde 1992, casi todos los Estados de los Estados Unidos han aprobado leyesque permiten juzgar a los menores como adultos. Varios Estados han fijado en 10 años la edad límite, salvo Michigan que no ha establecido límite alguno.
En Estados Unidos hay dos millones de presos (el doble que hace diez años), lo que constituye la mayor población carcelaria del mundo en proporción al total de habitantes. Las prisiones privadas (120 con 120.000 detenidos) son un excelente negocio, en detrimento de los derechos, la salud y seguridad de los alojados en ellas.
En los Estados de Texas, Arkansas y Louisiana los prisioneros están forzados a trabajar en el campo gratuitamente. Es frecuente el abuso sexual contra las mujeres encarceladas.
El trabajo en las prisiones para empresas privadas está generalizado, por un salario bruto en torno a los cinco dólares por hora (que neto se reduce a unos dos dólares, pues los descuentos pueden elevarse hasta el 80 por ciento del salario) y de él se benefician grandes y conocidas empresas.
Los inmigrantes ilegales cuya orden de expulsión no puede cumplimentarse quedan internados en centros de detención o en prisiones sin derecho alguno y en condiciones deplorables, situación que puede prolongarse indefinidamente. Se estima en 13.000 el número de personas en esa situación. La Corte Suprema ha confirmado una decisión de una Corte de Apelaciones que sostuvo que dichos internados no son titulares de ningún derecho constitucional porque en realidad no están en los Estados Unidos, sino simplemente a cargo del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS).
Para reprimir a movimientos sociales, los métodos empleados van de los asesinatos, como ocurrió con los "panteras negras", hasta los procesos judiciales amañados, como es el caso, entre varios otros, de Leonardo Peltier, condenado a una larga pena de prisión y de Mumia Abu Jamal, condenado a muerte.
En Estados Unidos de América se ha reconocido oficialmente que se hicieron experiencias con materiales radioactivos con enfermos mentales, mujeres embarazados y ciudadanos corrientes; y también se ha reconocido oficialmente haber utilizado durante años a 400 personas de raza negra como cobayos para experiencias médicas (se los privó de tratamiento contra la sífilis para estudiar la evolución de la enfermedad en esas condiciones).
Estados Unidos ha asumido la representación de los intereses de las sociedades transnacionales farmacéuticas ante la Organización Internacional del Comercio con su reclamo contra Brasil (actualmente en curso) a fin de impedir a este último país producir medicamentos esenciales a bajo precio, entre ellos los destinados a combatir el sida.
Pese a la existencia de una Convención Internacional (a la que Estados Unidos no adhirió) contra el Reclutamiento, la utilización, la Financiación y el entrenamiento de mercenarios.


Cordialmente JT-Dario

------------------
Una palabra nunca es suficiente
Volver arriba
JT-Dario
Miembro Junior
Miembro Junior


Registrado: 24 Mar 2003
Mensajes: 58
Ubicación: Paris, Francia

MensajePublicado: Mie Abr 09, 2003 13:22    Asunto: Vacío Responder citando

Allen Ginsberg (EEUU, 1926-1997)

Aullido


" He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, histéricos famélicos muertos de hambre arrastrándose por las calles, negros al amanecer buscando una dosis furiosa, cabezas de ángel abrasadas por la antigua conexión celestial al dínamo estrellado de la maquinaria de la noche, quienes pobres y andrajosos y con ojos cavernosos y altos se levantaron fumando en la oscuridad sobrenatural de los departamentos con agua fría flotando a través de las alturas de las ciudades contemplando el jazz.
Quienes expusieron sus cerebros al Cielo, bajo El y vieron ángeles Mahometanos tambaleándose en los techos de apartamentos iluminados.
Quienes pasaron por las universidades con ojos radiantes y frescos alucinando con Arkansas y la tragedia luminosa de Blake entre los estudiantes de la guerra.
Quienes fueron expulsados de las academias por locos por publicar odas obscenas en las ventanas del cráneo.
Quienes se encogieron sin afeitar y en ropa interior, quemando su dinero en papeleras y escuchando el Terror a través de las paredes.
Quienes se jodieron sus pelos púbicos al volver de Laredo con un cinturón de marihuana para New York.
Quienes comieron fuego en hoteles coloreados o bebieron trementina en Paradise Alley, muerte, o purgaron sus torsos noche tras noche con sueños, con drogas, con pesadillas despiertas, alcohol y verga y bolas infinitas, ceguera incomparable; calles de nubes vibrantes y relámpagos en la mente saltando hacia los polos de Canadá y Paterson, iluminando todas las palabras inmóviles del Tiempo, sólidos peyotes de los vestíbulos, amaneceres en el cementerio del árbol verde, ebriedad del vino en los tejados, puestos municipales el neón estridente luces del tráfico parpadeantes, vibraciones del sol, la luna y los árboles en los bulliciosos crepúsculos de invierno de Brooklyn, estrepitosos tarros de basura y una regia clase de iluminación de la mente.
Quienes se encadenaron a sí mismos a los subterráneos para el viaje infinito desde Battery al santo Bronx en benzedrina hasta que el ruido de las ruedas y niños empujándolos hacia salidas exploradas estremecidas y desiertos golpeados de cerebros absolutamente secos de esplendor en la melancólica luz del Zoo.
Quienes se hundieron toda la noche en la luz submarina de Bickfords emergidos y sentados junto a la añeja cerveza después del mediodía en el desolado Fugazzis, escuchando el crujido del destino en la caja de música de hidrógeno.
Quienes hablaron setenta horas seguidas desde el parque a la barra a Bellevue al museo al Puente de Brooklyn, batallón perdido de conversadores platónicos bajando de espaldas las escaleras de escape de los alfeizares del Empire State lejos de la luna, gritando incoherencias, vomitando susurrando hechos y recuerdos y anécdotas y patadas en la bola del ojo y traumas de hospitales y cárceles y guerras, intelectos enteros disgregados en amnesia por siete días y noches con ojos brillantes, carne para la Sinagoga arrojada al pavimento.
Quienes se desvanecieron en ninguna parte de Zen New Jersey dejando un reguero de ambiguas postales ilustradas de Atlantic City Hall, sufriendo sudores orientales y artritis Tangerianas y jaquecas de China bajo la basura en las salas sin muebles de Newark.
Quienes dieron vueltas y vueltas en la medianoche por el patio de trenes preguntándose adónde ir, y fueron, sin dejar corazones rotos.
Quienes prendieron cigarrillos en vagones traqueteando por la nieve hacia granjas solitarias en la noche del abuelo.
Quienes estudiaron a Plotino, Poe, San Juan de La Cruz, telepatía y cábala debido a que el cosmos instintivamente vibraba en sus pies en Kansas.
Quienes solos por las calles de Idaho buscaban ángeles indios visionarios que fueran ángeles indios visionarios.
Quienes pensaban que sólo estaban locos cuando Baltimore destellaba en éxtasis sobrenatural.
Quienes saltaron a limusinas con el Chinaman de Oklahoma impulsados por la lluvia de los pequeños pueblos a la luz callejera de la medianoche del invierno.
Quienes haraganeaban hambrientos y solos por Houston buscando jazz o sexo o sopa, y siguieron al brillante español para conversar sobre América y la eternidad, una tarea sin esperanza, y tomaron un barco para Africa.
Quienes desaparecieron en los volcanes de México dejando tras suyo nada excepto la sombra del estiércol y la lava y la ceniza de la poesía quemada en Chicago.
Quienes reaparecieron en la Costa Oeste investigando el F.B.I. en barbas y pantalones cortos con grandes ojos pacifistas atractivos en su oscura piel entregando incomprensibles folletos.
Quienes se quemaron sus brazos con cigarros encendidos protestando contra la bruma narcótica del tabaco del Capitalismo.
Quienes distribuyeron panfletos supercomunistas en Union Square sollozando y desvistiéndose mientras las sirenas de Los Alamos los deprimían, y se deprimía Wall, y el ferry de Staten Islan también se deprimía.
Quienes rompieron a llorar en blancos gimnasios desnudos y temblorosos frente a la maquinaria de otros esqueletos.
Quienes mordieron detectives en el cuello y chillaron con placer en autos policiales por no cometer un crimen salvo su propia pederastia salvaje y su intoxicación.
Quienes aullaron de rodillas en el metro y fueron arrastrados por el techo ondeando sus genitales y manuscritos.
Quienes permitieron ser penetrados por el ano por virtuosos motociclistas, y gritaron con alegría.
Quienes chuparon y fueron chupados por aquellos serafines humanos, los marineros, caricias del amor Atlántico y Caribeño.
Quienes eyacularon en la mañana en la tarde en jardines de rosas y en el pasto de parques públicos y cementerios esparciendo su semen libremente a quienquiera que llegara.
Quienes hiparon sin cesar tratando de reír pero se torcían de llanto detrás de un cubículo de un Baño Turco cuando el ángel rubio y desnudo venía a atravesarlos con una espada.
Quienes perdieron a sus amantes por las tres viejas musarañas del destino, la musaraña tuerta del dólar heterosexual, la musaraña tuerta que hace guiños fuera del útero y la musaraña tuerta que no hace nada sino sentarse en su trasero y corta las hebras doradas intelectuales del vislumbre del artesano.
Quienes copularon extáticos e insaciables con una botella de cerveza, un novio, un paquete de cigarrillos, una vela y se cayeron de la cama, y continuaron en el suelo y por los pasillos y terminaron desmayándose en la pared con una visión del último coño y llegaron a eludir el último atisbo de conciencia.
Quienes endulzaron las conchitas de un millón de chicas temblorosas en el ocaso, y tenían los ojos rojos en la mañana pero preparados para endulzar las conchitas del sol naciente, destellantes traseros bajo los establos y desnudos en el lago.
Quienes iban a putas en Colorado por miríadas en autos robados, N.C., héroe secreto de estos poemas, semental y Adonis del alegre Denver a la memoria de sus innumerables encamadas con chicas en lotes vacíos, patios de bares, hileras de desvencijadas casas rodantes en la cima de montañas, en cavernas o con demacradas meseras en familiares subidas de enaguas al lado del camino y especialmente la secreta estación de gasolina solipsismos de juan, y callejones pueblerinos también
Quienes se desvanecieron en vastas películas sórdidas, se transformanron en sueños, despertaron en un repentino Manhattan, y se encontraron a sí mismos fuera de los sótanos colgados sobre descorazonados Tokay y los horrores de los sueños de hierro de la Tercera Avenida y tropezaron con las oficinas de desempleo.
Quienes caminaron toda la noche con sus zapatos llenos de sangre en los muelles esperando una puerta en East River para entrar a un cuarto lleno de vapor caliente y opio.
Quienes crearon grandes dramas suicidas en el apartamento de los acantilados del Hudson bajo el rayo azul de la luna de tiempo de guerra y sus cabezas eran coronadas con el laurel del olvido.
Quienes comieron la cazuela de cordero de la imaginación o digirieron cangrejos en el fondo lodoso de los ríos de Bowery.
Quienes lloraron por el romance de las calles con sus carritos llenos de cebollas y mala música.
Quienes se sentaron en cajas respirando en la oscuridad bajo el puente, y se levantaron para construir arpas en sus desvanes.
Quienes tosían en el sexto piso del populoso Harlem con llamas bajo el cielo tuberculoso rodeados por las jaulas naranjas de la teología.
Quienes garrapatearon toda la noche golpeando y rodando sobre elevadas encantaciones que en las amarillas mañanas eran estrofas de jerigonza.
Quienes cocinaron animales podridos, pulmones, corazón, pata, cola, borsht y tortilla soñando con el puro reino vegetal.
Quienes se zambulleron en camiones de carne buscando un huevo.
Quienes tiraron sus relojes del tejado para dar su voto a la eternidad fuera del Tiempo y despertadores cayeron sobre sus cabezas todos los días por la siguiente década.
Quienes se cortaron las muñecas tres veces seguidas sin éxito, se rindieron y fueron forzados a abrir anticuarios donde pensaban que se ponían viejos y gritaban.
Quienes fueron quemados vivos en sus inocentes trajes de franela en Madison Avenue entre ráfagas de versos plomizos y el parloteo borracho de los regimientos de acero de la moda y los chillidos de nitroglicerina de las agencias de publicidad y el gas mostaza de los editores siniestramente inteligentes, o cayeron por los taxis ebrios de la Absoluta Realidad.
Quienes saltaron del Puente de Brooklyn esto realmente sucedió y quedaron desconocidos y olvidados en el aturdimiento fantasmal de los callejones de sopa y camiones de incendio de Chinatown, ni siquiera una cerveza gratis.
Quienes cantaron por sus ventanas de desesperación, cayeron de la ventana del metro, saltaron en el sucio Passaic, brincaron en negros, gritaron por toda la calle, bailaron descalzos en trozos de copas de vino rotas grabaciones de fonógrafos de la nostalgia Europea jazz alemán de 1930 terminaron el whiskey y se lanzaron gemebundos en baños sangrientos, gemidos en sus oídos y la ráfaga colosal del silbido del vapor.
Quienes rodaron por las carreteras del viaje al pasado para cada uno el látigo del Gólgota reloj de la soledad de la cárcel o encarnación del jazz de Birmingham.
Quienes condujeron una visión para encontrar la eternidad.
Quienes viajaron a Denver.
Quienes murieron en Denver.
Quienes volvieron a Denver y esperaron en vano.
Quienes aguardaron en Denver y empollaron solos en Denver y finalmente se fueron para encontrar el Tiempo, y Denver es solitario para sus heroinas.
Quienes cayeron de rodillas en catedrales sin esperanza rezando por la salvación de cada uno y la luz y los pechos, hasta que el alma iluminara su cabello por un segundo.
Quienes chocaron con sus mentes en la cárcel esperando criminales imposibles con cabezas doradas y el encanto de la realidad en sus corazones que cantaban dulces blues a Alcatraz.
Quienes se retiraron a México para cultivar un hábito, o a Rocky Mount para ofrecer Buddha o Tánger a los muchachos al Southern Pacific a la locomotora negra o a Harvard a Narciso a Woodland para la sepultura o daisychain.
Quienes exigieron juicios de cordura acusando a la radio de hipnotismo y fueron dejados con su locura y sus manos y un jurado colgado.
Quienes arrojaron papas saladas a los conferencistas de Dadaismo en CCNY y subsecuentemente se presentaron ellos mismos en las baldosas de granito del manicomio con cabezas rapadas y un discurso arlequinesco de suicidio, demandando una lobotomía instantánea, y quienes a su vez se entregaron a la nulidad concreta de la insulina, Metrazol, electricidad, hidroterapia, psicoterapia, terapia ocupacional, ping pong y amnesia.
Quienes en protesta seria dieron vuelta sólo una simbólica mesa de ping pong, descansando brevemente en catatonia, volviendo años después verdaderamente calvos excepto por una peluca de sangre, y lágrimas y dedos, a la visible fatalidad del hombre loco de los pupilos de los pueblos locos del Este, salas fétidas de Pilgrim States Rocklands y Greystone discutiendo con los ecos del alma, pegando y rodando en la soledad-banca-dolmen-reinos del amor de medianoche, sueños de vida en una pesadilla cuerpos convertidos en roca tan pesados como la luna, con la madre finalmente, y el último libro fantástico arrojado por las ventanas del departamento, y la última puerta cerrada a las 4 A.M. y el último teléfono pegado a la pared sonando y la última pieza amueblada, un papel rosa amarillo torcido en un colgador de alambre en el closet, e incluso eso imaginario, nada sino un poco de esperanzadora alucinación ah, Carl, mientras no estés seguro yo no estoy seguro, y ahora tú estás realmente en la sopa animal total del tiempo y quienes por lo tanto corrieron a través de las calles congeladas obsesionados con un repentino destello de la alquimia del uso de la elipse el catálogo el metro y el plano vibrante.
Quienes soñaron y encarnaron brechas en el Tiempo y Espacio a través de imágenes yuxtapuestas, y atraparon al arcángel del alma entre 2 imágenes visuales y unieron los verbos elementales y establecieron el nombre y rasgos de la conciencia al mismo tiempo saltando con sensación de Pater Omnipotens Aeterna Deus para recrear la sintaxis y medida de la pobre prosa humana y ponerse frente a ti estupefacto e inteligente y sacudirse con vergüenza, rechazando incluso revelar el alma para conformarse al ritmo del pensamiento en su desnuda y eterna cabeza, el vagabundo loco y el golpe del ángel del Tiempo, desconocido, incluso poniendo aquí lo que podría dejar de ser dicho en tiempo de volver después de la muerte, y surgieron reencarnados en los trajes fantasmales del jazz en la sombra del corno dorado de la banda y exhalar el sufrimiento de la mente desnuda de América para amar en un eli eli lamma lamma sabacthani saxofón que llora estremeciendo las ciudades bajo la última radio con el corazón absoluto del poema de la vida descarnada de sus propios cuerpos buenos para comer mil años."
Volver arriba
Brunilda
Miembro Senior
Miembro Senior


Registrado: 22 Sep 2002
Mensajes: 6098
Ubicación: Alephandria, la Torre derruida y el mundo flotante...que se hundió

MensajePublicado: Mie Abr 09, 2003 16:40    Asunto: Vacío Responder citando

Comentario:
Originalmente enviado por eliana:
[b]Brunilda (no te había saludado, pues no estaba visible tu mensaje cuando contesté), si sigues por ahí, me gustaría que me aclararas eso de que el mundo les compró... Me parece interesante.[/B]


Ellos ofrecieron su "Hollywood", diseñaron un esquema de vida que cual publicidad televisiva mostraron al mundo. Vendieron una sonrisa en cada rostro que te atiende en un negocio. Proclamaron una nacionalidad ferrea pero que yo no entiendo al ser tan pocos los interesados en votar. Vendieron al mundo un grandioso decorado de la época de oro del cine americano. Ofrecieron sus conocimientos y la organización de sus negocios...y varios lo compraron.
Gran parte del mundo compró sus "decorados" y compró su imitación de estilo adaptándolo a su vida y todo aquello que america ofrecía, lo que no sabemos es a que costo.

Eliana, no puedo hacer un análisis sociopolitico ni económico porque no tengo la menor idea, pero te cuento lo que mi sentido común me dice, con el que pueden o no estar de acuerdo.

Volver arriba
Foros
Publicidad


Si le interesa adquirir un teléfono móvil, le sugerimos comparar precios en nuestra tienda de teléfonos móviles. Amena, Movistar y Vodafone presentan sus distintas alternativas para que pueda tomar la mejor decisión.
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> El Ágora de Alephville Todas las horas son GMT - 3 Horas
Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Página 1 de 6